NBA 2K18

Dor­mir es de co­bar­des, pe­ro es que aun­que seas muy va­lien­te no te va a que­dar tiem­po para de­di­car­lo al des­can­so con la nue­va en­tre­ga de NBA2K.

Playmania - - NOVEDADES -

El si­mu­la­dor de ba­lon­ces­to de 2K Sports y Vi­sual Con­cepts es, des­de ha­ce años, la me­jor sa­ga de­por­ti­va que po­de­mos en­con­trar en el mer­ca­do. El es­tu­dio ca­li­for­niano no es del club de “se de­ja­ba lle­var” y siem­pre in­clu­ye una in­gen­te can­ti­dad de no­ve­da­des en ca­da en­tre­ga que po­nen en evi­den­cia a la com­pe­ten­cia.

Al sal­tar a la can­cha, NBA2K18 es co­mo el Dream Team de Bar­ce­lo­na 92: lo me­jor que pue­des ha­cer es sen­tar­se en el so­fá, co­mer unas pa­lo­mi­tas y dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. A ni­vel téc­ni­co los cam­bios son más que no­ta­bles. El nue­vo sis­te­ma para crear los cuer­pos de los ju­ga­do­res nos ofre­ce fi­gu­ras mu­cho más rea­lis­tas y menos mus­cu­la­das. Lo mis­mo po­de­mos de­cir de los rostros, que se pa­re­cen más que nun­ca a sus ver­sio­nes de car­ne y hue- so. El show con­ti­núa con de­ce­nas de de­ta­lles, co­mo las cheer­lea­ders, las mas­co­tas, los ge­nia­les co­men­ta­ris­tas en in­glés (el asom­bro­so tra­ba­jo de An­to­ni Dai­miel, Six­to Mi­guel Se­rrano y Jorge Qui­ro­ga si­gue es­tan­do va­rios pel­da­ños por aba­jo aun­que se agra­dez­ca mu­cho) o los es­pec­ta­cu­la­res efec­tos de ilu­mi­na­ción, por ejem­plo. In­clu­so 2K Es­pa­ña ha pe­lea­do por in­cluir una can­ción, crea­da para la oca­sión por Ar­kano y Carlos Jean, para que nos sin­ta­mos co­mo en ca­sa. De lu­jo. La ofer­ta de mo­dos de jue­go es, sen­ci­lla­men­te apa­bu­llan­te. Por un la­do te­ne­mos los clá­si­cos Mi Li­ga y Mi GM, aun­que la no­ve­dad lle­ga con Mi GM: Un nue­vo ca­pí­tu­lo, una ver­sión ci­ne­má­ti­ca y na­rra­ti­va del co­no­ci­do mo­do má­na­ger, en el que nues­tras con­ver­sa­cio­nes con el staff del equi­po (des­de ju­ga­do­res has­ta el due­ño de la fran­qui­cia) van

mol­dean­do nues­tra ex­pe­rien­cia. En Mi Equi­po, el mo­do de los cro­mos, se es­tre­nan las par­ti­das con lí­mi­te sa­la­rial, que im­pi­den que los ju­ga­do­res que ha­yan gas­ta­do más di­ne­ro real com­pran­do so­bres pon­gan un quin­te­to im­pa­ra­ble so­bre el parqué. Tam­po­co nos ol­vi­da­mos de los par­ti­dos rá­pi­dos con 62 equi­pos his­tó­ri­cos (17 iné­di­tos) o los nue­vos All Ti­me Teams, que jun­tan a los me­jo­res ju­ga­do­res en la his­to­ria de ca­da fran­qui­cia.

El mo­do Do­mi­na el Ba­rrio, sin em­bar­go, es la gran no­ve­dad de es­ta en­tre­ga. Se tra­ta, bá­si­ca­men­te de uni­fi­car, en una úni­ca ex­pe­rien­cia, to­dos los mo­dos de jue­go en los que só­lo con­tro­la­mos a un ju­ga­dor. Así, des­pués de crear­nos nues­tro pro­pio per­so­na­je, po­de­mos deam­bu­lar por un ba­rrio re­ple­to de tien­das de ro­pa, za­pa­ti­llas, pe­lu­que­ría, tatuajes y, so­bre to­do, de otros ju­ga­do­res. Des­de las ca­lles del ba­rrio po­de­mos ac­ce­der a las can­chas ca­lle­je­ras de Mi Par­que, a los par­ti­dos más se­rios del mo­do Pro-Am y dispu­tar los par­ti­dos NBA de Mi Ca­rre­ra, ade­más de en­tre­nar con el equi­po para me­jo­rar nues­tros atri­bu­tos, ir al gim­na­sio o par­ti­ci­par en mon­to­nes de mi­ni­jue­gos. Las me­jo­ras ju­ga­bles en los lan­za­mien­tos a ca­nas­ta y, so­bre to­do, en la IA de nues­tros ri­va­les, po­nen la guin­da en un si­mu­la­dor inigua­la­ble. La par­te ne­ga­ti­va es­tá en los mi­cro­pa­gos, que inun­dan ca­da rincón del ba­rrio para ha­cer­nos pa­sar por ca­ja por to­do ti­po de cues­tio­nes es­té­ti­cas y, lo que es peor, por me­jo­rar a nues­tro ju­ga­dor, ha­cien­do que los que han pa­sa­do por ca­ja ten­gan una se­ria ven­ta­ja en los en­fren­ta­mien­tos callejeros y en el mo­do Pro-Am.

Vi­sual Con­cepts ha vuel­to a me­jo­rar lo in­me­jo­ra­ble para ofre­cer­nos el me­jor jue­go de ba­lon­ces­to de la his­to­ria.

La ju­ga­bi­li­dad ha me­jo­ra­do gra­cias a un nue­vo sis­te­ma de lan­za­mien­tos y, so­bre to­do, a la nue­va IA de los ri­va­les.

En el mo­do Mi GM: un nue­vo ca­pí­tu­lo dis­fru­ta­mos de una ex­pe­rien­cia ci­ne­má­ti­ca y na­rra­ti­va co­mo má­na­ger de un equi­po.

Los mi­cro­pa­gos inun­dan ca­da rincón del mo­do Mi Ca­rre­ra, des­de unas za­pa­ti­llas o un pei­na­do has­ta me­jo­rar a nues­tro ju­ga­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.