Par­ti­das on­li­ne me­nos caó­ti­cas

Playmania - - OPINION -

Me gus­tan los jue­gos on­li­ne. Es ca­si un sa­cri­le­gio pa­ra los pu­ris­tas del vi­deo­jue­go (es­pe­cial­men­te la pren­sa es­pe­cia­li­za­da), pe­ro de­bo re­co­no­cer­lo. Me chi­flan los jue­gos en so­li­ta­rio y, aún así, tam­bién dis­fru­to mu­chí­si­mo con las aven­tu­ras on­li­ne. Aun­que ya ha­bía ju­ga­do a clá­si­cos co­mo

Qua­ke o Un­real en su día, ha­blo de los tiem­pos de las co­ne­xio­nes por et­her­net, el jue­go que de ver­dad me cau­ti­vó y me con­ven­ció de que el mun­do on­li­ne es­ta­ba lleno de po­si­bi­li­da­des fue Phan­tasy Star On­li­ne, de Dream­cast. Mi ex­pe­rien­cia con jue­gos on­li­ne ha si­do muy am­plia des­de en­ton­ces. Po­dría con­tar mil ba­ta­lli­tas, co­mo aque­lla vez que un in­fa­me man­gan­te me ro­bó una de mis ar­mas fa­vo­ri­tas en Phan­tasy

Sta­rOn­li­ne. El in­ter­cam­bio con­sis­tía en que ca­da uno ti­ra­se al sue­lo el ar­ma que ha­bía­mos acor­da­do can­jear. Yo, un hon­ra­do par­di­llo, sol­té el ar­ma en cues­tión. Co­mo en el in­ter­cam­bio de rehenes de una pe­lí­cu­la, fui avan­zan­do len­ta­men­te has­ta el ob­je­to que el ra­te­ro en cues­tión ha­bía sol­ta­do. Él hi­zo lo pro­pio. Co­mo ya os ha­bréis ima­gi­na­do, el muy cho­ri­zo de­jó caer un ob­je­to sin va­lor. Me ha­bían tan­ga­do y, ade­más, por ton­tai­na. Pe­ro de­je­mos a un la­do las confesiones de un in­ge­nuo (aun­que es­ta­ría en­can­ta­do de leer las vues­tras por Twit­ter), por­que me es­toy yen­do por las ra­mas, pa­ra no va­riar.

Las par­ti­das mul­ti­tu­di­na­rias son la mo­da im­pe­ran­te en los jue­gos on­li­ne com­pe­ti­ti­vos. Mu­chas com­pa­ñías sa­can pe­cho anun­cia­do el im­pre­sio­nan­te nú­me­ro de ju­ga­do­res que so­por­tan sus par­ti­das on­li­ne. Star Wars Battle­front nos per­mi­te en­fren­tar­nos en ban­dos de 20 vs 20, Battle­field1 sube la apues­ta a 64 sol­da­dos y el fe­nó­meno Over­watch se que­da en una ci­fra más mo­des­ta (12), co­mo ha ve­ni­do ha­cien­do la sa­ga Ca­llo­fDuty. Me pa­re­ce muy bien, pe­ro no aca­ban de convencerme las ba­ta­llas mul­ti­tu­di­na­rias. Des­de lue­go, por pro­fun­di­zar con al­gún ejem­plo, Battle­field1 de­mues­tra a la per­fec­ción có­mo de caó­ti­co de­bió ser aque­llo de es­tar en mi­tad de un gran com­ba­te en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Sa­les al ma­pa de jue­go y la llu­via de ti­ros es de ór­da­go. Hay un par de tíos que no pa­ran de so­bre­vo­lar el es­ce­na­rio en avio­ne­ta dis­pa­ran­do a to­do lo que se mue­ve, un tu­nan­te que se de­di­ca a lan­zar mor­te­ros a dies­tro y si­nies­tro, 10 cam­pe­ros apos­ta­dos en los lu­ga­res más re­cón­di­tos ha­cien­do buen uso de sus ri­fles de pre­ci­sión, dos pi­ra­dos en tan­que que van arra­san­do con to­do y otro nu­tri­do gru­po de ju­ga­do­res que co­rren co­mo po­llos sin ca­be­za dis­pa­ran­do sin ton ni son.

¿Es el caos di­ver­ti­do? Pues sí, pe­ro só­lo du­ran­te un ra­to. La sen­sa­ción es bas­tan­te im­pac­tan­te du­ran­te las pri­me­ras par­ti­das, pe­ro la co­sa pier­de la gra­cia en cuan­to des­cu­bres que el caos es tan tre­men­do que tu ha­bi­li­dad ca­si no cuen­ta pa­ra na­da. Por­que, ¿qué po­si­bi­li­da­des hay de man­te­ner­se vi­vo en un ma­pa con 64 tíos dis­pa­rán­do­se unos a otros? Ce­ro, ya os lo di­go yo. No im­por­ta lo bueno que seas, no hay ma­ne­ra de te­ner con­tro­la­dos a 32 ju­ga­do­res enemi­gos. Es­te ti­po de mo­dos es­tán pen­sa­dos pa­ra mo­rir una y otra vez y eso, sin­ce­ra­men­te, le qui­ta to­da la adre­na­li­na a las ba­ta­llas. ¿Por qué voy a po­ner­me ner­vio­so si mi muer­te no es más que una de las cien­tos que su­ce­de­rán en es­ta par­ti­da? ¿Qué va­lor pue­de te­ner mi ac­tua­ción en si hay otras 63 per­so­nas dis­pa­ran­do sin pa­rar?

Por eso aplau­do la de­ci­sión de Des­tiny2 de re­du­cir a 4 vs 4 las ba­ta­llas del mo­do on­li­ne com­pe­ti­ti­vo. Des­pués de ju­gar a la be­ta ten­go cla­ro que los com­ba­tes son aho­ra mu­cho más es­tra­té­gi­cos, den­tro de la ve­lo­ci­dad de­sen­fre­na­da pro­pia del tí­tu­lo de Bun­gie. Ade­más, es más fá­cil en­con­trar un gru­po de ami­gos con el que coor­di­nar­se por­que, sin­ce­ra­men­te, ¿quién na­ri­ces es ca­paz de coor­di­nar un ba­ta­llón de 32 ju­ga­do­res? Pe­ro lo me­jor es que me sien­to más par­tí­ci­pe de las vic­to­rias o de­rro­tas del gru­po y mi ha­bi­li­dad (sea un leño o un ju­gón) tie­ne mu­cha más im­por­tan­cia que en las caó­ti­cas ba­ta­llas que pro­po­nen los jue­gos on­li­ne com­pe­ti­ti­vos de hoy en día.

NO ACA­BAN DE CONVENCERME LAS BA­TA­LLAS MUL­TI­TU­DI­NA­RIAS. EL CAOS ES TAN ENOR­ME QUE NO CUEN­TA MI HA­BI­LI­DAD. DA IGUAL SI SOY UN LEÑO O UN JU­GÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.