RE­MA, MA­RI­NE­RA

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Na­da tan ve­ra­nie­go co­mo cru­zar el char­co em­pu­ñan­do un re­mo. Re­la­ja y to­ni­fi­ca los bra­zos y el ab­do­men

SURCAR LAS AGUAS. No hay la­go, río na­ve­ga­ble o pla­ya don­de no sea po­si­ble al­qui­lar un ka­yak, per­fec­to pa­ra tra­ba­jar esas par­tes del cuer­po que las mu­je­res so­le­mos ol­vi­dar cuan­do va­mos al gim­na­sio. “De for­ma di­rec­ta in­ter­vie­nen los bí­ceps y los trí­ceps. Pe­ro tam­bién tra­ba­jan los hom­bros, los pec­to­ra­les, que se con­traen ca­da vez que re­mas, los dor­sa­les, ca­da vez que gi­ra­mos pa­ra me­ter y sa­car el re­mo del agua, y, có­mo no, los ab­do­mi­na­les, que de­ben ir con­traí­dos co­mo epi­cen­tro de to­da la fuer­za del res­to”, se­ña­la el en­tre­na­dor An­to­nio Yus­te ( an­to­nio­yus­te.com).

Si, por el con­tra­rio, eli­ges el re­mao ten­drás un ejer­ci­cio aún más com­ple­to ya que tam­bién en­tran en jue­go las pier­nas, los glú­teos y la par­te ba­ja y al­ta de la es­pal­da.

MO­MEN­TO ZEN. ¿Es­tás has­ta arri­ba de es­trés? Una ho­ra de padd­le surf ayu­da­rá a que te re­la­jes. “Con­cén­tra­te en la res­pi­ra­ción, es­cu­cha el so­ni­do de las olas y ha­bla con­ti­go por den­tro. Apro­ve­cha pa­ra me­di­tar. O, por qué no, haz­te unos ab­do­mi­na­les hi­po­pre­si­vos”, pro­po­ne Mar­ta Ro­sa­do. Una vez te ha­yas ale­ja­do de la cos­ta, apro­ve­cha pa­ra rea­li­zar al­gu­nas asa­nas so­bre la ta­bla. Tra­ba­ja­rás la fuer­za, la fle­xi­bi­li­dad y la coor­di­na­ción co­mo en cual­quier otro mo­men­to de yo­ga, pe­ro ten­drás que es­for­zar­te aún más pa­ra man­te­ner el equi­li­brio so­bre una su­per­fi­cie ines­ta­ble co­mo el agua. Por esa mis­ma ra­zón, la sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y ar­mo­nía son aún ma­yo­res que en el yo­ga con­ven­cio­nal.

CO­MO UNA TA­BLA. To­dos los de­por­tes que con­lle­van er­guir­se so­bre las aguas, des­de el surf al es­quí acuá­ti­co, tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: ha­cen fal­ta unos ab­do­mi­na­les de ace­ro pa­ra man­te­ner el equi­li­brio. En los días pre­vios a las va­ca­cio­nes in­ten­si­fi­ca el tra­ba­jo del co­re e in­tro­du­ce ejer­ci­cios de pro­pio­cep­ción, co­mo el slac­kli­ne (ca­mi­nar so­bre una cuer­da flo­ja a po­ca al­tu­ra). “Ayu­da a que en una si­tua­ción ines­pe­ra­da el cuer­po re­cu­pe­re su po­si­ción lo an­tes po­si­ble. Me­jo­ra la coor­di­na­ción, po­ten­cia la con­cen­tra­ción y ayu­da a re­cu­pe­rar la es­ta­bi­li­dad en una su­per­fi­cie ines­ta­ble. De es­te mo­do, evi­ta­re­mos le­sio­nes”, ex­pli­ca My­len Suá­rez, mo­ni­to­ra de fit­ness en Al­ta­fit Fuen­gi­ro­la ( al­ta­fitgym­club.com).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.