¿Ha­cia dón­de evo­lu­cio­na la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la agri­cul­tu­ra?

Las nue­vas tec­no­lo­gías em­pie­zan a ju­gar un pa­pel cla­ve en la agri­cul­tu­ra. Una in­ver­sión en tec­no­lo­gía apli­ca­da al cam­po pue­de no só­lo au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de los cul­ti­vos, sino aho­rrar cos­tes y evi­tar la ex­pan­sión de pla­gas o en­fer­me­da­des. Ade­más, la

Oleo Revista - - OLEO I+D+ -

La ne­ce­si­dad de con­tar con da­tos fia­bles y en tiem­po real ha­ce que la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión avan­ce en el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas que ayu­den a op­ti­mi­zar y a ha­cer más efi­cien­te la pro­duc­ción. Ade­más, ca­da vez son más las em­pre­sas re­la­cio­na­das con la agri­cul­tu­ra que apues­tan por apli­car pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos que les ayu­dan a ser más efi­cien­tes y com­pe­ti­ti­vos. La tra­di­ción no es­tá re­ñi­da con la mo­der­ni­dad.

Bue­na mues­tra de la im­por­tan­cia que tie­ne la tec­no­lo­gía en la agri­cul­tu­ra es el apo­yo es­ta­tal que re­ci­be es­te área en for­ma del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción y Tec­no­lo­gía Agra­ria y Ali­men­ta­ria (INIA). Uno de sus ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios es fa­ci­li­tar que la in­ves­ti­ga­ción agroa­li­men­ta­ria que se desa­rro­lla en Es­pa­ña sea una he­rra­mien­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad pa­ra las em­pre­sas que ope­ran en la pro­duc­ción de ali­men­tos. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en los pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción de­ben ser la ba­se so­bre la que el te­ji­do em­pre­sa­rial es­pa­ñol desa­rro­lle tec­no­lo­gías di­ri­gi­das a la in­no­va­ción.

Una de las gran­des in­no­va­cio­nes de los úl­ti­mos años son los dro­nes. Se tra­ta de equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos que per­mi­ten rea­li­zar en tiem­po real el se­gui­mien­to y desa­rro­llo de los cul­ti­vos, que en agri­cul­tu­ra pue­de te­ner múl­ti­ples uti­li­da­des.

Equi­pa­dos con cá­ma­ras pa­ra sa­car fo­to­gra­fías o fil­mar en al­ta de­fi­ni­ción, los nue­vos equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos pue­den ser aviones, he­li­cóp­te­ros o te­ner des­de cua­tro a ocho hé­li­ces. Apli­ca­dos al área ci­vil, los dro­nes es­tán per­mi­tien­do lu­char con­tra la de­ser­ti­fi­ca­ción, los in­cen­dios o la ca­za fur­ti­va. Y en el mun­do agrí­co­la han su­pues­to una ayu­da ines­ti­ma­ble pa­ra con­tro­lar gran­des áreas de cul­ti­vo.

De plás­ti­co, fi­bra de car­bono, alu­mi­nio o has­ta de una es­pe­cie de go­maes­pu­ma den­sa, los equi­pos vo­la­do­res no tri­pu­la­dos pue­den ha­cer que los pro­duc­to­res re­em­pla­cen la tra­di­cio­nal re­co­rri­da a pie por el cam­po, don­de a ve­ces es di­fí­cil ca­mi­nar por los cul­ti­vos, por un dron que le va a per­mi­tir ha­cer­lo des­de el ai­re y con ma­yor pre­ci­sión.

Un dron so­bre­vue­la un cam­po de cul­ti­vo y de­tec­ta un área que po­dría es­tar in­fec­ta­da con al­gún in­sec­to in­va­sor. El agri­cul­tor ana­li­za, a tra­vés de su ta­blet y en tiem­po real, có­mo de ex­ten­so es el pro­ble­ma. Gra­cias a la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión que ha prac­ti­ca­do es­te agri­cul­tor, sa­be per­fec­ta­men­te dón­de co­mien­za y aca­ba el pro­ble­ma.

A tra­vés de un dron el agri­cul­tor pue­de me­dir y con­tro­lar nu­me­ro­sas va­ria­bles, co­mo el rit­mo de cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos: po­ca in­for­ma­ción hay más va­lio­sa pa­ra el agri­cul­tor que co­no­cer a qué rit­mo cre­cen sus cul­ti­vos. Y es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en plan­ta­cio­nes que se ex­tien­den por va­rias hec­tá­reas de te-

Un dron so­bre­vue­la un cam­po de cul­ti­vo y de­tec­ta un área que po­dría es­tar in­fec­ta­da con al­gún in­sec­to in­va­sor. Fo­to: BBVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.