¿Es se­gu­ro tu iP­ho­ne?

Ca­da vez son más los ci­ber­de­lin­cuen­tes que se fi­jan en el te­lé­fono de Ap­ple pa­ra ha­cer de las su­yas. No es tan vul­ne­ra­ble co­mo los An­droid, pe­ro tam­bíen es­tán ex­pues­tos a pe­li­gros y ata­ques.

Personal Computer - - SOFTWARE SEGURIDAD -

La se­gu­ri­dad en los dis­po­si­ti­vos An­droid se con­si­de­ra re­la­ti­va­men­te in­cier­ta, ya que es­te sis­te­ma pa­re­ce es­tar ex­pues­to a mi­llo­nes de vi­rus crea­dos a su me­di­da. Por su la­do, Ap­ple elo­gia su iOS y lo ca­li­fi­ca co­mo ab­so­lu­ta­men­te se­gu­ro gra­cias a un sis­te­ma ope­ra­ti­vo se­lla­do a cal y can­to... has­ta que ha­ce po­co Pe­ga­sus se ins­ta­la­ra en mu­chos iPho­nes.

El ata­que se lle­vó a ca­bo me­dian­te el uso de un SMS con el en­la­ce a un si­tio web fal­so que, al ac­ce­der a él, ins­ta­la­ba un soft­wa­re de es­pio­na­je de ma­ne­ra se­cre­ta y en se­gun­do plano. Así, los ata­can­tes dis­po­nían de ac­ce­so ili­mi­ta­do a to­das las áreas del iP­ho­ne, co­mo a da­tos de cuen­tas on­li­ne, in­for­ma­ción de tar­je­tas de cré­di­to y nú­me­ros de te­lé­fono. In­clu­so lo­gra­ron sa­car fotos re­mo­tas con el iP­ho­ne in­fec­ta­do.

Pe­ga­sus con­si­guió re­ve­lar una de las ma­yo­res de­bi­li­da­des del iP­ho­ne: el jail­break. Es­te tér­mino in­glés se pue­de tra­du­cir co­mo “sa­lir de la cár­cel” y, has­ta aho­ra, ha si­do un me­dio con el que los usua­rios de Ap­ple po­dían ex­pe­ri­men­tar fue­ra de la Ap­pS­to­re y sa­lir del mun­do con­tro­la­do por Ap­ple.

Des­pués de ins­ta­lar se­cre­ta­men­te es­te soft­wa­re es­pe­cial en el iP­ho­ne, se pue­de eli­mi­nar la pro­tec­ción con­tra es­cri­tu­ra, evi­tar los me­ca­nis­mos de com­pro­ba­ción e ins­ta­lar apps de fuen­tes al­ter­na­ti­vas co­mo Cy­dia, o in­clu­so uti­li­zar ar­chi­vos a los que no pue­de ac­ce­der­se des­de un iP­ho­ne que no ten­ga jail­break.

El pe­li­gro si­len­cio­so

El equi­po de hac­kers Dev Team desa­rro­lló el pri­mer jail­break en 2007, po­co des­pués del lan­za­mien­to al mer­ca­do de los pri­me­ros iPho­nes. Des­de en­ton­ces, Ap­ple in­ten­ta com­pli­car el crac­king con ca­da nue­va ver­sión de iOS, mien­tras que los hac­kers tra­ba­jan du­ra­men­te has­ta en­con­trar de nue­vo una vul­ne­ra­bi­li­dad. Pe­ro un jail­break no so­lo am­plía las fun­cio­nes del iP­ho­ne, sino que tam­bién abre nue­vas for­mas de in­fec­ción a tra­vés de malwa­re. Ló­gi­ca­men­te, los ci­ber­de­lin­cuen­tes de­tec­tan a usua­rios des­pre­ve­ni­dos de ma­ne­ra se­cre­ta, pa­ra así rea­li­zar el jail­break con sus he­rra­mien­tas. Y es­to es al­go pe­li­gro­so, ya que los usua­rios no lle­gan a ser cons­cien­tes de lo que ocu­rre en las pro­fun­di­da­des del sis­te­ma ope­ra­ti­vo de su iP­ho­ne. Pa­ra ase­gu­rar­te de que tu iP­ho­ne no ha si­do pi­ra­tea­do, pue­des usar la ver­sión Pro de la app Sys­tem Guard. El ras­trea­dor de jail­break de­tec­ta­rá en se­gun­dos si tu iP­ho­ne ha si­do ma­ni­pu­la­do y ame­na­za­do por bre­chas de se­gu­ri­dad. Com­pro­bar tu iP­ho­ne con la app Sys­tem Guard es muy fá­cil: des­pués de ins­ta­lar­la (ver cua­dro de la de­re­cha), ábre­la. Tras una breve com­pro­ba­ción, la app mues­tra el men­sa­je Se­gu­ro o No se­gu­ro. Ade­más, Sys­tem Guard mues­tra la ver­sión de iOS ins­ta­la­da en el ter­mi­nal y com­prue­ba si exis­ten evi­den­cias de jail­break. Pul­sa en las dis­tin­tas en­tra­das pa­ra ob­te­ner más in­for­ma­ción y, si la ver­sión de tu iOS es­tá ob­so­le­ta, ini­cia una ac­tua­li­za­ción a la nue­va ver­sión. Si se de­tec­tan evi­den­cias de jail­break, lo me­jor es ha­cer una co­pia de se­gu­ri­dad de tu iP­ho­ne e ini­ciar una nue­va com­pro­ba­ción. Si no tie­nes co­pia de se­gu­ri­dad, co­pia to­dos tus da­tos an­tes de re­se­tear tu iP­ho­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.