MA­RA­TO­NES MTB

Más le­jos, más al­to, más in­ten­so, más des­ni­vel, más ex­tre­mo… El mo­men­to ac­tual de los deportes out­door es una pro­vo­ca­ción cons­tan­te pa­ra au­men­tar los lí­mi­tes y po­ner a prue­ba la re­sis­ten­cia fí­si­ca y men­tal. Y la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña no iba a ser me­nos. Ju

Oxigeno - - SUMARIO -

Es­te mes os pro­po­ne­mos un au­tén­ti­co ca­len­da­rio de prue­bas de bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña “rom­pe­pier­nas”. Si lo que bus­cáis es po­ner a prue­ba vues­tras ha­bi­li­da­des y vues­tra ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia a lo­mos de una mtb… ¡a por to­das!

Por Juan­jo Alon­so

La bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña tam­bién ha en­tra­do en el mo­men­to “ul­tra” y los afi­cio­na­dos al ci­clis­mo de las rue­das de ta­cos cuen­tan con un su­ge­ren­te pa­no­ra­ma de prue­bas de di­ver­sos es­ti­los, am­bien­tes, dis­tan­cias y com­pro­mi­sos téc­ni­cos y de­por­ti­vos pa­ra sa­tis­fa­cer to­dos los gus­tos y dis­po­si­ción fí­si­ca y men­tal. En es­te ar­tícu­lo os ofre­ce­mos recomendaciones pa­ra en­trar en el mun­do de la ul­tra dis­tan­cia, en la va­rian­te non-stop de una jor­na­da o por eta­pas, ba­sa­das en mi ex­pe­rien­cia par­ti­ci­pan­do en es­te ti­po de prue­bas. ¡Allá va­mos!

MAR­CAR OB­JE­TI­VOS

Los ma­ra­to­nes de mtb son prue­bas de lar­ga dis­tan­cia en mo­da­li­dad non-stop o por eta­pas, in­di­vi­dual o en equi­po, con dis­tan­cias que pue­den os­ci­lar en­tre 60 km y más de qui­nien­tos, des­ni­ve­les acu­mu­la­dos de cua­tro, diez o quin­ce mil me­tros y en­tor­nos am­bien­ta­les de to­do ti­po, des­de los de­sier­tos afri­ca­nos, las es­te­pas de Mon­go­lia, el reino sal­va­je de los Al­pes a las se­rra­nías de An­da­lu­cía, el Maes­traz­go o los bos­ques de los Pi­ri­neos. Los or­ga­ni­za­do­res ca­da año dan “una vuel­ta de tuer­ca” a los re­co­rri­dos. La Ti­tan De­sert de es­te año anun­cia la edi­ción más lar­ga y du­ra, la Iron Bi­ke pro­po­ne ma­yo­res des­ni­ve­les, la An­da­lu­cía Bi­ke Ra­ce au­men­ta la par­ti­ci­pa­ción y afi­na los tra­za­dos, au­men­tan­do el ni­vel téc­ni­co. Los ma­ra­to­nes mtb son gran­des de­sa­fíos y ca­da afi­cio­na­do de­be es­ta­ble­cer sus pro­pios ob­je­ti­vos de acuer­do a la preparación, ex­pe­rien­cia, du­ra­ción y es­ti­lo de ca­da prue­ba.

RO­DAR, RO­DAR Y… RO­DAR

En el fir­me y tra­za­do de las prue­bas ma­ra­tón pre­do­mi­nan las pis­tas de mon­ta­ña, los ca­mi­nos fo­res­ta­les y las ve­re­das de bue­na ci­cla­bi­li­dad, con un com­po­nen­te téc­ni­co que pue­de ser de­ter­mi­nan­te en al­gu­nas ca­rre­ras co­mo la Iron Bi­ke, un au­tén­ti­co desafío pa­ra ma­la­ba­ris­tas de las dos rue­das. El me­jor en­tre­na­mien­to es ro­dar y ro­dar, ha­cer mu­chos ki­ló­me­tros a buen rit­mo por pis­tas rá­pi­das du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble y me­ter ca­da tres sa­li­das re­co­rri­dos y des­ni­ve­les si­mi­la­res a la ca­rre­ra pa­ra la que es­tás en­tre­nan­do. Y rue­da con frío, llu­via y ba­rro, en los días de la prue­ba no se pue­de ele­gir la cli­ma­to­lo­gía.

COM­PA­RAR TIEM­POS Y ELE­GIR CON SEN­TI­DO CO­MÚN

Cuan­do ten­gas ele­gi­da la prue­ba que pien­sas ha­cer mira las clasificaciones del año an­te­rior y com­prue­ba los tiem­pos y la ve­lo­ci­dad me­dia de un co­rre­dor in­ter­me­dio en tu mis­ma ca­te­go­ría, des­pués rea­li­za un re­co­rri­do si­mi­lar en dis­tan­cia y des­ni­vel a rit­mo de ca­rre­ra y com­pa­ra, en­se­gui­da des­cu­bri­rás si es­tás pre­pa­ra­do pa­ra dispu­tar los ca­jo­nes de la glo­ria o sen­ci­lla­men­te con­se­guir el mai­llot de fi­nis­her.

RE­SIS­TEN­CIA MEN­TAL

No ol­vi­des en­tre­nar la men­te y la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar las emo­cio­nes. En las prue­bas de ul­tra re­sis­ten­cia apa­re­cen cons­tan­te­men­te tram­pas men­ta­les du­ran­te la ca­rre­ra, pro­po­si­cio­nes dia­bó­li­cas pa­ra de­jar de dar pe­da­les, du­das so­bre el sen­ti­do del es­fuer­zo y el sa­cri­fi­cio y pre­gun­tas sin res­pues­ta que de­bes so­lu­cio­nar al ins­tan­te pa­ra man­te­ner la con­cen­tra­ción y lle­gar a la lí­nea de me­ta, la úni­ca fi­na­li­dad en ese mo­men­to.

RUE­DAS GRAN­DES Y LI­GE­RE­ZA

La tec­no­lo­gía apli­ca­da al ci­clis­mo no tie­ne lí­mi­tes en as­pec­tos me­cá­ni­cos y com­po­si­ción de los ma­te­ria­les pa­ra me­jo­rar del ren­di­mien­to de­por­ti­vo. Te­ne­mos bi­cis pa­ra to­dos los gus­tos, es­ta­tu­ras y es­ti­los, pe­ro en ma­ra­to­nes y ul­tra dis­tan­cia las cla­ves son las rue­das gran­des y

la li­ge­re­za. Cuan­do apa­re­cie­ron las bi­ci­cle­tas de 29 sur­gió una gran po­lé­mi­ca en­te los de­fen­so­res in­con­di­cio­na­les de las rue­das gran­des y los de­trac­to­res del “in­ven­to”, ase­gu­ran­do que nun­ca po­drían su­pe­rar en ren­di­mien­to y agi­li­dad las bi­cis de 26 en el te­rri­to­rio del XC y los ma­ra­to­nes. Y ac­tual­men­te exis­ten en el mer­ca­do bi­cis de 27.5 y en cual­quier mar­cha o ca­rre­ra de lar­ga dis­tan­cia la ma­yo­ría de las bi­cis son de 29. La co­mo­di­dad, trac­ción y es­ta­bi­li­dad de las rue­das gran­des son ar­gu­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra re­co­men­dar las de 29 en mar­chas de lar­ga dis­tan­cia a par­tir de 1,70 cm de es­ta­tu­ra, aun­que la prin­ci­pal me­di­da es la lon­gi­tud de la pier­na. Y te­ne­mos tam­bién bi­ci­cle­tas de 27,5, que cu­bren prác­ti­ca­men­te el res­to de es­ta­tu­ras. Y en­tre do­ble o rí­gi­da es cues­tión de gus­to y co­mo­di­dad. En igual­dad de ga­ma y com­po­nen­tes pa­ra ir rá­pi­do siem­pre se­rá me­jor rí­gi­da (sus­pen­sión de­lan­te­ra) por el pe­so, y en al­gu­nas prue­bas por eta­pas o con mu­chos tra­mos téc­ni­cos la do­ble me­jo­ra la co­mo­di­dad y por tan­to el ren­di­mien­to. Y en­tre un pla­to-on­ce pi­ño­nes y un com­pact de dos pla­tos y diez pi­ño­nes es in­di­fe­ren­te en prue­bas de lar­ga dis­tan­cia, cues­tión de gus­to y sen­sa­cio­nes, las ta­blas de desa­rro­llos mues­tran po­cas di­fe­ren­cias de ren­di­mien­to. El prin­ci­pal ar­gu­men­to es la di­fe­ren­cia de pe­so, unos 400 g más li­ge­ro el sis­te­ma de pla­to úni­co en ga­ma al­ta.

RE­PUES­TOS Y HE­RRA­MIEN­TAS

En prue­bas de lar­ga dis­tan­cia es con­ve­nien­te apli­car el di­cho “Más va­le un por si aca­so que mil pensé que”, es de­cir, eso de pensé que no pin­cha­ría tan­tas ve­ces, o pensé que no se rom­pe­ría la ca­de­na, o pensé que no llo­ve­ría… son momentos que de­bes evi­tar lle­van­do en­ci­ma re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra so­lu­cio­nar pe­que­ñas ave­rías so­bre la mar­cha. En las prue­bas por pa­re­jas que obli­gan a man­te­ner­se jun­tos du­ran­te la eta­pa se pue­den op­ti­mi­zar he­rra­mien­tas y re­pues­tos, in­clu­so pue­de lle­var el kit de re­pa­ra­cio­nes el más fuer­te de los dos en ca­da mo­men­to.

VES­TUA­RIO Y EQUI­PA­MIEN­TO

El mis­mo di­cho que uso pa­ra pre­sen­tar el apar­ta­do de re­pues­tos sir­ve pa­ra el ves­tua­rio. En los ma­ra­to­nes de bi­ci pue­de ha­cer sol y bue­na tem­pe­ra­tu­ra en la sa­li­da y al ca­bo de unas ho­ras cam­biar el tiem­po, so­bre to­do en zo­nas de mon­ta­ña o la­ti­tu­des ex­tre­mas. En la mochila con­vie­ne lle­var un cor­ta­vien­tos o al me­nos

un im­permea­ble fino de man­ga lar­ga. In­clu­so en pleno verano es im­por­tan­te abri­gar­se en las ba­ja­das de los puer­tos pa­ra con­ser­var las ca­lo­rías en el cuer­po. Las ti­ri­te­ras en los des­cen­sos rá­pi­dos con­su­men mu­cha ener­gía. Tam­bién es re­co­men­da­ble usar siem­pre ga­fas y guan­tes lar­gos (fi­nos en verano), es­pe­cial­men­te en las prue­bas de va­rias eta­pas. En las caí­das “ton­tas” las ma­nos sue­len lle­var­se el pri­mer ras­gu­ño y es in­có­mo­do se­guir en ca­rre­ra va­rios días con los de­dos da­ña­dos.

SIS­TE­MA DE NA­VE­GA­CIÓN GPS

Exis­ten en el mer­ca­do navegadores di­se­ña­dos pa­ra uso ci­clis­ta, la ma­yo­ría son tác­ti­les y li­ge­ros, pe­ro de­bes pro­bar an­tes qué tal se usan en

ac­ción con guan­tes y la ope­ra­ti­vi­dad en el mo­men­to de in­tro­du­cir da­tos y cam­biar de pan­ta­lla so­bre la mar­cha. Tam­bién de­ben lle­var tar­je­ta mi­cro pa­ra me­ter cartografía, tracks de va­rios días y al­ma­ce­nar ru­tas. Y so­bre to­do prac­ti­car mu­cho con el

na­ve­ga­dor an­tes de las ca­rre­ras. En al­gu­nas prue­bas del año pa­sa­do vi­mos par­ti­ci­pan­tes que po­nían el na­ve­ga­dor a la bi­ci por pri­me­ra vez la no­che an­te­rior a la eta­pa.

PRE­VE­NIR AN­TES QUE CU­RAR

Apli­ca cre­mas hi­dra­tan­tes y pro­tec­to­ras en las zo­nas ex­pues­tas a las ro­za­du­ras an­tes de que apa­rez­can lla­gas o he­ri­das. Com­prue­ba que la ro­pa de pri­me­ra y se­gun­da ca­pa no te pro­vo­ca ro­ces mo­les­tos o re­sul­ta in­có­mo­da. Usa cre­ma so­lar en la ca­ra, pier­nas y bra­zos, so­bre to­do en ca­rre­ras de va­rios días. El des­can­so noc­turno es

fun­da­men­tal, y cuan­do te­ne­mos al­gu­na he­ri­da o que­ma­du­ra so­lar es com­pli­ca­do con­ci­liar bien el sue­ño.

CO­MER A TIEM­PO Y BE­BER SIN SED

En es­fuer­zos man­te­ni­dos de va­rias ho­ras es muy im­por­tan­te ali­men­tar­se a tiem­po y co­rrec­ta­men­te, y mu­cho más en prue­bas por eta­pas que po­co a po­co el or­ga­nis­mo su­fre un des­gas­te de­vas­ta­dor. Lle­va a mano ge­les y ba­rri­tas en los bol­si­llos de la mochila, el cu­lote o una bol­si­ta de cua­dro de ac­ce­so rá­pi­do, y co­me y be­be en el pri­mer sín­to­ma de ba­jón, es pre­fe­ri­ble per­der la rue­da de una gru­pe­ta y apre­tar des­pués que su­frir un pajarón más tar­de por no ba­jar unos mi­nu­tos el rit­mo. En las prue­bas por pa­re­jas es­tás ma­nio­bras son más sen­ci­llas con el apo­yo del com­pa­ñe­ro. Mira bien los pun­tos de

avi­tua­lla­mien­to y la cli­ma­to­lo­gía pa­ra va­lo­rar la can­ti­dad de agua que de­bes lle­var en­ci­ma. Los com­ple­men­tos de sa­les mi­ne­ra­les son fun­da­men­ta­les en lar­gas dis­tan­cias o cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras son ele­va­das. Y “en­tre­na” tam­bién la ali­men­ta­ción de ca­rre­ra, usa las mis­mas ba­rri­tas, ge­les, glu­co­sas y el res­to de com­ple­men­tos que to­ma­rás los días de la prue­ba du­ran­te las sa­li­das de en­tre­na­mien­to unas se­ma­nas an­tes.

Pro­cu­ro sa­lir a ro­dar lar­gas dis­tan­cias so­lo, sin com­pa­ñía, pa­ra desa­rro­llar tru­cos per­so­na­les de au­to­mo­ti­va­ción, in­clu­so en tra­za­dos abu­rri­dos. Des­pués, en las ca­rre­ras, en com­pa­ñía de ami­gos y ro­dea­do del am­bien­te fre­né­ti­co y di­ver­ti­do de la prue­ba es mu­cho más sen­ci­llo en­con­trar es­tí­mu­los pa­ra so­por­tar la pre­sión emo­cio­nal.

Des­de ha­ce dos años mon­to en bi­ci de 29 rí­gi­da (sus­pen­sión de­lan­te­ra) y he me­jo­ra­do en des­cen­sos téc­ni­cos (bajo más equi­li­bra­do y se­gu­ro), en ba­ja­das por pis­ta (no­to más es­ta­bi­li­dad), he au­men­ta­do el ren­di­mien­to (saco más dis­tan­cia en me­nos tiem­po con el mis­mo es­fuer­zo) y me due­le me­nos la es­pal­da y el cue­llo.

Ten­go va­rias ru­tas en la sie­rra di­se­ña­das so­bre da­tos de al­gu­nas eta­pas de las prue­bas don­de voy a par­ti­ci­par, con dis­tan­cias y des­ni­ve­les si­mi­la­res, que uso co­mo cir­cui­tos de en­tre­na­mien­to.

Sue­lo ele­gir prue­bas que ten­gan un des­ta­ca­do com­po­nen­te am­bien­tal, por­que recorrer be­llos pai­sa­jes y en­tor­nos su­ge­ren­tes me ayu­da a su­pe­rar el des­gas­te fí­si­co y men­tal de la ca­rre­ra.

Lle­vo va­rios años par­ti­ci­pan­do en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia y uso mis pro­pios tiem­pos y me­dias de ve­lo­ci­dad pa­ra cal­cu­lar el mo­men­to de for­ma y en­tre­nar los pun­tos más flo­jos de ca­ra a la si­guien­te prue­ba.

Mi kit bá­si­co de re­pues­tos en prue­bas de ul­tra dis­tan­cia lle­va una cá­ma­ra (dos en al­gu­nas prue­bas in­di­vi­dua­les non-stop), mul­ti­he­rra­mien­ta li­ge­ra con tron­cha­ca­de­nas, bom­ba, cin­ta ais­lan­te, bri­das, es­la­bón rá­pi­do de ca­de­na, dos bom­bo­nas de CO2 y boquilla con re­gu­la­dor (en al­gu­nos ca­sos), un bo­te de es­pu­ma an­ti­pin­cha­zos, par­ches, di­so­lu­ción y lu­bri­can­te pa­ra la ca­de­na cuan­do hay ba­rro, llu­via o pol­vo, co­mo la eta­pa ma­ra­tón de la Ti­tan que no tie­nes asis­ten­cia en la lle­ga­da y al día si­guien­te la bi­ci tie­ne que sa­lir en el me­jor es­ta­do po­si­ble.

Uso la mochila Un­zen de Shi­mano de 6 li­tros con bol­sa de agua en la ma­yo­ría de las prue­bas, con ca­pa­ci­dad pa­ra dos li­tros de agua, el cor­ta­vien­tos y la co­mi­da. Y de 10 li­tros en ca­rre­ras co­mo la Ti­tan De­sert, don­de un par de eta­pas hay que lle­var en­ci­ma un equi­po li­ge­ro de vi­vac, re­pues­tos y ba­rri­tas pa­ra dos días. Y el cal­za­do que uso lle­va la ca­la ocul­ta pa­ra po­der ca­mi­nar y pro­cu­ro que no ten­ga ma­te­ria­les que re­ten­gan agua pa­ra que se­que rá­pi­do en ca­so de llu­via o ba­rro y que lo pue­da la­var por la tar­de y es­té se­co al día si­guien­te.

EN­TRE­NA LAS SA­LI­DAS

Uso un na­ve­ga­dor Gar­min 60CSx con la cartografía de la mar­ca aco­pla­do en el ma­ni­llar. Es más pe­sa­do y gran­de que los es­pe­cí­fi­cos tác­ti­les de bi­ci, pe­ro los bo­ton­ci­tos se pul­san bien con guan­tes, la pan­ta­lla tie­ne buen ta­ma­ño, es muy ra­ro que fa­lle la re­cep­ción de sa­té­li­tes y es sen­ci­llo de ma­ne­jar.

Si quie­res es­tar en las gru­pe­tas de­lan­te­ras de­bes ca­len­tar bien an­tes de la sa­li­da y

en­tre­nar mu­cho el mo­men­to ex­plo­si­vo de la arran­ca­da pa­ra dis­mi­nuir la subida de lac­ta­to en la san­gre. Es un error in­ten­tar se­guir a ci­clis­tas más pre­pa­ra­dos en ese mo­men­to y a los po­cos ki­ló­me­tros caer ren­di­do sin ener­gía en las pier­nas vien­do pa­sar el pe­lo­tón.

Uno de los me­jo­res va­lo­res de las prue­bas de re­sis­ten­cia, y tam­bién uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos, es la ne­ce­si­dad de cui­dar el cuer­po y la men­te en to­dos los as­pec­tos, ali­men­ta­ción, le­sio­nes, mo­ti­va­ción emo­cio­nal, caí­das y el res­to de re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va du­ran­te mu­chas ho­ras o va­rios días. Con el tiem­po he apren­di­do a es­cu­char el cuer­po cuan­do pi­de ener­gía, sa­les, lí­qui­do o sim­ple­men­te re­fres­car la ca­be­za pa­ra ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra y cuan­do no le ha­go ca­so siem­pre su­fro las con­se­cuen­cias.

En es­te as­pec­to soy un ca­so per­di­do, no pue­do aguan­tar nun­ca el rit­mo de sa­li­da de los ma­cha­cas, siem­pre me to­ca ro­dar unos cuan­tos ki­ló­me­tros pa­ra ca­len­tar bien y en­con­trar el rit­mo ade­cua­do. Me con­sue­lo des­pués ade­lan­tan­do a los que “ex­plo­tan”.

Siem­pre lle­vo una cre­ma hi­dra­tan­te es­pe­cial pa­ra be­bés por­que son las me­jo­res pa­ra ro­za­du­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.