Acei­tes en­ri­que­ci­dos en ca­ro­te­noi­des, más es­ta­bles fren­te a la de­gra­da­ción tér­mi­ca por mi­cro­on­das

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Jaén, en co­la­bo­ra­ción con la Uni­ver­si­dad de Al­me­ría y la Uni­ver­si­dad de Al Jouf (Ara­bia Sau­dí), han de­mos­tra­do que los acei­tes en­ri­que­ci­dos en ca­ro­te­noi­des son más es­ta­bles fren­te a la de­gra­da­ción tér­mi­ca por mi­cro­on­das

Oleo Revista - - OLEO I+D+ -

Los ca­ro­te­noi­des son una gran fa­mi­lia de pig­men­tos fo­to­sin­té­ti­cos que tie­nen con­tras­ta­das pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes de gran uti­li­dad en la lu­cha con­tra un gran con­jun­to de en­fer­me­da­des que afec­tan al ser hu­mano, y por ello, es muy im­por­tan­te in­cor­po­rar al or­ga­nis­mo can­ti­da­des mí­ni­mas ne­ce­sa­rias an­te cier­tos ti­pos de cán­cer, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, da­ños en la re­ti­na o efec­tos no­ci­vos en la piel. Una de las vías más efec­ti­vas de ca­ra a desa­rro­llar una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va es una ade­cua­da in­ges­ta de ca­ro­te­noi­des me­dian­te la die­ta. Es­tos com­pues­tos ac­ti­vos apa­re­cen en el or­ga­nis­mo hu­mano a tra­vés de ali­men­tos que los con­tie­nen, sien­do fru­tas y ver­du­ras dos de las fa­mi­lias de ali­men­tos don­de más apa­re­cen.

“La dis­mi­nu­ción en el con­su­mo de fru­tas y ver­du­ras ha pro­vo­ca­do una re­duc­ción pa­ra­le­la de la in­ges­ta de es­tos im­por­tan­tes com­pues­tos bio­ac­ti­vos. An­te es­ta si­tua­ción, se es­tá co­men­zan­do a es­tu­diar su in­cor­po­ra­ción a tra­vés de ali­men­tos fun­cio­na­les.

En ese sen­ti­do, el con­su­mo de acei­te de oli­va pue­de cons­ti­tuir un buen me­dio pa­ra in­cor­po­rar, a tra­vés de la die­ta, la in­ges­ta ade­cua­da de ca­ro­te­noi­des que pue­da re­per­cu­tir en la re­duc­ción del ries­go de desa­rro­llo de cier­tas en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el dé­fi­cit de es­tos com­pues­tos”, ex­pli­ca Ru­per­to Ber­me­jo, res­pon­sa­ble prin­ci­pal de la in­ves­ti­ga­ción y pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Quí­mi­ca Fí­si­ca y Ana­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad jien­nen­se.

Es­te es­tu­dio ha con­se­gui­do co­mo pri­mer ob­je­ti­vo ob­te­ner acei­tes de oli­va en­ri­que­ci­dos en nue­vos an­ti­oxi­dan­tes pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des of­tal­mo­ló­gi­cas y der­ma­to­ló­gi­cas.

Así el acei­te de oli­va, ade­más de las ya nu­me­ro­sas ven­ta­jas que tie­ne por su es­pe­cial com­po­si­ción, aho­ra enriquecido en lu­teí­na y be­ta-ca­ro­teno (los dos an­ti­oxi­dan­tes aña­di­dos) es un ali­men­to fun­cio­nal que pue­de unir­se co­mo al­ter­na­ti­va a las di­fe­ren­tes for­mas de lu­cha que en la ac­tua­li­dad exis­ten con­tra las en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas aso­cia­das al dé­fi­cit de an­ti­oxi­dan­tes en nues­tro cuer­po.

Los in­ves­ti­ga­do­res Ru­per­to Ber­me­jo, Mª Car­men Mu­ri­llo y Ma­ri­na Gar­cía. Foto: UJA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.