Te­so­ros: El Desafío de Ha­des

Playmania Extra - - PS3 G -

Son cin­co pe­que­ños re­tos que pon­drán a prue­ba tus ha­bi­li­da­des. Ár­ma­te de pa­cien­cia, por­que al­gu­nas se pue­den com­pli­car.

Desafío 1: Des­tino ar­dien­te • ob­je­ti­vo: que­mar a 50 enemi­gos con la ma­gia ge­nio. • fa­llas sí: gol­peas a un enemi­go o caen a ma­nos de otro enemi­go. • Es­tra­te­gia: mien­tras que sólo veas sol­da­dos, pro­cu­ra uti­li­zar la ma­gia pa­ra aca­bar con 4 o 5 de una ta­ca­da. Mué­ve­te has­ta que­dar­te en­tre ellos, y no te preo­cu­pes por la vi­da, ya que no es pro­ble­ma. Las co­sas se em­pie­zan a ani­mar cuan­do apa­re­cen los cí­clo­pes. Es­tos gigantes no irán a por ti, sino que con­cen­tra­rán to­dos sus ata­ques so­bre los sol­da­dos. La cla­ve aquí es aca­bar con los sol­da­dos an­tes de que lo ha­gan ellos (da igual que sólo eli­mi­nes a un sol­da­do o dos con la in­vo­ca­ción del ge­nio). Vi­gi­la siem­pre la ba­rra de ma­gia, y pro­cu­ra no ago­tar­la por com­ple­to. Apro­ve­cha al­gún mo­men­to de tran­qui­li­dad o cuan­do no ha­ya cí­clo­pes pa­ra abrir un co­fre y re­lle­nar la ba­rra por com­ple­to.

Desafío 2: Per­fec­ción • ob­je­ti­vo: mata a 20 enemi­gos sin que te to­quen. • fa­llas sí: un enemi­go te da un es­pa­da­zo. • Es­tra­te­gia: es fá­cil de de­cir... Los enemi­gos son sol­da­dos con dos es­pa­das, de esos que ata­can sin pa­rar. Usa el guan­te­le­te de Zeus 2 y sólo el mo­vi­mien­to L1 + . La idea es tum­bar a uno o más enemi­gos con es­ta téc­ni­ca y ro­dar por el sue­lo pa­ra ale­jar­se de los que vie­nen, siem­pre en la di­rec­ción más des­pe­ja­da, pa­ra re­pe­tir el pro­ce­so. Ne­ce­si­ta­rás más de un in­ten­to.

Desafío 3: la Vi­da Es Cor­ta • ob­je­ti­vo: aca­bar con to­dos los enemi­gos mien­tras tu ba­rra de vi­da ba­ja len­ta­men­te. • fa­llas sí: se ago­ta tu vi­da. • Es­tra­te­gia: aquí pri­ma la ra­pi­dez: usa el guan­te­le­te de Zeus en to­do mo­men­to. El desafío co­mien­za con un mi­no­tau­ro blin­da­do: usa el ge­nio pa­ra qui­tar­le las pro­tec­cio­nes y dar­le lo su­yo pro­cu­ran­do ser rá­pi­do y no per­der vi­da. Des­pués ven­drá una gran olea­da de enemi­gos vo­la­do­res: pro­cu­ra que no se acu­mu­len mu­chos y evi­ta sus ata­ques. Mien­tras los des­pa­chas pue­des re­cu­pe­rar vi­da eli­mi­nan­do a los pre­sos de la pa­red. Cuan­do aca­bes con to­dos los pá­ja­ros, te que­da­rán tres enemi­gos con ar­ma­du­ra, que apa­re­ce­rán de uno en uno. Te que­da­rá po­ca vi­da, así que pro­cu­ra car­gar el guan­te­le­te y eli­mi­nar­los de un to­que.

Desafío 4: tri­tu­ra­dor • ob­je­ti­vo: des­truir to­dos los ob­je­tos sin ago­tar el tiem­po. • fa­llas sí: no con­si­gues rom­per los 40 ob­je­tos. • Es­tra­te­gia: uti­li­za sólo el guan­te­le­te. La ra­pi­dez es fun­da­men­tal, ya que per­der un se­gun­do pue­de su­po­ner fa­llar. Em­pie­za in­vo­can­do al ge­nio (pa­ra rom­per los ob­je­tos que te ro­dean al em­pe­zar), y ac­to se­gui­do avan­za ha­cia aba­jo pa­ra rom­per una es­ta­tua. Aho­ra, avan­za siem­pre des­de la iz­quier­da ha­cia arri­ba y rom­pien­do pri­me­ro los dos pe­des­ta­les has­ta lle­gar a una gár­go­la pe­tri­fi­ca­do­ra que hay en la pa­red. Des­de es­te mo­men­to, avan­za ha­cia arri­ba rom­pien­do por or­den de pro­xi­mi­dad to­do lo que veas. La cla­ve es­tá en no errar nin­gún gol­pe, en ser rá­pi­do y en tra­zar una lí­nea ima­gi­na­ria en­tre los ob­je­tos pa­ra evi­tar pa­seos in­ne­ce­sa­rios. Tam­bién pue­des usar uno de los ata­ques en sal­to del guan­te­le­te,te­le­te, ya que así, si pre­sio­nas un po­co el , acu­mu­la­rás ener­gía y rom­pe­rás­pe­rás va­rios ob­je­tos de un gol­pe (enn es­pe­cial pe­des­ta-pe­des­ta­les; las es­ta­tua­sas y gár­go­las re­quie-re­quie­ren más gol­pes).s). Si has per­di­do mu-mu­cho tiem­po o has­has si­do pe­tri­fi­ca­do, pue­des vol­ver a em­pe­zar si pul­sas Se­lect y se­lec­cio­nas­cio­nas re­ini­ciar.

Desafío 5: re­yer­ta ÉPI­CA • ob­je­ti­vo: aca­ba­ra­bar con to­dos los enemi­gos • fa­llas sí: pier­desr­des to­da la vi­da. • Es­tra­te­gia: es­tes­te es el re­to más fá­cil de to­dos si tie­nes cuidadodo en un úni­co mo­men­to...o... El desafío co­mien­zan­za con sol­da­dos y cria­tu­ra­sa­tu­ras vo­la­do­ras. Des­pá­cha­loss­pá­cha­los con el guan­te­le­tee­te de Zeus o el ge­nio,enio, pro­cu­ran­do noo re­ci­bir mu­chos da­ños.. Si ves que los sol­da­do­sos se po­nen muy pe­sa­dos, eli­mí­na­los aga­rrán­do­los una vez tras otra (pul­san­do ). El pro­ble­ma vie­nee­ne cuan­do se mez­clan conn me­du­sas: si te pe­tri­fi­can lo­sos sol­da­dos aca­ba­rán con­ti­goi­go de un sólo gol­pe. Porr eso, con las me­du­sas, de­be­se­bes es-es­pe­rar a que uti­li­ce­ni­li­cen su ra­yo pe­tri­fi­ca­dor­dor y, ac­to se­gui­do, va­pu­lear­las­lear­las con el guan­te­le­te. Tam­bién pue­des re­pe­tirr la téc­ni­ca an­te­rior, aga­rra­rar a los sol­da­dos has­taa eli­mi-eli­mi­nar­los y que de­je­ne­jen de apa­re­cer, pa­ra des­pa-des­pa- char tran­qui­la­men­te a las me­du­sas. Lue­go lle­ga­rán los cí­clo­pes. Cam­bia de­de ar­ma a las es­pa­das, y des­de una dis­tan­cia re­la­ti­va, aprie­ta L1 + va­rias ve­ces... así gol­pea­rás el sue­lo y les cau­sa­rás da­ño man­te­nien­do las dis­tan­cias. El res­to de enemi­gos no son pe­li­gro­sos, siem­pre y cuan­do si­gas es­tos con­se­jos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.