Smart­tree®: me­no­res cos­tes de im­plan­ta­ción, me­jo­ra de la sa­ni­dad ve­ge­tal y fa­ci­li­dad en el ma­ne­jo

A lo lar­go de sus más de 20 años de vi­da el oli­var en se­to ha ido evo­lu­cio­nan­do en su tec­no­lo­gía de cul­ti­vo man­te­nien­do, eso sí, su mo­ti­va­ción o fi­lo­so­fía ini­cial: bus­car un sis­te­ma que nos per­mi­tie­ra au­men­tar la ren­ta­bi­li­dad de nues­tras ex­plo­ta­cio­nes oli

Oleo Revista - - OLEOCAMPO -

Smart­tree ® es un ti­po de plan­ta que di­fie­re de la usa­da de ma­ne­ra con­ven­cio­nal en el oli­var en al­ta den­si­dad en la edad de la mis­ma, un mí­ni­mo de 11 me­ses de desa­rro­llo en vi­ve­ro, y en su mor­fo­lo­gía. La plan­ta Smart­tree ® se ob­tie­ne en vi­ve­ro por la apli­ca­ción de su­ce­si­vos des­pun­tes me­cá­ni­cos. El pri­me­ro de ellos se efec­túa cuan­do la plan­ta al­can­za una al­tu­ra cer­ca­na a los 50 cm, lo que pro­vo­ca la bro­ta­ción de las ye­mas si­tua­das en el nu­do in­me­dia­ta­men­te in­fe­rior al pun­to de cor­te. De la bro­ta­ción de es­tas ye­mas sur­gen dos nue­vas ra­mas que trans­cu­rri­do un tiem­po se vuel­ven a sec­cio­nar api­cal­men­te, oca­sio­nan­do así nue­vos pun­tos en desa­rro­llo. El nú­me­ro fi­nal de bro­tes en cre­ci­mien­to pre­sen­tes en la plan­ta de­pen­de­rá de los cor­tes to­ta­les rea­li­za­dos (Foto 1).

La plan­ta ob­te­ni­da en vi­ve­ro pre­sen­ta un diá­me­tro de tron­co y un vo­lu­men ra­di­cu­lar su­pe­rior al de la plan­ta con­ven­cio­nal, re­sul­tan­do más fá­cil su es­ta­ble­ci­mien­to en cam­po y me­nor su sus­cep­ti­bi­li­dad a fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos co­mo las he­la­das o las al­tas tem­pe­ra­tu­ras.

Fi­nal­men­te a la plan­ta se le aco­pla un pro­tec­tor plás­ti­co con una do­ble per­fo­ra­ción, uno de los es­pa­cios aco­ge el tron­co de la plan­ta y el otro ser­vi­rá de guía pa­ra la co­lo­ca­ción del tu­tor en cam­po. Es­te pro­tec­tor es de co­lor blan­co en el ex­te­rior pa­ra re­fle­jar la luz, y ne­gro en el in­te­rior pa­ra im­pe­dir la en­tra­da de la mis­ma y di­fi­cul­tar así la pro­li­fe­ra­ción de los re­bro­tes. Ade­más de re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te la mano de obra ne­ce­sa­ria en la im­plan­ta­ción del cul­ti­vo, la in­cor­po­ra­ción del pro­tec­tor a la plan­ta per­mi­te la uti­li­za­ción de her­bi­ci­das des­de el mis­mo mo­men­to de la plan­ta­ción (Foto 2).

Foto 2

Foto 1

Foto 4

Foto 3

Foto 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.