GTA V

Ana­li­za­mos los me­jo­res jue­gos dis­po­ni­bles pa­ra PS4, des­de el lan­za­mien­to de la con­so­la, has­ta las úl­ti­mas no­ve­da­des co­mo GTA V.

Playmania Extra - - SUMARIO -

Ha­ce po­co más de un año, Rockstar rom­pió los mol­des de los “sand­box” (las aven­tu­ras de desa­rro­llo abier­to) con GTA V pa­ra PS3. Pa­re­cía im­po­si­ble su­pe­rar es­te plan­tea­mien­to, pe­ro la com­pa­ñía de los her­ma­nos Hou­ser lo ha con­se­gui­do con una ver­sión que es mu­cho más que un sim­ple “re­ma­ke”. En esen­cia se tra­ta del mis­mo jue­go, pe­ro con un apar­ta­do vi­sual me­jo­ra­do (con una re­so­lu­ción de 1080 p a 30 fps cons­tan­tes), mo­do en pri­me­ra per­so­na y con­te­ni­dos adi­cio­na­les que jus­ti­fi­can que lo vol­va­mos a dis­fru­tar co­mo la pri­me­ra vez. Pe­ro, vea­mos qué es lo que con­vir­tió a GTA V en una obra maes­tra.

GTA V cuen­ta la his­to­ria de tres per­so­na­jes en la ciu­dad de Los San­tos (ins­pi­ra­da en Los Án­ge­les) y sus al­re­de­do­res. Mi­chael es un an­ti­guo atra­ca­dor de ban­cos, aho­ra en pro­tec­ción de tes­ti­gos, que su­fre la cri­sis de la me­dia­na edad y tie­ne que re­sol­ver pro­ble­mas fa­mi­lia­res. Fran­klin es un de­lin­cuen­te de po­ca mon­ta que tra­ta de ha­cer­se un hue­co en­tre las pan­di­llas de South Cen­tral y Tre­vor es un tra­fi­can­te bi­po­lar y salvaje (au­tén­ti­ca es­tre­lla del jue­go) que tra­ba­jó con Mi­chael en el pa­sa­do. La his­to­ria de es­tos tres ti­pos du­ros se en­tre­cru­za de ma­ne­ra ma­gis­tral a lo lar­go de 69 mi­sio­nes (más de trein­ta ho­ras de jue­go, sin con­tar ta­reas se­cun­da­rias y co­lec­cio­na­bles) y con­fi­gu­ra uno de los me­jo­res ar­gu­men­tos del gé­ne­ro; un au­tén­ti­co re­tra­to de los ba­jos fon­dos que tras­cien­de lo que he­mos vis­to en el ci­ne o he­mos leí­do en cual­quier no­ve­la. Y es­ta no es su úni­ca vir­tud: el ta­ma­ño del es­ce­na­rio y la can­ti­dad de

La ver­sión PS4 de GTAV lu­ce im­pre­sio­nan­te a 1080 p y con tex­tu­ras en al­ta de­fi­ni­ción.

La in­du­men­ta­ria de los per­so­na­jes se pue­de cam­biar en las tien­das de ro­pa o en los pi­sos fran­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.