Ciu­dad BBVA en Ma­drid

Oficinas - - SUMARIO -

Pro­yec­to: Her­zog & de Meu­ron

el di­se­ño pro­pues­to por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra sui­zo Her­zog & de Meu­ron con­ju­ga a la per­fec­ción los va­lo­res que BBVA pre­ten­día plas­mar en la cons­truc­ción de su nue­va se­de cor­po­ra­ti­va en Ma­drid: efi­cien­cia, sos­te­ni­bi­li­dad, in­no­va­ción y com­pro­mi­so con los em­plea­dos. Con­ver­ti­da ya en un icono ar­qui­tec­tó­ni­co del sky­li­ne de la ca­pi­tal, la nue­va se­de cuen­ta ya con la cer­ti­fi­ca­ción ISO 14001 y se ha cons­trui­do si­guien­do los cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad ne­ce­sa­rios pa­ra con­se­guir el cer­ti­fi­ca­do LEED Oro, uno de los es­tán­da­res de cons­truc­ción sos­te­ni­ble más exi­gen­te.

Pro­yec­to: Her­zog & de Meu­ron

Lo­ca­li­za­ción: Ma­drid

En el sky­li­ne de la ciu­dad de Ma­drid des­ta­ca un nue­vo icono ar­qui­tec­tó­ni­co, ubi­ca­do en el ba­rrio de Las Ta­blas. Se tra­ta de La Ve­la, una to­rre de for­ma elíp­ti­ca de 93 m de al­tu­ra, edi­fi­cio prin­ci­pal de la nue­va se­de cor­po­ra­ti­va que el BBVA ha le­van­ta­do en el nor­te de la ca­pi­tal: un com­ple­jo de ofi­ci­nas y ser­vi­cios de más de 250.000 m2 en el que tra­ba­ja­rán cer­ca de 6.000 per­so­nas.

El pro­yec­to de la Ciu­dad BBVA es­tá fir­ma­do por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra sui­zo Her­zog & de Meu­ron, cu­ya pro­pues­ta re­sul­tó ga­na­do­ra tras un con­cur­so fa­lla­do en agos­to de 2008. Des­pués de 5 años de obras, el com­ple­jo ha fi­na­li­za­do su cons­truc­ción ba­jo la Di­rec­ción de obra del es­tu­dio de ar­qui­tec­tos Or­tiz&Leon, en co­la­bo­ra­ción con JG In­ge­nie­ros, en­car­ga­dos de las ins­ta­la­cio­nes, y con­sul­to­res e in­ge­nie­rías de pri­mer ni­vel.

El di­se­ño pro­pues­to por Her­zog & de Meu­ron ha sa­bi­do con­ju­gar los va­lo­res que BBVA pre­ten­día plas­mar en la cons­truc­ción de la nue­va se­de cor­po­ra­ti­va: efi­cien­cia, sos­te­ni­bi­li­dad, in­no­va­ción y com­pro­mi­so con los em­plea­dos.

El com­ple­jo

Jac­ques Her­zog y Pie­rre de Meu­ron des­cri­ben el pro­yec­to co­mo una es­truc­tu­ra li­neal de edi­fi­cios de tres al­tu­ras, con pa­tios, pa­sa­jes y jar­di­nes, que se po­sa co­mo co­mo una al­fom­bra so­bre un te­rreno con im­por­tan­tes des­ni­ve­les. Una pla­za re­don­dea­da se re­cor­ta de la “al­fom­bra”, y gi­ra en ver­ti­cal pa­ra con­ver­tir­se en una to­rre muy es­bel­ta en el sky­li­ne de Ma­drid.

En la Ciu­dad del BBVA se di­fe­ren­cian en efec­to dos ti­po­lo­gías de edi­fi­cios: la Ve­la, -bau­ti­za­da así por los em­plea­dos del gru­po a tra­vés de un con­cur­so de ideas-, con 93 me­tros de al­tu­ra, 19 plan­tas y una es­truc­tu­ra for­ma­da por 35 ra­dios de di­fe­ren­tes me­di­das, y sie­te edi­fi­cios ho­ri­zon­ta­les de plan­ta ba­ja más dos al­tu­ras.

El com­ple­jo cuen­ta con cer­ca de 140.000 m2 ba­jo ra­san­te y 112.000 m2 so­bre ra­san­te y se ver­te­bra al­re­de­dor de una gran pla­za cen­tral de 100 me­tros de diá­me­tro.

Los edi­fi­cios se en­cuen­tran se­pa­ra­dos por ca­lles que re­ci­ben su nom­bre de dis­tin­tos ma­res y océa­nos: Ca­ri­be, Atlán­ti­co, Me­di­te­rrá­neo .... To­das las de­no­mi­na­cio­nes del com­ple­jo se han es­co­gi­do por su aso­cia­ción con los ele­men­tos de iden­ti­dad más im­por­tan­tes del BBVA: glo­ba­li­dad, con­fian­za, em­pu­je, tra­ba­jo en equi­po y sos­te­ni­bi­li­dad.

La Ciu­dad BBVA cuen­ta con ac­ce­sos de vehícu­los en sus cua­tro fa­cha­das. Los ac­ce­sos pea­to­na­les se rea­li­zan por las fa­cha­das Nor­te, Oes­te y Sur, mien­tras que la fa­cha­da Es­te se re­ser­va pa­ra la lo­gís­ti­ca in­ter­na del edi­fi­cio.

La en­vol­ven­te de los edi­fi­cios es uno de los as­pec­tos más sin­gu­la­res del pro­yec­to. Las fa­cha­das se han di­se­ña­do pa­ra mi­ni­mi­zar el con­su­mo ener­gé­ti­co y sir­ven pa­ra in­te­grar las es­truc­tu­ras nue­vas y las exis­ten­tes. Más de 49.000 m2 de fa­cha­da acris­ta­la­da per­mi­ten que prác­ti­ca­men­te to­das las zo­nas de ofi­ci­na ten­gan vis­tas al ex­te­rior o a los pa­tios in­te­rio­res, pro­te­gién­do­se del so­lea­mien­to di­rec­to con 2.800 la­mas pre­fa­bri­ca­das an­cla­das a la es­truc­tu­ra.

En el di­se­ño de los edi­fi­cios y pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del com­ple­jo, se ha te­ni­do en cuen­ta en to­do mo­men­to, la ver­sa­ti­li­dad de la ins­ta­la­ción de ca­ra a po­si­bles mo­di­fi­ca­cio­nes en la ubi­ca­ción de equi­pos, cam­bio de usos, etc., con el me­nor com­pro­mi­so po­si­ble pa­ra la ins­ta­la­ción y la pro­pie­dad, así co­mo la fle­xi­bi­li­dad del di­se­ño con el fin de aco­mo­dar las mo­di­fi­ca­cio­nes fu­tu­ras de­ri­va­das de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos apli­ca­dos a la in­for­má­ti­ca y otros.

En es­te sen­ti­do, la red de con­duc­tos de im­pul­sión y de re­torno en ca­da plan­ta es­tá di­se­ña­da de tal mo­do que per­mi­te la ubi­ca­ción de sa­las de reunio­nes en cual­quier pun­to de la plan­ta, ofre­cien­do una to­tal fle­xi­bi­li­dad en la dis­po­si­ción de es­pa­cios de sa­las y sus po­si­bi­li­da­des de ex­pan­sión.

En re­la­ción a la ilu­mi­na­ción, la Ciu­dad del BBVA des­ta­ca por ser el com­ple­jo más gran­de de Eu­ro­pa ilu­mi­na­do con tec­no­lo­gía LED, lo

que su­po­ne un 30% de aho­rro ener­gé­ti­co res­pec­to a tec­no­lo­gía tra­di­cio­nal de fluo­res­cen­cia. Cuen­ta, ade­más, con un sis­te­ma de ges­tión que per­mi­te un 60% de aho­rro gra­cias a la re­gu­la­ción del apor­te de luz na­tu­ral y a la de­tec­ción de pre­sen­cia. Es­te sis­te­ma es­tá in­te­gra­do con el fun­cio­na­mien­to de los es­to­res, que se abren o cie­rran en fun­ción de la po­si­ción del sol y se co­mu­ni­can con la cli­ma­ti­za­ción pa­ra op­ti­mi­zar la tem­pe­ra­tu­ra cuan­do los es­pa­cios es­tán de­socu­pa­dos. Des­de un pues­to cen­tral se mo­ni­to­ri­za el es­ta­do de la ins­ta­la­ción y con­su­mo de ener­gía en tiem­po real, op­ti­mi­zan­do de es­ta ma­ne­ra la ges­tión ener­gé­ti­ca y el ser­vi­cio de man­te­ni­mien­to.

Ade­más, des­de el 1 de enero de 2015, la Ciu­dad BBVA, co­mo el res­to de edi­fi­cios y ofi­ci­nas de BBVA en Es­pa­ña, con­su­me ener­gía eléc­tri­ca de ori­gen re­no­va­ble. Es­te com­pro­mi­so for­ma par­te del Plan de Ne­go­cio Res­pon­sa­ble de BBVA, que es­ta­ble­ce la ecoe­fi­cien­cia en­tre sus lí­neas es­tra­té­gi­cas.

En­tre los sis­te­mas em­plea­dos fi­gu­ran pa­ne­les so­la­res tér­mi­cos o fo­to­vol­tai­cos y ener­gía geo­tér­mi­ca de bu­cle ce­rra­do, que apro­ve­cha la tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble del sub­sue­lo. To­do ello per­mi­te un aho­rro de un 8,3% en el con­su­mo de ener­gía.

La uti­li­za­ción de sis­te­mas de vi­gas frías ac­ti­vas per­mi­te ade­más aho­rrar en­tre un 5 y un 11% de ener­gía en com­pa­ra­ción con los con­ven­cio­na­les ya que evi­tan la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar y con­du­cir gran­des vo­lú­me­nes de ai­re cli­ma­ti­za­do a lo lar­go del com­ple­jo. Las vi­gas con­du­cen en su in­te­rior agua fría que, por ra­dia­ción di­rec­ta, cli­ma­ti­za los es­pa­cios sin ne­ce­si­dad de ven­ti­la­do­res.

Zo­nas ver­des con plan­tas au­tóc­to­nas

El pro­yec­to de ajar­di­na­mien­to del con­jun­to de edi­fi­cios y ca­lles que con­for­man la nue­va se­de de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra en Ma­drid for­ma par­te in­te­gra­da del pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra de la mis­ma. En es­te sen­ti­do, el pro­yec­to de pai­sa­jis­mo de la Ciu­dad BBVA es com­ple­jo y am­bi­cio­so: con­si­gue re­for­zar las sen­sa­cio­nes de pro­xi­mi­dad e iden­ti­fi­ca­ción con el es­pa­cio, sien­do a la vez un ejem­plo de sos­te­ni­bi­li­dad y res­pe­to al me­dio am­bien­te.

La Ciu­dad del BBVA cuen­ta con más de 16.000 m2 de zo­nas ver­des (en­tre cu­bier­tas y plan­ta ba­ja), 114.000 plan­tas de ma­to­rral y pe­que­ños ar­bus­tos, 400 plan­tas tre­pa­do­ras y 270 ár­bo­les de 5 es­pe­cies dis­tin­tas.

La ve­ge­ta­ción de las ca­lles y la gran va­rie­dad de ár­bo­les, plan­tas y ar­bus­tos de los jar­di­nes, apor­tan hu­me­dad, fres­cor, fra­gan­cia y co­lo­ri­do a lo lar­go de las di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes del año, con­tri­bu­yen­do asi­mis­mo a ais­lar acús­ti­ca­men­te los edi­fi­cios. Los ár­bo­les de ho­ja ca­du­ca de La Pla­za pro­por­cio­nan som­bra en ve­rano, de­jan­do pa­sar luz en in­vierno, y las plan­tas tre­pa­do­ras y col­gan­tes de las ca­lles in­te­rio­res es­tán pen­sa­das pa­ra pro­te­ger del sol. Por su par­te, el rie­go se com­bi­na con un sis­te­ma de ca­na­les y otros ele­men­tos acuá­ti­cos re­fres­can­tes que

fa­vo­re­cen la crea­ción de mi­cro­cli­mas.

Por su par­te, las cu­bier­tas de los edi­fi­cios es­tán for­ma­das por ve­ge­ta­ción ex­ten­si­va, que no re­quie­re ape­nas man­te­ni­mien­to y per­mi­te re­du­cir las emi­sio­nes de CO2. Es­tas cu­bier­tas ve­ge­ta­les, jun­to al apar­ca­mien­to ba­jo ra­san­te y al al­to ni­vel de re­flec­tan­cia de los ma­te­ria­les de la par­ce­la, con­tri­bu­yen al des­cen­so de la tem­pe­ra­tu­ra de los edi­fi­cios al re­du­cir el efec­to ‘is­la de ca­lor’.

De es­ta ma­ne­ra, la Ciu­dad del BBVA ge­ne­ra la sen­sa­ción de un zo­co con edi­fi­cios trans­pa­ren­tes y ca­lles es­tre­chas que desem­bo­can en una gran pla­za, so­bre la que se le­van­ta, re­cor­ta­da, la sin­gu­lar To­rre ovoi­dal que iden­ti­fi­ca el com­ple­jo.

Una se­de pen­sa­da pa­ra las per­so­nas

Des­de que co­men­zó el pro­yec­to de cons­truc­ción de su nue­va se­de, BBVA ha que­ri­do apro­ve­char la opor­tu­ni­dad pa­ra im­pul­sar un cam­bio en las for­mas de tra­ba­jo en con­so­nan­cia con la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va del gru­po. Pa­ra de­fi­nir las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta nue­va for­ma de tra­ba­jar se ha lle­va­do a ca­bo un pro­ce­so de re­fle­xión in­ter­na y un aná­li­sis de las me­jo­res prác­ti­cas a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, en el que se ha con­ta­do con la ase­so­ría del equi­po de ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res de SOM (Skid­mo­re, Owings & Me­rrill) y Ar­que­ti­po. El re­sul­ta­do es una nue­va guía que se apli­ca­rá en to­dos los es­pa­cios de tra­ba­jo de BBVA y que res­pon­de a una fi­lo­so­fía ba­sa­da en los va­lo­res de la cul­tu­ra del gru­po fi­nan­cie­ro: co­la­bo­ra­ción, sen­ci­llez, trans­pa­ren­cia y trans­ver­sa­li­dad.

Y, en es­te sen­ti­do, la Ciu­dad BBVA no es só­lo un com­ple­jo de ofi­ci­nas, sino un es­pa­cio crea­do pa­ra po­ner en prác­ti­ca es­te nue­vo pa­ra­dig­ma. Su di­se­ño pre­ten­de fo­men­tar la in­ter­ac­ción for­mal e in­for­mal en­tre los em­plea­dos e im­pul­sar el in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­to a to­dos los ni­ve­les, crean­do es­pa­cios abier­tos que evi­ten los gru­pos ais­la­dos y fa­vo­rez­can la agi­li­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes.

Con es­te ob­je­ti­vo, se ha in­cre­men­ta­do la can­ti­dad y va­rie­dad de lu­ga­res de reunión y se han di­se­ña­do es­pa­cios pa­ra reunio­nes in­for­ma­les no pro­gra­ma­das. Ade­más, to­das las zo­nas de res­tau­ra­ción del com­ple­jo es­ta­rán equi­pa­das con wi­fi, de for­ma que pue­dan ser uti­li­za­das co­mo pun­tos de en­cuen­tro y de reunión in­for­mal.

Es­tos nue­vos es­pa­cios, lu­mi­no­sos y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te, per­mi­ten ele­gir en ca­da mo­men­to el lu­gar idó­neo pa­ra tra­ba­jar se­gún la ac­ti­vi­dad que se va­ya a desa­rro­llar. Se pre­ten­de con­se­guir así que el pues­to de tra­ba­jo ya no sea un es­pa­cio in­di­vi­dual, sino un con­jun­to de po­si­bi­li­da­des en­tre las que ele­gir. Exis­ten tam­bién pe­que­ñas sa­las de uso in­di­vi­dual, di­se­ña­das pa­ra rea­li­zar au­dio y vi­deo­con­fe­ren­cias y pa­ra pro­por­cio­nar con­fi­den­cia­li­dad en los ca­sos en que se re­quie­ra. A lo lar­go de to­da la se­de hay ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos -co­mo las pa­sa­re­las en­tre los edi­fi­cios, las es­ca­le­ras in­te­rio­res y el ani­llo ex­te­rior que ro­dea la pla­za cen­tral-, que co­nec­tan unas zo­nas con otras y con­tri­bu­yen a re­for­zar la trans­ver­sa­li­dad. La Ciu­dad BBVA tie­ne, ade­más, un Bu­si­ness Cen­ter pa­ra aten­der a clien­tes y vi­si­tas con sa­las de reunio­nes, ser­vi­cios de ca­te­ri­ng, res­tau­ran­te a la car­ta y apo­yo in­for­má­ti­co.

La nue­va se­de cuen­ta asi­mis­mo con un sis­te­ma de di­gi­ta­li­za­ción e im­pre­sión

con mo­der­nos equi­pos mul­ti­fun­ción que sus­ti­tu­yen a los in­di­vi­dua­les y de­par­ta­men­ta­les. Es­te sis­te­ma cen­tra­li­za­do per­mi­te un en­torno de tra­ba­jo más lim­pio y una me­jo­ra de la ca­li­dad del ai­re de las ofi­ci­nas, ya que hay es­pa­cios es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra es­ta fun­ción que cuen­tan con sis­te­mas de ven­ti­la­ción pro­pios. Al mis­mo tiem­po, se me­jo­ra la pro­duc­ti­vi­dad, ca­li­dad y ra­pi­dez de ca­da ope­ra­ción y se lo­gra un aho­rro de ener­gía y pa­pel.

Se ha pues­to en mar­cha tam­bién un ges­tor do­cu­men­tal, con el ob­je­ti­vo de op­ti­mi­zar el es­pa­cio dis­po­ni­ble y ha­cer más efi­cien­te tan­to el tra­ba­jo dia­rio co­mo la bús­que­da de do­cu­men­tos.

BBVA as­pi­ra a ofre­cer a to­dos sus em­plea­dos el me­jor en­torno pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo y pa­ra ello la nue­va se­de con­tem­pla asi­mis­mo una am­plia ofer­ta de ser­vi­cios, que van des­de la res­tau­ra­ción has­ta el cui­da­do de la sa­lud y el apo­yo a las fa­mi­lias, in­clu­yen­do una es­cue­la in­fan­til pa­ra el ci­clo de 0 a 3 años, un cen­tro de­por­ti­vo y de fi­sio­te­ra­pia, una pis­ci­na se­miolím­pi­ca, ca­fe­te­rías, res­tau­ran­tes y zo­na co­mer­cial.

PRO­YEC­TO. Ar­qui­tec­tos: Her­zog & de Meu­ron y Drees & Som­mer Stutt­gart Gm­bH. Pro­yec­to Bá­si­co Eje­cu­ti­vo: FM Ar­qui­tec­tos S.L. Mo­di­fi­ca­ción Pro­yec­to Eje­cu­ción: Or­tiz León Ar­qui­tec­tos S.L.P. Im­plan­ta­ción Ofi­ci­nas: SOM. Pro­yec­to Bá­si­co y Eje­cu­ti­vo Im­plan­ta­ción Ofi­ci­nas: Ar­que­ti­po Ar­qui­tec­tos Aso­cia­dos, S.L.P. Ins­ta­la­cio­nes: Emi­lio Gon­zá­lez (JG In­ge­nie­ros, SA). Es­truc­tu­ras: Jo­sé An­to­nio Mar­tín-Ca­ro (INES In­ge­nie­ros Con­sul­to­res, SL) y Lluis Mo­ya (BOMA). Se­gu­ri­dad y Sa­lud: Ma­ría Del Puer­to De La Fuen­te (SMDOS). Con­trol de Ca­li­dad: Fran­cis­co Gar­cía (In­co­sa). Es­tu­dio Geo­téc­ni­co: GOC SA - Con­sul­to­ría, In­ge­nie­ría y ser­vi­cios in­te­gra­dos de la cons­truc­ción. OBRA. Di­rec­ción Fa­cul­ta­ti­va: Or­tiz León Ar­qui­tec­tos, SLP. Di­rec­tor de eje­cu­ción: Vi­cen­te Ru­bio. Ins­ta­la­cio­nes: Emi­lio Gon­zá­lez (JG In­ge­nie­ros, SA). Es­truc­tu­ras: Jo­sé An­to­nio Mar­tín-Ca­ro (INES In­ge­nie­ros Con­sul­to­res, SL). Im­plan­ta­ción: Fe­li­ciano Ro­dri­guez-Bo­bi­to. Coor­di­na­dor de Se­gu­ri­dad y Sa­lud: Jo­sé Ma­ría Ruiz y Ge­ma Sanz (SMDOS). CON­SUL­TO­RES, ASESORES Y CO­LA­BO­RA­DO­RES. Pro­ject Ma­na­ger: Ma­ría de los Án­ge­les Prie­to (Hill In­ter­na­tio­nal, SA). Con­trol de ca­li­dad: Fran­cis­co Gar­cía (In­co­sa). Asis­ten­cia téc­ni­ca Es­tu­dio Geo­téc­ni­co: GOC SA. Tra­mi­ta­ción li­cen­cia: Mi­guel Án­gel Gar­cía-Ba­lles­te­ros. Con­sul­tor fa­cha­das: Je­sús Ce­re­zo (ENAR). Con­sul­tor Pai­sa­jis­mo: Al­va­ro Apa­ri­cio (Kaiho8 Ar­qui­tec­tu­ra y Bio­cons­truc­ción, SLP). Con­sul­tor LEED: Da­niel Mar­tín (In­dra, SA). Con­sul­to­ría res­tau­ra­ción: Ful­gen­cio Iz­quier­do (Di­ma­sa). Con­sul­tor Trans­por­te ver­ti­cal: Lerch Ba­tes. Ser­vi­cios de Mo­de­li­za­ción vir­tual BIM: SENER. Con­sul­tor con­trol de ins­ta­la­cio­nes: Comm­tech Com­mis­sio­ning Ser­vi­ces. Con­sul­tor de mo­vi­li­dad: TEMA. Ex­pe­rien­cia par­king: Cla­vel Ar­qui­tec­tos. Cons­truc­to­ra con­ten­ción: GEOCISA. Cons­truc­to­ra: Ac­cio­na in­fra­es­truc­tu­ras SA.

1—Con sus 93 m de al­tu­ra y su par­ti­cu­lar for­ma elíp­ti­ca, la Ve­la se ha con­ver­ti­do en el nue­vo icono ar­qui­tec­tó­ni­co de la ciu­dad de Ma­drid.

2—El com­ple­jo, de 112.000 m2 so­bre ra­san­te, se ver­te­bra al­re­de­dor de una gran pla­za cen­tral de 100 me­tros de diá­me­tro.

3 y 4—Un to­tal de 2.800 la­mas pre­fa­bri­ca­das an­cla­das a la es­truc­tu­ra pro­te­gen del so­lea­mien­to di­rec­to. 5—La Ciu­dad BBVA cuen­ta con dos ti­po­lo­gías de edi­fi­cios: La Ve­la, de 19 plan­tas, y sie­te edi­fi­cios ho­ri­zon­ta­les de tres ni­ve­les de al­tu­ra.

Plan­ta ba­ja

6—Pa­ra las ba­ran­di­llas de al­ta se­gu­ri­dad de las es­ca­le­ras y las pa­sa­re­las, se op­tó por las ma­llas me­tá­li­cas Fle­xo­net su­mi­nis­tra­das por Fin­sa Ar­qui­tec­tu­ra.

7 y 8—El com­ple­jo cuen­ta con más de 49.000 m2 de fa­cha­da acris­ta­la­da, de for­ma que prác­ti­ca­men­te to­das las zo­nas de ofi­ci­na tie­nen vis­tas al ex­te­rior o a los pa­tios in­te­rio­res.

9 y 10—La en­ti­dad fi­nan­cie­ra ha que­ri­do apro­ve­char la opor­tu­ni­dad pa­ra im­pul­sar un cam­bio en las for­mas de tra­ba­jo, en con­so­nan­cia con la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va del gru­po.

11 y 12—To­das las zo­nas de res­tau­ra­ción del com­ple­jo es­tán equi­pa­das con wi­fi pa­ra que pue­dan ser uti­li­za­das co­mo pun­tos de en­cuen­tro y de reunión in­for­mal.

13—El Com­ple­jo cuen­ta con una am­plia va­rie­dad de es­pa­cios, lu­mi­no­sos y res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te, que per­mi­ten es­co­ger en ca­da mo­men­to el lu­gar ade­cua­do pa­ra tra­ba­jar en fun­ción de la ac­ti­vi­dad a desa­rro­llar. El pues­to de tra­ba­jo ya no es un es­pa­cio in­di­vi­dual sino un con­jun­to de po­si­bi­li­da­des en­tre las que ele­gir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.