Tu rou­ter, tu ga­ran­tía

El Wi­Fi, EsE Ex­tra­ño ha­bi­tan­tE En nuEs­tra ca­sa la ma­yo­ría de los usua­rios op­tan por uti­li­zar el rou­ter que les pro­por­cio­na la ope­ra­do­ra cuan­do con­tra­tan su ac­ce­so a in­ter­net, pe­ro pa­ra dis­fru­tar de un ho­gar di­gi­tal con las me­jo­res ga­ran­tías eso no sue­le s

Personal Computer - - HARDWARE MAGAZINE -

To­dos te­ne­mos co­ra­zón, nues­tro ho­gar tam­bién, y es­to no es el prin­ci­pio de una car­ta ro­mán­ti­ca. A dia­rio lee­mos cien­tos de ar­tícu­los con con­se­jos e in­for­ma­cio­nes so­bre la im­por­tan­cia de man­te­ner sano y en for­ma nues­tro prin­ci­pal ór­gano mus­cu­lar, en­car­ga­do de bom­bear la san­gre a to­do el cuer­po. Lo mis­mo su­ce­de con nues­tro ho­gar y, gra­cias a los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos, po­de­mos do­tar­le de un “co­ra- zón di­gi­tal” en­car­ga­do de pres­tar­nos las más no­ve­do­sas fór­mu­las de au­to­ma­ti­za­ción que nos pro­por­cio­nen una vi­da prác­ti­ca, sen­ci­lla, y con las me­jo­res ga­ran­tías de se­gu­ri­dad y ca­li­dad.

El con­cep­to ho­gar di­gi­tal lle­gó a Es­pa­ña ha­ce más de una dé­ca­da y ha­ce re­fe­ren­cia a una vi­vien­da ca­paz de ofre­cer ser­vi­cios que fa­ci­li­ten su ges­tión y man­te­ni­mien­to de una for­ma se­gu­ra, con­for­ta­ble, que in­cor­po­re tam­bién nue­vas fór­mu­las de ocio y en­tre­te­ni­mien­to en su in­te­rior. El “co­ra­zón di­gi­tal” del ho­gar es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con la do­mó­ti­ca; el ob­je­ti­vo de la am­plia va­rie­dad de ser­vi­cios que es ca­paz de ofre­cer­nos es, en de­fi­ni­ti­va, mi­rar por el aho­rro de ener­gía, cos­tes y tiem­po.

El gran ol­vi­da­do del ho­gar di­gi­tal

Aho­ra bien, a la ho­ra de pen­sar en el aho­rro eco­nó­mi­co, los usua­rios no de­be­mos per­der de vis­ta la fa­mo­sa ex­pre­sión: “lo ba­ra­to pue­de sa­lir­nos ca­ro”. Más al con­tra­rio, te­ne­mos que prio­ri­zar la ca­li­dad. Es lo que nos su­ce­de a la ho­ra de ad­qui­rir un rou­ter, en vez de uti­li­zar el de la ope­ra­do­ra. Va­rias son las ra­zo­nes que nos in­vi­tan a ello.

Si ofre­ce­mos una de­fi­ni­ción sim­pli­fi­ca­da, un rou­ter no es ni más ni me­nos que un dis­po­si­ti­vo de­di­ca­do a la ta­rea de ad­mi­nis­trar el trá­fi­co de in­for­ma­ción que cir­cu­la por una red de compu­tado­ras. Sin em­bar­go, es uno de los pi­la­res de la co­mu­ni­ca­ción mun­dial y, en oca­sio­nes, los usua­rios lo uti­li­zan ca­si sin sa­ber de su exis­ten­cia. En de­fi­ni­ti­va, a la ho­ra de re­co­men­dar qué rou­ter ad­qui­rir en fun­ción de las ne­ce­si­da­des del usua­rio, los ex­per­tos coin­ci­den en afir­mar que és­te sue­le ser el gran ol­vi­da­do de nues­tros ho­ga­res di­gi­ta­les.

El pro­ce­der ge­ne­ra­li­za­do sue­le ser que­dar­nos con aquel que nos ins­ta­la la ope­ra­do­ra pa­ra ofre­cer­nos sus ser­vi­cios de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.