Cam­bios hor­mo­na­les De­téc­ta­los y re­cu­pe­ra el equi­li­brio

Las hor­mo­nas son co­mo los ba­lan­ci­nes de los par­ques in­fan­ti­les. Cuan­do es­tán en per­fec­to equi­li­brio, nues­tro or­ga­nis­mo fun­cio­na co­mo de­be­ría. Pe­ro si se pro­du­ce al­gu­na al­te­ra­ción, és­tas de­jan de es­tar en ar­mo­nía y pue­den apa­re­cer di­fe­ren­tes pro­ble­mas.

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ro­sa Le­ci­na

Los es­tró­ge­nos, la hor­mo­na del bie­nes­tar fe­me­nino

¿Qué son?

Más allá de la re­pro­duc­ción, los es­tró­ge­nos tie­nen mu­chas otras fun­cio­nes, por lo que son cla­ves en la sa­lud y el bie­nes­tar de la mu­jer. Así, “ayu­dan a man­te­ner una bue­na den­si­dad ósea, pro­te­gen el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, es­ti­mu­lar la lu­bri­ca­ción y el de­seo se­xual, y fa­vo­re­cen la me­mo­ria y el equi­li­brio de la piel o la tem­pe­ra­tu­ra hor­mo­nal, en­tre otras”, ex­pli­ca la doc­to­ra Bea­triz Ál­va­ro, gi­ne­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en En­do­cri­no­lo­gía Ginecológica y Re­pro­duc­ción de De­xeus Mu­jer.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

En al­gu­nas mu­je­res, los ova­rios de­jan de fun­cio­nar an­tes de lo pre­vis­to. “Es lo que se co­no­ce co­mo fa­llo ová­ri­co pre­coz y sig­ni­fi­ca que la ca­pa­ci­dad de los ova­rios se ago­ta, tan­to pa­ra re­pro­du­cir­se co­mo pa­ra pro­du­cir hor­mo­nas”, acla­ra la gi­ne­có­lo­ga. Co­mo con­se­cuen­cia, hay una fal­ta de es­tró­ge­nos que afec­ta a las di­fe­ren­tes fun­cio­nes del or­ga­nis­mo en las que es­tas hor­mo­nas es­tán im­pli­ca­das. Es­tos ni­ve­les ba­jos de es­tró­ge­nos tam­bién pue­den apa­re­cer cuan­do fa­llan las hor­mo­nas que se pro­du­cen en el hi­po­tá­la­mo y la hi­pó­fi­sis, así co­mo por “cau­sas fun­cio­na­les co­mo el es­trés emo­cio­nal, la del­ga­dez ex­tre­ma, los tras­tor­nos ali­men­ta­rios o una ac­ti­vi­dad fí­si­ca muy in­ten­sa”, apun­ta la doc­to­ra Ál­va­ro.

Se­ña­les de aler­ta

“La fal­ta de re­gla, los so­fo­cos y la se­que­dad va­gi­nal son los prin­ci­pa­les sín­to­mas que pue­den ha­cer­nos sos­pe­char”, in­di­ca la gi­ne­có­lo­ga.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

Cuan­do hay una fal­ta de es­tró­ge­nos, el tra­ta­mien­to se ba­sa en “sus­ti­tuir las hor­mo­nas que los ova­rios de­be­rían pro­du­cir pa­ra evi­tar las con­se­cuen­cias a cor­to y lar­go pla­zo so­bre la sa­lud y el bie­nes­tar de la mu­jer. Ac­tual­men­te se uti­li­zan es­tró­ge­nos exac­ta­men­te igua­les a los que pro­du­ci­mos no­so­tras y en la do­sis mí­ni­ma ne­ce­sa­ria”, afir­ma la doc­to­ra Ál­va­ro. Si las al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les se de­ben a cau­sas co­mo un muy ba­jo pe­so o el es­trés emo­cio­nal, los cam­bios en el es­ti­lo de vi­da pue­den con­tri­buir a re­gu­lar la pro­duc­ción de es­tró­ge­nos.

La pro­ges­te­ro­na, vi­tal des­pués de ovu­lar

¿Qué es?

La pro­ges­te­ro­na es una hor­mo­na cla­ve en el ci­clo mens­trual, así co­mo en el em­ba­ra­zo. En es­te sen­ti­do, la pro­ges­te­ro­na se ele­va des­pués de la ovu­la­ción y se en­car­ga de pre­pa­rar el re­ves­ti­mien­to del úte­ro pa­ra que el óvu­lo fer­ti­li­za­do pue­da im­plan­tar­se y man­te­ner­se en las con­di­cio­nes más fa­vo­ra­bles.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

A pe­sar de que no es una con­di­ción fre­cuen­te, cuan­do el cuer­po de la mu­jer no pro­du­ce la su­fi­cien­te can­ti­dad de pro­ges­te­ro­na tras la ovu­la­ción pue­den “apa­re­cer san­gra­dos va­gi­na­les los días pre­vios a la mens­trua­ción”, re­ve­la la doc­to­ra Bea­triz Ál­va­ro. Tam­bién unos ni­ve­les de pro­ges­te­ro­na ba­jos “po­drían in­ter­fe­rir a la ho­ra de con­se­guir el em­ba­ra­zo y con­tri­buir a una ma­yor po­si­bi­li­dad de abor­to, pe­ro sin ser su cau­sa di­rec­ta”, re­cal­ca la gi­ne­có­lo­ga. Es de­cir, es­ta in­su­fi­cien­cia de pro­ges­te­ro­na no tie­ne por­que im­pe­dir, de por sí, la ges­ta­ción.

Se­ña­les de aler­ta

De es­te mo­do, los sín­to­mas son, prin­ci­pal­men­te, “te­ner un san­gra­do va­gi­nal du­ran­te bas­tan­tes días en la se­gun­da par­te del ci­clo mens­trual y que se ha­yan su­fri­do abor­tos bas­tan­tes pre­co­ces”, ad­vier­te la doc­to­ra.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

“Si hay pér­di­das de san­gre va­gi­na­les an­tes de la re­gla, pri­me­ro de­be­rán des­car­tar­se otras cau­sas que tam­bién po­drían es­tar pro­vo­cán­do­las. Una vez las ana­lí­ti­cas con­fir­man unos ni­ve­les ba­jos de pro­ges­te­ro­na, pue­de pres­cri­bir­se una pau­ta de pro­ges­te­ro­na en la se­gun­da mi­tad del ci­clo”, ex­pli­ca la gi­ne­có­lo­ga. En ca­so de bus­car el em­ba­ra­zo, es fun­da­men­tal que los tra­ta­mien­tos con pro­ges­te­ro­na se ini­cien en el mo­men­to ade­cua­do, ya que ha­cer­lo de­ma­sia­do pron­to po­dría ser con­tra­pro­du­cen­te. En es­te sen­ti­do, ha­brá que con­tro­lar ade­cua­da­men­te la ovu­la­ción pa­ra sa­ber cuán­do em­pe­zar.

Las hor­mo­nas ti­roi­deas, cla­ves pa­ra el me­ta­bo­lis­mo

¿Qué son?

La ti­roi­des es una glán­du­la en for­ma de ma­ri­po­sa ubi­ca­da en el cue­llo, jus­to en­ci­ma de la cla­ví­cu­la. Las hor­mo­nas ti­roi­deas con­tro­lan el rit­mo de mu­chas ac­ti­vi­da­des del cuer­po co­mo, por ejem­plo, la ve­lo­ci­dad con la que se que­man ca­lo­rías y cuán rá­pi­do la­te el co­ra­zón.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

Hay mu­chos fac­to­res que pue­den oca­sio­nar al­te­ra­cio­nes en el fun­cio­na­mien­to de la ti­roi­des. Aún así, “la gran ma­yo­ría de ve­ces es una in­fla­ma­ción, una ti­roi­di­tis, lo que pro­vo­ca o bien un ex­ce­so de fun­ción o bien la atro­fia de la glán­du­la y la con­si­guien­te de­fi­cien­cia hor­mo­nal”, ex­pli­ca el doc­tor Gui­llem Cua­tre­ca­sas, es­pe­cia­lis­ta en en­do­cri­no­lo­gía y nu­tri­ción del Cen­tro Mé­di­co Tek­non. Con­cre­ta­men­te, “las si­tua­cio­nes que mo­di­fi­quen la in­mu­ni­dad, co­mo el es­trés o las in­fec­cio­nes ví­ri­cas, son ha­bi­tual­men­te la cau­sa de es­tas ti­roi­di­tis, so­bre una pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca”. Es­tas al­te­ra­cio­nes de las hor­mo­nas ti­roi­deas afec­tan más fre­cuen­te­men­te a las mu­je­res, so­bre to­do en la lle­ga­da de la mens­trua­ción, el post­par­to y la me­no­pau­sia.

Se­ña­les de aler­ta

“Si exis­te hi­per­ti­roi­dis­mo (el cuer­po pro­du­ce un ex­ce­so de hor­mo­nas ti­roi­deas), sue­le ha­ber ta­qui­car­dia, su­do­ra­ción, pér­di­da de pe­so, in­som­nio y an­sie­dad. Tam­bién es co­mún una con­di­ción lla­ma­da exof­tal­mos, que se ca­rac­te­ri­za por unos ojos sal­to­nes, abier­tos y sa­lien­do ha­cia fue­ra”, in­di­ca el doc­tor Cua­tre­ca­sas. Por el con­tra­rio, en el hi­po­ti­roi­dis­mo (cuan­do hay un dé­fi­cit en la pro­duc­ción de hor­mo­nas ti­roi­deas), “el prin­ci­pal sín­to­ma es el can­san­cio. Tam­bién la tris­te­za, el sue­ño, la sen­sa­ción de frío, el es­tre­ñi­mien­to y el au­men­to de pe­so, aun­que es­te úl­ti­mo no es tan evi­den­te co­mo la gen­te cree”, con­clu­ye el ex­per­to.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

En el hi­po­ti­roi­dis­mo, “se tra­ta de su­plir aque­llas hor­mo­nas que el or­ga­nis­mo de­ja de fa­bri­car: la ti­ro­xi­na. La ma­yo­ría de ve­ces, de for­ma cró­ni­ca y per­ma­nen­te”, se­ña­la el doc­tor Cua­tre­ca­sas. Por lo que res­pec­ta al hi­per­ti­roi­dis­mo, “el tra­ta­mien­to es más com­ple­jo, por­que ne­ce­si­ta­mos uti­li­zar fár­ma­cos que blo­queen el ex­ce­so de hor­mo­nas ti­roi­deas y dis­mi­nu­yan a su vez la in­fla­ma­ción de la glán­du­la, pa­ra po­der con­tro­lar la en­fer­me­dad”. Aun­que exis­te la creen­cia de que se pue­de mo­di­fi­car la fun­ción ti­roi­dea con al­gu­na die­ta en con­cre­to, por ejem­plo, co­mien­do sin glu­ten o con­tro­lan­do la so­ja, “no hay nin­gu­na evi­den­cia se­ria al res­pec­to. Por su par­te, el ejer­ci­cio tam­po­co in­flu­ye di­rec­ta­men­te en la fun­ción ti­roi­dea. En cam­bio, es cier­to que si­tua­cio­nes de es­trés, por las mo­di­fi­ca­cio­nes que im­pli­ca en el cor­ti­sol, pue­den pre­dis­po­ner al hi­po­ti­roi­dis­mo”, apun­ta el en­do­cri­nó­lo­go.

El cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés

¿Qué es?

Nues­tro or­ga­nis­mo pro­du­ce cor­ti­sol en ca­sos de es­trés o en si­tua­cio­nes de ex­ce­si­va ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ma­la ali­men­ta­ción. Así, se sa­be que el au­men­to de la pro­duc­ción de es­ta hor­mo­na es “un mé­to­do de de­fen­sa del or­ga­nis­mo: en es­ta­do de shock, el cor­ti­sol ayu­da a ac­tuar rá­pi­da­men­te; en ca­so de ham­bre, obli­ga a bus­car co­mi­da; y cuan­do hay una ac­ti­vi­dad fí­si­ca ex­ce­si­va, in­cre­men­ta la fuer­za”, re­ve­la Ig­na­cio Díez, en­do­cri­nó­lo­go en el Hos­pi­tal Vit­has San Jo­sé.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

El es­trés fí­si­co o emo­cio­nal, las ac­ti­vi­da­des ex­te­nuan­tes y las in­fec­cio­nes o le­sio­nes pue­den au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los ni­ve­les de cor­ti­sol. Nor­mal­men­te, la se­cre­ción de es­ta hor­mo­na es más ele­va­da du­ran­te las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na y de­cae a me­di­da que va pa­san­do el día. No obs­tan­te, exis­te una afec­ción lla­ma­da sín­dro­me de Cus­hing, que su­ce­de cuan­do se tie­ne de­ma­sia­do cor­ti­sol en san­gre.

Se­ña­les de aler­ta

“Man­te­ner unos ni­ve­les cró­ni­ca­men­te ele­va­dos de cor­ti­sol con­lle­va a un es­trés cons­tan­te, al­ta irri­ta­bi­li­dad y cam­bios re­la­cio­na­dos con el de­te­rio­ro del me­ta­bo­lis­mo”, ad­vier­te el doc­tor Díez. Ade­más, pue­de “cau­sar obe­si­dad y la acu­mu­la­ción de gra­sa en lu­ga­res pro­ble­má­ti­cos. Con­cre­ta­men­te, en la par­te ba­ja de la es­pal­da y el ab­do­men en hom­bres, y en las ca­de­ras en mu­je­res”. Otros sín­to­mas que de­be­rían ha­cer­nos sos­pe­char de que exis­te al­gu­na al­te­ra­ción con es­ta hor­mo­na son “el so­bre­pe­so sin otra ex­pli­ca­ción, es­trías ro­jas en la piel, el ac­né, el au­men­to del ve­llo, la os­teo­po­ro­sis, el in­som­nio, la fa­ti­ga, la an­sie­dad, las ba­ja­das de azú­car e in­clu­so las en­cías os­cu­ras”.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

En el ca­so de un ex­ce­so de cor­ti­sol por es­trés, el en­do­cri­nó­lo­go re­co­mien­da “ha­cer ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te, ya que au­men­ta la pro­duc­ción de hor­mo­nas que evi­tan la an­sie­dad y la de­pre­sión; de­jar la ca­feí­na, al ser una sus­tan­cia que pue­de au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el co­les­te­rol y man­te­ner los ni­ve­les de azú­car en san­gre pa­ra evi­tar un ex­ce­so de es­ta hor­mo­na a tra­vés de una die­ta equi­li­bra­da en car­bohi­dra­tos, pro­teí­nas y fi­bra”.

Aun­que exis­te la creen­cia de que se pue­de mo­di­fi­car la fun­ción ti­roi­dea con al­gu­na die­ta en con­cre­to, no hay nin­gu­na evi­den­cia se­ria al res­pec­to. Ade­más, el ejer­ci­cio tam­po­co in­flu­ye de for­ma di­rec­ta

Los an­dró­ge­nos, cuan­do el ex­ce­so es un pro­ble­ma

¿Qué son?

To­das las mu­je­res pro­du­cen hor­mo­nas fe­me­ni­nas, los es­tró­ge­nos y la pro­ges­te­ro­na, y mas­cu­li­nas, los an­dró­ge­nos. Sin em­bar­go, cuan­do hay un au­men­to en la se­cre­ción de es­tas úl­ti­mas, pue­den apa­re­cer tras­tor­nos que con­vie­ne tra­tar.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

La so­bre­pro­duc­ción de an­dró­ge­nos en la mu­jer pue­de de­ber­se a di­fe­ren­tes cau­sas. Así pues, “pue­de te­ner un ori­gen fa­mi­liar, pe­ro tam­bién pue­de es­tar cau­sa­da por el sín­dro­me del ova­rio po­li­quís­ti­co o dis­fun­cio­nes de las glán­du­las su­pra­rre­na­les”, re­ve­la la doc­to­ra Ál­va­ro. Res­pec­to al sín­dro­me de ova­rio po­li­quís­ti­co, es­tas al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les pue­den in­ter­fe­rir en el desa­rro­llo y la li­be­ra­ción de los óvu­los. Se tra­ta de una afec­ción muy he­te­ro­gé­nea que pue­de ser le­ve o bien más se­ve­ra e ir acom­pa­ña­da de com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das co­mo la in­fer­ti­li­dad, la obe­si­dad o la dia­be­tes ti­po 2.

Se­ña­les de aler­ta

Unos ni­ve­les al­tos de an­dró­ge­nos pue­den dar lu­gar a “tras­tor­nos del ci­clo mens­trual, fal­ta de re­gla, apa­ri­ción de ve­llo en zo­nas po­co ha­bi­tua­les en la mu­jer, ac­né, piel gra­sa o ga­nan­cia de pe­so en po­co tiem­po”, in­di­ca la doc­to­ra Ál­va­ro.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

El tra­ta­mien­to de­pen­de­rá de la cau­sa que es­té pro­vo­can­do la so­bre­pro­duc­ción de an­dró­ge­nos. Pa­ra po­der res­ti­tuir el equi­li­brio hor­mo­nal pue­den ser ne­ce­sa­rios me­di­ca­men­tos y cam­bios en el es­ti­lo de vi­da. En es­te sen­ti­do, los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les pue­den con­tri­buir a que los pe­rio­dos mens­trua­les sean más re­gu­la­res y a re­du­cir el cre­ci­mien­to anor­mal de ve­llo y el ac­né. Por su par­te, en el sín­dro­me de ova­rio po­li­quís­ti­co, “una die­ta equi­li­bra­da y una ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da son im­por­tan­tes pa­ra una me­jor se­cre­ción hor­mo­nal de los ova­rios. Per­der pe­so tam­bién pue­de ayu­dar a re­gu­lar el ci­clo mens­trual”, se­ña­la la gi­ne­có­lo­ga.

La in­su­li­na, im­pres­cin­di­ble pa­ra ob­te­ner ener­gía

¿Qué es?

La in­su­li­na es una hor­mo­na pro­du­ci­da en el pán­creas que ayu­da a la glu­co­sa (azú­car) pro­ve­nien­te de los ali­men­tos a en­trar en las cé­lu­las de nues­tro or­ga­nis­mo y, de es­te mo­do, ob­te­ner ener­gía.

Al­te­ra­cio­nes hor­mo­na­les

Cuan­do nues­tro or­ga­nis­mo no es ca­paz de me­ta­bo­li­zar co­rrec­ta­men­te la glu­co­sa a ni­vel ce­lu­lar, apa­re­ce la co­no­ci­da co­mo “re­sis­ten­cia a la in­su­li­na”. Co­mo con­se­cuen­cia, nues­tro cuer­po ne­ce­si­ta fa­bri­car más can­ti­dad de es­ta hor­mo­na pa­ra que la glu­co­sa pue­da uti­li­zar­se. “Es­ta hi­per­in­su­li­ne­mia es, a su vez, el ne­xo de unión de di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión y un ex­ce­so de lí­pi­dos (gra­sas) en san­gre. To­das ellas, con un im­por­tan­te im­pac­to car­dio­vas­cu­lar”, ad­vier­te el doc­tor Gui­llem Cua­tre­ca­sas. Aun­que exis­ten pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas, “el se­den­ta­ris­mo es, sin du­da, un fac­tor cla­ve en el desa­rro­llo de la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na. A ni­vel die­té­ti­co, el ex­ce­so de car­bohi­dra­tos, so­bre to­do re­fi­na­dos y de al­to ín­di­ce glu­cé­mi­co, se­rán los que más es­ti­mu­len la se­cre­ción de es­ta hor­mo­na, agra­van­do el pro­ble­ma. El ex­ce­so de gra­sa a ni­vel he­pá­ti­co, al im­pli­car una me­nor de­pu­ra­ción de la in­su­li­na en san­gre, tam­bién pue­de pro­vo­car la hi­per­in­su­li­ne­mia”, de­ta­lla el doc­tor.

Se­ña­les de aler­ta

“Hay que sos­pe­char de una si­tua­ción de re­sis­ten­cia a la in­su­li­na en aque­llos ca­sos de obe­si­dad ab­do­mi­nal aso­cia­da a hi­per­ten­sión, co­les­te­rol o tri­gli­cé­ri­dos, es­pe­cial­men­te en aque­llos que ten­gan an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de dia­be­tes ti­po 2. Asi­mis­mo, pue­den apa­re­cer unas man­chas ne­gruz­cas en las axi­las, el la­te­ral del cue­llo y los nu­di­llos de la mano que se co­no­cen con el nom­bre de acan­to­sis ni­gri­cans”, se­ña­la el en­do­cri­nó­lo­go. En las chi­cas con so­bre­pe­so, ex­ce­so de ve­llo y re­glas irre­gu­la­res, es­ta re­sis­ten­cia a la in­su­li­na pue­de es­tar aso­cia­da al sín­dro­me de ova­rio po­li­quís­ti­co, que pro­vo­ca pro­ble­mas de ovu­la­ción.

Re­cu­pe­rar el equi­li­brio

Pa­ra el en­do­cri­nó­lo­go, “to­das aque­llas me­di­das des­ti­na­das a per­der pe­so, es­pe­cial­men­te a ni­vel ab­do­mi­nal, con die­tas ba­jas en gra­sa o mo­de­ra­da­men­te ba­jas en hi­dra­tos de car­bono y ejer­ci­cio fí­si­co com­bi­na­do de fuer­za-re­sis­ten­cia, son la me­jor ma­ne­ra de lu­char con­tra es­ta con­di­ción”. Ca­be re­cor­dar que la re­sis­ten­cia a la in­su­li­na es la prin­ci­pal cau­sa del lla­ma­do “sín­dro­me me­ta­bó­li­co”. Es de­cir, la aso­cia­ción de obe­si­dad ab­do­mi­nal, dia­be­tes ti­po 2, hi­per­ten­sión y el ex­ce­so de tri­gli­cé­ri­dos y áci­do úri­co en san­gre. To­das ellas en­fer­me­da­des cró­ni­cas de gran tras­cen­den­cia por su mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.