¿Tie­nes en­do­me­trio­sis? Te de­ci­mos có­mo man­te­ner­la a raya

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ro­sa Le­ci­na

No so­lo es una en­fer­me­dad fre­cuen­te, sino que pue­de lle­gar a ser muy in­ca­pa­ci­tan­te. Sin em­bar­go, la en­do­me­trio­sis si­gue sien­do una gran des­co­no­ci­da y es­to ha­ce que mu­chas mu­je­res se re­sig­nen a con­vi­vir con el do­lor. Pa­ra evi­tar­lo, te con­ta­mos en qué con­sis­te, cuá­les son las se­ña­les de aler­ta y qué pue­des ha­cer pa­ra que la en­do­me­trio­sis no con­di­cio­ne tu vi­da.

¿QUÉ ES?

La en­do­me­trio­sis apa­re­ce cuan­do el en­do­me­trio, la capa de mu­co­sa que re­cu­bre el úte­ro por den­tro, cre­ce fue­ra de la ca­vi­dad ute­ri­na. De es­te mo­do, es­te te­ji­do en­do­me­trial pue­de asen­tar­se en cual­quier lu­gar del ab­do­men co­mo, por ejem­plo, los ova­rios, las trom­pas de Fa­lo­pio, los li­ga­men­tos de sos­tén del úte­ro, la va­gi­na, el sa­co de Dou­glas (mem­bra­na que re­cu­bre la ca­vi­dad ab­do­mi­nal en­tre el rec­to y el úte­ro) o la ve­ji­ga. Ade­más, aun­que es me­nos co­mún, tam­bién pue­de lo­ca­li­zar­se en ór­ga­nos co­mo los in­tes­ti­nos, el es­tó­ma­go o los pul­mo­nes.

¿De­bo preo­cu­par­me? Es­te te­ji­do en­do­me­trial se ca­rac­te­ri­za por­que tie­ne una de­pen­den­cia hor­mo­nal res­pec­to al ci­clo mens­trual, lo que pro­vo­ca su con­si­guien­te san­gra­do y su des­pren­di­mien­to con el pe­rio­do. Sin em­bar­go, aun­que no se tra­te de una en­fer­me­dad ma­lig­na, la en­do­me­trio­sis es cró­ni­ca y pue­de lle­gar a ser muy in­va­li­dan­te.

¿POR QUÉ SE PRO­DU­CE?

A pe­sar de que pa­re­ce ha­ber una cier­ta pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca, se des­co­no­cen los mo­ti­vos por los que unas mu­je­res su­fren en­do­me­trio­sis y otras no. Una de las prin­ci­pa­les teo­rías es que “du­ran­te la fa­se mens­trual, exis­ten frag­men­tos de en­do­me­trio que “re­flu­yen” al in­te­rior de la ca­vi­dad pél­vi­ca a tra­vés de las trom­pas. No obs­tan­te, es­te fe­nó­meno apa­re­ce has­ta en un 90% de las mu­je­res y no to­das pa­de­cen la en­fer­me­dad”, ex­pli­ca la doc­to­ra Mar de Ha­ro, gi­ne­có­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta de la Uni­dad de En­do­me­trio­sis del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón­sa­lud Ma­drid.

La cla­ve. La di­fe­ren­cia es­tá en cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de las cé­lu­las en­do­me­tria­les. En el ca­so de las mu­je­res afec­ta­das por la en­fer­me­dad, és­tas tie­nen “una me­nor ten­den­cia a la muer­te ce­lu­lar pro­gra­ma­da y una ma­yor ca­pa­ci­dad de pro­li­fe­ra­ción, ad­he­sión y crea­ción de nue­vos va­sos san­guí­neos nu­trien­tes, lo que les con­fie­re una ma­yor su­per­vi­ven­cia res­pec­to a la de las cé­lu­las en­do­me­tria­les de las mu­je­res sa­nas”, acla­ra la doc­to­ra.

¿ES FRE­CUEN­TE?

A pe­sar de ser una en­fer­me­dad po­co co­no­ci­da, se es­ti­ma que en­tre un 10 y un 15% de las mu­je­res en edad fér­til tie­ne en­do­me­trio­sis. Sin em­bar­go, du­ran­te años “ha si­do, sin du­da, una en­fer­me­dad in­fra diag­nos­ti­ca­da”, afir­ma la doc­to­ra Alicia Her­nán­dez, je­fa de la Sec­ción de Gi­ne­co­lo­gía y coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de En­do­me­trio­sis del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz.

Un pro­ble­ma real. Por suer­te “hoy en día, se ha avan­za­do mu­cho en la con­cien­cia­ción y el diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad”, se­ña­la la doc­to­ra Her­nán­dez. La cues­tión re­si­de en que “los sín­to­mas de apa­ri­ción son, a ve­ces, po­co cla­ros y se en­mas­ca­ran o con­fun­den con los de otras en­fer­me­da­des gi­ne­co­ló­gi­cas”, ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta. Así pues, es ha­bi­tual que la en­do­me­trio­sis no se diag­nos­ti­que has­ta los 30 o los 32 años.

¿SE CU­RA?

La­men­ta­ble­men­te, se tra­ta de una en­fer­me­dad cró­ni­ca y no exis­te aún nin­gu­na op­ción te­ra­péu­ti­ca que per­mi­ta cu­rar­la de­fi­ni­ti­va­men­te. No obs­tan­te, en la ma­yo­ría de los ca­sos se con­si­gue un con­trol de la mis­ma. En es­te sen­ti­do, “so­lo un ba­jo por­cen­ta­je de mu­je­res con en­do­me­trio­sis van a ser re­frac­ta­rias a cual­quier tra­ta­mien­to”, apun­ta la gi­ne­có­lo­ga Alicia Her­nán­dez. Ade­más, y de for­ma es­pon­tá­nea, las mo­les­tias pro­pias de la en­do­me­trio­sis suelen me­jo­rar du­ran­te el em­ba­ra­zo, aun­que ha­bi­tual­men­te re­apa­re­cen tras el par­to.

Con la lle­ga­da de la me­no­pau­sia... “El ce­se de la fun­ción ová­ri­ca fre­na la en­fer­me­dad, por lo que los sín­to­mas suelen des­apa­re­cer o ver­se muy re­du­ci­dos. Ade­más, los im­plan­tes de te­ji­do en­do­me­trial van per­dien­do ac­ti­vi­dad has­ta que­dar si­len­tes”, ex­pli­ca la doc­to­ra Mar de Ha­ro.

Pér­di­da de ca­li­dad de vi­da. Aque­llas mu­je­res con sín­to­mas do­lo­ro­sos su­fren más de­pre­sión, an­sie­dad y afec­ta­ción la­bo­ral, so­cial y fa­mi­liar. Ade­más, se ha vin­cu­la­do la en­do­me­trio­sis con un in­cre­men­to del ries­go a su­frir en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes co­mo el lu­pus o la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, así co­mo tras­tor­nos del ti­roi­des. De la mis­ma ma­ne­ra, son más pro­pen­sas al as­ma, las aler­gias, el sín­dro­me de fa­ti­ga cró­ni­ca y la fibromialgia.

QUIE­RO SER MA­MÁ: ¿VOY A PO­DER?

Aun­que la en­do­me­trio­sis afec­ta de for­ma cla­ra y di­rec­ta en la fer­ti­li­dad, es­to no sig­ni­fi­ca que no pue­da lo­grar­se un em­ba­ra­zo de for­ma es­pon­tá­nea. No obs­tan­te, “el por­cen­ta­je de éxi­to por ci­clo mens­trual es prác­ti­ca­men­te la mi­tad que el de una mu­jer no afec­ta­da de en­do­me­trio­sis”, apun­ta el doc­tor Car­les Catllà, gi­ne­có­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en re­pro­duc­ción asis­ti­da del Ins­ti­tut Mar­quès. De es­te mo­do, mien­tras que “las po­si­bi­li­da­des de con­se­guir un em­ba­ra­zo en una mu­jer me­nor de 30 años es­tán al­re­de­dor del 25% por ci­clo, es­te por­cen­ta­je se sitúa por de­ba­jo del 15% en las mu­je­res con en­do­me­trio­sis”, afir­ma el doc­tor.

¿Qué pue­do ha­cer? Lo ideal se­ría “rea­li­zar un tra­ta­mien­to de fer­ti­li­dad an­tes de los 35 años y tras un año de in­fer­ti­li­dad. Si no es po­si­ble, y pa­sa­da es­ta edad, des­pués de seis me­ses”, se­ña­la el doc­tor Catllà. ¿Qué hay que te­ner en cuen­ta? La elec­ción de una u otra téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da pa­ra com­ba­tir la in­fer­ti­li­dad de­pen­de­rá de di­fe­ren­tes fac­to­res. “Si hay un com­po­nen­te mas­cu­lino aso­cia­do, la en­do­me­trio­sis es le­ve y las trom­pas son permea­bles, se po­drá plan­tear la op­ción de una in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Eso sí, hay que te­ner en cuen­ta que las po­si­bi­li­da­des de éxi­to no su­pe­rarían el 15%”, ad­vier­te el gi­ne­có­lo­go. Por su par­te, “la fe­cun­da­ción in vi­tro se­rá la me­jor elec­ción en mu­je­res me­no­res de 41 años con una re­ser­va ová­ri­ca co­rrec­ta; mien­tras que la ovo­do­na­ción es­ta­ría des­ti­na­da a pa­cien­tes con ba­ja re­ser­va ová­ri­ca o en aque­llas que, por su pa­to­lo­gía, fue­ra di­fí­cil con­se­guir sus ovo­ci­tos”.

Si quie­res de­mo­rar la ma­ter­ni­dad más allá de los 37 años... Se de­be­ría con­si­de­rar la op­ción de vi­tri­fi­car los óvu­los an­tes de lle­gar a los 35.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.