Tec­no­lo­gía con fu­tu­ro

Cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas, so­bre es­tas dis­ci­pli­nas se asien­tan las ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias con las ex­pec­ta­ti­vas más al­tas pa­ra en­con­trar tra­ba­jo. Las em­pre­sas ya es­tán bus­can­do pro­fe­sio­na­les.

Personal Computer - - NEWS - Por: Re­gi­na de Miguel

Re­cuer­das cuan­do cum­plis­te los 18 años? Se­gu­ro que sen­tis­te que una nue­va eta­pa co­men­za­ba y, de re­pen­te, la gen­te que te ro­dea­ba te pre­gun­ta­ba a qué te gus­ta­ría de­di­car­te, y que si pen­sa­bas ir a la uni­ver­si­dad de­be­rías ele­gir una ca­rre­ra con una bue­na pro­yec­ción en el mer­ca­do la­bo­ral. Hoy en día, si te vol­vie­ran a for­mu­lar es­ta mis­ma pregunta, qui­zás, tu res­pues­ta no es­pe­ra­ría y lo ten­drías más cla­ro: una ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca. Si lo pien­sas, la tec­no­lo­gía es­tá pre­sen­te en ca­si cual­quier ám­bi­to y, ade­más, in­for­mes y es­ta­dís­ti­cas po­nen de ma­ni­fies­to có­mo el mer­ca­do de tra­ba­jo bus­ca per­fi­les tec­no­ló­gi­cos. La Unión Eu­ro­pea ha señalado que ac­tual­men­te un 45% de los pues­tos re­quie­ren de ha­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas, por­cen­ta­je que cre­ce­rá has­ta el 60% en los pró­xi­mos años. Mien­tras, el 80% de los jó­ve­nes de en­tre 20 y 30 años en­con­tra­rá un em­pleo re­la­cio­na­do con el mun­do di­gi­tal en pro­fe­sio­nes aún inexis­ten­tes, se­gún se in­di­ca en “El Ob­ser­va­to­rio pa­ra el Em­pleo en la Era Di­gi­tal”.

Sin em­bar­go, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que las em­pre­sas ya se es­tán en­con­tran­do con di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de cu­brir cier­tos pues­tos a con­se­cuen­cia de que los per­fi­les de los can­di­da­tos no

res­pon­den a to­das sus ne­ce­si­da­des en es­ta es­fe­ra. Asi­mis­mo, ha co­men­za­do a per­ci­bir­se una fal­ta de in­te­rés ha­cia es­tos es­tu­dios que po­dría ha­cer que en diez años el des­cen­so de los ti­tu­la­dos en las ca­rre­ras vin­cu­la­das a la tec­no­lo­gía ca­ye­se ca­si un 50%, se­gún la con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca eve­ris.

Por qué una ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca

Pa­ra in­cen­ti­var es­ta mo­ti­va­ción, y más allá de ar­gu­men­tar su gran sa­li­da a ni­vel la­bo­ral, “es im­por­tan­te ex­pli­car qué con­se­cuen­cias tie­ne, por ejem­plo, es­tu­diar in­ge­nie­ría in­for­má­ti­ca y có­mo eso no sig­ni­fi­ca ser só­lo pro­gra­ma­dor o ad­mi­nis­tra­dor de sis­te­mas. Hay un gran nú­me­ro de opor­tu­ni­da­des más allá de las ha­bi­tua­les” ex­pli­ca Al­bert Cor­be­lla, IT Ma­na­ger de Spring Pro­fes­sio­nal (Gru­po Adec­co). Por su par­te, pa­ra Juan Co­rro, di­rec­tor aca­dé­mi­co del Área de In­ge­nie­ría en el cen­tro uni­ver­si­ta­rio de Tec­no­lo­gía y Ar­te Di­gi­tal U-tad, la cla­ve es­tá en mos­trar­les que la tec­no­lo­gía es­tá trans­for­man­do el mun­do y nues­tras vi­das, y que ellos pue­den for­mar par­te de ese pro­ce­so. “Un cam­bio que es­tá a su al­can­ce y que les abre la puer­ta a mejorar aquel apar­ta­do de la so­cie­dad que más le im­por­te o apa­sio­ne. Los ame­ri­ca­nos lo tie­nen cla­ro y, por eso, se unie­ron en una ini­cia­ti­va sin áni­mo de lu­cro co­mo Co­de.org pa­ra im­pul­sar las vo­ca­cio­nes téc­ni­cas”.

En su dis­cur­so sos­tie­ne có­mo los avan­ces en sa­ni­dad es­tán am­plian­do la es­pe­ran­za de vi­da, o có­mo la di­gi­ta­li­za­ción rom­pe ba­rre­ras geo­grá­fi­cas y so­cia­les al po­ner a dis­po­si­ción de la co­mu­ni­dad el co­no­ci­mien­to. “Es­tos avan­ces, y otros mu­chos, em­pie­zan a re­que­rir de per­fi­les téc­ni­cos que los im­pul­sen y ha­gan reali­dad. Di­ría que la me­jor ra­zón pa­ra es­tu­diar una ca­rre­ra téc­ni­ca, aun no sien­do la úni­ca vía po­si­ble, es la vo­lun­tad o el sue­ño de cam­biar el mun­do”, con­ti­núa.

Ca­rre­ras STEM

Cer­ca de un mi­llón de pues­tos de tra­ba­jo re­la­cio­na­dos con el ám­bi­to de la tec­no­lo­gía se crea­rán en 2020, se­gún la Unión Eu­ro­pea. Den­tro de es­te es­ce­na­rio, pro­li­fe­ra­rán desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes, ex­per­tos en co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal, res­pon­sa­bles de eCom- mer­ce y de con­te­ni­do di­gi­tal, con­sul­to­res de eBu­si­ness, es­pe­cia­lis­tas en po­si­cio­na­mien­to web, ana­lis­tas web, Di­gi­tal Mar­ke­ting Ma­na­gers, So­cial Me­dia Ma­na­gers, …aun­que el per­fil que más bri­lla­rá se­rá el de es­pe­cia­lis­ta en Big Da­ta, so­bre to­do por­que el au­ge del In­ter­net de las Co­sas de­ri­va­rá en un aná­li­sis de da­tos en tiem­po real ca­si con­ti­núo.

Así las co­sas, las pro­fe­sio­nes STEM (del in­glés Scien­ce, Tech­no­logy, En­gi­nee­ring y Mat­he­ma­tics) es­tán lla­ma­das a do­mi­nar el mer­ca­do de tra­ba­jo jun­to a ti­tu­la­cio­nes no téc­ni­cas co­mo ADE, Co­mer­cio y Mar­ke­ting, o En­fer­me­ría tam­bién “con mu­cho ti­rón”; un mer­ca­do que en Eu­ro­pa cre­ce­rá por en­ci­ma de los dos dí­gi­tos de aquí a tres años, se­gún Rands­tad Pro­fes­sio­nals. Es­ta con­sul­to­ra ha con­fec­cio­na­do un lis­ta­do con aqué­llas que mues­tran una me­jor sa­li­da. Jun­to a Ma­te­má­ti­cas y Far­ma­cia, In­ge­nie­ría In­dus­trial, de Ca­mi­nos, In­for­má­ti­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes co­pan los pri­me­ros pues­tos. Don­de tam­bién se apre­cia una al­ta pro­yec­ción es en las ca­rre­ras re­la­cio­na­das con el soft­wa­re y li­ga­das, por ejem­plo, a la ci­ber­se­gu­ri­dad y las apps. “Tam­bién en la ges­tión o el aná­li­sis de gran­des con­jun­tos de da­tos, en las tec­no­lo­gías pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to co­mo los vi­deo­jue­gos o la reali­dad vir­tual, y en ám­bi­tos ro­bó­ti­cos, bio­sa­ni­ta­rios y vin­cu­la­dos a los na­no­ma­te­ria­les – co­mo el gra­feno-”, aña­de Co­rro (U-tad).

Jun­to a es­tos per­fi­les co­mien­zan a ma­ni­fes­tar­se otros más no­ve­do­sos, co­mo los ex­per­tos en usa­bi­li­dad (com­prue­ban ca­da as­pec­to de una web o app); la fi­gu­ra del due­ño de pro­duc­to (ofre­ce una vi­sión global de to­dos los pro­ce­sos de desa­rro­llo, sa­bien­do di­ri­gir equi­pos de pro­gra­ma­ción y di­se­ño); o pro­fe­sio­na­les del Front End y Back End que pre­ci­san de un re­ci­cla­je con­ti­núo pa­ra es­tar a la úl­ti­ma en len­gua­jes de pro­gra­ma­ción. Has­ta tie­nes la al­ter­na­ti­va de op­tar a la pro­fe­sión de pi­lo­to de dro­nes pro­fe­sio­na­les. Su te­ma­rio in­clu­ye nor­ma­ti­va ae­ro­náu­ti­ca, co­no­ci­mien­to de es­tas ae­ro­na­ves, me­teo­ro­lo­gía, pro­ce­di­mien­to de ope­ra­cio­nes o na­ve­ga­ción e in­ter­pre­ta­ción de ma­pas, en­tre otros. En Es­pa­ña, ya exis­ten di­ver­sas aca­de­mias au­to­ri­za­das pa­ra dar cla­se.

Des­tre­zas y ha­bi­li­da­des

Ade­más de ma­ni­fes­tar un gran in­te­rés por las nue­vas tec­no­lo­gías y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, “pa­ra op­tar a es­te ti­po de for­ma­ción es im­por­tan­te te­ner un per­fil ana­lí­ti­co”, re­cuer­da Cor­be­lla de Gru­po Adec­co. Ca­be apun­tar co­mo en es­tas ti­tu­la­cio­nes se sue­len uti­li­zar he­rra­mien­tas for­ma­les co­mo la ló­gi­ca, las ma­te­má­ti­cas o la pro­gra­ma­ción pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, pe­ro tam­bién se re­quie­re de crea­ti­vi­dad “pa­ra ana­li­zar y apro­xi­mar­se a ellos, así co­mo la ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go pa­ra im­pul­sar los equi­pos” agre­ga el di­rec­tor aca­dé­mi­co del Área de In­ge­nie­ría de U-tad.

En cuan­to a des­tre­zas, ayu­dan a desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je o el pen­sa­mien­to ló­gi­co, pe­ro tam­bién se en­cuen­tra “el tra­ba­jo en equi­po y ba­jo pre­sión, la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y la adap­ta­ción al cam­bio, en­tre otras com­pe­ten­cias”, con­clu­ye Cor­be­lla. Es más que evi­den­te que el mer­ca­do la­bo­ral ne­ce­si­ta per­fi­les téc­ni­cos. Las op­cio­nes en­tre las que ele­gir ca­da vez se di­ver­si­fi­can más y la ofer­ta tam­bién, por lo que lo más pro­ba­ble es que si op­tas a una de es­tas ca­rre­ras o for­ma­cio­nes co­se­ches bue­nos fru­tos.

Di­ría que la me­jor ra­zón pa­ra es­tu­diar una ca­rre­ra téc­ni­ca es la vo­lun­tad o el sue­ño de cam­biar el mun­do

Juan co­rro, di­rec­tor aca­dé­mi­co del Área de in­ge­nie­ría en U-tad

En el fu­tu­ro, los es­tu­dios re­la­cio­na­dos con la Reali­dad Vir­tual per­mi­ti­rán la crea­ción de nue­vos per­fi­les la­bo­ra­les.

El cen­tro uni­ver­si­ta­rio de Tec­no­lo­gía y Ar­te Di­gi­tal U-tad, en Ma­drid, apues­ta por per­fi­les de ca­rác­ter tec­no­ló­gi­co en los que los vi­deo­jue­gos o el di­se­ño vi­sual tie­nen ca­bi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.