ME­DI­DAS DE PRE­VEN­CIÓN

Objetivo Bienestar - - CUERPO | SALUD -

PRE­SER­VA­TI­VO.

Es el mé­to­do más re­co­men­da­do. Se­gún el der­ma­tó­lo­go Ro­mán Ba­ra­bash, “pro­te­ge de ma­ne­ra efi­caz fren­te a las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual que se trans­mi­ten por flui­dos, en las que exis­ta pe­ne­tra­ción va­gi­nal, anal u oral, co­mo pue­den ser go­no­rrea, chlamy­dia, vi­rus de la he­pa­ti­tis B, he­pa­ti­tis C y el VIH”. Sin em­bar­go, en otras en­fer­me­da­des co­mo el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH), her­pes o sí­fi­lis, no pro­por­cio­na una pro­tec­ción to­tal: “En es­tos no es efi­caz al 100% por­que se pue­den trans­mi­tir aun­que no exis­ta pe­ne­tra­ción, bas­ta con el con­tac­to de piel con piel, piel con mu­co­sas, o mu­co­sa con mu­co­sa”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

VA­CU­NAS.

“La va­cu­na­ción fren­te al vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano es re­co­men­da­ble”, afir­ma Est­her de la Viu­da, gi­ne­có­lo­ga en el Hospital Uni­ver­si­ta­rio de Guadalajara. An­te es­te vi­rus, que pue­de cau­sar cán­cer de cue­llo de úte­ro, exis­te va­cu­na y se en­cuen­tra in­clui­da en los ca­len­da­rios de va­cu­na­ción de to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­pa­ño­las, ad­mi­nis­trán­do­se a las chi­cas de en­tre 11 y 14 años. La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría re­co­mien­da es­ta va­cu­na­ción en to­das las ado­les­cen­tes y tam­bién re­co­mien­da va­lo­rar­lo en los va­ro­nes. Las per­so­nas va­cu­na­das desa­rro­llan de­fen­sas que evi­tan la in­fec­ción por es­tos vi­rus en ca­so de con­tac­to se­xual, aun­que hay que te­ner pre­sen­te que no to­dos los vi­rus im­pli­ca­dos en los tu­mo­res es­tán con­te­ni­dos en las va­cu­nas dis­po­ni­bles.

ABS­TI­NEN­CIA.

“Se re­co­mien­da no man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les cuan­do se ten­gan sín­to­mas de cual­quie­ra de las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual pa­ra evi­tar con­ta­giar a otras per­so­nas”, ad­vier­te la gi­ne­có­lo­ga Est­her de la Viu­da.

HI­GIE­NE ÍN­TI­MA.

El ex­ce­so de lim­pie­za o de ex­po­si­ción al agua de nues­tra piel su­po­ne una agre­sión pa­ra la mis­ma y pue­de de­te­rio­rar­la. “Des­tru­ye sus ba­rre­ras pro­tec­to­ras y abre la puer­ta de en­tra­da a bac­te­rias, hon­gos, vi­rus y a otros mi­cro­or­ga­nis­mos. Por tan­to, la du­cha dia­ria en con­di­cio­nes normales con ja­bo­nes de pH neu­tro sue­le ser su­fi­cien­te”, acon­se­ja Ro­mán Ba­ra­bash. El der­ma­tó­lo­go tam­bién re­co­mien­da no com­par­tir ro­pa o te­ji­dos, aun­que se­gún ma­ti­za es una vía de trans­mi­sión bas­tan­te in­fre­cuen­te. Ade­más, la doc­to­ra Te­re­sa Puer­ta, coor­di­na­do­ra del Gru­po Es­pa­ñol pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de En­fer­me­da­des de Trans­mi­sión Se­xual/Si­da de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía, acon­se­ja evi­tar el uso de ro­pa in­te­rior es­tre­cha o sin­té­ti­ca, ya que au­men­ta la hu­me­dad en la zo­na vul­var fa­ci­li­tan­do la apa­ri­ción de hon­gos va­gi­na­les, y las du­chas va­gi­na­les por­que mo­di­fi­can la mi­cro­bio­ta va­gi­nal. “Es­tos há­bi­tos pue­den dar lu­gar a otras in­fec­cio­nes (no de trans­mi­sión se­xual) re­la­cio­na­das con la al­te­ra­ción de la flo­ra va­gi­nal, co­mo pue­den ser la va­gi­no­sis bac­te­ria­na o la can­di­dia­sis”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.