No abu­ses del mo­reno... ¡Haz­te con un buen fo­to­pro­tec­tor!

Un po­co de sol le­van­ta el áni­mo y ayu­da a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D. Pe­ro tam­bién pue­de que­mar y al­te­ra el bie­nes­tar ce­lu­lar de la piel, ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro, cau­sa aler­gias y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta cán­cer. El re­me­dio no es atrin­che­rar­se a

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Sa­lo­mé Gar­cía

Con la lle­ga­da del buen tiem­po nos asal­ta la du­da so­bre si real­men­te me­re­ce la pe­na arries­gar la piel por un pre­cio­so do­ra­do ve­ra­nie­go. “An­te el sol, ca­be­za. Lo pri­me­ro, no ex­po­ner­nos en­tre las 12 y las 16 ho­ras, ya que la in­ci­den­cia de la ra­dia­ción es ma­yor. Des­pués, ase­gu­rar­se una bue­na pro­tec­ción fí­si­ca, des­de bus­car la som­bra a uti­li­zar go­rras, som­bre­ros o ro­pa de­por­ti­va con pro­tec­ción so­lar. Por úl­ti­mo, apli­car un fil­tro so­lar acor­de a nues­tras ne­ce­si­da­des”, des­ta­ca el doc­tor Ale­jan­dro Martín Gor­go­jo, des­de la Clí­ni­ca Der­ma­to­ló­gi­ca In­ter­na­cio­nal. Tam­bién re­cuer­da que “los be­bés me­no­res de seis me­ses no de­ben po­ner­se ja­más al sol. Y a los ni­ños, siem­pre con mu­cho cui­da­do, ya que su fun­ción me­lá­ni­ca es in­ma­du­ra y ab­sor­ben has­ta tres ve­ces más de ra­dia­ción que un adul­to”. Des­de ha­ce ya al­gu­nos años se sa­be que no so­lo tie­nen con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas los ra­yos UVB (tra­di­cio­nal­men­te co­no­ci­dos co­mo “los que que­man”) y los UVA (“los de las arru­gas”). Los in­fra­rro­jos y has­ta la luz vi­si­ble tam­bién pue­den oca­sio­nar man­chas en la piel. “La pri­me­ra con­se­cuen­cia de ex­po­ner­se al sol sin pro­tec­ción es la ace­le­ra­ción de los sig­nos de en­ve­je­ci­mien­to: fla­ci­dez, arru­gas y man­chas”, apun­ta In­ma­cu­la­da Can­ter­la, es­pe­cia­lis­ta en der­mo­cos­mé­ti­ca y di­rec­to­ra de Cos­me­ceu­ti­cal Cen­ter. Pe­ro hay más. El sol al­te­ra el ADN ce­lu­lar, abrien­do la puer­ta a al­gu­nos cán­ce­res de piel.

MÁS VA­LE PRE­VE­NIR

“No que­re­mos de­mo­ni­zar al sol. Pe­ro hay que ver el bron­cea­do co­mo lo que es: una se­ñal de da­ño en la piel. Ha­ce dé­ca­das se vin­cu­la­ba con un es­ta­tus de ri­que­za, de bie­nes­tar. La me­di­ci­na de­mues­tra que la piel reac­cio­na an­te un da­ño so­lar pro­du­cien­do me­la­ni­na. Se bron­cea, sí, pe­ro eso des­en­ca­de­na una se­rie de pro­ce­sos acu­mu­la­ti­vos que ter­mi­nan pa­san­do fac­tu­ra en la sa­lud de la piel”, ad­vier­te el der­ma­tó­lo­go Agus­tín Buendía, Coor­di­na­dor Na­cio­nal de la Cam­pa­ña Eu­ro­me­la­no­ma. La cla­ve es­tá en no abu­sar del sol y con­fiar en bue­nos fil­tros so­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.