Edi­to­rial

Oficinas - - SUMARIO - C.L.

quién no ha re­fle­xio­na­do so­bre la im­por­tan­cia de tra­ba­jar en un en­torno acor­de con nues­tros gus­tos y re­que­ri­mien­tos: in­fi­ni­dad de es­tu­diosy en­cues­tas han ana­li­za­do el im­pac­to del es­pa­cio fí­si­co so­bre la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­ja­dor, po­nien­do de ma­ni­fies­to có­mo el con­fort y el bie­nes­tar en el en­torno de tra­ba­jo in­flu­yen di­rec­ta­men­te en el ren­di­mien­to y la ca­pa­ci­dad crea­ti­va de los in­di­vi­duos.

Ofre­cer bie­nes­tar am­bien­tal y emo­cio­nal a los em­plea­dos es uno de los prin­ci­pa­les re­tos de las em­pre­sas, de los ar­qui­tec­tos y pla­ni­fi­ca­do­res de en­tor­nos de ofi­ci­nas.

La di­ver­si­fi­ca­ción de los pro­ce­sos y mo­da­li­da­des de tra­ba­jo ac­tua­les, así co­mo los avan­ces de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción con­lle­van, por otro la­do, la ne­ce­si­dad de apos­tar por una ges­tión in­te­li­gen­te del tra­ba­jo así co­mo por la va­rie­dad y fle­xi­bi­li­dad en la con­fi­gu­ra­ción es­pa­cial de los en­tor­nos de tra­ba­jo.

El open spa­ce, la ofi­ci­na pai­sa­je, por ejem­plo, es una de las fór­mu­las que pre­va­le­ce en la ac­tua­li­dad no só­lo por­que per­mi­te op­ti­mi­zar el es­pa­cio, sino por­que fa­vo­re­ce la in­ter­ac­ción en­tre las per­so­nas, la co­la­bo­ra­ción, el com­par­tir y sen­tir­se par­tí­ci­pe de una em­pre­sa, ele­men­tos que in­flu­yen di­rec­ta­men­te en la pro­duc­ti­vi­dad de los em­plea­dos. Sin em­bar­go es in­dis­pen­sa­ble en es­te con­tex­to, y así lo de­mues­tran al­gu­nos de los pro­yec­tos que pu­bli­ca­mos en es­te nú­me­ro, dis­po­ner de es­pa­cios fá­cil­men­te ac­ce­si­bles, pe­que­ños re­fu­gios en los que las per­so­nas pue­dan apar­tar­se pa­ra la rea­li­za­ción de ta­reas que re­quie­ran un ma­yor gra­do de pri­va­ci­dad.

Los ar­qui­tec­tos he­mos tra­di­cio­nal­men­te de­fi­ni­do la pri­va­ci­dad en el tra­ba­jo en tér­mi­nos fí­si­cos: pri­va­ci­dad acús­ti­ca (¿me pue­den oir?); vi­sual (¿me pue­de ver?) y te­rri­to­rial (¿dis­pon­go de un si­tio só­lo pa­ra mi?). Sin em­bar­go pri­va­ci­dad no se re­fie­re só­lo al es­pa­cio fí­si­co. Es la ca­pa­ci­dad de ca­da uno de con­tro­lar in­for­ma­cio­nes y es­tí­mu­los. Sig­ni­fi­ca, en de­fi­ni­ti­va, “po­der es­co­ger dón­de y cuán­do ha­cer­nos anó­ni­mos”1.

La cues­tión es en­con­trar el equi­li­brio en­tre los es­pa­cios, en­tre el ‘no­so­tros’ y el ‘yo’, a par­tir del aná­li­sis del con­cep­to de pri­va­ci­dad co­mo fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer fren­te a la com­ple­ji­dad de las ta­reas ac­tua­les.

Y es­to es, lo que se po­dría de­fi­nir co­mo Smart Work: tra­ba­jar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te a par­tir de la crea­ción de di­ver­sos lu­ga­res -un eco­sis­te­ma- don­de las per­so­nas es­tén a gus­to y pue­dan es­co­ger rea­li­zar de­ter­mi­na­das ta­reas en el es­pa­cio más apro­pia­do.

Cuan­do se pue­de es­co­ger dón­de y có­mo tra­ba­jar re­sul­ta sin du­da más sen­ci­llo al­can­zar ma­yo­res ren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.