¿UN ZU­MO EQUI­VA­LE A UNA RA­CIÓN DE FRU­TA?

Objetivo Bienestar - - CUERPO | NUTRICIÓN -

Los ex­per­tos se mues­tran di­vi­di­dos. “Nun­ca de­be­ría­mos con­su­mir la fru­ta en for­ma de zu­mo”, opi­na Quin­tas. “Cuan­do ex­pri­mi­mos la fru­ta, la ma­yo­ría de la fi­bra se que­da en el ex­pri­mi­dor, cuan­do esa fi­bra es la que va ayu­dar a ate­nuar el pi­co de in­su­li­na que pro­vo­can los hi­dra­tos de car­bono de la fru­ta cuan­do en­tran de gol­pe en el to­rren­te san­guí­neo. Es­to va­le tam­bién pa­ra los zu­mos ca­se­ros”, aler­ta. Ade­más, mien­tras co­mer­se una na­ran­ja en­te­ra re­quie­re cin­co mi­nu­tos, be­ber­se un zu­mo con tres na­ran­jas re­pre­sen­ta cin­co se­gun­dos (con su en­tra­da rá­pi­da al to­rren­te san­guí­neo). Car­men Gó­mez Can­de­la tie­ne una opi­nión di­fe­ren­te. “No hay nin­gún pro­ble­ma en to­mar una de las pie­zas de fru­ta en for­ma de zu­mo, so­bre to­do, en un país co­mo Es­pa­ña, don­de ca­si na­die to­ma las tres ra­cio­nes de fru­ta acon­se­ja­das. La le­yen­da ne­gra de los zu­mos me pa­re­ce in­to­le­ra­ble”, se la­men­ta. “El te­ma del azú­car de los zu­mos ha si­do tre­men­da­men­te mal con­ta­do a la po­bla­ción. Por ex­pli­car­lo muy fá­cil; los car­bohi­dra­tos se cla­si­fi­can en di­fe­ren­tes ti­pos. A los más pe­que­ños se les de­no­mi­na azú­ca­res. Lo que pa­sa es que cuan­do la gen­te tie­ne en sus ma­nos un zu­mo y observa que tie­ne azú­car, da por he­cho que se tra­ta de azú­car aña­di­do, cuan­do la fruc­to­sa for­ma par­te de la com­po­si­ción de la fru­ta. Ha­blo de los zu­mos na­tu­ra­les o de los que so­lo in­clu­yen fru­ta ex­pri­mi­da, no de los néc­ta­res”, aclara la en­do­cri­na. “La po­si­ción de la aso­cia­ción “5 al día” es que es me­jor to­mar la fru­ta en­te­ra. Sin em­bar­go, be­ber un va­so pe­que­ño de 150 mi­li­li­tros de zu­mo al día no su­po­ne nin­gún ries­go pa­ra la sa­lud”, in­ter­vie­ne Ma­nuel Moñino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.