PEN­SE­MOS ME­NOS EN DIE­TAS

Objetivo Bienestar - - EDITORA INVITADA -

Se­gu­ro que más de una vez te has pues­to a die­ta. Pro­ba­ble­men­te te ha­ya im­pul­sa­do a ello una in­ten­ción por me­jo­rar tu fí­si­co. Un de­seo por me­jo­rar tu ima­gen en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. En otro ca­so, pue­de ha­ber si­do por pres­crip­ción mé­di­ca. En el pri­mer ejem­plo, tu in­te­rés por re­sol­ver al­go que no te gus­ta­ba en ese mo­men­to te ha lle­va­do a cui­dar­te por un tiem­po de­ter­mi­na­do. En el se­gun­do, el sen­ti­do de la obli­ga­ción o el mie­do in­fun­da­do es el que ha he­cho cam­biar cier­tas cos­tum­bres afin­ca­das en tu vi­da. Y, po­si­ble­men­te, en la ma­yo­ría de ca­sos es­te cam­bio se ha pro­lon­ga­do en el tiem­po has­ta con­ver­tir­se en un nue­vo há­bi­to.

Y es que vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que que­re­mos re­sul­ta­dos de ma­ne­ra in­me­dia­ta, por­que nos han he­cho creer que po­de­mos dis­po­ner de lo que nos in­tere­sa en el mo­men­to que que­re­mos. De es­ta ma­ne­ra, en ge­ne­ral, so­mos in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te a la frus­tra­ción y no nos po­de­mos per­mi­tir el lu­jo de abu­rrir­nos. Es­to lo lle­va­mos a to­das las áreas de nues­tra vi­da. Y lo mis­mo ocu­rre con nues­tra sa­lud.

Cuan­do so­lo pen­sa­mos en ella en cier­tas oca­sio­nes, vol­ve­mos a que­rer re­sul­ta­dos al mo­men­to y nos con­ver­ti­mos en in­ca­pa­ces a la ho­ra de pro­lon­gar es­tas nue­vas cos­tum­bres y cui­da­dos en el tiem­po. A ello hay que su­mar­le que tras in­ten­tar una y otra vez po­ner­nos a die­ta, el con­cep­to que te­ne­mos de ella sea ne­ga­ti­vo: pa­so hambre, du­ra po­co tiem­po, no pue­do te­ner vi­da so­cial, me can­sa… Po­si­ble­men­te se tra­te de un cam­bio de pers­pec­ti­va. Si re­co­noz­co que no ten­go unas bue­nas cos­tum­bres en ali­men­ta­ción, ¿por qué no de­ja­mos a un la­do nues­tra in­ten­ción de po­ner­nos a die­ta una vez más, pa­ra pa­sar a apren­der a co­mer y es­ta­ble­cer bue­nos há­bi- tos? ¿Y có­mo te sien­tes cuan­do es­cu­chas la pa­la­bra “há­bi­tos”? Po­si­ble­men­te veas la po­si­bi­li­dad de man­te­ner al­go a lo lar­go del tiem­po, pe­ro que pa­ra ti sea al­go de­ma­sia­do cos­to­so y creas que no vas a ser ca­paz. Sí, un há­bi­to se ge­ne­ra por la re­pe­ti­ción en el tiem­po. Pe­ro a dia­rio rea­li­za­mos di­fe­ren­tes há­bi­tos que apren­di­mos des­de la in­fan­cia y que aho­ra mis­mo no su­po­nen nin­gún esfuerzo. Cla­ro, por­que se con­vir­tió en há­bi­to tras re­pe­tir­lo to­dos los días. ¿Qué te lle­va a pen­sar en­ton­ces que no vas a po­der rea­li­zar­lo en lo que res­pec­ta a la co­mi­da? Si yo apren­do a lle­var una bue­na ali­men­ta­ción y a con­ver­tir­lo en un há­bi­to no vol­ve­ré a re­cu­rrir a las fa­mo­sas die­tas, que co­rres­pon­den al mo­men­to in­me­dia­to y que se van tal y co­mo lle­gan. Apren­der a co­mer y ge­ne­rar es­ta cos­tum­bre no es igual de fá­cil pa­ra al­gu­nas per­so­nas, pe­ro no es im­po­si­ble. Y si to­do es­te re­co­rri­do lo rea­li­zas de la mano de un experto, te ayu­da­rá a ajus­tar es­ta ru­ti­na a tu vi­da dia­ria, ade­más de rom­per cier­tos mi­tos: Por­que sí po­drás te­ner una vi­da so­cial, no te abu­rri­rás y no pa­sa­rás hambre.

Pa­ra que es­to ocu­rra ten­drás que tra­ba­jar di­fe­ren­tes as­pec­tos de tu in­te­rior, que no se ven, de los que po­si­ble­men­te no seas cons­cien­te y que son los que ha­cen que tus com­por­ta­mien­tos sean los que son. Po­ner­le em­pe­ño a or­ga­ni­zar bien el tiem­po, apren­der de los erro­res que co­me­tis­te an­te­rior­men­te o ge­ne­rar otros há­bi­tos que no ten­gan que ver con la co­mi­da te po­drán ayu­dar en es­ta oca­sión. Pe­ro no ol­vi­des que has de tra­ba­jar to­das las creen­cias li­mi­tan­tes que tie­nes so­bre ti pa­ra au­men­tar tu se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma; apren­de a de­tec­tar cuá­les son tus emo­cio­nes y có­mo se re­la­cio­nan és­tas con la co­mi­da y ave­ri­gua cuál es la fi­na­li­dad que te lle­va a cui­dar­te y man­te­ner­la en el tiem­po. Tra­ba­jar to­dos es­tos as­pec­tos te lle­va­rá a ol­vi­dar­te de las die­tas y a em­pe­zar a co­mer bien, y con­tri­bui­rá a que lo­gres man­te­ner es­te nue­vo há­bi­to en el tiem­po.

“Una bue­na or­ga­ni­za­ción del tiem­po, iden­ti­fi­car y ges­tio­nar nues­tras emo­cio­nes sin ‘co­mér­nos­las’ y tum­bar nues­tras creen­cias li­mi­tan­tes son los pri­me­ros pa­sos pa­ra es­ta­ble­cer y man­te­ner há­bi­tos sa­lu­da­bles”, afir­ma Cris­ti­na So­ria.

Cris­ti­na So­ria Pe­rio­dis­ta, coach y es­cri­to­ra, plan­tea fo­men­tar los bue­nos há­bi­tos en la ali­men­ta­ción. Es autora de No son las die­tas, son los há­bi­tos (Es­pa­sa)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.