Es­tos son los pro­ble­mas que aca­rrea el ha­blar­nos por el mó­vil

Usa­mos el mó­vil cuan­do es­ta­mos en com­pa­ñía, nos im­pa­cien­ta­mos si no res­pon­den, man­te­ne­mos con­ver­sa­cio­nes pro­fun­das por What­sApp y de­ja­mos men­sa­jes de los que lue­go nos arre­pen­ti­mos. ¿Nos he­mos vuel­to unos mal­edu­ca­dos vir­tua­les?

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ol­ga Va­lle­jo

Se­gu­ro que al­gu­na vez has es­cri­to: “Hola. Es­toy aquí, a tu la­do ” cuan­do es­tás con al­guien pe­ro no te ha­ce ni ca­so. No es de ex­tra­ñar que en un país co­mo el nues­tro en el que tres de ca­da cua­tro per­so­nas ase­gu­ra que no po­dría vi­vir sin el mó­vil, vea­mos a jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes pen­dien­tes a to­das ho­ras del dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co. A tra­vés del mó­vil po­de­mos tra­ba­jar, ju­gar, co­mu­ni­car­nos y un sin­fín de po­si­bi­li­da­des que pue­den ha­cer­nos ol­vi­dar al­go tan bá­si­co co­mo la edu­ca­ción. Si es­tás con al­guien y em­pie­zas a mi­rar el mó­vil es una mues­tra de de­sin­te­rés e in­di­fe­ren­cia por esa per­so­na, por­que es­tás de­lan­te pe­ro no es­tás pre­sen­te. La co­mu­ni­ca­ción se ba­sa en co­nec­tar con el otro, de ahí que co­nec­tar con los que no es­tán y desconectar con quien es­tá no sea una bue­na pau­ta de co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do te­ne­mos la in­ten­ción de co­mu­ni­car­nos te­ne­mos que em­pa­ti­zar con el otro y eso su­po­ne re­ci­bir to­da la in­for­ma­ción po­si­ble –la ver­bal y la no ver­bal–. Si no es­toy ob­ser­van­do y es­cu­chan­do di­fí­cil­men­te sa­bré qué quie­re, qué ne­ce­si­ta y qué sien­te o qué me es­tá contando, por­que por mu­chas ac­ti­vi­da­des si­mul­tá­neas que po­da­mos ha­cer, nues­tra ca­pa­ci­dad aten­cio­nal se ve di­vi­di­da.

¿CEREBROS MUL­TI­TA­REA?

Jo­sé Cé­sar Pe­ra­les, pro­fe­sor ti­tu­lar de psi­co­lo­gía ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Granada, y miem­bro del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Men­te, Ce­re­bro y Com­por­ta­mien­to, ase­gu­ra que po­de­mos ha­cer dos co­sas a la vez siem­pre que no de­man­den re­cur­sos cen­tra­les del ce­re­bro: “Es po­si­ble ha­cer co­sas au­to­má­ti­cas de for­ma si­mul­tá­nea pe­ro si las ta­reas ne­ce­si­tan que es­té aten­to, se de­te­rio­ra su eje­cu­ción. Si quie­ro cap­tar con to­dos sus ma­ti­ces el men­sa­je que me di­ce una per-

so­na, ten­go que pres­tar aten­ción. Si quie­ro si­mul­ta­near dos ac­ti­vi­da­des, lo me­jor que pue­do ha­cer es al­ter­nar tan rá­pi­do co­mo sea po­si­ble pa­ra cap­tar su­fi­cien­te de las dos, in­ter­ac­tuan­do en los dos pla­nos al mis­mo tiem­po, lo que su­po­ne des­aten­der mo­men­tá­nea­men­te una co­sa pa­ra aten­der a la otra”, ex­pli­ca el pro­fe­sor. Los es­tu­dios de­mues­tran que hay per­so­nas que tie­nen más fa­ci­li­dad pa­ra al­ter­nar en­tre ta­reas. Lo que es evi­den­te es que mu­chas de las nue­vas apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y re­des so­cia­les, es­tán di­se­ña­das pa­ra cap­tar nues­tra aten­ción y ge­ne­ran dis­trac­ción, in­ter­fi­rien­do en la con­cen­tra­ción. La in­cer­ti­dum­bre de no po­der con­tro­lar cuán­do lle­gan las no­ti­fi­ca­cio­nes, que fun­cio­nan co­mo pe­que­ñas re­com­pen­sas, con­tri­bu­yen a que che­quee­mos cons­tan­te­men­te el mó­vil. El ce­re­bro hu­mano es­tá di­se­ña­do pa­ra que ese ti­po de re­com­pen­sas cap­tu­ren nues­tra aten­ción con mu­cha fa­ci­li­dad. “Es un ges­to com­pul­si­vo, re­pe­ti­ti­vo, que si­gue es­tan­do en gran me­di­da ba­jo nues­tro con­trol, pe­ro no so­le­mos ha­cer el esfuerzo de in­ten­tar con­tro­lar­lo”, ex­pli­ca Pe­ra­les.

IN­MER­SOS EN LA VI­DA VIRTUAL

Si de­ja­mos de co­mu­ni­car­nos mi­ran­do a nues­tros in­ter­lo­cu­to­res nos per­de­mos in­for­ma­ción útil, por­que ade­más de los ma­ti­ces de la voz, des­per­di­cia­mos to­do lo que nos apor­ta el len­gua­je no ver­bal: es­ta­do emo­cio­nal, ac­ti­tud, do­bles in­ten­cio­nes, iro­nía, sar­cas­mo… Ma­ti­ces que en cier­to mo­do tam­bién po­de­mos tras­la­dar a tra­vés de un sim­ple men­sa­je de What­sApp, pe­ro que fá­cil­men­te pue­de cau­sar ma­len­ten­di­dos. “Aun­que nos es­for­ce­mos aña­dien­do sig­nos de ad­mi­ra­ción y emo­ti­co­nos, la ma­yo­ría de men­sa­jes que en­via­mos es­tán fue­ra de con­tex­to. No sa­be­mos dón­de es­tá la otra per­so­na ni las con­di­cio­nes en las que es­cri­be”, afir­ma Te­re­sa Ba­ró, es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­ción y len­gua­je no ver­bal, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra Ver­bal no Ver­bal ( ver­bal­no­ver­bal.com), de ahí que a ve­ces in­ter­pre­ta­mos lo que nos di­cen pe­ro sin la in­for­ma­ción ade­cua­da. Pa­ra evi­tar ma­len­ten­di­dos y, so­bre to­do, pa­ra vi­vir su pre­sen­te, Ele­na (31 años) de­ci­dió cam­biar sus há­bi­tos tec­no­ló­gi­cos. “Hay vi­da más allá de las re­des so­cia­les. Es­tás en cual­quier si­tio y to­do el mun­do mi­ra el mó­vil.

¿Así có­mo vas a co­no­cer a gen­te?”, se pre­gun­ta Ele­na. Ha­ce ca­si me­dio año se pa­sa­ba el día en­gan­cha­da al mó­vil y de­ci­dió que no que­ría se­guir así: “Me cris­pa­ba es­tar pen­dien­te a to­das ho­ras y me per­día un mon­tón de co­sas que pa­sa­ban a mi al­re­de­dor. Des­de en­ton­ces ni Twit­ter, ni Ins­ta­gram y ape­nas Facebook. No me in­tere­sa có­mo los otros mues­tran su reali­dad, pre­fie­ro mi­rar la mía”, ex­pli­ca. Pa­ra quie­nes quie­ren re­du­cir el en­gan­che con su mó­vil lo más prác­ti­co es des­ins­ta­lar las no­ti­fi­ca­cio­nes o las apli­ca­cio­nes, así esa cap­tu­ra aten­cio­nal au­to­má­ti­ca se re­du­ce. Aun­que ese pro­ce­so es gra­dual, es po­si­ble que cier­ta sen­sa­ción de an­sie­dad o desa­so­sie­go con­ti­núe al­gún tiem­po. Ele­na re­co­no­ce sa­tis­fe­cha que aho­ra es­tá más re­la­ja­da. Uti­li­za What­sApp, pe­ro sin ago­bios, que los otros res­pon­dan cuan­do pue­dan o quie­ran, y ella, por su­pues­to, tam­bién. Y sí, le da ra­bia es­tar con al­guien que es­tá con­tro­lan­do el mó­vil: “No tie­ne sen­ti­do des­apro­ve­char to­do lo que apor­ta pa­sar un ra­to con al­guien”, con­clu­ye. Se­gún la psi­co­te­ra­peu­ta Al­mu­de­na Ur­bano, la me­jor ma­ne­ra de evi­den­ciar que esa in­di­fe­ren­cia de nues­tro in­ter­lo­cu­tor nos in­co­mo­da es di­cién­do­lo de for­ma cla­ra, res­pe­tuo­sa, en positivo y pa­ra fa­vo­re­cer la co­mu­ni­ca­ción ba­sa­da en el res­pe­to. No es lo mis­mo de­cir “deja el mó­vil” que “me gus­ta­ría que ha­blá­ra­mos” o “¿y si de­ja­mos los mó­vi­les apar­te?”.

TRA­BA­JAN­DO CON LAS RE­DES

Pa­ra la can­tan­te y com­po­si­to­ra Zaha­ra las re­des so­cia­les son una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo fun­da­men­tal. Con más 115.000 se­gui­do­res en Ins­ta­gram y 79.000 en Facebook es cons­cien­te de que las re­des juegan un pa­pel esen­cial, pe­ro no pa­ra lo per­so­nal. “Si quie­ro saber de mis ami­gos si­go con me­dios más con­ven­cio­na­les co­mo What­sApp o el email, por­que lo de lla­mar sin avi­sar ca­si mo­les­ta”, re­co­no­ce. Ade­más, pa­ra ella es im­por­tan­te saber pa­rar. En ese sen­ti­do, la ex­per­ta Al­mu­de­na Ur­bano apun­ta: “Pue­des es­tar siem­pre aten­dien­do cues­tio­nes la­bo­ra­les pe­ro hay que po­ner lí­mi­tes. Si no des­co­nec­tas nun­ca es con­tra­pro­du­cen­te, la pro­duc­ti­vi­dad se mer­ma, duer­mes peor, tie­nes más can­san­cio y aními­ca­men­te tam­po­co es­ta­rás en tu me­jor mo­men­to, ni den­tro ni fue­ra del tra­ba­jo”. Cuan­do Zaha­ra es­tá con gen­te que empieza a aten­der men­sa­jes y no­ti­fi­ca­cio­nes, y le propone lo tí­pi­co de “si­gue ha­blan­do que te es­cu­cho…”, “les di­go que aca­ben y lue­go si­go. Pa­re­ce que se ofen­den por­que se dan cuen­ta que mo­les­ta. Es ver­dad, es feo. Más aún cuan­do al­guien se ríe con lo que lee y no com­par­te con el res­to. Te ale­jas de lo que es­tás vi­vien­do”, ase­gu­ra. Se­gún Ur­bano, a tra­vés de la re­des so­cia­les vi­vi­mos la in­ten­si­dad de nues­tras ac­cio­nes de otra for­ma, co­nec­ta­mos con otras per­so­nas y a la vez des­co­nec­ta­mos del con­tex­to real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.