Con­se­cuen­cias agra­rias del TTIP en­tre la UE y EEUU

Oleo Revista - - OLEOCLUB -

El TTIP se vo­tó a prin­ci­pios de 2013 con el ob­je­ti­vo de re­lan­zar el in­ter­cam­bio de bie­nes, ser­vi­cios e in­ver­sio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea. El en­ton­ces co­mi­sa­rio de Co­mer­cio de la UE, Ka­rel de Gutch, en­fa­ti­zó la am­bi­ción del em­pe­ño -”ire­mos más allá de lo que pue­de con­se­guir la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio”- y de la apues­ta po­lí­ti­ca, al aven­tu­rar que ha­bría acuer­do a fi­na­les de 2014. Y to­do eso que­dó bau­ti­za­do co­mo Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca de Co­mer­cio e In­ver­sión, más co­no­ci­da por sus si­glas en in­glés Tran­satlan­tic Tra­de and In­vest­ment Part­ners­hip (TTIP).

El ob­je­ti­vo del acuer­do es eli­mi­nar los aran­ce­les y re­du­cir las ba­rre­ras pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio en­tre am­bas re­gio­nes, que su­po­ne más del 40% del co­mer­cio mun­dial, sin ba­jar los es­tán­da­res la­bo­ra­les, me­dioam­bien­ta­les y de pro­tec­ción al con­su­mi­dor pre­sen­tes en Eu­ro­pa.

To­más Gar­cía Az­cá­ra­te, cien­tí­fi­co ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía, Geo­gra­fía y De­mo­gra­fía (IEGD-CCHSCSIC) y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Eco­no­mía Agra­ria (AEEA), ha he­cho una se­rie de re­fle­xio­nes so­bre las con­se­cuen­cias de es­te acuer­do pa­ra el sec­tor agra­rio, pu­bli­ca­das en el Anua­rio 2016 de la Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar de la Fun­da­ción de Es­tu­dios Ru­ra­les.

Des­de su pun­to de vis­ta, “la na­tu­ra­le­za del po­si­ble acuer­do so­bre el TTIP es muy dis­tin­ta a to­dos los de­más acuer­dos ne­go­cia­dos has­ta aho­ra por la UE. Por pri­me­ra vez, el ele­men­to cen­tral de la ne­go­cia­ción no son los aran­ce­les apli­ca­dos por am­bas par­tes ni la aper­tu­ra de con­tin­gen­tes, sino la apro­xi­ma­ción, con­ver­gen­cia o ar­mo­ni­za­ción de las re­glas y re­gla­men­ta­cio­nes que ri­gen en am­bos la­dos del Atlán­ti­co, lo que en tér­mi­nos co­mer­cia­les se lla­ma los obs­tácu­los y ba­rre­ras no ta­ri­fa­rias”. Hoy, el arancel me­dio eu­ro­peo a las im­por­ta­cio­nes ame­ri­ca­nas es del 5,2% y el de Es­ta­dos Uni­dos a los pro­duc­tos eu­ro­peos del 3,5%.

Se­gún Gar­cía Az­cá­ra­te, se tra­ta de una ne­go­cia­ción so­me­ti­da a una fuer­te po­lé­mi­ca y en­tre los prin­ci­pa­les pe­li­gros po­ten­cia­les fi­gu­ran “la fal­ta de trans­pa­ren­cia en la in­for­ma­ción”. El pre­si­den­te de la AEEA se re­fie­re a que “se es­ta­ría ne­go­cian­do hur­tan­do a la opi­nión pú­bli­ca, e in­clu­so a los re­pre­sen­tan­tes de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­dos por el pue­blo (tan­to a ni­vel eu­ro­peo co­mo a ni­vel na­cio­nal), la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria, mien­tras que los re­pre­sen­tan­tes de las mul­ti­na­cio­na­les ten­drían las puer­tas abier­tas de la co­mi­sión ne­go­cia­do­ra. El 83% de las reunio­nes man­te­ni­das al res­pec­to ha­bría si­do con em­pre­sas”.

En se­gun­do lu­gar se­ña­la el me­ca­nis­mo de ar­bi­tra­je de las in­ver­sio­nes. “Es vis­to co­mo una ju­ris­dic­ción pri­va­da que im­pon­dría su ley, fa­vo­ra­ble a las mul­ti­na­cio­na­les, a los Es­ta­dos miem­bros, so­bre to­do cuan­do in­ten­ten pro­te­ger a sus po­bla­cio­nes o pro­mo­ver de­re­chos so­cia­les”.

Con­clu­sio­nes de To­más Gar­cía Az­cá­ra­te

“A es­tas al­tu­ras del jue­go, el acuer­do no exis­te. Se­ría jui­cio­so, en mi opi­nión, es­pe­rar a que es­té fi­na­li­za­do pa­ra sa­ber si es bueno o ma­lo. La le­tra pe­que­ña, co­mo en cual­quier con­tra­to, es ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te. ¿Quie­re es­to de­cir que no hay que ha­cer na­da y que­dar­nos con los bra­zos cru­za­dos? Evi­den­te­men­te no, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca re­cha­zar, por prin­ci­pio, un acuer­do del que se des­co­no­cen los de­ta­lles.

A cor­to pla­zo hay que ali­men­tar la ne­go­cia­ción con es­tu­dios ri­gu­ro­sos de im­pac­to, iden­ti­fi­can­do los pro­ble­mas po­ten­cia­les se­gún su re­le­van­cia real y ela­bo­ran­do pro­pues­tas con­cre­tas pa­ra los ne­go­cia­do­res. Vis­ta la com­ple­ji­dad de las ne­go­cia­cio­nes, así co­mo los equi­li­brios po­lí­ti­cos ac­tua­les en los Es­ta­dos Uni­dos y su ca­len­da­rio elec­to­ral, pa­re­ce cla­ro que el equi­li­brio fi­nal se en­con­tra­rá, si se en­cuen­tra, en el úl­ti­mo tra­mo de la ne­go­cia­ción.

Tal vez sea útil re­cor­dar lo que ha pa­sa­do en los acuer­dos co­mer­cia­les fir­ma­dos has­ta aho­ra por la UE. Los sec­to­res ga­na­de­ros ha­brían si­do “fe­roz­men­te” de­fen­di­dos por la Co­mi­sión Eu­ro­pea (Farm Eu­ro­pe, 2015), aun­que no exis­te la mis­ma sen­sa­ción en el sec­tor hor­to­fru­tí­co­la. Así, por ejem­plo, cuan­do ha ha­bi­do di­ver­gen­cias téc­ni­cas im­por­tan­tes (co­mo es el ca­so de las hor­mo­nas), los con­tin­gen­tes se han li­mi­ta­do a pro­duc­tos ga­ran­ti­za­dos

El ob­je­ti­vo del TTIP es eli­mi­nar los aran­ce­les y re­du­cir las ba­rre­ras pa­ra fa­ci­li­tar el co­mer­cio en­tre am­bas re­gio­nes. Fo­to:123rf.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.