¿Es­pa­ña, Oleo­tu­ris­mo Vir­gen Ex­tra?

Olea­rum sur­ge con el pro­pó­si­to de agru­par a una se­rie de pro­duc­to­res, al­ma­za­re­ros, in­te­lec­tua­les, téc­ni­cos y ami­gos en ge­ne­ral del mun­do del aceite de oli­va que han au­na­do sus es­fuer­zos pa­ra de­fen­der y di­vul­gar la cul­tu­ra del olivo y el pa­tri­mo­nio a él li

Oleo Revista - - SUMARIO - DR. FRAN­CIS­CO LO­REN­ZO TA­PIA. MÉ­DI­CO EX­PER­TO EN NU­TRI­CIÓN CO­MU­NI­TA­RIA Y PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN OLEA­RUM, CUL­TU­RA Y PA­TRI­MO­NIO DEL ACEITE

Cuál ha si­do la evo­lu­ción del Oleo­tu­ris­mo en es­tos úl­ti­mos años?

Sin lu­gar a du­das, ha si­do una evo­lu­ción im­por­tan­te. Por ejem­plo, has­ta ha­ce muy po­co tiem­po, cuan­do se vi­si­ta­ban las al­ma­za­ras, sus ope­ra­rios ha­cían de to­do, de re­cep­cio­nis­tas, ofi­ci­nis­tas, ope­ra­rios de pa­tio, mo­li­ne­ros, en­va­sa­do­res y tam­bién eran los que aten­dían a al­gún tu­ris­ta des­pis­ta­do que apa­re­cía por la al­ma­za­ra. En es­tos úl­ti­mos años la si­tua­ción es­tá cam­bian­do drás­ti­ca­men­te. En­tre otras co­sas, cuan­do se di­se­ña una al­ma­za­ra, ya se es­tá pen­san­do tam­bién có­mo ha­cer­la vi­si­ta­ble. Y bien, ¿en qué pun­to nos en­con­tra­mos aho­ra? El Oleo­tu­ris­mo es un pro­duc­to tu­rís­ti­co con un gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to que pue­de ayu­dar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co y te­rri­to­rial de al­gu­nas co­mar­cas de in­te­rior y cons­truir una ofer­ta tu­rís­ti­ca de ca­li­dad. En es­tos

úl­ti­mos años la si­tua­ción ha cam­bia­do bas­tan­te. Exis­te una ma­yor pro­fe­sio­na­li­dad del sec­tor, des­de el cam­po a la al­ma­za­ra, pa­san­do por la ca­li­dad, el mar­ke­ting, la co­mer­cia­li­za­ción y co­mo no, el oleo­tu­ris­mo. Eso si, mu­chos quie­ren apun­tar­se a es­te ca­rro pe­ro sin­ce­ra­men­te, al fi­nal só­lo que­da­rán los que es­tén for­ma­dos, ca­pa­ci­ta­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra re­ci­bir a tu­ris­tas.

"EL OLEO­TU­RIS­MO ES UN PRO­DUC­TO TU­RÍS­TI­CO CON UN GRAN PO­TEN­CIAL DE CRE­CI­MIEN­TO QUE PUE­DE AYU­DAR EL DESA­RRO­LLO ECO­NÓ­MI­CO Y TE­RRI­TO­RIAL DE AL­GU­NAS CO­MAR­CAS"

Crear un pro­duc­to vin­cu­la­do al aceite y tu­ris­mo, ¿qué ele­men­tos con­si­de­ra ne­ce­sa­rios pa­ra po­der desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das al Oleo­tu­ris­mo? ¿Cuál es el pun­to de par­ti­da?

Sin lu­gar a du­das el pun­to de par­ti­da pa­sa por te­ner cla­ro que des­de el mis­mo mo­men­to en que de­ci­di­mos abrir nues­tras ins­ta­la­cio­nes a los tu­ris­tas, es­ta­mos abrien­do nues­tra ca­sa, con lo que ello su­po­ne a to­dos los efec­tos. Re­cor­dar que una al­ma­za­ra es una in­dus­tria agroa­li­men­ta­ria y ba­jo es­te pun­to de vis­ta, de­be es­tar los 365 días del año en per­fec­to “es­ta­do de re­vis­ta”. Pe­ro no nos que­de­mos só­lo en la al­ma­za­ra; mu­seos o cen­tros de in­ter­pre­ta­ción del aceite, ca­sas ru­ra­les, ho­te­les, oleo­te­cas, res­tau­ran­tes de te­má­ti­ca oleí­co­las, etc; to­dos de­ben es­tar per­fec­ta­men­te pre­pa­ra­dos y ca­pa­ci­ta­dos pa­ra re­ci­bir oleo­tu­ris­tas.

Ade­más de la ama­bi­li­dad y el sa­ber es­tar, son im­pres­cin­di­bles es­tos ele­men­tos: formación, ins­ta­la­cio­nes acon­di­cio­na­das y pro­fe­sio­na­li­dad. La per­so­na que se en­car­gue de acom­pa­ñar a los oleo­tu­ris­tas en la al­ma­za­ra, en el oli­var o di­ri­gien­do una ca­ta, des­de es­tar for­ma­da, sa­ber idio­mas, do­mi­nar la an­ces­tral cul­tu­ra del aove y dis­po­ner de no­cio­nes de ca­ta. No po­de­mos de­jar na­da a la im­pro­vi­sa­ción y las ins­ta­la­cio­nes de­ben es­tar per­fec­ta­men­te acon­di­cio­na­das pa­ra re­ci­bir a los tu­ris­tas, eli­mi­nan­do ba­rre­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos o dis­po­nien­do de ser­vi­cios per­fec­ta­men­te adap­ta­dos, sa­la de ca­ta, oleo­te­ca, etc. Hay que ser pro­fe­sio­na­les, creo ne­ce­sa­rio que las al­ma­za­ras o re­cur­sos oleo­tu­rís­ti­cos que se lo pue­dan per­mi­tir, de­ben dis­po­ner de li­cen­cia­dos en tu­ris­mo que co­noz­can per­fec­ta­men­te la cul­tu­ra oleí­co­la, de es­ta for­ma pro­fe­sio­na­li­za­mos el sec­tor en es­te as­pec­to tan im­por­tan­te que es el tu­ris­mo oleí­co­la.

¿Exis­te in­te­rés por par­te de las al­ma­za­ras en crear es­tá lí­nea de ne­go­cio vin­cu­la­do a un tu­ris­mo de ca­li­dad?

No to­das las al­ma­za­ras o em­pre­sas bus­can o pue­den ofre­cer un tu­ris­mo de ca­li­dad. La ofer­ta que en su día se ini­ció con una sim­ple vi­si­ta a las ins­ta­la­cio­nes de una al­ma­za­ra y una de­gus­ta­ción de AOVE, en al­gu­nos ca­sos se ha que­da­do só­lo en eso.En cam­bio, sur­gen nue­vas ini­cia­ti­vas don­de tam­bién ofre­cen paquetes oleo­tu­rís­ti­cos más com­ple­tos de me­dia jor­na­da, jor­na­da com­ple­ta e in­clu­so con po­si­bi­li­da­des de per­noc­ta­ción. En es­te sen­ti­do, no to­da la ac­ti­vi­dad de­be ir fo­ca­li­za­da en la al­ma­za­ra y en torno al aceite, si no que pue­den ofre­cer­se ac­ti­vi­da­des en pa­ra­le­lo que bien pue­den com­ple­men­tar el pa­que­te tu­rís­ti­co. Me re­fie­ro a vi­si­tas a re­cur­sos cul­tu­ra­les o me­dio-am­bien­ta­les cer­ca­nos. Ade­más, hoy en día que to­do gi­ra al­re­de­dor de la gas­tro­no­mía, es im­pres­cin­di­ble cu­brir es­te apar­ta­do culinario. No de­be­mos que­dar­nos so­la­men­te con la clá­si­ca de­gus­ta­ción de pan con AOVE. Eso es­tá muy bien, pe­ro ha­bría que apro­ve­char la opor­tu­ni­dad de dar a co­no­cer las tre­men­das pro­pie­da­des gas­tro­nó­mi­cas, cu­li­na­rias y sa­lu­da­bles del aceite de oli­va vir­gen ex­tra con los vi­si­tan­tes. Es más, pue­de con­ver­tir­se has­ta en una ac­ti­vi­dad lú­di­ca.

Por otro la­do, es vi­tal dis­po­ner de una web o cual­quier otro me­dio so­cial don­de pu­bli­ci­tar las ac­ti­vi­da­des que se desa­rro­llan: po­si­bles paquetes oleo­tu­rís­ti­cos, pre­cios, tiem­po de la ac­ti­vi­dad, nú­me­ro má­xi­mo y mí­ni­mo de asis­ten­tes, etc. Hay que anun­ciar per­fec­ta­men­te las ac­ti­vi­da­des, es­to tam­bién es pro­fe­sio­na­li­dad. El clien­te de­be co­no­cer con an­te­la­ción el pro­duc­to que se ofre­ce y las ca­rac­te­rís­ti­cas del mis­mo.

¿Qué in­te­rés ha de­tec­ta­do en los pro­fe­sio­na­les del tu­ris­mo por el Oleo­tu­ris­mo?

Ca­da vez más. Po­co a po­co los tou­ro­pe­ra­do­res, las agen­cias de tu­ris­mo, las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas con ám­bi­tos tu­rís­ti­cos o las em­pre­sas tu­rís­ti­cas en ge­ne­ral, van to­man­do con­tac­to con al­ma­za­ras, re­cur­sos oleo­tu­rís­ti­cos y em­pre­sas oleí­co­las un po­co por cu­rio­si­dad y tam­bién por­que ven que pue­de ser un com­ple­men­to per­fec­to a sus paquetes tu­rís­ti­cos. Creo sin­ce­ra­men­te que de­be ser el sec­tor oleí­co­la quien acer­que a los pro­fe­sio­na­les del tu­ris­mo a la cul­tu­ra oleí­co­la, pa­ra que la co­noz­can, la dis­fru­ten y se con­vier­tan en ver­da­de­ros pres­crip­to­res de la mis­ma. “Só­lo se ama lo que se co­no­ce y só­lo se de­fien­de lo que se ama”. De es­ta for­ma se­rá mu­cho más fá­cil.

¿Cual es el per­fil ha­bi­tual de pro­fe­sio­nal que lo desa­rro­lla?

Has­ta ha­ce po­co tiem­po el per­fil era el de la fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad. Con ama­bi­li­dad se re­ci­bía a los pri­me­ros tu­ris­tas pe­ro ca­re­cien­do de formación en idio­mas, ins­ta­la­cio­nes ade­cua­das o paquetes oleo­tu­rís­ti­cos desa­rro­lla­dos. Una bue­na son­ri­sa es im­por­tan­te pe­ro no lo úni­co. Po­co a po­co, las per­so­nas des­ti­na­das a desa­rro­llar las vi­si­tas y ac­ti­vi­da­des oleo­tu­rís­ti­cas se vie­nen for­man­do y ade­más, pro­fe­sio­na­les ex­per­tos en tu­ris­mo es­tá en­tran­do a for­mar par­te de las plan­ti­llas de las em­pre­sas oleí­co­las. Es­te es un pa­so gi­gan­te por­que son ellos los que real­men­te sa­ben có­mo con­tac­tar con las agen­cias y có­mo en­fo­car las vi­si­tas pa­ra que sean di­dác­ti­cas, efec­ti­vas y pla­cen­te­ras. Eso sí, an­tes de­ben co­no­cer pa­ra po­der trans­mi­tir con pa­sión los as­pec­tos cul­tu­ra­les, gas­tro­nó­mi­cos, or­ga­no­lép­ti­cos, me­dioam­bien­ta­les o sa­lu­da­bles del ali­men­to ver­te­bra­dor de la Die­ta Me­di­te­rrá­nea.

Si otras ex­pe­rien­cias en otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas don­de es­té pre­sen­te el Oleo­Tu­ris­mo, ¿qué di­fe­ren­cias ha de­tec­ta­do?

An­da­lu­cía a día de hoy es el mo­tor eco­nó­mi­co del sec­tor oleí­co­la a ni­vel mun­dial. Eso no quie­re de­cir que sea el bu­que in­sig­nia del oleo­tu­ris­mo en nues­tro país. La ofer­ta an­da­lu­za pue­de pre­su­mir de la gran­dio­si­dad de sus al­ma­za­ras y sus in­men­sos oli­va­res, pe­ro hay pro­yec­tos mag­ní­fi­cos y que es­tán fun­cio­nan­do en to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Cuan­do ha­bla­mos de oleo­tu­ris­mo no só­lo de­be­mos que­dar­nos con el con­cep­to vi­si­ta a una al­ma­za­ra o a un oli­var; es im­por­tan­te in­cluir ac­ti­vi­da­des cu­li­na­rias, vi­si­tas a mu­seos o cen­tros de in­ter­pre­ta­ción vin­cu­la­dos al oli­var y al aceite y por­que no, ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les li­ga­das al ar­te, al pa­tri­mo­nio, a la mú­si­ca, al me­dio am­bien­te, etc. Hay que re­cor­dar que el tu­ris­mo es una for­ma de ocio que cum­ple 3 fun­cio­nes en la so­cie­dad ac­tual: des­can­so que li­be­ra de la fa­ti­ga, di­ver­sión que li­be­ra de la mo­no­to­nía y desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad.

Po­si­ble­men­te fue­ra la Al­ma­za­ra Núñez de Pra­do de Bae­na (Cór­do­ba) la pri­me­ra que abrió de par en par sus puer­tas a la cul­tu­ra oleí­co­la y a los pri­me­ros vi­si­tan­tes. Des­pués han sur­gi­do in­fi­ni­dad de ejem­plos, des­ta­can­do las al­ma­za­ras de Oleí­co­la San Fran­cis­co en Be­gi­jar (Jaén), Cor­ti­jo Es­pí­ri­tu San­to en Úbe­da (Jaén), Oro de Bai­len en Vi­lla­nue­va de la Rei­na (Jaén), Pi­cua­lia en Bai­lén (Jaén), Ba­si­lip­po en el Vi­so del Al­cor (Se­vi­lla), Ha­cien­da Guz­mán en la Rin­co­na­da (Se­vi­lla), Mo­lino del Hor­te­lano en Ca­sa­ber­me­ja (Má­la­ga), Al­ma­za­ra Juan Co­lín en Montilla (Cór­do­ba), Oro del De­sier­to en Ta­ber­nas (Al­me­ría), Ha­cien­da de Quei­les en Tu­de­la (Na­va­rra), Se­ño­río de Re­lleu (Ali­can­te), etc. Otros pro­yec­tos co­mo Acei­tes Viz­can­tar de Prie­go de Cór­do­ba, Pó­pu­lo Ser­vi­cios Tu­rís­ti­cos en Bae­za (Jaén), la Red Olea­rum de Mu­seos del Aceite en Es­pa­ña, el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción Oli­var y Aceite de Úbe­da (Jaén) o Tu­ris­mo y Aceite en Prie­go de Cór­do­ba, ha­cen un mag­ní­fi­co en­fo­que de lo que de­be ser un pro­yec­to de oleo­tu­ris­mo con éxi­to. Las ini­cia­ti­vas son mu­chas e in­tere­san­tes.

¿Ne­ce­si­ta el ne­go­cio del aceite de oli­va del tu­ris­mo o vi­ce­ver­sa?

El oleo­tu­ris­mo su­po­ne un com­ple­men­to a la ofer­ta tu­rís­ti­ca y las ren­tas lo­ca­les, a la vez que es una nue­va al­ter­na­ti­va pa­ra el sec­tor que vi­ve de la acei­tu­na, bus­can­do sa­car una ‘se­gun­da co­se­cha’ que per­mi­ta te­ner una fuen­te de in­gre­sos co­me­di­da cuan­do no sea tem­po­ra­da.

Creo que son per­fec­ta­men­te com­ple­men­ta­rios, al igual que el enotu­ris­mo. Los enamo­ra­dos del vino pre-

pa­ran sus via­jes y la ma­yo­ría de las ve­ces los ha­cen coin­ci­dir con zo­nas pro­duc­to­ras, bo­de­gas, fe­rias, ca­tas, etc. Es­to es lo que de­be­mos con­se­guir, un oleo­tu­ris­ta pseu­do­pro­fe­sio­nal que an­tes de rea­li­zar un via­je pien­se qué al­ma­za­ras, mu­seos, mo­nu­men­tos, oli­va­res o res­tau­ran­tes vin­cu­la­dos al aceite de oli­va vir­gen ex­tra, pue­de vi­si­tar.

Las al­ma­za­ras de­ben con­ver­tir­se en re­fe­ren­tes de pro­duc­tos tu­rís­ti­cos, ges­tio­nan­do y ca­na­li­zan­do la ofer­ta de ac­ti­vi­da­des: ru­tas guia­das, de­gus­ta­cio­nes, ar­te­sa­nía, par­ti­ci­pa­ción en las la­bo­res de cul­ti­vo, pri­me­ra trans­for­ma­ción en al­ma­za­ras, etc.

Pue­den apro­ve­char la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va exis­ten­te y pres­tar ma­yo­res y me­jo­res ser­vi­cios a los clien­tes, al tiem­po que les pro­por­cio­nan una ren­ta com­ple­men­ta­ria.

Es su opi­nión, en­tre las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des po­si­bles, ¿cuá­les tie­nen me­jor acep­ta­ción?

En ca­da pro­yec­to de oleo­tu­ris­mo pue­den fun­cio­nar unas me­jor que otras de­pen­dien­do de don­de se reali­cen y aten­dien­do a las po­si­bi­li­da­des de ca­da pro­yec­to. No to­do el mun­do dis­po­ne de las mis­mas ins­ta­la­cio­nes e in­quie­tu­des.

Son im­pres­cin­di­bles las vi­si­tas al cam­po pa­ra co­no­cer el oli­var y te­ner un con­tac­to di­rec­to con el en­torno y el me­dio am­bien­te. Tam­bién es vi­tal rea­li­zar un ta­ller de ini­cia­ción a la ca­ta pa­ra co­no­cer las vir­tu­des y de­fec­tos del zu­mo de acei­tu­na. Es ne­ce­sa­ria una vi­si­ta guia­da por las ins­ta­la­cio­nes pa­ra sa­ber las for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción.

Aun­que úl­ti­ma­men­te, los tu­ris­tas de­man­dan ac­ti­vi­da­des ba­sa­das en las ex­pe­rien­cias, co­mo in­ter­ve­nir en las ta­reas de re­co­lec­ción de acei­tu­nas (va­reo, or­de­ño, etc.), par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con la gas­tro­no­mía (desa­yu­nos, ape­ri­ti­vos, al­muer­zos, etc.) o par­ti­ci­par en una jor­na­da de puer­tas abier­tas con los pri­me­ros AOVEs de la cam­pa­ña.

Es im­por­tan­tí­si­mo dis­po­ner de con­tac­tos con res­tau­ra­do­res, hos­te­le­ros, ar­te­sa­nos u otras em­pre­sas gas­tro­nó­mi­cas lo­ca­les que pue­dan co­la­bo­rar en un mo­men­to da­do en los paquetes oleo­tu­rís­ti­cos ofre­cien­do me­nús, per­noc­ta­cio­nes, vi­si­tas guia­das a otras em­pre­sas, etc.

No ol­vi­de­mos que a tra­vés del AOVE, las em­pre­sas del sec­tor po­drán crear una ima­gen de iden­ti­dad, in­no­va­ción y es­ta­ble­cer una co­ne­xión di­rec­ta con los con­su­mi­do­res. En es­te sen­ti­do, el oleo­tu­ris­mo pro­por­cio­na un mag­ní­fi­co lu­gar pa­ra re­sal­tar los atri­bu­tos y va­lo­res de nues­tra mar­ca, res­ta es­ta­cio­na­li­dad a la cam­pa­ña, pue­de in­fluir en las per­cep­cio­nes de los con­su­mi­do­res fi­de­li­zán­do­los a nues­tro aove y co­mo no, pue­de ase­gu­rar­nos unos ma­yo­res be­ne­fi­cios en las ven­tas. Pe­ro pa­ra ello, de­be­mos par­tir y creer en la ca­li­dad, en la pro­fe­sio­na­li­dad y en la formación pa­ra trans­mi­tir­lo lo me­jor po­si­ble.

Vi­si­ta oleo­tu­rís­ti­ca a la Coo­pe­ra­ti­va Al­ma­za­ra de la Sub­bé­ti­ca en Car­ca­buey. XI Con­gre­so OLEA­RUM, Cul­tu­ra y Pa­tri­mo­nio del Aceite.

Mu­seo del Aceite El La­gar del Mu­do. San Fe­li­ces de los Ga­lle­gos (Sa­la­man­ca).

Fo­tos: Fran­cis­co Lo­ren­zo Ta­pia

Olivo Monumental de Arro­yo Car­ni­ce­ro. Ca­sa­ber­me­ja (Má­la­ga).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.