Apren­de a evi­tar los efec­tos no­ci­vos de las ma­las no­ti­cias

El bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo al que es­ta­mos so­me­ti­das en la era di­gi­tal, a me­nu­do car­ga­do de no­ti­cias ne­ga­ti­vas y ame­na­za­do­ras, deja su hue­lla en nues­tro bie­nes­tar y sa­lud men­tal. Pe­ro hay un ca­mino en­tre la ac­tua­li­dad in­ce­san­te y re­ti­rar­se del mun­do a un mon

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ri­ta Abun­dan­cia

Co­rrup­ción po­lí­ti­ca, des­em­pleo, cri­sis eco­nó­mi­ca, te­rro­ris­mo… Po­dría ser el ar­gu­men­to de una serie fu­tu­ris­ta o de cien­cia fic­ción, pe­ro es el guión de cual­quier te­le­dia­rio, pe­rió­di­co o me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Ca­da ma­ña­na nos le­van­ta­mos con es­tas no­ti­cias, co­me­mos con ellas y las repasamos al lle­gar a ca­sa. Pe­ro, ¿las po­de­mos bo­rrar o que­dan al­ma­ce­na­das en nues­tro dis­co du­ro? Mu­chos sos­tie­nen que tan­ta in­for­ma­ción ne­ga­ti­va, frus­tran­te y de­s­es­pe­ran­za­do­ra es per­ju­di­cial no so­lo pa­ra nues­tro bie­nes­tar, sino in­clu­so pa­ra la sa­lud, y Rolf Do­be­lli es uno de los más fir­mes defensores de es­ta hi­pó­te­sis. Do­be­lli es sui­zo, doc­tor en Fi­lo­so­fía Eco­nó­mi­ca por la Uni­ver­si­dad de St. Ga­llen (Sui­za), es­cri­tor y em­pre­sa­rio. Uno de sus li­bros más po­pu­la­res, El ar­te de pen­sar: 52 erro­res de ló­gi­ca que es me­jor de­jar que co­me­tan otros (Bias), ha si­do tra­du­ci­do a 17 idio­mas y ha si­do su­per­ven­tas en va­rios paí­ses.

ENGULLIMOS LO IRRE­LE­VAN­TE

En su en­sa­yo Por qué us­ted de­be man­te­ner­se lejos de las no­ti­cias, Do­be­lli se­ña­la al­gu­nos de sus ar­gu­men­tos prin­ci­pa­les: las no­ti­cias son al ce­re­bro lo que el azú­car al cuer­po. Son fá­ci­les de tra­gar y nos fa­ci­li­tan pe­que­ños bo­ca­dos de pla­cer, no re­quie­ren nin­gún esfuerzo, pe­ro nos aca­ban per­ju­di­can­do. Las no­ti­cias con­fun­den, nos lle­van a ca­mi­nar con el mapa de ries­go com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­do y po­ne el ejem­plo de que el te­rro­ris­mo, el co­lap­so de Leh­man Brot­hers y los as­tro­nau­tas es­tán so­bre­va­lo­ra­dos; mien­tras que el es­trés cró­ni­co, la irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal y los en­fer­me­ros es­tán in­fra­va­lo­ra­dos. Se­gún Do­be­lli la ma­yor par­te de las no­ti­cias que engullimos a dia­rio son irre­le­van­tes. “De cer­ca de las 10.000 no­ti­cias que us­ted ha­ya leí­do en los úl­ti­mos 12 me­ses, nom­bre una que le ha­ya per­mi­ti­do to­mar una de­ci­sión me­jor acer­ca de un asun­to se­rio que afec­ta su vi­da, su ca­rre­ra o su ne­go­cio”, di­ce. Las no­ti­cias nos ha­cen pa­si­vos, son his­to­rias abru­ma­do­ras so­bre co­sas en las que no po­de­mos in­fluir y matan la crea­ti­vi­dad. Do­be­lli cree más en un pe­rio­dis­mo “del que ana­li­za y ex­pli­ca la reali­dad; y eso re­quie­re re­por­ta­jes lar­gos, li­bros que es­tu­dien te­mas en pro­fun­di­dad”.

TAM­BIÉN NOS TRASTORNAN

El psi­có­lo­go in­glés Graham Da­vey, es­pe­cia­li­za­do en los efec­tos co­la­te­ra­les de la vio­len­cia en los me­dios, afir­ma que las no­ti­cias ne­ga­ti­vas pue­den ser cau­sa de es­trés, an­sie­dad, de­pre­sión e in­clu­so TEPT (tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co).

“Un efec­to de las no­ti­cias ne­ga­ti­vas es que el es­pec­ta­dor las ve y es tes­ti­go di­rec­to de mu­chas de ellas, en un afán por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de lle­gar lo más rá­pi­do al lu­gar de los he­chos y pro­por­cio­nar al pú­bli­co un asien­to de pri­me­ra fi­la en la ca­tás­tro­fe. Al­go co­mún a los afec­ta­dos por TEPT, que ge­ne­ral­men­te han si­do tes­ti­gos de he­chos dra­má­ti­cos o vio­len­tos”, afir­ma Da­vey a Ob­je­ti­vo Bie­nes­tar. Y con­ti­núa: “Es­tu­dios rea­li­za­dos en­tre los que pre­sen­cia­ron en te­le­vi­sión el de­rrum­ba­mien­to de las To­rres Ge­me­las de Nue­va York, en sep­tiem­bre de 2011, o las bom­bas del Ma­ra­tón de Bos­ton (2013), de­mues­tran que lo an­te­rior es po­si­ble. Pe­ro ade­más, nues­tros es­tu­dios han pro­ba­do que la emo­ción y negatividad que es­tos he­chos ge­ne­ran in­flu­yen en nues­tro es­ta­do de áni­mo e in­cre­men­tan nues­tros mie­dos y an­sie­da­des vi­ta­les. Ha­cen que vea­mos nues­tros pro­ble­mas co­mo mu­cho más es­tre­san­tes y di­fí­ci­les de so­lu­cio­nar de lo que en reali­dad son”, apun­ta es­te psi­có­lo­go, que a fi­na­les de 2018 tie­ne previsto pu­bli­car un li­bro so­bre la an­sie­dad ti­tu­la­do The An­xiety Epi­de­mic (Little Books).

NO NE­CE­SI­TA­MOS ES­TAR SIEM­PRE CO­NEC­TA­DOS

A me­nos que uno sea di­rec­tor de un pe­rió­di­co o pe­rio­dis­ta de la CNN, la ma­yo­ría de la gen­te no ne­ce­si­ta es­tar co­nec­ta­da to­do el día a la ac­tua­li­dad. An­ti­gua­men­te, la gen­te leía el pe­rió­di­co, ta­rea en la que po­día gas­tar una o dos ho­ras, y lue­go se ol­vi­da­ba de la ac­tua­li­dad pa­ra el res­to de la jor­na­da. Aho­ra las ca­de­nas de no­ti­cias emi­ten in­for­ma­ción las 24 ho­ras, aun­que la ma­yor par­te de los ti­tu­la­res se re­pi­tan. Y ello no so­lo no aña­de in­for­ma­ción nue­va, sino que actúa co­mo un man­tra de la negatividad y el pe­si­mis­mo. Se­gún el psi­có­lo­go Graham Da­vey, uno de­be­ría ob­ser­var­se a sí mis­mo pa­ra de­ter­mi­nar en qué gra­do le afec­ta ver el te­le­dia­rio, oír la ra­dio o leer los pe­rió­di­cos y do­si­fi­car esa ne­ce­si­dad de saber lo que ocu­rre en el mun­do. “Se­gu­ra­men­te, pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te ver el te­le­dia­rio o leer el pe­rió­di­co di­gi­tal una vez al día es más que su­fi­cien­te pa­ra es­tar in­for­ma­do. Es me­jor ha­cer otras ac­ti­vi­da­des que nos pro­por­cio­nen más pla­cer o be­ne­fi­cios. Es­to no so­lo ha­rá que nues­tro es­ta­do de áni­mo me­jo­re, sino que cen­tra­rá nues­tro pen­sa­mien­to en co­sas po­si­ti­vas”, se­ña­la el psi­có­lo­go.

¿HAY MÁS MA­LAS NO­TI­CIAS QUE BUE­NAS?

En pa­la­bras de Al­ber­to Oli­vei­ra, fun­da­dor y co­di­rec­tor del dia­rio es­pe­cia­li­za­do en no­ti­cias po­si­ti­vas

son­bue­nas­no­ti­cias.com, “la no­ti­cia es un he­cho que se es­ca­pa a la nor­ma­li­dad. Y, afor­tu­na­da­men­te, es­to sue­le ser más ne­ga­ti­vo que positivo. Por ejem­plo, se ha­bla de un ac­ci­den­te de trá­fi­co en la ca­rre­te­ra de La Co­ru­ña, en Ma­drid; pe­ro nun­ca ve­mos un ti­tu­lar que di­ga: “Hoy no ha ha­bi­do choques en las au­to­pis­tas”. “Los pe­rio­dis­tas alar­dea­mos mu­cho de ob­je­ti­vi­dad”, con­ti­núa Oli­vei­ra, “pe­ro es un ideal a al­can­zar; ya que el sim­ple he­cho de ele­gir pu­bli­car una no­ti­cia u otra es ya, en sí, al­go sub­je­ti­vo y con po­de­ro­sas con­se­cuen­cias. No­so­tros ele­gi­mos es­pe­cia­li­zar­nos en no­ti­cias po­si­ti­vas y es­pe­ran­za­do­ras; cla­ro que el tér­mino “positivo” no es­tá tan cla­ro, ni es el mis­mo pa­ra to­dos”.

CÓ­MO CON­VI­VIR EN PAZ CON EL TE­LE­DIA­RIO

La fi­lo­so­fía siem­pre ha pro­cu­ra­do ex­pli­car el mun­do y ha­cer que, en cier­ta for­ma, ha­ga­mos las pa­ces con él; por eso aho­ra es­tá tan de mo­da en for­ma de acom­pa­ña­mien­to fi­lo­só­fi­co, char­las o ca­fés fi­lo­só­fi­cos. Na­cho Ba­ñe­ras es fi­ló­so­fo y di­rec­tor de la es­cue­la fi­lo­só­fi­ca Cu­ra Sui (que en la­tín sig­ni­fi­ca “cu­rar­se a si mis­mo”). Pa­ra él la saturación de in­for­ma­ción “pro­du­ce, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la sen­sa­ción de es­tar des­in­for­ma­do. ¡Hay tan­tos te­mas que des­co­no­ce­mos! Por ejem­plo, có­mo se ori­gi­nó el con­flic­to si­rio. Ello nos lle­va a con­su­mir más in­for­ma­ción, au­men­tan­do

la sen­sa­ción de ca­tás­tro­fe y pro­du­cién­do­nos im­po­ten­cia. ¡Qué po­de­mos ha­cer no­so­tros con­tra Do­nald Trump o el te­rro­ris­mo!”. Lo que propone la fi­lo­so­fía an­te es­te pro­ble­ma es, se­gún Ba­ñe­ras, “em­pe­zar con un cier­to dis­tan­cia­mien­to. Lo pri­me­ro en lo que ten­go que preo­cu­par­me es en mí mis­mo. Una vez que es­to se ha­ce hay que tra­tar de bus­car un es­ta­do de se­re­ni­dad que nos per­mi­ta ubi­car­nos en el mun­do co­mo ob­ser­va­do­res, pa­ra ana­li­zar los pro­ble­mas de for­ma ra­cio­nal y ob­je­ti­va. Las he­rra­mien­tas que propone la fi­lo­so­fía son: pre­gun­tar, ha­cer crí­ti­ca, re­la­cio­nar­se con otros. Así es co­mo pue­den en­con­trar­se so­lu­cio­nes. Pa­ra em­pe­zar, cam­bian­do no­so­tros mo­di­fi­ca­mos nues­tro en­torno. Pe­ro ade­más siem­pre po­de­mos apor­tar nues­tro gra­ni­to de arena. Eso trans­for­ma­rá el pro­ble­ma y nos ha­rá sen­tir me­nos im­po­ten­tes”. Por ejem­plo, si nos preo­cu­pa el ex­ce­so de plás­ti­cos po­de­mos re­du­cir o eli­mi­nar nues­tro con­su­mo per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.