LA CUL­PA NO ES SO­LO DEL CLO­RO

Los ba­ños en pis­ci­nas y en spa tam­bién pue­den des­en­ca­de­nar reac­cio­nes alér­gi­cas que, a di­fe­ren­cia de lo que po­dría pa­re­cer, no siem­pre es­tán pro­vo­ca­das por el clo­ro

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Clo­ra­mi­na:

La irri­ta­ción de los ojos (los fa­mo­sos “ojos ro­jos”) sue­le de­ber­se a una sus­tan­cia lla­ma­da clo­ra­mi­na, que se for­ma al reac­cio­nar el clo­ro con los flui­dos or­gá­ni­cos. “Su efec­to irri­tan­te es im­por­tan­te cuan­do afec­ta a los pul­mo­nes, ya que pue­de des­en­ca­de­nar una cri­sis de as­ma en per­so­nas as­má­ti­cas por su efec­to irri­tan­te so­bre los bron­quios”, ex­pli­can los pro­fe­sio­na­les de “Aler­gia y As­ma An­da­lu­cía”, un equi­po de es­pe­cia­lis­tas de­di­ca­dos a la aten­ción in­te­gral de las per­so­nas con pro­ble­mas de aler­gia. Los Cen­tros pa­ra el Con­trol y la Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) de EE UU tam­bién aler­tan de las irri­ta­cio­nes de los ojos, na­riz, gar­gan­ta y pul­mo­nes de­bi­das a la reac­ción del clo­ro con flui­dos or­gá­ni­cos: “Las pis­ci­nas sa­lu­da­bles con agua tra­ta­da con clo­ro no tie­nen un fuer­te olor a quí­mi­cos. Si sien­te olor a “clo­ro”, pro­ba­ble­men­te es­té olien­do clo­ra­mi­nas”, ad­vier­ten.

Pa­ra evi­tar la irri­ta­ción se acon­se­ja uti­li­zar ga­fas de bu­cear, y en las per­so­nas as­má­ti­cas “re­sul­ta útil la in­ha­la­ción pre­ven­ti­va de un bron­co­di­la­ta­dor de ac­ción rá­pi­da unos 15 o 20 mi­nu­tos an­tes de rea­li­zar la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va en la pis­ci­na”, re­co­mien­dan des­de “Aler­gia y As­ma An­da­lu­cía”.

Cos­mé­ti­cos:

“Es fre­cuen­te la der­ma­ti­tis alér­gi­ca de con­tac­to a los pro­duc­tos de hi­gie­ne uti­li­za­dos ha­bi­tual­men­te en el con­tex­to de las pis­ci­nas, así co­mo a neo­pre­nos y ar­tícu­los de go­ma”, se­ña­la Juan Gar­cía Ga­vín. Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, las sus­tan­cias que más aler­gias des­en­ca­de­nan son los con­ser­van­tes pre­sen­tes en los cos­mé­ti­cos aso­cia­dos al ba­ño, es­pe­cial­men­te la me­ti­li­so­tia­zo­li­no­na y las fra­gan­cias. En cam­bio, no es fre­cuen­te que las sus­tan­cias quí­mi­cas del agua des­en­ca­de­nen reac­cio­nes alér­gi­cas en la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.