Yo sí que he vivido ¿y tú?

Playmania - - EDITORIAL - So­nia He­rranz @so­niahe­rranzz @re­vis­play­ma­nia

Dón­de es­ta­bas tú ha­ce 20 años? Yo ya an­da­ba por aquí, es­cri­bien­do so­bre vi­deo­jue­gos y esas co­sas, aun­que Play­ma­nía aún no exis­tía. Por es­tas fe­chas ha­ce 20 años es­ta­ba to­tal­men­te vol­ca­da en una con­so­la nue­va, que ya lle­va­ba ca­si un año a la ven­ta en Ja­pón y que es­ta­ba a pun­to de ate­rri­zar en Es­pa­ña. Con­cre­ta­men­te se pon­dría a la ven­ta el 29 de sep­tiem­bre de 1995. Sí, en es­tos días de ha­ce 20 años es­ta­ba des­cu­brien­do có­mo era fi­nal­men­te la ver­sión eu­ro­pea de Pla­yS­ta­tion y pre­pa­ra­ba un re­por­ta­je pa­ra Hobby Con­so­las de una má­qui­na que lle­ga­ba con la am­bi­cio­sa in­ten­ción de ro­bar­les par­te del pas­tel a las po­de­ro­sas Se­ga y Nin­ten­do. Al­go que no era ni mu­chí­si­mo me­nos fá­cil... Sony no fue la pri­me­ra que lo ha­bía in­ten­ta­do. Ata­ri pro­bó suer­te con Lynx (una alu­ci­nan­te por­tá­til que no du­ró un sus­pi­ro) y con Ja­guar (que en teo­ría era más po­ten­te que Pla­yS­ta­tion: 64 bits). Tam­bién an­da­ba por allí NEC con tu Tur­bo­grafx (PC En­gi­ne en Ja­pón) y Pa­na­so­nic qui­so de­mos­trar que no era me­nos que Sony con su 3DO. Y no hablemos de Phi­llips y su CD-i (aho­ra que lo pien­so, si hu­bie­ran pues­to la “i” de­lan­te...). Nin­gu­na se co­mió un co­lín y en ple­na con­vul­sión del sec­tor (que an­da­ba por ahí vien­do a ver qué ha­cía con el CD y su enor­me ca­pa­ci­dad) apa­re­ció Sony, la de los ví­deo­cas­set­tes y las te­le­vi­sio­nes, dis­pues­ta a re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria del vi­deo­jue­go, co­mo ya ha­bía he­cho con la de la mú­si­ca lan­zan­do el Walk­man (el an­te­ce­sor de los MP3, iPods y fa­mi­lia, só­lo que con cassette, pi­las y más gran­de). Des­de el pri­mer mi­nu­to se vio que Pla­yS­ta­tion no iba a ser un pro­yec­to fallido. El nom­bre era una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: una má­qui­na pa­ra ju­gar, sin me­ter­se en los fre­ga­dos del mul­ti­me­dia que pa­re­cían ser la pa­na­cea del mo­men­to. En lu­gar de lle­nar los CD con in­tros cu­tres de ima­gen real y de es­ce­nas in­ter­ac­ti­vas y va­cías, los aba­rro­tó de esos po­lí­go­nos que los ju­ga­do­res mi­rá­ba­mos con en­vi­dia en los sa­lo­nes re­crea­ti­vos. Y se ase­gu­ró un ca­tá­lo­go com­pe­ti­ti­vo en to­dos los te­rri­to­rios, po­nién­do­nos los ojos re­don­dos con jue­gos de co­ches im­po­si­bles en Su­per Nin­ten­do y Me­ga­dri­ve, en­tor­nos tri­di­men­sio­na­les de en­sue­ño, pla­ta­for­mas co­mo nun­ca las ha­bía­mos sal­ta­do, aven­tu­ras nue­vas, jue­gos de rol con me­lo­días or­ques­ta­les... Los ju­ga­do­res de to­do el mun­do res­pon­die­ron con en­tu­sias­mo y en bue­na par­te arras­tra­dos por agre­si­vas cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, in­no­va­do­ras y di­fe­ren­tes, ex­tra­ñas y cau­ti­va­do­ras... Pla­yS­ta­tion triun­fó en to­do el mun­do, pe­ro es­pe­cial­men­te en Es­pa­ña, uno de los paí­ses con ma­yor pe­ne­tra­ción de la mar­ca (con mu­cha “cul­pa” del equi­po de Sony Es­pa­ña). Pa­re­ce men­ti­ra que ha­yan pa­sa­do 20 años. Han si­do 20 años tan emo­cio­nan­tes, tan sor­pren­den­tes, tan má­gi­cos, que creo que es in­su­fi­cien­te fe­li­ci­tar a Pla­yS­ta­tion por su cum­plea­ños: de­be­mos fe­li­ci­tar­nos a no­so­tros mis­mos por ha­ber­los dis­fru­ta­do. Yo sí que pue­do de­cir que he vivido...

Me voy a arrui­nar...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.