La ne­ce­si­dad del oli­var de an­ti­ci­par­se al fu­tu­ro

Oleo Revista - - OLEOCLUB -

El oli­var ha vi­vi­do dos años de tre­gua. Los pro­duc­to­res de acei­te de oli­va han ter­mi­na­do dos cam­pa­ñas (la de 20152016 y la de 2016-2017) con bue­nos pre­cios y acep­ta­bles pro­duc­cio­nes. A la es­pe­ra de que la re­co­gi­da de acei­tu­na afron­te sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, y ya se cum­plan en ma­yor o me­nor por­cen­ta­je los afo­ros, y los pre­cios man­ten­gan su ten­den­cia o no, lo cier­to es que a los que te­ne­mos me­mo­ria a cor­to y lar­go pla­zo, no se nos ol­vi­da que, no ha­ce tan­to, el ki­lo de acei­te se co­ti­za­ba a 1,8 eu­ros en ori­gen y que los oli­va­re­ros re­co­gían el fru­to del oli­var más por tra­di­ción que por ne­go­cio. Tam­po­co po­de­mos de­jar apar­ca­das en la me­mo­ria esas irri­so­rias cam­pa­ñas en que, de­bi­do a la se­quía u otras ad­ver­si­da­des me­teo­ro­ló­gi­cas, la pro­duc­ción de acei­te de oli­va fue ca­si tes­ti­mo­nial. Hay que re­cor­dar. De­be­mos de te­ner los pies muy en la tie­rra pa­ra sa­ber que en las épo­cas de bo­nan­za es cuan­do uno de­be prepararse pa­ra el fu­tu­ro. Es la cla­ve de la su­per­vi­ven­cia en la agri­cul­tu­ra, en nues­tro oli­var. Es el úni­co se­gu­ro 100% vá­li­do pa­ra un ne­go­cio sin te­cho, ni puer­tas ni ven­ta­nas.

La glo­ba­li­za­ción del mer­ca­do de acei­te

En un con­tex­to global, en un oli­var mun­dia­li­za­do, con­si­de­ro que só­lo so­bre­vi­vi­rán los que lo­gren pro­du­cir ba­ra­to. Ca­li­dad y can­ti­dad, pe­ro de for­ma ren­ta­ble, com­pe­ti­ti­va. No nos po­de­mos ol­vi­dar de que, aun­que Es­pa­ña es la ma­yor pro­duc­to­ra de acei­te del mun­do (pro­du­ce el 44% del acei­te del pla­ne­ta y el 62% dl acei­te de to­da Eu­ro­pa), el mer­ca­do del acei­te es un mer­ca­do global. Aun­que nues­tro país si­gue man­te­nien­do el es­ta­tus co­mo ma­yor pro­duc­tor de acei­te de oli­va del mun­do, en el res­to del mun­do se va im­plan­tan­do el cul­ti­vo del oli­var. Ca­da se­gun­do se plan­tan diez oli­vos nue­vos en al­gún lu­gar de la Tie­rra y la me­dia de cre­ci­mien­to anual del oli­var es de 150.000 hec­tá­reas anua­les. Du­ran­te to­do el año ya se es­tá pro­du­cien­do acei­te de oli­va y se es­ti­ma que la cam­pa­ña en la que se den las cir­cuns­tan­cias de que to­dos los paí­ses pro­duc­to­res ten­gan bue­na co­se­cha, la pro­duc­ción de acei­te de oli­va mun­dial po­dría lle­gar a los 5,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das, al­go to­tal­men­te fac­ti­ble en un fu­tu­ro no muy le­jano.

Ac­tual­men­te exis­ten oli­va­res en Chi­na, Aus­tra­lia, Le­to­nia o Fin­lan­dia. Hay otros mu­chos más que, le­jos de la ex­tra­va­gan­cia, se han con­ver­ti­do en un cul­ti­vo de re­fe­ren­cia. Son ex­plo­ta­cio­nes que sue­len na­cer con mé­to­dos de plan­ta­ción y sis­te­mas de re­co­lec­ción ca­pa­ces de re­du­cir más de la mi­tad los cos­tes es­tán­da­res de pro­duc­ción/re­co­lec­ción de un oli­var tra­di­cio­nal.

El oli­var en Es­pa­ña

En Es­pa­ña con­ta­mos con un oli­var que pro­du­ce mu­cho y muy bien. Otra asun­to es que sea com­pe­ti­ti­vo. Hay in­for­mes, co­mo el úl­ti­mo del CES de Jaén (Con­se­jo Eco­nó­mi­co y So­cial de la Pro­vin­cia), que ofre­cen da­tos des­co­ra­zo­na­do­res: más del 95% de las ex­plo­ta­cio­nes de pro­vin­cias co­mo Jaén (un por­cen­ta­je tam­bién bas­tan­te ele­va­do en el to­tal es­pa­ñol) no se­rían ren­ta­bles sin la sub­ven­ción que re­ci­ben de Eu­ro­pa ca­da año en ni­ve­les de pre­cios me­dios de los úl­ti­mos diez años.

La sub­ven­ción que nos ofrece Eu­ro­pa, la lla­ma­da PAC, no de­be de ser la cla­ve. De he­cho, des­de nuestra organización ya es­ta­mos ana­li­zan­do y em­pe­za­mos a tra­ba­jar en su re­mo­de­la­ción, que ven­drá a par­tir de 2020. Pe­se a que se man­tu­vie­se el ac­tual ni­vel de ayu­da (al­go que des­de ASAJA pe­lea­re­mos con uñas y dien­tes) las sub­ven­cio­nes sim-

ple­men­te de­ben de ser un com­ple­men­to, pe­ro no la ba­se del ne­go­cio. El oli­var de­be de ser ren­ta­ble por sí mis­mo. Pa­ra ello, nuestra apues­ta es la de usar las me­jo­res tec­no­lo­gías y los úl­ti­mos modelos de plan­ta­cio­nes pa­ra mi­rar de ca­ra al fu­tu­ro. Oli­va­res me­ca­ni­za­dos, mo­der­ni­za­dos, in­ten­si­vos y su­per­in­ten­si­vos. Es la úni­ca re­ce­ta. Aque­llos que no pue­dan ha­cer­lo, por su es­pe­cial oro­gra­fía, de­be­rán bus­car la di­fe­ren­cia­ción co­mo má­xi­ma. Ayu­dar­se de sub­ven­cio­nes es­pe­cí­fi­cas. Ini­cia­ti­vas que los man­ten­gan y que lo­gren su­plir los al­tos cos­tes de pro­duc­ción.

El res­to, la gran ma­yo­ría de nuestra pro­vin­cia, de­be an­ti­ci­par­se. El fu­tu­ro del oli­var hay que ga­nár­se­lo, tra­ba­jar­lo. Y es­to só­lo ocu­rre si ca­da día so­mos más pro­fe­sio­na­les. Hay que apos­tar por cul­ti­vos com­pe­ti­ti­vos (pro­ba­ble­men­te in­ten­si­vos o su­per­in­ten­si­vos) y apo­yar­se en la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión. Es una agri­cul­tu­ra res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te, que in­vier­te en tec­no­lo­gía, en ma­qui­na­ria… To­do con el fin de pro­du­cir bien y ba­ra­to y a un má­xi­mo de efi­cien­cia. Pa­ra es­te oli­var, las ayu­das son un com­ple­men­to, no una ba­se. Las os­ci­la­cio­nes de pre­cios mer­man los be­ne­fi­cios, pe­ro in­clu­so en años de pre­cios bajos, las ex­plo­ta­cio­nes si­guen sien­do ren­ta­bles.

Un oli­var siem­pre de­pen­dien­te de la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca, de las de­ci­sio­nes eu­ro­peas, de un vai­vén de cir­cuns­tan­cias que afec­tan di­rec­ta­men­te al pre­su­pues­to de la UE pa­ra po­lí­ti­cas agra­rias (Bre­xit, cri­sis mi­gra­to­rias…) estará siem­pre al fi­lo de la na­va­ja. Par­tien­do de es­ta ba­se e in­sis­tien­do en que des­de ASAJA- Jaén se­gui­re­mos tra­ba­jan­do en Eu­ro­pa pa­ra man­te­ner el sis­te­ma de ayu­das PAC, ten­go que vol­ver a ha­cer hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de ser com­pe­ti­ti­vos. De usar las nue­vas tec­no­lo­gías y to­dos los avan­ces que la cien­cia ha pues­to a nues­tro al­can­ce (dro­nes, agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, trac­to­res y ma­qui­na­ria au­tó­no­ma y tec­no­lo­gía agra­ria 4.0) pa­ra se­guir pro­du­cien­do bien, co­mo lo he­mos he­cho has­ta aho­ra, pe­ro, ade­más, de un modo que sea ren­ta­ble pri­me­ro por el pro­duc­to y lue­go por las ayu­das.

Ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca

El oli­var se­gui­rá con­tan­do con mer­ca­do, co­mo la gran ma­yo­ría de ali­men­tos si te­ne­mos en cuen­ta las pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co de la ONU. Pre­vén pa­ra 2030 un pla­ne­ta to­tal­men­te re­con­fi­gu­ra­do, en el que In­dia su­ma­rá 1.500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, su­peran­do a Chi­na, y Áfri­ca se ele­va­rá por en­ci­ma de am­bos paí­ses asiá­ti­cos con 2.000 mi­llo­nes. La po­bla­ción mun­dial pa­sa­rá de los 7.300 mi­llo­nes ac­tua­les a 8.500 mi­llo­nes en 2030 y a 9.700 mi­llo­nes en 2050, y Áfri­ca apor­ta­rá más de la mi­tad de ese cre­ci­mien­to y su­ma­rá 4.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Con es­ta ex­plo­sión de­mo­grá­fi­ca, el mun­do de­be­rá des­ti­nar más su­per­fi­cie a pro­du­cir ali­men­tos y se ve­rá obli­ga­da a apli­car to­das las tec­no­lo­gías que la cien­cia nos ofrece con el fin de mul­ti­pli­car la pro­duc­ción de ali­men­tos. Ha­brá por tan­to apro­xi­ma­da­men­te un 30% más de po­bla­ción en el año 2050, por lo que la agri­cul­tu­ra de­be­ría, co­mo mí­ni­mo, pro­du­cir es­te 30% más de ali­men­tos man­te­nién­do­se la si­tua­ción de­fi­ci­ta­ria pa­ra ali­men­tar a la po­bla­ción ac­tual.

El oli­var no se va a ver ais­la­do de es­to, sal­vo que se quie­ra ha­cer un oa­sis o man­cha de cul­ti­vo tra­di­cio­nal don­de no so­la­men­te se cum­plan las fun­cio­nes de pro­duc­ción, sino tam­bién de re­creo, me­dioam­bien­te, de tu­ris­mo… lo cual pro­por­cio­na­rá al agri­cul­tor in­gre­sos extra con los que po­der com­pen­sar el he­cho de no ser com­pe­ti­ti­vo. Se tra­ta de una op­ción acep­ta­ble que, a mi pa­re­cer, no de­be­ría ser la prin­ci­pal si quie­re se­guir­se man­te­nien­do el sta­tus del oli­var co­mo em­pre­sa agra­ria. Sin em­bar­go, pue­de ser una al­ter­na­ti­va, in­clu­so un com­ple­men­to, pa­ra to­dos aque­llos con di­fi­cul­tad de me­ca­ni­za­ción por su par­ti­cu­lar oro­gra­fía o pa­ra los que op­ten por es­te ti­po de cul­ti­vo por con­vic­cio­nes per­so­na­les.

Re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal

Sea co­mo fue­re, los pro­fe­sio­na­les del oli­var de­be­rán to­mar li­bre­men­te un ca­mino pa­ra tra­zar el fu­tu­ro de sus ex­plo­ta­cio­nes. Ade­más, tan­to ellos co­mo las Ad­mi­nis­tra­cio­nes, so­bre to­do estas úl­ti­mas, ten­drán que fo­men­tar el tan desea­do re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en el cam­po. No en vano, hay que te­ner en cuen­ta la al­ta edad me­dia de la po­bla­ción que re­gen­ta ac­tual­men­te el oli­var. Más de la mi­tad es ma­yor de 65 años. Es la nue­va ge­ne­ra­ción, esa que ya ha com­pren­di­do que tra­ba­jar la tie­rra an­tes des­pre­cia­da es ca­paz de ofre­cer una vi­da ca­li­dad y fu­tu­ro, se­rá la que de­ba to­mar las rien­das. Los que los an­te­ce­de­mos de­be­re­mos de­jar­le el ca­mino pre­pa­ra­do. Dro­nes, trac­to­res ro­bo­ti­za­dos, plan­ta­cio­nes in­ten­si­vas, va­rie­da­des re­sis­ten­tes a en­fer­me­da­des co­mo la ver­ti­ci­lo­sis… se­rán ca­da vez más fa­mi­lia­res en el ar­got agra­rio. To­dos aque­llos que se ade­lan­ten es­ta­rán ga­ran­ti­zán­do­se la su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.