¿Bus­cas trucos pa­ra apro­ve­char tu pe­que­ño pi­so? ¡Aquí los tie­nes!

Cuan­do los me­tros no so­bran, en­ton­ces hay que re­cu­rrir al in­ge­nio. Con ima­gi­na­ción y al­gu­nas de es­tas claves ca­si má­gi­cas sen­ti­rás có­mo se mul­ti­pli­can los me­tros de tu ho­gar.

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Ale­jan­dra Muñoz

Una ca­sa pe­que­ña, bien de­co­ra­da, pue­de du­pli­car su es­pa­cio. ¿El se­cre­to pa­ra con­se­guir­lo? Qué­da­te so­lo con lo esen­cial, usa bien el co­lor y la luz, apro­ve­cha ca­da rin­cón y ¡ven­ce­rás! Al ha­blar de pi­sos pe­que­ños, so­le­mos pen­sar en es­tu­dios o apar­ta­men­tos pa­ra pa­re­jas, pe­ro hay fa­mi­lias que vi­ven en ca­sas mí­ni­mas pa­ra los miem­bros que son. Así que ellas tam­bién ne­ce­si­tan ha­cer ma­gia con los me­tros. En lí­neas ge­ne­ra­les, “pa­ra que un pi­so mi­ni pa­rez­ca más am­plio, es re­co­men­da­ble uti­li­zar to­nos cla­ros en pa­re­des, sue­los y te­chos y eli­mi­nar el máximo nú­me­ro de ta­bi­ques, de­jan­do so­lo los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar el uso y la in­ti­mi­dad pro­pios del lu­gar con­cre­to”, re­co­mien­da Eva Mar­tí­nez, fun­da­do­ra de obra­dee­va.com. Pe­ro si no te plan­teas em­bar­car­te en una re­for­ma, es po­si­ble dar un cam­bio a tu ca­sa sim­pli­fi­can­do el es­pa­cio. ¿Có­mo se ha­ce? Op­ta por lí­neas sen­ci­llas en el mo­bi­lia­rio, pie­zas de po­ca al­tu­ra que no en­tor­pez­can la con­ti­nui­dad vi­sual, apues­ta por to­nos cla­ros (con pin­tar de nue­vo y re­no­var al­gu­nos tex­ti­les, lo ten­drás, sin cam­bio de revestimientos) y man­tén el or­den con ar­ma­rios de puer­tas opa­cas -en los que ocul­tar to­do el desas­tre que quie­ras- y otros abier­tos, más decorativos y li­via­nos.

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA LUZ

Eva nos co­men­ta que en los pro­yec­tos con po­ca ilu­mi­na­ción na­tu­ral op­tan “por no ha­cer lle­gar los ta­bi­ques has­ta el te­cho, de mo­do que de­ja­mos pa­so a la luz y am­plia­mos vi­sual­men­te al ver­se el te­cho con­ti­nuo”. Pa­ra la in­terio­ris­ta Mó­ni­ca Ga­rri­do es fun­da­men­tal “po-

ten­ciar la en­tra­da de luz na­tu­ral pe­ro tam­bién ha­cer un buen estudio de la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial”. Así que hay que pla­ni­fi­car los pun­tos de luz. Un tru­co in­fa­li­ble es ilu­mi­nar las es­qui­nas de una ha­bi­ta­ción (al me­nos dos de ellas) con apli­ques, lám­pa­ras col­gan­tes o de

pie o sue­lo. Pien­sa en la ilu­mi­na­ción de tu ca­sa por es­ce­nas, de for­ma que pue­das crear dis­tin­tos am­bien­tes se­gún el mo­men­to. No es lo mis­mo la in­ten­si­dad que pre­ci­sa la zo­na de co­me­dor o tra­ba­jo, que la del sa­lón cuan­do te dis­po­nes a ver una pe­lí­cu­la, siem­pre más te­nue.

Una zo­na de es­tar mo­du­lar, que se adap­ta al mo­men­to, y con pie­zas li­ge­ras co­mo las me­sas au­xi­lia­res y pufs. To­do, de Ikea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.