Edi­fi­cio de ofi­ci­nas Geo­da en Bar­ce­lo­na

Oficinas - - SUMARIO - Tex­to ori­gi­nal: Oc­ta­vio Mes­tre Fo­to­gra­fías: Jor­di Mi­ra­lles

Ar­qui­tec­to: Oc­ta­vi Mes­tre

és­te es un edi­fi­cio de ofi­ci­nas pa­ra al­qui­lar pe­ro tam­bién es una geo­da cris­ta­li­za­da... Así ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Oc­ta­vio Mes­tre es­te pro­yec­to de lar­go re­co­rri­do, que ha su­pues­to una ver­da­de­ra in­ves­ti­ga­ción so­bre las con­di­cio­nes y usos del vi­drio. La in­ter­ven­ción plan­tea­ba en­tre otras co­sas un cam­bio de fa­cha­da que res­pon­die­ra a una ima­gen más ac­tual del edi­fi­cio, con la vo­lun­tad de con­ver­tir­lo en el bu­que in­sig­nia de la nue­va si­gla­du­ra de Co­lo­nial. Oc­ta­vio Mes­tre no du­dó en apro­ve­char la oca­sión pa­ra ha­cer de la en­vol­ven­te el leit­mo­tiv del pro­yec­to.

Ar­qui­tec­to: Oc­ta­vio Mes­tre Ar­qui­tec­tos Lo­ca­li­za­ción: Bar­ce­lo­na

Las co­sas son lo que son y lo que pa­re­cen… Es­te edi­fi­cio es un edi­fi­co de ofi­ci­nas, pe­ro es tam­bién una “geo­da cris­ta­li­za­da”. Des­de Bruno Taut y su Pa­be­llón de cris­tal en Co­lo­nia del año 1914, pa­san­do por la Mai­son de Ve­rre de Pie­rre Cha­reau en Pa­ris, a tan­tos edi­fi­cios mo­der­nos, el vi­drio ha si­do una me­tá­fo­ra de la mo­der­ni­dad... Y es­te edi­fi­cio es una in­ves­ti­ga­ción so­bre las con­di­cio­nes y usos del vi­drio. Sainz de Oí­za de­cía que la ma­ne­ra en que los ar­qui­tec­tos te­nía­mos de ha­cer la so­cie­dad más trans­pa­ren­te era ha­cer edi­fi­cios más trans­pa­ren­tes. Ade­más, pa­sar al ex­te­rior con­di­cio­nes del in­te­rior for­ma par­te de nues­tra so­cie­dad mo­der­na y nues­tra cul­tu­ra vi­sual, en la que pre­va­le­ce la ima­gen so­bre el fon­do… Quien no ha oí­do de­cir que una ima­gen va­le más que 1000 pa­la­bras… so­bre to­do, di­go yo, pa­ra los que no sa­ben leer. El edi­fi­cio no es un edi­fi­cio al uso (por más que se pue­da usar pa­ra aque­llo pa­ra lo que ha si­do pro­yec­ta­do), por­que no­so­tros no so­mos, tam­po­co, ar­qui­tec­tos al uso. Y pen­sar di­fe­ren­te con­lle­va a ha­cer las co­sas de di­fe­ren­te ma­ne­ra, tam­bién’.

Oc­ta­vio Mes­tre

A fi­na­les del año 2008, In­mo­bi­lia­ria Co­lo­nial en­car­gó al es­tu­dio de Oc­ta­vio Mes­tre Ar­qui­tec­tos es­tu­diar la po­si­ble re­for­ma de la an­ti­gua se­de de Bankpy­me: un con­jun­to for­ma­do por dos edi­fi­cios, uno en el en­cuen­tro de la ca­lle

Ami­gó con Tra­ve­se­ra de Gra­cia y otro, su con­ti­guo, en la ca­lle Ami­gó, con una su­per­fi­cie con­jun­ta en plan­ta de 987,71 m2.

Tras ana­li­zar va­rias al­ter­na­ti­vas (ofi­ci­nas de al­qui­ler, vi­vien­das o in­clu­so un ho­tel), se op­tó por man­te­ner el an­ti­guo uso de ofi­ci­nas adap­tan­do, sin em­bar­go, las plan­tas y las ins­ta­la­cio­nes a un nue­vo pro­gra­ma de ofi­ci­nas en al­qui­ler.

La in­ter­ven­ción plan­tea­ba asi­mis­mo un cam­bio de fa­cha­da que res­pon­die­ra a una ima­gen más ac­tual del edi­fi­cio, con la vo­lun­tad de con­ver­tir­lo en el bu­que in­sig­nia de la nue­va si­gla­du­ra de Co­lo­nial. Oc­ta­vio Mes­tre no du­dó en apro­ve­char la oca­sión pa­ra ha­cer de la en­vol­ven­te el leit­mo­tiv del pro­yec­to: una so­lu­ción de vi­drio en ma­sa, que tra­jo no po­cos que­bra­de­ros de ca­be­za. Fi­nal­men­te, el pro­yec­to lle­gó a buen puer­to y a pe­sar de es­tar pa­ra­do du­ran­te más de tres años de­bi­do a la cri­sis, el edi­fi­cio se inau­gu­ró en oc­tu­bre de 2014.

La fa­cha­da

‘Es­te edi­fi­cio es su fa­cha­da’, afir­ma con ro­tun­di­dad Oc­ta­vio Mes­tre. Al tra­tar­se de ofi­ci­nas de al­qui­ler en el que ca­da usua­rio rea­li­za­rá su pro­pia im­plan­ta­ción en fun­ción de sus ne­ce­si­da­des, ‘el es­fuer­zo más im­por­tan­te se con­cen­tró en la trans­for­ma­ción de la fa­cha­da a la ca­lle, una fa­cha­da que de­bía de per­mi­tir di­ver­sos gra­dos de trans­pa­ren­cias en el in­te­rior del edi­fi­cio y a la que se le su­per­pon­drían di­ver­sas alas me­tá­li­cas que la re­co­rre­rían, co­mo si se tra­ta­se de las ve­nas del ser vi­vo que de­bie­ra de ser to­do

edi­fi­cio. Las ve­nas, sal­tan­do de plan­ta en plan­ta, des­ma­te­ria­li­zan la idea del edi­fi­cio, en­ten­di­do co­mo su­per­po­si­ción de pla­nos ho­ri­zon­ta­les de tra­ba­jo y se ilu­mi­na­rán, de no­che, por un sis­te­ma de leds. Así, to­do en­cen­di­do, pa­re­ce­rá una ca­ja de luz, una geo­da res­plan­de­cien­te (y de ahí el nom­bre con el que la pro­pie­dad ha bau­ti­za­do al edi­fi­cio) mien­tras, apa­ga­das las lu­ces, en­cen­di­das só­lo las de la ve­nas, pa­re­ce­rá una pan­ta­lla de or­de­na­dor apa­ga­da, cru­za­da por esas lí­neas de cuan­do los or­de­na­do­res es­tán en stand by, co­mo me­tá­fo­ra del des­can­so noc­turno’, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

La so­lu­ción es­co­gi­da por Mes­tre pa­ra la fa­cha­da se ba­sa en la apli­ca­ción de vi­drio en ma­sa: la­jas ter­mo­sol­da­das a ca­ras de 1 cm de es­pe­sor. Pa­ra cum­plir con los coe­fi­cien­tes de ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co y al tra­tar­se de un pro­duc­to no nor­ma­li­za­do que no dis­po­nía de un DIT que lo ava­la­ra, los pro­gra­mas Ca­le­ner GT de­ter­mi­na­ron que el grue­so to­tal de­bía ser de 16 cm. Sin em­bar­go, una pa­red de vi­drio ma­ci­zo de es­te gro­sor pue­de lle­gar a pe­sar has­ta 1,8 To­ne­la­das/ml en pun­ta, lo que obli­gó, no só­lo a re­for­zar to­dos los for­ja­dos, si no a en­ca­mi­sar to­dos los pi­la­res pa­ra po­der ase­gu­rar el co­rrec­to des­cen­so de car­gas has­ta la ci­men­ta­ción. Asi­mis­mo se tu­vie­ron que po­ner co­lla­ri­nes y pre­si­llas en ca­da uno de las cua­tro ca­ras de to­dos los pi­la­res que lue­go que­da­rían di­si­mu­la­das con el co­rres­pon­dien­te fal­so te­cho y el fal­so sue­lo.

“Es­ta­ba, tam­bién el có­mo su­je­tar los vi­drios en­tre sí… Por la cues­tión del pe­so ya alu­di­da, el au­to­cla­ve de la úni­ca em­pre­sa que se vio con tri­pas y co­ra­zón de fa­bri­cár­nos­lo, a un pre­cio ra­zo­na­ble, no po­día ha­cer mó­du­los de más de 40 cm lo que obli­gó a es­tu­diar un sis­te­ma de unión me­dian­te jun­tas au­to­ad­he­si­vas a dos ca­ras que fue­ran re­sis­ten­tes a los ra­yos ul­tra­vio­le­tas y que ga­ran­ti­za­sen la es­tan­quei­dad al ai­re, sin dis­mi­nuir los coe­fi­cien­tes de asi­la­mien­to an­tes re­fe­ri­dos… Esos mó­du­los se uni­rían lue­go a los mar­cos me­tá­li­cos en ta­ller y ven­drían en ca­mio­nes a

la obra, en uni­da­des de no más de 4/6 me­tros de fa­cha­da, por­que no ha­bía ca­mión que aguan­ta­ra el so­bre­pe­so… Mu­chas ve­ces y mu­chos ca­mio­nes... Fue, en­ton­ces, cuan­do nos di­mos cuen­ta de la des­me­su­ra que ha­bía­mos pro­yec­ta­do: el pa­pel lo aguan­ta to­do, pe­ro la ma­te­ria tie­ne sus pro­pias re­glas que con­vie­ne no tras­pa­sar. O es­tar dis­pues­to a pa­gar el pea­je”, ra­zo­na Oc­ta­vio Mes­tre.

La sos­te­ni­bi­li­dad bien en­ten­di­da

En sin­to­nía con la preo­cu­pa­ción me­dioam­bien­tal que dis­tin­gue a In­mo­bi­lia­ria Co­lo­nial, el edi­fi­cio se pro­yec­tó si­guien­do unos pa­tro­nes de sos­te­ni­bi­li­dad que le han he­cho me­re­ce­de­ro de la cer­ti­fi­ca­ción LEED ORO en reha­bi­li­ta­ción y la ca­li­fi­ca­ción ener­gé­ti­ca Ca­le­ner GT Ni­vel B.

Ade­más de to­das las con­di­cio­nes de la en­vol­ven­te ar­qui­tec­tó­ni­ca, las ins­ta­la­cio­nes se di­se­ña­ron de ca­ra a per­mi­tir re­du­cir has­ta un 45% el con­su­mo de ener­gía y mi­ni­mi­zar las emi­sio­nes de car­bono.

Las ins­ta­la­cio­nes de ai­re acon­di­cio­na­do se tro­cea­ron al má­xi­mo pa­ra po­der ase­gu­rar un uso in­di­vi­dua­li­za­do pa­ra ca­da in­qui­lino. El mis­mo cri­te­rio se apli­có a las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, eli­mi­nan­do in­te­rrup­to­res en las plan­tas, co­lo­can­do en las zo­nas co­mu­nes (es­ca­le­ras y aseos) sen­so­res de pre­sen­cia y em­plean­do un sis­te­ma que im­pi­de el en­cen­di­do de las lu­mi­na­rias más cer­ca­nas a las fa­cha­das si el ni­vel de ilu­mi­na­ción del ex­te­rior es su­fi­cien­te.

En el ca­so de las ins­ta­la­cio­nes de su­mi­nis­tro y eva­cua­ción de aguas, se op­tó por uri­na­rios sin agua y un sis­te­ma de re­ci­cla­je de las aguas gri­ses de los la­va­bos, que se re­co­gen y se tra­tan pa­ra re­gar dos jar­di­nes crea­dos a tal efec­to. Asi­mis­mo, el edi­fi­cio con­tem­pla un par­king pa­ra co­ches eléc­tri­cos, apar­ca­mien­to de bi­ci­cle­tas y ves­tua­rios con du­chas pa­ra fa­vo­re­cer el ac­ce­so al edi­fi­cio por me­dios no con­ta­mi­nan­tes, en­tre otras me­di­das.

Los in­te­rio­res

El pro­yec­to te­nía co­mo ob­je­ti­vo ade­cuar las plan­tas exis­ten­tes de am­bos edi­fi­cios co­mo ofi­ci­nas de al­qui­ler. És­tas su­man 3.300 m2 y 4.812 m2, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras el pár­quing to­ta­li­za 4.066 m2. Pa­ra ello se pre­vió un má­xi­mo de dos ofi­ci­nas por plan­ta, su­mi­nis­tra­das sin com­par­ti­men­tar, por lo que las ins­ta­la­cio­nes se ade­cua­ron y pro­yec­ta­ron a tal fin.

Se plan­teó li­mi­tar la in­ter­ven­ción a un tra­ta­mien­to “epi­dér­mi­co”, cam­bian­do los ma­te­ria­les de aca­ba­do y re­ves­ti­mien­tos. Pa­ra ello se des­mon­ta­ron fo­rros, apla­ca­dos y de­más ele­men­tos has­ta de­jar el edi­fi­cio en es­truc­tu­ra. Se pre­vió, tam­bién, el des­mon­ta­je de los an­ti­guos fal­sos te­chos por­que, en aras de la fle­xi­bi­li­dad, las nue­vas ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas se pa­sa­rían por un fal­so sue­lo de nue­va ins­ta­la­ción, mien­tras el ai­re acon­di­cio­na­do se dis­tri­bui­ría, pe­ri­me­tral­men­te, por fa­cha­da. Des­ta­ca la co­lo­ca­ción de un fal­so sue­lo de 9 cm en to­da la su­per­fi­cie in­te­rior pa­ra evi­tar la rea­li­za­ción de un pe­que­ña ram­pa des­de la es­ca­le­ra ori­gi­nal que se con­ser­va pa­ra sal­var el des­ni­vel. Es­te fal­so sue­lo se re­cor­ta me­dian­te un zó­ca­lo ho­ri­zon­tal rehun­di­do en su en­cuen­tro con las fa­cha­das pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to vi­sual de la par­te cons­trui­da tras el cris­tal.

Se man­tu­vo la úni­ca es­ca­le­ra exis­ten­te y el nú­cleo de ac­ce­sos de am­bos edi­fi­cios,

adap­tán­do­lo sin em­bar­go a las nue­vas ne­ce­si­da­des y nor­ma­ti­va, lo que obli­gó a am­pliar los hue­cos de pa­so, rom­pien­do los zun­chos y reha­cien­do la es­truc­tu­ra de las res­pec­ti­vas zo­nas de as­cen­so­res. Ar­qui­tec­tos: Oc­ta­vio Mes­tre Ar­qui­tec­tos SLP. Ar­qui­tec­to Co­la­bo­ra­dor An­te­pro­yec­to: Ma­nu Pi­ne­da. Ar­qui­tec­to Je­fe de pro­yec­to: Car­los Mau­ret­te. Ar­qui­tec­tos Co­la­bo­ra­do­res: Gui­ller­mo Díaz, Al­bert Lluch, Fran­ces­co Sop­pel­sa y Jo­sep Ri­bas. Apa­re­ja­do­res: Xa­vier Pie, Oriol Cas­ti­llo. Es­truc­tu­ras: Ja­vier Mon­te. In­ge­nie­ría de Ins­ta­la­cio­nes: OTP (Héc­tor Fer­nán­dez). Ing. Ca­le­ner GT: Ois­kos­via (Marc Edo). Pro­ject Ma­na­ge­ment: MACE (Ra­fa Tono, Re­be­ca Pa­che­co y Jo­se An­to­nio Gu­tié­rrez). Fa­ci­lity Ma­na­ge­ment: Grup TBA (Ge­rard Par­dell). Se­gu­ri­dad y Sa­lud: In­gea (Joan Pi­nell). Con­sul­tor As­cen­so­res: Re­suel­ve (Luis Sán­chez). Con­sul­tor LEED: CBRE (Fran­cis­co Mar­tín). Cons­truc­to­ra: Obres i Con­trac­tes PENTA SL - Da­vid Diez y Da­vid Pou. Ins­ta­la­do­ra: Su­ris -Ig­na­si Al­vá­rez y Fe­lip Or­tín. Tra­mi­ta­ción de Li­cen­cias: AB2 (Xa­vier Al­ca­lá, In­ma Po­lo y Ser­gi Cano). ECA: Ad­dient (Fe­rrán de la To­rre). Pro­mo­tor: In­mo­bi­lia­ria Co­lo­nial.

1 y 2—Uno de los re­tos del pro­yec­to con­sis­tió en la trans­for­ma­ción del al­za­do a la ca­lle, pues­to que la fa­cha­da de­bía per­mi­tir di­ver­sos gra­dos de trans­pa­ren­cia en el in­te­rior.

3, 4 y 5—A la fa­cha­da se su­per­po­nen di­fe­ren­tes ala me­tá­li­cas que la re­co­rren co­mo si de tra­ta­ra de las ve­nas de un ser vi­vo. Sal­tan­do de plan­ta en plan­ta des­ma­te­ria­li­zan la idea del edi­fi­cio en­ten­di­do co­mo su­per­po­si­ción de pla­nos ho­ri­zon­ta­les de tra­ba­jo.

Al­za­do

Plan­ta ba­ja 6, 7 y 8—En el ves­tí­bu­lo de ac­ce­so de la ca­lle Tra­ves­se­ra, el vi­drio ‘geo­da´ en­tra has­ta con­fi­gu­rar una do­ble pa­red re­tro-ilu­mi­na­da. El pi­lar cen­tral se fo­rra de ace­ro inoxi­da­ble, al igual que el fren­te de la pa­red de los as­cen­so­res y se usa co­mo ba­se del di­rec­to­rio.

9—El mo­bi­lia­rio del con­ser­je se di­se­ña a me­di­da, con un so­bre a dos al­tu­ras pa­ra fa­vo­re­cer la aten­ción a per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

10, 11, 12 y 13—Con la in­ten­ción de ga­ran­ti­zar la uni­dad en­tre la ac­tua­ción in­te­rior y la ex­te­rior, el vi­drio en ma­sa se em­plea tam­bién co­mo re­ves­ti­mien­to de al­gu­nas pa­re­des o fal­sos te­chos así co­mo en los la­va­bos.

14—El edi­fi­cio dis­po­ne de la cer­ti­fi­ca­ción CS Leed Oro y de la cer­ti­fi­ca­ción Ca­le­ner GT ni­vel B.

15—En la ram­pa de ba­ja­da al par­king unas se­ri­gra­fías a gran es­ca­la de ár­bo­les dan la sen­sa­ción de que se en­tra en un bos­que ani­ma­do.

Plan­ta 7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.