LOS 10 ME­JO­RES HÁ­BI­TOS ANTITRASTORNOS IN­TES­TI­NA­LES

Objetivo Bienestar - - CUERPO -

Die­ta me­di­te­rrá­nea. Los ex­per­tos aseguran que es el mo­de­lo más sa­lu­da­ble, ya que ofre­ce im­por­tan­tes be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. In­clu­ye fru­tas, ver­du­ras, le­gum­bres, acei­te de oli­va, pes­ca­dos, fru­tos se­cos, lác­teos y car­nes ro­jas (con con­trol).

Mo­de­rar el con­su­mo de

car­ne. En com­pa­ra­ción, “Lo acon­se­ja­ble es to­mar más ra­cio­nes de pes­ca­do que de car­ne a la se­ma­na”, ex­pli­ca el doc­tor Juan Jo­sé Ló­pez del área de Nu­tri­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN).

Fru­tas y hor­ta­li­zas de

tem­po­ra­da. “La me­dia ma­ña­na y la me­dia tar­de son bue­nos mo­men­tos pa­ra to­mar pie­zas de fru­ta o por­cio­nes de san­día o me­lón que, aun­que ten­gan un sa­bor muy dul­ce, tie­nen muy po­cas ca­lo­rías”, apun­ta el doc­tor.

Hi­dra­tar­se. Ade­más de au­men­tar la to­ma de agua, hay que in­cre­men­tar tam­bién la in­ges­ta de fru­tas y hor­ta­li­zas, que pue­den to­mar­se en la for­ma de un ape­te­ci­ble gaz­pa­cho, con­tro­lan­do siem­pre la can­ti­dad de pan y acei­te que se le aña­da.

Eli­mi­nar las be­bi­das

ca­ló­ri­cas. De­ben evi­tar­se los re­fres­cos y las be­bi­das al­cohó­li­cas o “sin al­cohol”, cam­bian­do el azú­car por edul­co­ran­tes sin ca­lo­rías. “Pue­den sus­ti­tuir­se por agua, be­bi­das

light o ze­ro e in­fu­sio­nes”, apun­ta el mé­di­co.

Ojo a las can­ti­da­des. “De­be­mos mo­de­rar la can­ti­dad de co­mi­da, huir de las más co­pio­sas y con­tro­lar las can­ti­da­des de ali­men­tos que, aún sien­do sa­lu­da­bles, apor­ten más ca­lo­rías (fru­tos se­cos, le­gum­bres, pas­ta, arroz)”, re­co­mien­da Juan Jo­sé Ló­pez.

Pla­tos sen­ci­llos. Pa­ra no in­cre­men­tar el apor­te ca­ló­ri­co, la ela­bo­ra­ción de los pla­tos de­be ser sen­ci­lla: asa­dos en su ju­go, co­ci­dos, a la plan­cha, en­sa­la­das… Uti­li­zan­do siem­pre co­mo fuente de gra­sa el acei­te de oli­va (una o dos cu­cha­ra­das).

Re­du­cir la gra­sa. Se de­be li­mi­tar (no eli­mi­nar) la can­ti­dad de gra­sa ani­mal (na­ta, man­te­qui­lla, car­nes gra­sas, etc.) y dar prio­ri­dad a la ve­ge­tal: “Que sea fun­da­men­tal­men­te el acei­te de oli­va la que se uti­li­ce”, se­ña­la el mé­di­co.

He­la­dos, so­lo en oca­sio­nes. Jun­to con los dul­ces, no son ali­men­tos fun­da­men­ta­les y no cons­ti­tu­yen par­te esen­cial de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble. Se re­co­mien­da que su con­su­mo sea oca­sio­nal y con­tro­la­do, y co­no­cer su com­po­si­ción nu­tri­cio­nal.

Au­men­tar el ejer­ci­cio. Pa­ra no su­bir de pe­so “de­be­mos in­cre­men­tar las ca­lo­rías que gas­ta­mos, y la for­ma más sa­lu­da­ble de ha­cer­lo es me­dian­te una ac­ti­vi­dad fí­si­ca que sea sua­ve o mo­de­ra­da, al me­nos 4 o 5 ve­ces por se­ma­na”, re­co­mien­da el doc­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.