ASSASSINS CREED ORIGINS

Tras tan­tos si­glos y aven­tu­ras, ha lle­ga­do el mo­me­mo­men­to que es­pe­rá­ba­mos. es­pe­rá­ba­mos Por fin se nos va a des­ve­lar có­mo surg­sur­gie­ron los Assassins y por qué se con­vir­tie­ro­con­vir­tie­ron en los guar­dia­nes­guar­dian de la hu­ma­ni­dad.hu­ma­ni­da Así es Assassin’sC

Playmania - - REPORTAJE -

A ltaïr Ibn-La’Ahad. Ezio Au­di­to­re da Fi­ren­ze. Arno Vic­tor Do­rian. Son al­gu­nos de los nom­bres que han de­ja­do hue­lla en los Assassins. Pe­ro ¿có­mo sur­gió la Or­den de los Ase­si­nos y quié­nes fue­ron las per­so­nas que ci­men­ta­ron es­te gru­po de pro­tec­to­res de la hu­ma­ni­dad? Por fin va­mos a co­no­cer es­tas y otras mu­chas res­pues­tas, gra­cias a Assassin’sC­reed:Origins. Pre­pa­raos pa­ra via­jar a la épo­ca más an­ti­gua de la sa­ga: el Si­glo I an­tes de Cris­to, en Egip­to. Mien­tras el Im­pe­rio Ro­mano se im­po­ne en­tre la po­bla­ción, Bayek de Sid­way, el pri­mer Ase­sino, lu­cha por de­te­ner a la fu­tu­ra Or­den de los Tem­pla­rios.

El cre­púscu­lo del Im­pe­rio Egip­cio

Origins lle­va más de tres años en pro­duc­ción, un tiem­po de­di­ca­do a ha­cer el me­jor jue­go po­si­ble. Tras ba­ra­jar va­rios pe­rio­dos clá­si­cos, se op­tó por am­bien­tar es­te tí­tu­lo en el An­ti­guo Egip­to, en con­cre­to en el Si­glo I an­tes de Cris­to. La elec­ción de es­ta épo­ca no ha si­do ca­sual: es un pe­rio­do muy ri­co a ni­vel ar­gu­men­tal, al coin­ci­dir con la pre­sen­cia de Cleo­pa­tra, Mar­co An­to­nio o Ju­lio Cé­sar. Ol­vi­dad esa ima­gen pre­con­ce­bi­da de “de­sier­to y na­da más”. Tal y co­mo ex­pli­ca Jean Gues­don, di­rec­tor crea­ti­vo del jue­go, en aque­lla épo­ca el Del­ta del Ni­lo era un ver­gel re­ple­to de zo­nas na­tu­ra­les muy va­ria­das, jun­to a ur­bes fas­ci­nan­tes co­mo Fa­yún, Men­fis o la mí­ti­ca Ale­jan­dría. Pe­ro tam­bién ha­brá lu­ga­res con ve­ge­ta­ción, pan­ta­nos y zo­nas flu­via­les, con su pro­pia (y a ve­ces pe­li­gro­sa) fau­na. Hi­po­pó­ta­mos, co­co­dri­los, hie­nas o leo­nes nos es­pe­ran dis­pues­tos a aca­bar con no­so­tros, sal­vo que sea­mos más le­ta­les que ellos. Eso no es to­do: por pri­me­ra vez en la sa­ga nos en­fren­ta­re­mos a se­res mi­to­ló­gi­cos, co­mo una ser­pien­te gi­gan­tes­ca que nos es­pe­ra en las ca­ta­cum­bas.

La am­bien­ta­ción, “cal­ca­da” a la épo­ca ori­gi­nal, se­rá una de las gran­des ba­zas de Origins.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.