Eres sho­paho­lic si com­pras por sa­tis­fac­ción pe­ro lue­go te sien­tes cul­pa­ble

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Sa­ray Marqués

Pa­ra un 18% de la po­bla­ción el ac­to de la compra se ha con­ver­ti­do en pa­to­ló­gi­co. La per­so­na que no pue­de con­tro­lar­se an­te un atrac­ti­vo es­ca­pa­ra­te, una ofer­ta irresistible en in­ter­net o, en su ver­sión me­nos gla­mu­ro­sa, de­lan­te de la estantería del su­per­mer­ca­do, ne­ce­si­ta ayu­da si re­in­ci­de y bus­ca sen­tir­se bien sa­cian­do esa an­sia. Se dis­pa­ra la aler­ta sho­paho­lic.

Pue­de que com­prar no te gus­te, que te dé pe­re­za. Pa­ra ti no hay ries­go. Te en­con­tra­rás siem­pre den­tro de los com­pra­do­res ra­cio­na­les”, ana­li­za la eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­tat de Va­lèn­cia Pa­lo­ma Me­re­llo. “Pe­ro si sí te gus­ta, ca­be la po­si­bi­li­dad de que te con­vier­tas en so­bre­com­pra­dor, lo que no es ne­ga­ti­vo si eres ca­paz de dar­te cier­tos ca­pri­chos sin ge­ne­rar si­tua­cio­nes de en­deu­da­mien­to. El pro­ble­ma lle­ga cuan­do com­prar se con­vier­te en una pa­to­lo­gía, en una adic­ción, que pa­sa de ge­ne­rar sa­tis­fac­ción a pro­du­cir cul­pa”, aña­de.

En su te­sis de 2013, Me­re­llo con­clu­yó que en Es­pa­ña hay un 39,64% de com­pra­do­res ra­cio­na­les, por un 42% de so­bre­com­pra­do­res y un 18% de adic­tos a las com­pras. Con res­pec­to a otra in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo dos años an­tes, Me­re­llo se en­con­tró con que los so­bre­com­pra­do­res –en­ton­ces un 40%– ha­bían re­ba­sa­do a los com­pra­do­res ra­cio­na­les –en­ton­ces un 43%–. Es­te dato es im­por­tan­te por­que pre­ci­sa­men­te el mo­de­lo me­día el trán­si­to en­tre un com­por­ta­mien­to y otro. Una no pa­sa de la compra ra­cio­nal a la adic­ción de la no­che a la ma­ña­na: “Con­si­de­ra­mos que an­tes se ha de­bi­do pa­sar por ese com­por­ta­mien­to más so­bre­com­pra­dor, y que a eso ha de aña­dir­se un de­to­nan­te, que pue­de ser un des­equi­li­brio emo­cio­nal fuer­te, in­ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar las frus­tra­cio­nes o ba­ches vi­ta­les, fal­ta de re­si­lien­cia…”, re­fle­xio­na la ex­per­ta.

EL CE­RE­BRO HE­DO­NIS­TA

Si Me­re­llo com­pa­ra es­ta adic­ción –com­por­ta­men­tal, so­cial, no quí­mi­ca, co­mo lo son la lu­do­pa­tía, la adic­ción a las nue­vas tec­no­lo­gías, al se­xo, o al tra­ba­jo– con la adic­ción a sus­tan­cias, la je­fa de psi­quia­tría del Hospital Uni­ver­si­ta­rio La Paz de Ma­drid, Ma­ría Fe Bra­vo, tam­bién re­co­no­ce las si­mi­li­tu­des: “Es­ta­mos an­te una conducta que en sí es nor­mal, pe­ro si el su­je­to pier­de el con­trol, se vuel­ve psi­co­ló­gi­ca­men­te muy de­pen­dien­te, deja de mos­trar in­te­rés por otras ac­ti­vi­da­des gra­ti­fi­can­tes, y es­to con­lle­va una re­per­cu­sión ne­ga­ti­va en su vi­da”. Y es que en es­tas adic­cio­nes sin sus­tan­cias se ac­ti­va, en reali­dad, el mis­mo cir­cui­to que en aque­llas con sus­tan­cias, el de la re­com­pen­sa: “Se da una li­be­ra­ción a ni­vel neu­ro­bio­ló­gi­co, una res­pues­ta que pro­du­ce un gran pla­cer que ha­ce más pro­ba­ble que se re­in­ci­da”, aña­de.

El doc­tor Il­de­fon­so Muñoz, del Hospital Qui­rón­Sa­lud Cam­po de Gi­bral­tar, coin­ci­de a su vez: “El ce­re­bro es he­do­nis­ta, bus­ca com­pen­sar una emo­ción ne­ga­ti­va me­dian­te es­te cir­cui­to de re­com­pen­sa. En una per­so­na que es adic­ta a las com­pras, el ir a com­prar ge­ne­ra do­pa­mi­na, en­dor­fi­na, es de­cir, un bie­nes­tar automático que, sin em­bar­go, tor­na ne­ga­ti­vo mi­nu­tos des­pués, cuan­do lle­ga el sen­tir­se mal con uno mis­mo por no ha­ber con­tro­la­do el im­pul­so, lo que re­per­cu­te en la au­to­es­ti­ma y ge­ne­ra un círcu­lo vi­cio­so: co­mo de nue­vo se sien­te mal tien­de a re­pe­tir la conducta que le ha he­cho sen­tir bien”.

TRAS­TOR­NOS ASO­CIA­DOS

In­sis­ten los ex­per­tos en que una tar­de de com­pras en la que gas­tas más de la cuen­ta no es preo­cu­pan­te. Es ne­ce­sa­rio que esa conducta se pro­duz­ca con más fre­cuen­cia de la desea­da y que se bus­que la sa­tis­fac­ción mo­men­tá­nea, lo que aca­ba­rá re­sul­tan­do li­mi­tan­te: las com­pras irán re­cla­man­do más y más tiem­po, has­ta el pun­to de or­ga­ni­zar y me­dia­ti­zar la vi­da del afec­ta­do. En los cen­tros de aten­ción a adic­cio­nes sur­gen ca­da vez más pro­gra­mas pa­ra adic­cio­nes sin sus­tan­cias, pe­ro tan­to la doc­to­ra Bra­vo co­mo el doc­tor Muñoz apun­tan que han vis­to po­cos adic­tos a las com­pras pu­ros. “No es ha­bi­tual que el pa­cien­te acu­da por es­te tras­torno di­rec­ta­men­te. Pue­de que ven­ga por an­sie­dad, de­pre­sión, tras­torno de per­so­na­li­dad o bi­po­la­ri­dad y, ya en con­sul­ta, es­pe­ci­fi­que el pro­ble­ma que es­tá te­nien­do con es­te con­trol de im­pul­sos”, se­ña­la Muñoz. Ade­más, la adic­ción a las com­pras no siem­pre es un tras­torno pri­ma­rio, sino que en oca­sio­nes se de­ri­va de otro pre­exis­ten­te, ex­pli­ca el psi­có­lo­go Jo­sé An­to­nio Ta­ma­yo, y, cuan­do lo es, pue­de ir acom­pa­ña­do de otros pro­ble­mas, co­mo la clep­to­ma­nía, la lu­do­pa­tía o la de­pen­den­cia a sus­tan­cias. Ta­ma­yo, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Adic­cio­nes de Ac­ti­va Psi­co­lo­gía, en Ma­drid, ase­gu­ra que quie­nes pa­de­cen es­te tras­torno sue­len tar­dar en acu­dir a con­sul­ta: “Hay una ba­ja con­cien­cia de la enfermedad, so­bre to­do en su fa­se inicial e in­ter­me­dia, y el di­si­mu­lo, la ne­ga­ción y au­to­jus­ti­fi­ca­ción de es­tas per­so­nas ha­ce que el pro­ble­ma pa­se des­aper­ci­bi­do u ocul­to”.

LA IN­FLUEN­CIA DE LA IMA­GEN SO­CIAL

Quien compra de más por sis­te­ma y pa­ra sen­tir­se bien pue­de ocul­tar un te­so­ro de pro­duc­tos que se vol­vie­ron in­ser­vi­bles, por innecesarios, una vez que cum­plie­ron su mi­sión de sa­tis­fa­cer el an­sia de po­seer­los. Es­ta ocul­ta­ción com­pli­ca la de­tec­ción. Pe­ro exis­te, ade­más, otro fac­tor que la di­fi­cul­ta: la ima­gen so­cial. “Des­de el pun­to de vis­ta del ob­ser­va­dor se pue­de ver co­mo una adic­ción más chic, por ejem­plo, que la lu­do­pa­tía, que pue­de re­sul­tar más de­ca­den­te. Pe­ro, aun­que so­cial­men­te se per­ci­ba distinto, ese com­prar por com­prar es lo mis­mo que pa­sar­se la vi­da en un bin­go. Pa­ra la per­so­na, el ma­les­tar es el mis­mo y to­do lo que ge­ne­ra un ma­les­tar su­po­ne un pro­ble­ma”, abun­da Muñoz. Se­gún es­te experto, ade­más, “la so­cie­dad de con­su­mo, ca­rac­te­rís­ti­ca de­fi­ni­to­ria de los paí­ses oc­ci­den­ta­les mo­der­nos, con su ten­den­cia des­afo­ra­da a la compra de bie­nes y ser­vi­cios que se ofer­tan pa­ra sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des mu­chas ve­ces crea­das con fi­nes mer­can­ti­les, ha da­do lu­gar al con­su­mo abu­si­vo o con­su­mo­pa­tía, un fe­nó­meno so­cial, no clí­ni­co, que pre­dis­po­ne al de­sa­rro­llo de es­ta adic­ción si con­ver­ge con otros factores de vul­ne­ra­bi­li­dad, co­mo los psi­co­ló­gi­cos”.

LOS MÁS PRO­PEN­SOS

Sin afán de ge­ne­ra­li­zar, Ta­ma­yo ex­pli­ca que es co­mún en­con­trar “ras­gos de ele­va­da im­pul­si­vi­dad, va­cío emo­cio­nal, in­se­gu­ri­dad, ba­ja au­to­es­ti­ma o ego­cen­tris­mo”. Los ex­per­tos no se po­nen de acuer­do y, mien­tras al­gu­nos sos­tie­nen que en torno al 80% de com­pra­do­res com­pul­si­vos son mu­je­res, otros no creen que sea tan abul­ta­da la di­fe­ren­cia. Se sue­le dis­tin­guir, asi­mis­mo, en­tre los ar­tícu­los por los que se de­can­tan ellas y ellos, con más ten­den­cia en las mu­je­res por la ro­pa, los com­ple­men­tos y la cos­mé­ti­ca, y en el ca­so de los hom­bres, por ar­tícu­los tec­no­ló­gi­cos, au­to­mo­vi­lís­ti­cos o de­por­ti­vos, pe­ro mu­chas per­so­nas se sa­len de es­ta cla­si­fi­ca­ción y op­tan por apro­vi­sio­nar­se de pro­duc­tos ali­men­ti­cios pe­re­ce­de­ros o ar­tícu­los de ofi­ci­na co­mo si fue­ra a aca­bar­se el mun­do. Sin em­bar­go, Ta­ma­yo lla­ma a la cau­te­la por la fal­ta de es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos –los da­tos de los que se dis­po­ne son bá­si­ca­men­te clí­ni­cos- y a la fa­ci­li­dad de in­cu­rrir en es­te­reo­ti­pos y falsos mi­tos, “co­mo cuan­do se la aso­cia con con­no­ta­cio­nes de in­ma­du­rez, su­per­fi­cia­li­dad, al­to ni­vel ad­qui­si­ti­vo o es­no­bis­mo”.

“El com­pra­dor pa­to­ló­gi­co siem­pre compra co­mo si fue­ra ne­ce­sa­rio, pe­ro no so­lo pa­ra sí mis­mo, tam­bién pa­ra los de­más. Compra pa­ra to­do el mun­do en un de­seo de agra­dar”, se­ña­la Lo­re­na, tra­ba­ja­do­ra so­cial en la aso­cia­ción ma­la­gue­ña Ama­la­jer, de­di­ca­da a la reha­bi­li­ta­ción de ju­ga­do­res y com­pra­do­res com­pul­si­vos, que sue­len acu­dir en bus­ca de ayu­da pa­sa­da la trein­te­na (ape­nas hay ca­sos de los 65 en ade­lan­te).

EL TRA­TA­MIEN­TO FUN­CIO­NA

To­do tra­ta­mien­to de­be arran­car con la iden­ti­fi­ca­ción del pro­ble­ma por par­te de la per­so­na que lo padece. Si en la adic­ción a sus­tan­cias el de­te­rio­ro fí­si­co se ha­ce pal­pa­ble en al­gún mo­men­to, en el adic­to a las com­pras tam­bién lle­ga ese día en que se des­cu­bre esa acu­mu­la­ción de ob­je­tos innecesarios. Ade­más, no se pue­de for­zar a la per­so­na: “Hay que lo­grar que sea una de­ci­sión su­ya el tra­tar­se, por­que sino so­lo se lo­gra­rá la abs­ti­nen­cia du­ran­te un tiem­po”, se­ña­la la doc­to­ra Bra­vo. El tra­ta­mien­to sue­le com­bi­nar psi­co­te­ra­pia in­di­vi­dual y gru­pal, en oca­sio­nes, tam­bién con ayu­da far­ma­co­ló­gi­ca. En su trans­cur­so se in­da­ga en el ori­gen del pro­ble­ma –“si pro­ce­de de un tras­torno afec­ti­vo, de per­so­na­li­dad, de una ba­ja au­to­es­ti­ma o de la ca­ren­cia de un pro­yec­to vi­tal, por ejem­plo”, ilus­tra la doc­to­ra–. “Si el tras­torno va aso­cia­do a otro co­mo an­sie­dad, de­pre­sión, tras­torno bi­po­lar o de per­so­na­li­dad, se abor­dan am­bos con­jun­ta­men­te”, pro­si­gue el doc­tor Muñoz. En Ama­la­jer es fre­cuen­te que a al­gu­nas de esas se­sio­nes acu­da el com­pra­dor o com­pra­do­ra con un fa­mi­liar, lo que au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de éxi­to del tra­ta­mien­to. Una de las per­so­nas que ha pa­sa­do por la aso­cia­ción, ya re­cu­pe­ra­da, re­la­ta su periplo: “Te en­ga­ñas y en­ga­ñas. Es­con­des lo que com­pras, o di­ces que te lo han re­ga­la­do. Por unos mi­nu­tos la compra te ha­ce sen­tir me­jor, y siem­pre hay ex­cu­sas pa­ra gas­tar: una dis­cu­sión, un mal día en el tra­ba­jo, ver que otra per­so­na tie­ne al­go y tú no… Des­pués vie­ne el ba­jón. Has­ta que un día sal­ta to­do y com­pren­des que tie­nes una enfermedad. Los gru­pos de terapia me han ayu­da­do. Ya no necesito com­prar, vi­vo con lo que ten­go, pe­ro soy cons­cien­te de que mi peor enemi­go si­gue sien­do el di­ne­ro y afron­to la vi­da en tra­mos de 24 ho­ras: no me plan­teo si re­cae­ré en el fu­tu­ro, sino superar las pró­xi­mas 24 ho­ras sin com­prar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.