Dos mo­de­los, fren­te a fren­te N

Playmania - - OPINIÓN -

o, no me es­toy re­fi­rien­do a una pa­sa­re­la con Adria­na Li­ma y Gi­se­le Bundchen, sino a la co­li­sión fron­tal que, en ape­nas 30 días, han pro­vo­ca­do dos de los mo­de­los clave en el pre­sen­te y fu­tu­ro de la in­dus­tria del videojuego. En cier­to mo­do an­ti­ci­pé una par­te en la co­lum­na del mes pa­sa­do: The Or­der 1886 no ha es­ta­do a la al­tu­ra de lo es­pe­ra­do. Un jue­go que, a pe­sar de con­tar con un desa­rro­llo de 4 años, ha aca­ba­do ofre­cien­do un apar­ta­do téc­ni­co im­pre­sio­nan­te, sí, el más es­pec­ta­cu­lar que he­mos vis­to… pe­ro an­ti­cua­do y en­cor­se­ta­do en lo ju­ga­ble. La otra lo­co­mo­to­ra de es­te cho­que ha si­do y su plan­tea­mien­to de des­car­gas se­ma­na­les. Un jue­go del que no es­pe­ra­ba de­ma­sia­do y al fi­nal ha aca­ba­do sien­do como las pi­pas. “Una co­sa ton­ta” que te po­nes, te po­nes… y te aca­bas co­mien­do la bol­sa. Y te lo pa­sas bien. Lo dis­fru­tas. Y en­ton­ces te di­ces, pues oye, a lo me­jor es­to de los epi­so­dios no es­tá tan mal. Só­lo el pri­me­ro, aún sien­do el arran­que de la his­to­ria, me ha pro­por­cio­na­do más ho­ras de di­ver­sión que The Or­der 18866 en­te­ro, con-con­tan­do la cam­pa­ña y las ab­sor­ben­te­sor­ben­tes mi-mi­sio­nes al más pu­ro es­ti­lo ar­ca­de­ca­de del mo­do Asal­to. Y con coo­pe­ra­ti­vo a pan­ta­lla par-par­ti­da. Sí, le pue­do ha­ber de­di­ca­do­ca­do fá­cil-fá­cil­men­te 7-8 ho­ras. Así que si ha­go un par de cálcu­los ulos rá­pi­dos, como mul­ti­pli­car los 5,99 eu­ro­seu­ros que cues­ta ca­da epi­so­dio por los cua­troua­tro que com­po­nen la tem­po­ra­da, me sa­le­le un to­tal de 23,96 eu­ros (24,99 si op­to po­ror la tem-tem­po­ra­da com­ple­ta en di­gi­tal, que trae­trae ex-ex­tras), fren­te a los 69,99 eu­ros quee cues­ta The Or­der 1886. O si mul­ti­pli­co el nú­me­ro de ca­pí­tu­los por la me­dia de ho­rass de jue-jue­go que me ha de­ja­do ca­da uno, fren­teen­te a las 7-8 que pue­des sa­car de The Or­der 1886, mi ca­be­za em­pie­za a lan­zar­me pre­gun­tas sin pa­rar. Por qué pa­sa es­to?

Pe­ro qué ha­ces, con lo de­fen­sor a ul­tran­za que has si­do del for­ma­to fí­si­co?

Por qué la in­dus­tria pa­re­ce in­cli­na­da a aca­bar con los lla­ma­dos desa­rro­llos “tri­ple A”? Pues la ver­dad, no lo sé muy bien. A prio­ri, pa­re­ce que hay múl­ti­ples pro­ble­mas in­ter­co­nec­ta­dos en­tre sí. Por un la­do, na­die ha vis­to to­do lo que fa­lla­ba en The Or­der 1886? Na­die ha po­di­do to­mar la de­ci­sión de re­tra­sar­lo el tiem­po que hi­cie­ra fal­ta pa­ra co­rre­gir sus pro­ble­mas y no echar a per­der una IP que tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des? Na­die se plan­teó lan­zar­lo a pre­cio re­du­ci­do pa­ra mi­ni­mi­zar las sen­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas? Por su par­te, Capcom pa­re­ce se­guir pro­ban­do y ex­pe­ri­men­tan­do, pa­ra ver has­ta dón­de lle­gan las tra­ga­de­ras de los usua­rios. Por­que hay que te­ner na­ri­ces pa­ra co­ger uno de los bu­ques in­sig­nias de tu com­pa­ñía y ex­po­ner­lo a un des­gas­te in­ne­ce­sa­rio pro­ban­do fór­mu­lasr­mu­las de dis­tri-dis­tri­bu­ción.ución. Que sí, que pa­ra que la in­dus­tria avan­ce es ne­ce­sa­rio in­no­var y pro­bar nue­vas vías, pe­ro qui­zá lle­ve im­plí­ci­to un ries­go que en oca­sio­nes no com­pen­sa. Como, qui­zá, tam­po­co com­pen­se pa­ra mu­chos bol­si­llos sa­car una edi­ción fí­si­ca al do­ble de lo que cues­ta la di­gi­tal. Con es­to qué se pre­ten­de exac­ta­men­te?

Ver has­ta qué ex­tre­mo es­tán dis­pues­tos a “pen­car” aque­llos que lo quie­ren en dis­co, in­cen­ti­var el di­gi­tal o aca­bar ca­brean­do a to­do cris­to? Y no me­to en la ecua­ción fa­llos como no op­ti­mi­zar el jue­go pa­ra ca­da pla­ta­for­ma o in­cluir mi­cro­pa­gos in­ne­ce­sa­rios. Sean cua­les sean las res­pues­tas, úl­ti­ma­men­te uno se que­da con la sen­sa­ción de que se po­dían ha­ber he­cho me­jor las co­sas, que qui­zá an­tes, cuan­do no ha­bía tan­tas op­cio­nes y era el car­tu­cho o el dis­co y YA, to­do re­sul­ta­ba más sen­ci­llo. Que an­tes no se pre­fa­bri­ca­ban unas ex­pec­ta­ti­vas (el ab­sur­do “hy­pe”) que lue­go no se cum­plen y que, aun­que siem­pre ha ha­bi­do fias­cos y de­cep­cio­nes, los jue­gos en lí-lí­neas ge­ne­ra­les­les re­sul­ta­ban me­jo­res.me­jo­res. <

UNO SIEM­PRE SE QUE­DA UE­DA A CON LA SEN­SA­CIÓN DE QUE SE PO­DÍAN HA­BER BER HE­CHO ME­JOR LAS CO­SAS.CO­SA AS.

Play­Ma­nía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.