El Aceite de Oru­jo de Oli­va bus­ca su si­tio en el mer­ca­do de aceite de oli­va

Oleo Revista - - SUMARIO - Fo­tos: ORIVA- In­ter­pro­fe­sio­nal del Aceite de Oru­jo

Es­pa­ña es el pri­mer pro­duc­tor y prin­ci­pal ex­por­ta­dor mun­dial de oru­jo de oli­va, sin em­bar­go es­te aceite es el gran des­co­no­ci­do del mer­ca­do es­pa­ñol. Un re­to que asu­men des­de ORIVA, la In­ter­pro­fe­sio­nal del Aceite de Oru­jo de Oli­va, que tras su crea­ción en ma­yo de 2015 ha em­pren­di­do “la batalla” de ha­cer más vi­si­ble el pro­duc­to y re­cu­pe­rar el re­co­no­ci­mien­to que me­re­ce el que es­tá con­si­de­ra­do co­mo el se­gun­do aceite ve­ge­tal más sa­lu­da­ble, so­lo por de­trás del de oli­va en sus dis­tin­tas va­rie­da­des.

ORIVA na­ce con un ob­je­ti­vo prin­ci­pal, que es de la pro­mo­ción y di­vul­ga­ción del Aceite de Oru­jo de Oli­va. Al­can­zar es­ta me­ta su­po­ne me­jo­rar la in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to so­bre los mer­ca­dos y con­su­mi­do­res y desa­rro­llar pro­gra­mas de in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca en la pro­duc­ción del Aceite de Oru­jo de Oli­va. A tra­vés de las he­rra­mien­tas de la co­mu­ni­ca­ción, pro­mo­ción e in­ves­ti­ga­ción, pi­la­res cen­tra­les so­bre los que se sos­tie­ne la ac­ti­vi­dad de la In­ter­pro­fe­sio­nal. Es­pe­cial­men­te, in­cen­ti­va­mos el co­no­ci­mien­to y el con­su­mo del aceite de oru­jo de oli­va en el ca­nal HORECA (Hos­te­le­ría, Res­tau­ra­ción y Ca­te­ri­ng), la in­dus­tria ali­men­ta­ria (con­ser­ve­ras, ape­ri­ti­vos em­bol­sa­dos, etc.) y los con­su­mi­do­res en ge­ne­ral.

El aceite de oru­jo de oli­va co­mo aceite que con­tie­ne ex­clu­si­va­men­te acei­tes pro­ce­den­tes del tra­ta­mien­to del oru­jo de la oli­va y los acei­tes obet­ni­dos di­rec­ta­men­te de acei­tu­nas. De he­cho, el Aceite de Oru­jo de Oli­va so­lo pue­de in­cluir en su com­po­si­ción aceite de oru­jo de oli­va re­fi­na­do y aceite de oli­va vir­gen o vir­gen ex­tra, se­gún el Re­gla­men­to de la UE.

Al tra­tar­se de un aceite que pro­ce­de de la acei­tu­na, ha­bla­mos del se­gun­do aceite más sano del mun­do des-

pués de los acei­tes de oli­va (vir­gen ex­tra, vir­gen y aceite de oli­va). La di­fe­ren­cia res­pec­to a los otros pro­duc­tos pro­ve­nien­tes del oli­var es el mo­men­to/ mé­to­do de ex­trac­ción.

¿Có­mo se ob­tie­ne?

El aceite de oru­jo de oli­va se ob­tie­ne a tra­vés de un pro­ce­so sos­te­ni­ble de ex­trac­ción del al­peo­ru­jo (agua, piel, hue­so y res­tos de aceite que re­sul­ta de la mol­tu­ra­ción de la acei­tu­na) y del re­fi­na­do del aceite de oru­jo cru­do que re­sul­ta de es­ta ex­trac­ción. Es­te pro­ce­so fi­na­li­za cuan­do el aceite de oru­jo re­fi­na­do se en­ca­be­za o mez­cla con una pe­que­ña pro­por­ción de aceite de oli­va vir­gen ex­tra o aceite de oli­va vir­gen. Así se con­si­gue un aceite con un con­te­ni­do de has­ta el 85% de áci­dos gra­sos mo­no­in­sa­tu­ra­dos, prin­ci­pal­men­te áci­do olei­co (C18:1.). Has­ta un 2% del aceite (frac­ción in­sa­po­ni­fi­ca­ble) es­tá for­ma­do por un con­jun­to de com­pues­tos con pro­pie­da­des bio­ac­ti­vas. El re­sul­ta­do es siem­pre un aceite con unos be­ne­fi­cios y cua­li­da­des que lo ha­cen el me­jor aceite pa­ra la fri­tu­ra.

Eco­no­mía cir­cu­lar 100%

El sec­tor oru­je­ro apro­ve­cha ín­te­gra­men­te la ma­te­ria so­bran­te de las al­ma­za­ras, tras la ex­trac­ción del aceite de oli­va. Hay que te­ner en cuen­ta que de la acei­tu­na uni­ca­men­te se des­ti­na el 20% pa­ra ha­cer aceite de oli­va; el 80% res­tan­te son re­si­duos que el sec­tor oru­je­ro va­lo­ri­za ha­cien­do un apro­ve­cha­mien­to in­te­gral del al­pe­ru­jo u oru­jo gra­so hú­me­do -com­pues­to de agua, piel, hue­so y res­tos de aceite que re­sul­ta de la mol­tu­ra­ción de la acei­tu­na-. Se­gún da­tos de la AICA, va­lo­ra­dos por ANEO, en la cam­pa­ña 2016/2017 se trans­for­ma­ron 6,4 mi­llo­nes de

to­ne­la­das de al­pe­ru­jo en com­pues­tos de valor, en lo que es un cla­ro ejem­plo de eco­no­mía cir­cu­lar.

Gra­cias a pro­ce­sos in­dus­tria­les de se­ca­do, ex­trac­ción y re­fi­na­do, el al­pe­ru­jo per­mi­te dis­tin­tos apro­ve­cha­mien­tos. La ma­yor par­te, un 70% se trans­for­ma en va­por de agua. Un 2% se con­vier­te en aceite de oru­jo cru­do que en las re­fi­na­do­ras pa­sa a ser oru­jo de oli­va; y un 30% da lu­gar a bio­ma­sa, ca­paz de ge­ne­rar ener­gía tér­mi­ca y eléc­tri­ca, usa­da tan­to pa­ra el au­to­con­su­mo de la pro­pia in­dus­tria co­mo pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción. Tam­bién se ex­traen com­post, gra­sas y pas­tas de re­fi­ne­ría pa­ra ali­men­ta­ción ani­mal, la in­dus­tria cos­mé­ti­ca y far­ma­céu­ti­ca.

A es­te apro­ve­cha­mien­to 100% de la acei­tu­na se su­ma el que el sec­tor oru­je­ro asu­me el re­ci­cla­do de las aguas ve­ge­ta­les de las al­ma­za­ras de los acei­tes de oli­va, al­ta­men­te con­ta­mi­nan­tes. Por to­do ello, Joa­quín Ló­pez, di­rec­tor ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sas de Aceite de Oru­jo de Oli­va, ANEO, in­ci­de en que el valor me­dioam­bien­tal de la ac­ti­vi­dad oru­je­ra “es di­fe­ren­cial y mues­tra del ca­rác­ter pio­ne­ro del sec­tor al apos­tar por un mo­de­lo pro­duc­ti­vo más in­te­li­gen­te, sos­te­ni­ble e integrador”. Un valor que ha si­do cer­ti­fi­ca­do por nor­mas in­ter­na­cio­na­les co­mo la ISO 14001.

A es­te valor me­dioam­bien­tal se le une el uso de ener­gías re­no­va­bles co­mo la bio­ma­sa. El uso de es­te re­cur­so ener­gé­ti­co de ma­ne­ra sos­te­ni­ble, en lu­gar de otros com­bus­ti­bles fó­si­les, con­lle­va ven­ta­jas pa­ra el en­torno co­mo el apro­ve­cha­mien­to de re­siu­dos agrí­co­las o la mi­ni­mi­za­ción de emi­sio­nes, pues­to que se tra­ta de un com­bus­ti­ble neu­tro des­de el pun­to de vis­ta del ci­clo de car­bono. Ca­be re­cor­dar que ade­más se tra­ta de una bio­ma­sa pro­du­ci­da por la pro­pia in­dus­tria, apro­ve­chan­do el po­ten­cial de la eco­no­mía cir­cu­lar.

Un valor me­dioam­bien­tal que es di­fe­ren­cial y que mues­tra el ca­rác­ter pio­ne­ro del sec­tor en apos­tar por un mo­de­lo pro­duc­ti­vo más in­te­li­gen­tes, sos­te­ni­ble e integrador.

El sec­tor en ci­fras

El pe­so del sec­tor en el con­jun­to del ám­bi­to oleí­co­la re­sul­ta fun­da­men­tal des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co y so­cial. En es­te sen­ti­do, en una fuen­te de em­pleo y de ri­que­za de los te­rri­to­rios que ge­ne­ral 3000 pues­tos de tra­ba­jos di­rec­tos (42% tra­ba­ja­do­res fi­jos y 58% de even­tua­les); y 15000 in­di­rec­tos. Su fac­tu­ra­ción al­can­za los 150 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Com­pe­ti­ti­vi­dad y ANEO.

Es­pa­ña cuen­ta con 45 cen­tros oru­je­ros/ex­trac­to­ras re­par­ti­das por cin­co Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, y con nue­ve re­fi­ne­rías dis­tri­bui­das por An­da­lu­cçia, Cas­ti­lla-La Man­cha, Ex­tre­ma­du­ra, Cataluña, Na­va­rra y Mur­cia (Da­tos de AICA/ORIVA).

Es­ta mo­der­na in­fraes­truc­tu­ra, fiel a la más es­tric­ta re­gu­la­ción que ase­gu­ra la tra­za­bi­li­dad del pro­duc­to, per­mi­te que Es­pa­ña ofrez­ca una pro­duc­ción es­ta­ble, con pi­cos mo­de­ra­dos que ha evo­lu­cio­na­do des­de la cam­pa­ña de 2012/2013 con 98.299,23 ton. de pro­duc­ción a las 115.243 ton. de la cam­pa­ña 2016/2017, se­gún da­tos de ANEO.

Con­for­me a es­tos da­tos el sec­tor ac­tual­men­te el 85% de la co­mer­cia­li­za­ción del aceite de oru­jo de oli­va es­pa­ñol se des­ti­na a mer­ca­dos ex­te­rio­res, que de­man­dan con gran in­te­rés el pro­duc­to, al­can­zan­do las 106.129 to­ne­la­das en la úl­ti­ma cam­pa­ña 2016/2017, un 7,1% más que en la an­te­rior y un 19,9% más que en la me­dia de las cua­tro an­te­rio­res. Los prin­ci­pa­les paí­ses de ex­por­ta­ción du­ran­te la cam­pa­ña 2016/2017 fue­ron Ita­lia -don­de fue a pa­rar el 26% del to­tal- y EE.UU. -que su­po­ne un 11%-; se­gui­dos de Por­tu­gal -con un 9%-, Emi­ra­tos Ára­bes -el 7%-, In­dia -un 2%- y Chi­na -el 1%-. El 39% res­tan­te se com­pra en otros lu­ga­res del mun­do. En Es­pa­ña, mien-

ORIVA SE COM­PO­NE DE LAS CIN­CO PRIN­CI­PA­LES ASO­CIA­CIO­NES QUE CON­FOR­MAN LA CA­DE­NA DE VALOR DEL ACEITE DE ORU­JO DE OLI­VA

tras, se que­da un es­ca­so 15%. En con­cre­to, en la úl­ti­ma cam­pa­ña se co­mer­cia­li­za­ron 16.831 to­ne­la­das, tras su­frir el mer­ca­do in­terno un des­cen­so del 2% en com­pa­ra­ción con la an­te­rior; aun­que con res­pec­to a la me­dia de las cua­tro cam­pa­ñas pa­sa­das sus ven­tas ha­yan vis­to un in­cre­men­to del 17,6%.

En el mer­ca­do es­pa­ñol el im­pac­to ne­ga­ti­vo que tu­vo en la repu­tación e ima­gen del pro­duc­to la de­cla­ra­ción de la aler­ta ali­men­ta­ria de­cre­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad en el año 2001 ha las­tra­do su desa­rro­llo ha­cien­do que, a pe­sar de su com­pe­ti­ti­vo pre­cio, su al­ta du­ra­bi­li­dad y es­ta­bi­li­dad en fri­tu­ras o su sa­bor neu­tro, sea un pro­duc­to que pa­sa prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­do tan­to pa­ra los con­su­mi­do­res co­mo pa­ra los pro­fe­sio­na­les de la res­tau­ra­ción. En es­tos años, la dis­tri­bu­ción no ha da­do el pa­so de vol­ver a in­tro­du­cir­lo de for­ma evi­den­te en los li­nea­les y las in­dus­trias trans­for­ma­do­ras de ali­men­ta­ción lo si­guen ig­no­ran­do.

Se­gún el es­tu­dio en­tre con­su­mi­do­res en Es­pa­ña rea­li­za­do por GfK pa­ra ORIVA, so­lo un 4,5% de en­cues­ta­dos men­cio­na­ron el oru­jo de oli­va en­tre los acei­tes pa­ra con­su­mir, aun­que un 56,8% re­co­no­cía sa­ber de su exis­ten­cia -in­clu­so sin ha­ber­lo pro­ba­do-. Son los ma­yo­res de 60 años los más fa­mi­lia­ri­za­dos con él y es más co­no­ci­do en lo­ca­li­da­des pe­que­ñas y me­dia­nas que en las gran­des ciu­da­des. Mien­tras, uno de los pun­tos es­gri­mi­dos en re­la­ción a su es­ca­so uso en la in­dus­tria ali­men­ta­ria es tam­bién el des­co­no­ci­mien­to de sus ven­ta­jas y el he­cho de que no haya una de­man­da es­pe­cí­fi­ca por par­te del con­su­mi­dor.

I+D+i

Cons­cien­tes de que pa­ra vol­ver a po­si­cio­nar al oru­jo de oli­va “en el lu­gar que le co­rres­pon­de” es vi­tal la co­mu­ni­ca­ción, pro­mo­ción e in­ves­ti­ga­ción so­bre el pro­duc­to, ORIVA ha he­cho de es­tos as­pec­tos los pi­la­res cen­tra­les de su ac­ti­vi­dad. La In­ter­pro­fe­sio­nal oru­je­ra es­tá en­fo­ca­da en lo­grar trans­mi­tir los va­lo­res in­trín­se­cos del pro­duc­to, su im­por­tan­te fa­ce­ta me­dioam­bien­tal y su con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca.

En es­te ca­mino de po­ner en valor el pro­duc­to, ORIVA se ha acom­pa­ña­do de en­ti­da­des co­mo al Cen­tro Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, CSIC, pa­ra rea­li­zar es­tu­dios que ahon­den en los be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles de los com­po­nen­tes de es­te aceite y sus cua­li­da­des pa­ra la co­ci­na, so­bre to­do en fri­tu­ras. Es­pe­cial­men­te in­tere­san­tes pue­den re­sul­tar las con­clu­sio­nes que se es­pe­ran de la in­ves­ti­ga­ción so­bre la re­duc­ción del ries­go de desa­rro­llo y pro­gre­sión de alz­héi­mer en re­la­ción con su con­su­mo. Igual­men­te, jun­to a la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Hos­te­le­ría, FEHR, la In­ter­pro­fe­sio­nal ha em­pren­di­do la mi­sión de ex­ten­der el uso del aceite de oru­jo de oli­va en Horeca, da­do su ex­ce­len­te ren­di­mien­to en co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.