Se di­ce que el ve­rano es la me­jor épo­ca pa­ra prac­ti­car se­xo.

¿Es cier­to que es la me­jor épo­ca del año pa­ra el se­xo? Pa­re­ce que hay factores que lo fa­ci­li­tan, más piel a la vis­ta, más tiem­po li­bre... pe­ro tú tam­bién pue­des con­tri­buir a que sea la es­ta­ción más se­xual dan­do rien­da suel­ta a tus deseos e ima­gi­na­ción.

Objetivo Bienestar - - SUMARIO - Car­me Sàn­chez, se­xó­lo­ga

Pe­ro eso al fi­nal de­pen­de de ti.

EN­CUEN­TROS CON NOM­BRE DE CIU­DAD

Las obli­ga­cio­nes co­ti­dia­nas, que son más ur­gen­tes, de­jan po­co tiem­po pa­ra dis­fru­tar de una se­xua­li­dad cons­cien­te y slow con la pa­re­ja, y unos días de relax pue­den ser la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­to­mar­la o em­pe­zar a prac­ti­car me­jor se­xo.

A me­nu­do, las pa­re­jas or­ga­ni­zan las va­ca­cio­nes de ma­ne­ra mi­nu­cio­sa, pe­ro sin in­cor­po­rar una fran­ja de tiem­po pa­ra las re­la­cio­nes se­xua­les. Son ca­pa­ces de ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción ex­haus­ti­va de to­do lo que vi­si­ta­rán du­ran­te el via­je o la es­tan­cia, pe­ro no pien­san en de­jar una ma­ña­na, una tar­de o una no­che pa­ra di­ver­tir­se en la ha­bi­ta­ción del ho­tel o del apar­ta­men­to, bau­ti­zan­do el ese mo­men­to se­xual, por ejem­plo, con el nom­bre de la ciu­dad. Un via­je empieza cuan­do lo pla­neas y no ter­mi­na nun­ca, por­que siem­pre que lo re­cuer­das lo re­vi­ves. Así, se pue­den uti­li­zar el nom­bre de las ciu­da­des que ha­béis vi­si­ta­do, las mon­ta­ñas que ha­béis es­ca­la­do o los ho­te­les en los que ha­béis dor­mi­do pa­ra de­no­mi­nar vues­tras re­la­cio­nes se­xua­les y se­rá un re­cuer­do más de la va­ca­cio­nes, aun­que no exis­ta nin­gu­na fo­to so­bre el even­to… O qui­zás sí, aun­que es­tas no se en­se­ñen a las amis­ta­des.

DESMELÉNATE CON EL CA­LOR, ¡APRO­VÉ­CHA­LO!

Mu­chas pa­re­jas ex­pe­ri­men­tan pi­cos de de­seo se­xual coin­ci­dien­do con las va­ca­cio­nes estivales. De he­cho, es un ter­mó­me­tro que en terapia uti­li­zo co­mo diag­nós­ti­co: si du­ran­te es­ta épo­ca la fre­cuen­cia y tam­bién la ca­li­dad del se­xo au­men­ta, sig­ni­fi­ca que la pa­re­ja si­gue se­xual­men­te vin­cu­la­da, y es el ex­ce­so de obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les o fa­mi­lia­res lo que es­tá di­fi­cul­tan­do los en­cuen­tros ín­ti­mos.

Pro­po­ner­se cui­dar más a la pa­re­ja, sor­pren­der­la con de­ta­lles, mi­mos, pa­la­bras de afec­to, y so­bre to­do, pa­sar más tiem­po de ca­li­dad en co­mún, ten­drían que es­tar in­clui­das de serie en una bue­na ru­ta de via­je. Pe­ro tam­bién hay que in­cluir toques más pi­can­tes co­mo un ma­greo en ple­na na­tu­ra­le­za, apro­ve­char la ba­ñe­ra y el ascensor del ho­tel pa­ra unos pre­li­mi­na­res, me­ter­se mano en una te­rra­za, ha­cer­lo con las ven­ta­nas abier­tas y has­ta, in­clu­so, in­for­mar­lo de que no te has pues­to ro­pa in­te­rior de­ba­jo del ves­ti­do.

Ol­vi­dar­se del te­lé­fono mó­vil y de­más apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos es otra ex­ce­len­te estrategia vacacional. Es muy sano apa­gar los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y re­co­nec­tar con la vi­da de pa­re­ja.

¡RELACIÓNATE MÁS!

Si no tie­nes pa­re­ja, el ve­rano es un buen mo­men­to pa­ra no cor­tar­te y ex­pe­ri­men­tar di­gi­tal y pre­sen­cial­men­te. Las pá­gi­nas web de ci­tas y las re­des so­cia­les en ge­ne­ral au­men­tan su trá­fi­co y no so­lo pa­ra bus­car pa­re­ja, sino tam­bién pa­ra con­tac­tar con per­so­nas en el des­tino de va­ca­cio­nes y que­dar con amis­ta­des vir­tua­les o po­der co­no­cer de nue­vas. Así que cam­bia tu fo­to del per­fil por una acorde con la es­ta­ción del año, su­gie­re que es­tás más dis­po­ni­ble du­ran­te de­ter­mi­na­dos días, y por pri­va­do ya da­rás más in­for­ma­ción de tu lu­gar de ve­ra­neo, si lo crees opor­tuno.

Es im­por­tan­te co­no­cer gen­te nue­va, pe­ro re­du­ce un po­co el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra te­ner más éxi­to: que­da con per­so­nas que ten­gan in­tere­ses pa­re­ci­dos a los tu­yos. Si eres muy fan de de­ter­mi­na­das se­ries, por ejem­plo, o tie­nes una afi­ción con­cre­ta te se­rá más fá­cil co­nec­tar con otros a par­tir de al­go en co­mún. Hoy es más sen­ci­llo a par­tir de re­des so­cia­les que fa­ci­li­tan reunio­nes de per­so­nas lo­ca­les que com­par­ten in­tere­ses co­mu­nes co­mo, por ejem­plo, Mee­tup. Si te gus­ta viajar, apro­ve­cha las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen agen­cias y pá­gi­nas web que or­ga­ni­zan sa­li­das, via­jes y ex­cur­sio­nes pa­ra sin­gles, o los be­ne­fi­cios de apli­ca­cio­nes co­mo Couch­sur­fing, que te per­mi­te co­no­cer gen­te y ac­ti­vi­da­des pa­ra com­par­tir mien­tras es­tás de via­je.

NO TE COR­TES...

El pri­mer freno de la ma­yo­ría de las chi­cas que toman la ini­cia­ti­va vir­tual­men­te o pre­sen­cial­men­te es superar la frus­tra­ción al re­cha­zo. De he­cho, co­mo no­so­tras he­mos si­do siem­pre las “se­du­ci­das” con­ta­mos, en ge­ne­ral, con me­nos ex­pe­rien­cia y tam­bién to­le­ra­mos peor que al­guien nos dé una ne­ga­ti­va. Al­gún que otro hom­bre se ha que­ja­do en mi con­sul­ta de ha­ber si­do in­sul­ta­do por una chi­ca que le ha­bía “en­tra­do” en un bar de co­pas, y a la que él ha­bía rechazado. Por ello, adáp­ta­te a es­te nue­vo rol de­jan­do atrás ma­los ro­llos pa­sa­dos y acep­tan­do que no siem­pre vas a triun­far a la pri­me­ra. El se­gun­do es cla­ri­fi­car tus in­ten­cio­nes con­ti­go mis­ma, pa­ra que te sea más fá­cil ser ho­nes­ta con la otra per­so­na: si so­lo bus­cas pa­sar­lo bien, acép­ta­lo sin re­mor­di­mien­tos, aun­que sien­do pru­den­te; si lo que cier­ta­men­te deseas es en­con­trar una pa­re­ja, no lo dis­fra­ces de se­xo an­te tu ce­re­bro; y si es­tás abier­ta a lo que sur­ja, pues dé­ja­te lle­var.

Qui­zás el ver­bo más im­por­tan­te a la ho­ra de se­du­cir es jus­ta­men­te “ob­ser­var”: cuan­do lle­gues a cual­quier fies­ta, reunión, bar o dis­co­te­ca de­di­ca unos mi­nu­tos a mi­rar de­te­ni­da­men­te el en­torno, a las per­so­nas que in­ter­ac­túan, y có­mo y con quién lo ha­cen. To­ma no­ta men­tal­men­te de los de­ta­lles más re­le­van­tes y de­ci­de a quién di­ri­gir­te y có­mo ha­cer­lo.

A POR EL ACER­CA­MIEN­TO

Acep­tan­do siem­pre que “el no ya lo tie­nes”, pro­cu­ra que al­guien te pre­sen­te al chi­co que te ha gus­ta­do y que te dé al­go de in­for­ma­ción ex­tra, si pue­de ser. Acér­ca­te a él con de­ci­sión, si es­tá so­lo, o al gru­po con el que es­tá, pe­ro in­ten­tan­do que le que­de cla­ro que te in­tere­sas por él: re­par­te mi­ra­das al res­to, pe­ro man­tén­se­la más tiem­po a él, o tó­ca­le dis­cre­ta­men­te el bra­zo mien­tras te pre­sen­tas. In­ten­ta ha­cer­le son­reír con al­gún de­ta­lle que te ha­ya lla­ma­do la aten­ción de su as­pec­to o de su com­por­ta­mien­to. Lle­ga­da a es­te pun­to, si­gue son­rien­do – nun­ca de­jes de son­reír–, y pon en mar­cha la se­gun­da ac­ción más im­por­tan­te del pro­ce­so de atrac­ción: la es­cu­cha ac­ti­va.

A ve­ces da­mos más im­por­tan­cia a lo que que­re­mos de­cir o de­ci­mos, y no tan­to a lo que la otra per­so­na nos es­tá co­mu­ni­can­do. Es de­cir, que si quien tie­nes de­lan­te te es­tá dan­do mu­cha in­for­ma­ción so­bre si quie­re se­guir char­lan­do con­ti­go y si le es­tás gus­tan­do, o si no te es­tá pres­tan­do de­ma­sia­da aten­ción. Si la si­tua­ción evo­lu­cio­na ha­cia una con­ver­sa­ción in­tere­san­te, ya de­ci­di­rás so­bre la mar­cha có­mo la quie­res con­ti­nuar. Si, en cam­bio, tie­nes que re­ple­gar­te por­que no hay co­rres­pon­den­cia por su par­te, o bien des­cu­bres que no era lo que es­pe­ra­bas, ana­li­za la si­tua­ción en su con­jun­to pa­ra me­jo­rar. En es­to de la se­duc­ción no exis­te una fór­mu­la ma­gis­tral.

LOS PRO­BLE­MAS, FUE­RA DE LA MA­LE­TA

Es im­por­tan­te ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas, a la vez que rea­lis­tas, res­pec­to a ese tiem­po jun­tos. No pre­ten­das so­lu­cio­nar pro­ble­mas du­ran­te las va­ca­cio­nes, a ve­ces es me­jor la estrategia que uti­li­za­ba la inol­vi­da­ble Es­car­la­ta O’Ha­ra con su “no pue­do pen­sar en eso aho­ra, si lo ha­go, me vol­ve­ré lo­ca. Pen­sa­ré en eso ma­ña­na”, y de­jar­lo pa­ra la vuel­ta. Por­que las va­ca­cio­nes no lo arre­gla­rán to­do, pe­ro pue­den pro­por­cio­nar mo­men­tos pa­ra pro­po­ner fu­tu­ros re­tos co­mu­nes, co­mo apun­tar­se a una ac­ti­vi­dad pa­ra en­ca­rar me­jor el “ini­cio de cur­so”, u or­ga­ni­zar, de ma­ne­ra pe­rió­di­ca, sa­li­das jun­tos en los próximos me­ses.

Si vi­vís jun­tos y so­léis com­par­tir­lo to­do, no des­car­tes la idea de ha­cer ca­da uno una es­ca­pa­da con amis­ta­des o fa­mi­lia­res res­pec­ti­vos. Ayu­da a ai­rear la pa­re­ja y a afian­zar la re­la­ción. Si, en cam­bio, vi­vís dis­tan­cia­dos por tra­ba­jo o bien te­néis hi­jos en co­mún o de otras pa­re­jas, com­par­tir unos días a so­las os pue­de ayu­dar a dis­fru­tar de mo­men­tos de in­ti­mi­dad que la vi­da co­ti­dia­na no os per­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.