PI­LA­TES

Objetivo Bienestar - - CUERPO | DEPORTE -

¿En qué con­sis­te?

Es­ta prác­ti­ca, em­plea­da por pri­me­ra vez por Jo­seph H. Pi­la­tes a prin­ci­pios del si­glo XX, sir­ve pa­ra for­ta­le­cer y equi­li­brar el cuer­po. Una cla­se de pi­la­tes no es pa­ra re­la­jar­se. Se tra­ba­jan prin­ci­pios bá­si­cos que van des­de la res­pi­ra­ción, la con­cen­tra­ción (pres­tan­do mu­cha aten­ción a los mo­vi­mien­tos) y el for­ta­le­ci­mien­to del co­re (el área que en­glo­ba to­da la re­gión ab­do­mi­nal y par­te ba­ja de la es­pal­da).

¿Pa­ra qué sir­ve?

Su ob­je­ti­vo es tra­ba­jar la fuer­za mus­cu­lar, la fir­me­za y la es­ta­bi­li­dad de la co­lum­na ver­te­bral. Por lo tan­to, se uti­li­za mu­cho co­mo terapia en reha­bi­li­ta­ción y pa­ra cu­rar (y pre­ve­nir) los do­lo­res de es­pal­da. “Uno de los be­ne­fi­cios del pi­la­tes es la me­jo­ra pos­tu­ral, eso quie­re de­cir so­lu­cio­nar, co­rre­gir o apren­der a con­vi­vir con le­sio­nes de es­pal­da”, ex­pli­ca Ely Me­rino, de Pi­la­te­sSu­pBeach.

¿De­bo te­ner pa­cien­cia?

Sí, por­que aun­que to­do el mun­do pue­de ini­ciar­se en pi­la­tes, los re­sul­ta­dos ne­ce­si­tan su tiem­po. Al exis­tir va­rios ni­ve­les, lo pue­de prac­ti­car to­do el mun­do. “Siem­pre y cuan­do es­té bien he­cho y adap­ta­do a su cuer­po”, afir­ma Pas­ca­le Bony, so­cia y pro­fe­so­ra del estudio BeYo­ga BCN. Las cla­ses sue­len du­rar unos 50-60 min y su estructura de­pen­de del ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.