El desa­rro­llo de no es­tá equi­li­bra­do: en un shoo­ter don­de se es­ca­mo­tean los ti­ros, al­go fa­lla.

Playmania - - NOVEDADES -

fu­tu­ro pró­xi­mo. Al mar­gen de los mo­de­la­dos de los per­so­na­jes o la des­lum­bran­te ilu­mi­na­ción, lo que más sor­pren­de es el tono ci­ne­ma­to­grá­fi­co. In­clu­so en ple­na ac­ción se pro­du­cen cam­bios de plano y efec­tos vi­sua­les que dan una sen­sa­ción de pe­lí­cu­la sin pa­ran­gón. A eso hay que aña­dir la épi­ca ban­da so­no­ra y el no­ta­ble do­bla­je al es­pa­ñol, di­ri­gi­do por el ci­neas­ta Álex de la Igle­sia. La re­crea­ción de Lon­dres es fan­tás­ti­ca. Ready at Dawn ha con­se­gui­do plas­mar a la per­fec­ción la at­mós­fe­ra plo­mi­za de la ciu­dad, con lu­ga­res como West­mins­ter, Whi­te­cha­pel o el me­tro. Los in­te­rio­res es­tán lle­nos de de­ta­lles y hay ele­men­tos muy cu­rio­sos, como do­cu­men­tos en los que se nom- The Or­der 1886 cuen­ta con im­por­tan­tes ta­ras que no se pue­den pa­sar por al­to. La prin­ci­pal es que du­ra sie­te pí­rri­cas ho­ras, sin re­ju­ga­bi­li­dad al­gu­na, pues no hay mi­sio­nes se­cun­da­rias, ni di­fe­ren­tes fi­na­les. En re­la­ción con ello, el ar­gu­men­to es una me­dia­nía: tar­da en arran­car y, pa­ra cuan­do se em­pie­za a po­ner in­tere­san­te, sal­tan los cré­di­tos de la ma­ne­ra más abrup­ta, de­jan­do ca­bos suel­tos por to­das par­tes, como si se hu­bie­se te­ni­do pri­sa por dar­le car­pe­ta­zo al asun­to cuan­to an­tes. Apar­te, el desa­rro­llo no es­tá equi­li­bra­do: en un shoo­ter don­de se es­ca­mo­tean los ti­ros, al­go fa­lla. Te­nía­mos mu­chas es­pe­ran­zas pues­tas en es­ta aven­tu­ra, pe­ro el chas­co ha si­do de los que ha­cen épo­ca. La fa­cha­da es pre­cio­sa, pe­ro fa­llan los ci­mien­tos.

Los grá­fi­cos y la mú­si­ca son bes­tia­les. La am­bien­ta­ción his­tó­ri­ca. El con­trol es ágil.

Hay un mo­no­cu­lar que sir­ve pa­ra man­dar men­sa­jes en mor­se, pe­ro es­tá des­apro­ve­cha­do, pues só­lo se usa una vez en la aven­tu­ra.

Los co­lec­cio­na­bles no abun­dan. Hay ci­lin­dros de fo­nó­gra­fo y, apar­te, di­ver­sos do­cu­men­tos des­per­di­ga­dos por los es­ce­na­rios.

Du­ra sie­te h ho­ras. El ar­gu­men­to es bas­tan­te po­bre. Los ti­ro­teos bri­llan por su es­ca­sez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.