Un jue­go pe­li­gro­so

Jue­gos di­ver­ti­dos, in­for­ma­ción de in­te­rés, pe­lí­cu­las en­tre­te­ni­das... Mu­chos si­tios web atraen a los más pe­que­ños con ofer­tas gra­tui­tas, pe­ro con fre­cuen­cia es­to no es más que una for­ma so­fis­ti­ca­da de rea­li­zar es­pio­na­je.

Personal Computer - - SUMARIO -

Los pa­dres que son cons­cien­tes de los pe­li­gros a los que se ex­po­nen sus hi­jos cuan­do na­ve­gan por In­ter­net ga­ran­ti­zan su se­gu­ri­dad uti­li­zan­do si­tios web es­pe­cí­fi­cos pa­ra ni­ños. En es­tos por­ta­les, en prin­ci­pio, es­tán li­bres de ries­gos, aun­que como de­mues­tra un es­tu­dio re­cien­te de la com­pa­ñía de pro- tec­ción de da­tos eB­loc­ker, al­gu­nos son una far­sa. En ellos, los pro­gra­mas de es­pio­na­je cam­pan a sus an­chas, re­co­pi­lan­do da­tos e in­for­ma­ción de los usua­rios más pe­que­ños.

En se­gun­do plano

Ejem­plo de ello es he­lle-koepf­chen.de, un por­tal ale­mán pa­ra ni­ños y gen­te jo­ven que pro­me­te con­te­ni­dos edu­ca­ti­vos y pe­rio­dís­ti­cos de al­ta ca­li­dad. El vis­to bueno del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra ale­mán su­gie­re un buen ni­vel de se­gu­ri­dad y, de he­cho, el por­tal ofre­ce en tér­mi­nos de con­te­ni­dos, una bue­na va­lo­ra­ción. Sin em­bar­go, los usua­rios des­co­no­cen el tra­ba­jo in­vi­si­ble que rea­li­zan los de­no­mi­na­dos ras­trea­do­res web, que re­gis­tran los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.