Ofi­ci­nas del SEEP en San Se­bas­tián

Ar­qui­tec­tos: Coll Ba­rreu Ar­qui­tec­tos -Juan Coll Ba­rreu y Da­niel Gu­tié­rrez Zar­za. Co­la­bo­ra­do­res: Ce­sar Pe­ña, Asier Za­rraz­kin. Lo­ca­li­za­ción: San Se­bas­tián

Oficinas - - SUMARIO - Tex­to ori­gi­nal: Coll-Ba­rreu Ar­qui­tec­tos Fo­to­gra­fías: Aleix Ba­gué

Ar­qui­tec­tos: Coll-Ba­rreu Ar­qui­tec­tos

La luz es el hi­lo con­duc­tor y el mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción en el di­se­ño de las ofi­ci­nas del Ser­vi­cio Pú­bli­co Es­pa­ñol de Apo­yo al Em­pleo en San Se­bas­tián. Una luz cam­bian­te, que pro­vie­ne tan­to del cie­lo –a tra­vés de un lu­cer­na­rio co­mo de la ciu­dad –a tra­vés de la fa­cha­da. El pro­yec­to de Coll-Ba­rreu Ar­qui­tec­tos in­ten­ta ha­cer pre­sen­te y apro­ve­char esa na­tu­ra­le­za múl­ti­ple de la luz, una luz que guía las cir­cu­la­cio­nes y di­bu­ja lu­ga­res de es­tan­cia o de re­la­ción.

“San Se­bas­tián es una ciu­dad ale­gre. Es la ciu­dad de las fu­sio­nes. Su pai­sa­je es al mis­mo tiem­po pé­treo y ma­rino, y su luz es la luz blan­ca de la bru­ma y la luz bri­llan­te del Sur de Eu­ro­pa. El pei­ne de los vien­tos de Chi­lli­da y la her­mo­sa com­pos­tu­ra clá­si­ca de la ciu­dad ex­pre­san por igual es­ta am­bi­va­len­cia. La vo­ca­ción in­ter­na­cio­nal y ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de­mues­tra que Do­nos­tia/ San Se­bas­tián es ca­paz de con­ver­tir esa unión de lu­ces y pai­sa­jes en to­do un mun­do má­gi­co y pa­ra­le­lo”.

Las plan­tas ba­ja y pri­me­ra de un edi­fi­cio de vi­vien­das en un ba­rrio de re­cien­te crea­ción de­ben re­for­mar­se pa­ra ubi­car las ofi­ci­nas de SPEE, el Ser­vi­cio Pú­bli­co Es­pa­ñol de Apo­yo al Em­pleo.

El pro­yec­to in­ten­ta ha­cer pre­sen­te y apro­ve­char esa na­tu­ra­le­za múl­ti­ple de la luz.

Un es­pa­cio cen­tral ver­ti­cal se lle­na de re­flec­to­res blan­cos pa­ra ba­ñar el co­ra­zón de las ofi­ci­nas con luz pu­ra, lim­pia y den­sa. So­bre los pla­nos blan­cos, un lu­cer­na­rio trans­pa­ren­te per­mi­te en­ten­der el in­te­rior de la man­za­na e in­clu­so va­lo­rar las te­rra­zas y las pre­sen­cias do­més­ti­cas de las vi­vien­das que ocu­pan las plan­tas al­tas de la man­za­na.

El pe­rí­me­tro re­fuer­za la pre­sen­cia de la ilu­mi­na­ción na­tu­ral con una fa­cha­da de vi­drio azul so­bre una es­truc­tu­ra de ace­ro ne­gro. Pa­ne­les de ma­de­ra per­fo­ra­dos fil­tran la en­tra­da de la luz y pro­te­gen las ofi­ci­nas de la do­mi­nan­cia de vis­tas des­de el ex­te­rior. La fa­cha­da es la luz he­te­ro­gé­nea del pai­sa­je do­nos­tia­rra.

La luz na­tu­ral cam­bian­te no re­sul­ta sor­pren­den­te sino fa­mi­liar. Guía las cir­cu­la­cio­nes y di­bu­ja lu­ga­res de es­tan­cia o de re­la­ción. Apor­ta ade­más la di­men­sión pú­bli­ca que re­quie­re el or­ga­nis­mo: ha­ce del lu­gar un es­pa­cio de to­dos.

El res­to de los ma­te­ria­les de la ade­cua­ción del lo­cal son en su to­ta­li­dad neu­tros, de ma­ne­ra que el pro­ta­go­nis­mo del pro­yec­to se­rá asu­mi­do por la pre­sen­cia de la luz na­tu­ral, pro­ce­den­te tan­to del cie­lo -a tra­vés del lu­cer­na­rio­co­mo del ho­ri­zon­te o de la ciu­dad -a tra­vés de la fa­cha­da-. Los di­fe­ren­tes fil­tros y re­fle­xio­nes de las dos lu­ces pro­vo­ca­rán que el in­te­rior se lle­ne de la lu­mi­no­si­dad ho­mo­gé­nea, bri­llan­te y lim­pia del pai­sa­je do­nos­tia­rra, al mis­mo tiem­po pé­treo y ma­rino.

Fle­xi­bi­li­dad

La fle­xi­bi­li­dad en la uti­li­za­ción del edi­fi­cio una vez ter­mi­na­da la obra ha si­do una de las cla­ves de di­se­ño. Los pues­tos de tra­ba­jo pue­den mo­di­fi­car su po­si­ción gra­cias a la pre­sen­cia de un sue­lo téc­ni­co en la to­ta­li­dad de la su­per­fi­cie de ofi­ci­na.

Las par­ti­cio­nes de los des­pa­chos se han pre­vis­to a ba­se de ta­bi­ques re­mo­vi­bles de mam­pa­ra.

Un gran nú­me­ro de ar­ma­rios per­mi­ten la cla­si­fi­ca­ción de ma­te­rial en la pro­xi­mi­dad de la ma­yo­ría de los pues­tos de tra­ba­jo. En las di­vi­sio­nes de des­pa­chos y áreas de tra­ba­jo se dis­po­nen de ta­bi­ques ar­ma­rios. Un ar­ma­rio ba­jo re­co­rre to­do el pe­rí­me­tro de fa­cha­da.

Se ha dis­tri­bui­do ab­sor­ción acús­ti­ca por la to­ta­li­dad del lo­cal, de ma­ne­ra que la fle­xi­bi­li­dad en el uso y la pre­sen­cia con­ti­nua

de la ofi­ci­na pai­sa­je mi­ni­mi­ce su im­pac­to so­bre la acús­ti­ca del lo­cal. Las par­ti­cio­nes ex­te­rio­res de los lo­ca­les y nú­cleos de ser­vi­cios se han re­ves­ti­do con la­na de ro­ca mi­ne­ral y una ma­lla me­tá­li­ca de ace­ro gal­va­ni­za­do en ca­lien­te. El te­cho em­pe­la­do es de ban­de­jas de alu­mi­nio per­fo­ra­do con ais­la­mien­to de la­na de ro­ca mi­ne­ral.

Dis­tri­bu­ción de las ins­ta­la­cio­nes téc­ni­cas

Exis­te una gran di­fe­ren­cia de al­tu­ras li­bres en­tre las plan­tas ba­ja y pri­me­ra del lo­cal. Es­to ha mo­ti­va­do que se re­fuer­ce la con­duc­ción de ins­ta­la­cio­nes de ai­re aé­reas por el te­cho de la plan­ta ba­ja y, por el con­tra­rio, en la plan­ta pri­me­ra, los con­duc­tos se in­te­gren en el ar­ma­rio pe­ri­me­tral de fa­cha­da y en las pa­re­des de los nú­cleos de los ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.