Pa­ra la ofi­ci­na

Si eres de los que pa­sa en su pues­to de tra­ba­jo más ho­ras de las que le gus­ta­ría por­que no te que­da otro re­me­dio, en la tec­no­lo­gía en­con­tra­rás un alia­do pa­ra que lo lle­ves de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

Personal Computer - - HARDWARE -

Cuán­tas ho­ras in­vier­tes en la ofi­ci­na? Se­gu­ra­men­te que, en más de una oca­sión, te has vis­to obli­ga­do a pro­lon­gar tu jor­na­da la­bo­ral. La prin­ci­pal con­se­cuen­cia de es­ta si­tua­ción es el fas­ti­dio que su­po­ne, pe­ro lo cier­to es que tam­bién tu cuer­po –a me­di­da que pa­san las ho­ras-–va no­tan­do el can­san­cio acu­mu­la­do ca­da vez más y más. Igual que re­cu­rres a la tec­no­lo­gía pa­ra otros ám­bi­tos de tu vi­da, pue­des apro­ve­char sus ven­ta­jas pa­ra ha­cer­le un hue­co en tu pues­to la­bo­ral. Lo cier­to es que las po­si­bi­li­da­des son bas­tan­tes am­plias y dis­po­nes de gad­gets y ac­ce­so­rios pa­ra to­dos los gus­tos y ne­ce­si­da­des: des­de aque­llos que es­tán re­la­cio­na­dos con tu sa­lud a los que ha­cen que pue­das tra­ba­jar de una ma­ne- ra mu­cho más có­mo­da. Tam­po­co de­bes ol­vi­dar­te de aque­llas pro­pues­tas que ayu­dan a que la ha­bi­ta­ción o la zo­na en la que es­tá tu me­sa de tra­ba­jo luz­ca una apa­rien­cia mu­cho más bo­ni­ta. Al fin y al ca­bo, de lo que se tra­ta es que el tiem­po que ten­gas que es­tar en la ofi­ci­na no só­lo se pa­se rá­pi­do sino tam­bién con to­das las co­mo­di­da­des que ten­gas a tu al­can­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.