1. EVI­TA LAS GRA­SAS Y MAS­TI­CA BIEN

Las di­ges­tio­nes pe­sa­das, la aci­dez y el re­flu­jo son los sín­to­mas que más con­du­cen a los es­pa­ño­les a to­mar al­gún tra­ta­mien­to, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2014 por la agen­cia Niel­sen

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Ocu­rren por­que… Se in­gie­ren ali­men­tos que cues­tan de di­ge­rir. “No hay “ali­men­tos ma­los o bue­nos”, es cues­tión de can­ti­dad, ca­li­dad y del equi­li­brio con otros”, pre­ci­sa el doc­tor An­to­nio M. Mo­reno Gar­cía, por­ta­voz de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Apa­ra­to Digestivo (FEAD). Los ali­men­tos con gran con­te­ni­do en gra­sas ne­ce­si­tan ma­yor es­fuer­zo pa­ra su di­ges­tión: “Di­fi­cul­tan el mo­vi­mien­to del es­tó­ma­go y del in­tes­tino por­que re­la­jan su mus­cu­la­tu­ra. Ade­más, pre­ci­san que el pán­creas tra­ba­je más pa­ra pro­du­cir los fer­men­tos que di­gie­ran las gra­sas, lo que pue­de con­du­cir a la sen­sa­ción de hin­cha­zón y di­ges­tión len­ta”.

Có­mo es­qui­var­las. El doc­tor Mo­reno Gar­cía re­co­mien­da no com­bi­nar ali­men­tos gra­sos. “Lo ideal es com­bi­nar­los con ve­ge­ta­les en en­sa­la­da o co­ci­na­dos a la plan­cha co­mo acom­pa­ña­mien­to. Se de­be­rían evi­tar las co­mi­das con ex­ce­so de ali­ños, es­pe­cias o pi­can­tes, pues pro­du­cen gas en el tu­bo digestivo,

pro­vo­cán­do­nos dis­ten­sión, fla­tu­len­cia y mo­les­tias di­ges­ti­vas. Tam­bién hay que huir de los pre­co­ci­na­dos y fri­tos, op­tan­do por ali­men­tos fres­cos co­ci­na­dos al horno, her­vi­dos, al va­por o a la plan­cha”, apun­ta. La se­gun­da re­co­men­da­ción es mas­ti­car bien ca­da bo­ca­do, ya que si no lo ha­ce­mos “La mo­ti­li­dad del es­tó­ma­go se al­te­ra, pre­ci­san­do más con­trac­cio­nes pa­ra mez­clar los ali­men­tos con los ju­gos gás­tri­cos y for­zan­do el tra­ba­jo del pán­creas, pu­dien­do ori­gi­nar di­ges­tio­nes pe­sa­das y mo­les­tas”, ex­pli­ca. Por úl­ti­mo, hay mo­de­rar el con­su­mo de al­cohol en la co­mi­da, ya que ra­len­ti­za la mus­cu­la­tu­ra del tu­bo digestivo, y evi­tar las be­bi­das car­bo­na­ta­das.

¿Cuán­do con­sul­tar con el mé­di­co? Si con­ti­núan los sín­to­mas pe­se a cam­biar la die­ta, si exis­te una pér­di­da in­jus­ti­fi­ca­da de pe­so, si apa­re­ce es­tre­ñi­mien­to o dia­rrea con­ti­nua o si se su­fren vó­mi­tos y nau­seas que im­pi­dan ali­men­tar­se co­rrec­ta­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.