Pro­te­ger tus da­tos

Personal Computer - - INTERNET MAGAZINE -

Pro­te­ge­mos ade­cua­da­men­te la red Wi­Fi de nues­tro ho­gar o tra­ba­jo? La reali­dad in­di­ca que el grue­so de los usua­rios se li­mi­ta a no mo­di­fi­car la con­fi­gu­ra­ción del rou­ter que en­tre­ga el ope­ra­dor y se de­jan, tan­to la con­tra­se­ña de la red inalám­bri­ca como la del ac­ce­so al pa­nel de con­trol del pro­pio en­ru­ta­dor, in­tac­tos. Den­tro de los ni­ve­les de se­gu­ri­dad en un rou­ter, la co­ne­xión WPA2 es la más ele­va­da que se pue­de es­ta­ble­cer y la que ofre­ce las ma­yo­res ga­ran­tías an­te un po­si­ble in­ten­to de ata­que.

Sin em­bar­go ¿se em­plea ade­cua­da­men­te es­te ti­po de pro­to­co­lo de se­gu­ri­dad? En un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo so­bre el estado de las re­des Wi­Fi, se con­clu­yó que ca­si un 19% de las re­des inalám­bri­cas eran pro­te­gi­das me­dian­te el pro­to­co­lo WEP, mu­cho me­nos se­gu­ro y más sus­cep­ti­ble de ser des­ci­fra­do.

Má­xi­ma co­ne­xión

Ahora bien, ¿qué se pue­de ha­cer pa­ra ele­var al má­xi­mo la co­ne­xión inalám­bri­ca de nues­tro do­mi­ci­lio o tra­ba­jo? El pri­mer pa­so es pre­ci­sa­men­te el men­cio­na­do: ase­gu­rar­nos que la pro­tec­ción de la red es WPA2 (lo cier­to es que la gran ma­yo­ría de los rou­ters que en­vían los pro­vee­do­res de In­ter­net lle­gan con­fi­gu­ra­dos de es­ta ma­ne­ra).

La se­gun­da me­di­da que es muy re­co­men­da­ble adop­tar con­sis­te en cam­biar las con­tra­se­ñas, tan­to de la red inalám­bri­ca como la maes­tra que da ac­ce­so al rou­ter. Sin em­bar­go, en un mun­do en el que las ame­na­zas a tra­vés de In­ter­net cre­cen a un rit­mo ex­po­nen­cial, es ab­so­lu­ta­men­te re­co­men­da­ble adop­tar me­di­das de pro­tec­ción adi­cio­na­les.

Una de ellas es, por des­gra­cia, po­co co­no­ci­da pe­ro tre­men­da­men­te útil: su­per­vi­sar la ac­ti­vi­dad del rou­ter ca­da cier­to tiem­po. ¿Sa­be­mos real­men­te si un ve­cino o un hac­ker se ha co­nec­ta­do a nues­tra red? ¿Hay ma­ne­ra de sa­ber­lo? Aquí es don­de en­tran en jue­go los rou­ters con in­ter­fa­ces ami­ga­bles o aque­llos en los que se pue­da ac­ce­der al pa­nel de con­trol de una for­ma rá­pi­da e in­tui­ti­va sin per­der­se en có­di­gos ni me­nús com­ple­jos. Po­der re­pa­sar la ac­ti­vi­dad de la red inalám­bri­ca y des­cu­brir qué dis­po­si­ti­vos se han co­nec­ta­do a ella pro­por­cio­na un ni­vel su­pe­rior de se­gu­ri­dad, ya que po­dre­mos ac­tuar de in­me­dia­to en ca­so de in­tru­sión.

Me­di­das de se­gu­ri­dad

La in­ver­sión en un rou­ter avan­za­do es al­ta­men­te re­co­men­da­ble pues­to que, ade­más de ofre­cer un ren­di­mien­to muy su­pe­rior al con­ven­cio­nal que en­vían los ope­ra­do­res, pro­por­cio­nan un ni­vel más ele­va­do de se­gu­ri­dad. Es­to es por­que, ade­más de per­mi­tir con­fi­gu­rar to­das las op­cio­nes de se­gu­ri­dad, es­tos dis­po­si­ti­vos se ac­tua­li­zan fre­cuen­te­men­te, con lo que es­tán pro­te­gi­dos an­te la even­tua­li­dad de nue­vas ame­na­zas que pue­dan sur­gir en la Red. Otra me­di­da adi­cio­nal de se­gu­ri­dad muy efec­ti­va pa­ra pro­te­ger tu rou­ter con­sis­te en con­fi­gu­rar su apa­ga­do en de­ter­mi­na­das ho­ras en las que, por ejem­plo, cie­rre la ofi­ci­na o bien se va­ya a dor­mir en el ho­gar.

Es­ta fun­ción es­tá pre­sen­te en los rou­ters más avan­za­dos y apa­ga, en el ho­ra­rio que se in­di­que, la red inalám­bri­ca evi­tan­do por com­ple­to que es­ta sea ata­ca­da du­ran­te ese mo­men­to y ade­más, aho­rran­do ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.