ALER­TA ‘FA­KE NEWS’

Objetivo Bienestar - - LA OPINIÓN IMPORTA - Mar­ta Ro­bles pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra www.mar­ta­ro­bles.es

Lo de las no­ti­cias fal­sas no es de aho­ra, no se crean. In­ven­tar his­to­rias con cual­quier ti­po de os­cu­ro pro­pó­si­to ha si­do una cons­tan­te des­de que el hom­bre es hom­bre, por cues­tión de in­tere­ses, odios o ren­co­res. Y cuan­do el pe­rio­dis­mo se con­vir­tió en el cuar­to po­der, ca­si con ma­yor mo­ti­vo. Los due­ños de la in­for­ma­ción se die­ron cuen­ta de que era tal la cre­di­bi­li­dad que se le con­ce­día a los pe­rió­di­cos, pri­me­ro, y a los me­dios en ge­ne­ral, des­pués, que pa­re­cía que cual­quier co­sa que re­co­gie­ran, por in­só­li­ta que pa­re­cie­se, era el evan­ge­lio y no ca­bía dis­cu­sión so­bre ella. Pe­ro lo cier­to es que una de las frases más fa­mo­sas del mag­na­te de la co­mu­ni­ca­ción Wi­lliam Ran­dolph Hearst, la de “tú pon la fo­to que yo pon­dré la gue­rra”, de­jó cla­ro en su día que exis­tía cier­to pe­rio­dis­mo ca­paz de fal­sear la reali­dad has­ta el de­li­rio, con tal de pu­bli­car una “bue­na his­to­ria”. ¿Y qué era una “bue­na his­to­ria” o una “bue­na no­ti­cia”? Las bue­nas no­ti­cias no son no­ti­cias. El pro­pio Hearst lo ex­pli­ca­ba di­cien­do que: “No­ti­cia es al­go que al­guien no quie­re ver publicado; to­do lo de­más es pu­bli­ci­dad”. Di­ga­mos que se le ol­vi­dó aña­dir que te­nía que ser al­go real y no in­ven­ta­do; ni si­quie­ra me­dio in­ven­ta­do… El ama­ri­llis­mo en la pren­sa con­ven­cio­nal ha lle­na­do el mun­do de men­ti­ras y ha arrui­na­do la vi­da de mu­chas per­so­nas… Pe­ro na­da com­pa­ra­ble con lo que pue­de ocu­rrir aho­ra, en cues­tión de se­gun­dos, en la red. Más allá de esos ti­tu­la­res frau­du­len­tos que ter­gi­ver­san las in­for­ma­cio­nes, con el áni­mo de con­se­guir nu­me­ro­sos clics que las res­pal­den, las re­des es­tán lle­nas de no­ti­cias fal­sas por com­ple­to, que se sue­len cons­truir con in­gre­dien­tes lo su­fi­cien­te­men­te ve­ro­sí­mi­les co­mo pa­ra que cual­quier in­cau­to de bue­na vo­lun­tad pi­que, sin in­ten­ción, y con­vier­ta la pa­tra­ña en una reali­dad in­des­truc­ti­ble gra­cias a su pri­mer re­tuit y a los su­ce­si­vos, que pue­den aca­bar sien­do mi­llo­nes. To­dos po­de­mos caer en el fa­ke si sue­na lo su­fi­cien­te­men­te creí­ble y nos lle­ga a tra­vés de un ca­nal de con­fian­za. Los pe­rio­dis­tas y es­cri­to­res, tam­bién, sí. A mí me ha pa­sa­do; y por res­pon­sa­bi­li­dad hi­ce lo que los ex­per­tos en sa­lir in­dem­nes de cual­quier asun­to re­co­mien­dan no ha­cer ja­más: re­co­no­cí que me ha­bían en­ga­ña­do y aler­té a to­do el per­so­nal, con lo cual tu­ve que ape­chu­gar con in­sul­tos sim­ples y com­pues­tos, por ser pe­rio­dis­ta y no ha­ber con­tras­ta­do la in­for­ma­ción. De­bo acla­rar­les que es obli­ga­to­rio que los pe­rio­dis­tas com­pro­be­mos cuan­to con­ta­mos en nues­tro tra­ba­jo pe­ro, en la vi­da nor­mal, no ana­li­za­mos los pros­pec­tos de las cre­mas, ya se lo di­go. Y cae­mos tam­bién, có­mo no, en asun­tos ton­tos o no tan ton­tos (re­cuér­de­se el ca­so del hom­bre del fal­so cán­cer). ¿Qué ha­cer pa­ra no ser pre­sas de las fa­ke news y pa­ra no con­ver­tir­nos en cóm­pli­ces ne­ce­sa­rios de su pro­pa­ga­ción? Pues hay que ser cui­da­do­sa, cla­ro. So­bre to­do pa­ra no re­pro­du­cir na­da que pue­da ha­cer da­ño a los de­más. Y si lo ha­ce­mos por error, lo su­yo, ay, ay, ay, es re­co­no­cer la fal­ta y ad­ver­tir… Eso sí, nos caerá la del pul­po…

Mis re­co­men­da­cio­nes del mes:

1. Fa­ke news: la ver­dad de las no­ti­cias fal­sas, de Marc Amo­rós Gar­cía (Ed. Pla­ta­for­ma). Un li­bro im­pres­cin­di­ble pa­ra pro­fun­di­zar en las im­pli­ca­cio­nes de leer y creer en no­ti­cias fal­sas y en­ten­der la ma­ne­ra en que per­ju­di­can nues­tra sa­lud in­for­ma­ti­va y nos vuel­ven ca­da día más cie­gos.

2. Nº 5 L’Eau all over spray, de Cha­nel. Un va­po­ri­za­dor que per­fu­ma con es­ta fra­gan­cia a tra­vés de una bru­ma fres­ca. Pu­ro es­pe­jis­mo. Un aro­ma em­bria­ga­dor pro­ve­nien­te de un per­fu­me que no es exac­ta­men­te un per­fu­me... ¿o sí?

Los pe­rio­dis­tas de­be­mos com­pro­bar lo que con­ta­mos, pe­ro cae­mos tam­bién en asun­tos ton­tos

FO­TO: GABRIELA TARASCON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.