Pro­ject CARS 2

Slightly Mad Stu­dios ha am­plia­do la fór­mu­la que tan bien le fun­cio­nó en 2015 para traer­nos un si­mu­la­dor de con­duc­ción que no tie­ne ri­val en la pis­ta.

Playmania - - NOVEDADES -

En los úl­ti­mos años, los si­mu­la­do­res de con­duc­ción rea­lis­tas han sal­ta­do del PC a las con­so­las para lle­var un po­co más allá la fór­mu­la ama­ble de sa­gas co­mo Gra­nTu­ris­mo. As­set­to

Cor­sa y Pro­jec­tCARS han de­mos­tra­do que tie­nen ca­bi­da en PS4, y el se­gun­do aca­ba de vol­ver con una con­ti­nua­ción tan com­ple­ta que no tie­ne ri­val. Pue­de que el ci­ta­do As­set­toCor­sa ten­ga me­jor con­trol con vo­lan­te o que GTS­port va­ya a ser un eS­port apa­dri­na­do por la FIA, pe­ro lo que ha he­cho Slightly Mad con es­te jue­go no tie­ne pa­ran­gón.

La pri­me­ra en­tre­ga ti­ró de mi­cro­me­ce­naz­go y tes­teo por par­te de una enor­me co­mu­ni­dad, y su­frió di­ver­sos re­tra­sos an­tes de es­tar lis­ta (aun así, lle­gó a las tien­das con bas­tan­tes bugs), pe­ro la se­gun­da par­te ha te­ni­do un de­sa­rro­llo más plá­ci­do, con Ban­dai Nam­co em­bar­ca­da en el pro­yec­to des­de el prin­ci­pio. De pri­me­ras, se ha tri­pli­ca­do el ga­ra­je, de 65 a 189 co­ches, abrien­do pa­so a nue­vas mar­cas, co­mo Fe­rra­ri, Pors­che o Lam­borg­hi­ni. En par­ti­cu­lar, des­ta­ca el de­but de dos dis­ci­pli­nas tan par­ti­cu­la­res co­mo el rally­cross, con sus vuel­tas co­mo­dín, y, so­bre to­do, la IndyCar, con sus óva­los y sus re­bu­fos. Ade­más, di­cho cam­peo­na­to es­tá to­tal­men­te li­cen­cia­do, con co­ches y pi­lo­tos reales. Sin em­bar­go, lo que más im­por­ta en un jue­go así es, al fi­nal, el nú­me­ro de cir­cui­tos, y Slightly Mad ha da­do un gol­pe so­bre la me­sa, con un to­tal de 53 lo­ca­li­za­cio­nes, fren­te a las 32 que tu­vo de se­rie el

ori­gi­nal. Mu­chos de los fi­cha­jes es­tán pen­sa­dos para “am­bien­tar” el rally­cross y la Indycar, co­mo Lyd­den Hill, In­dia­na­po­lis o Day­to­na, pe­ro tam­bién hay pis­tas más clá­si­cas, co­mo las del Al­gar­ve, Su­go, Fu­ji... Por si eso fue­ra po­co, to­dos los tra­za­dos tie­nen ci­clo día-no­che, para que po­da­mos co­rrer a cual­quier ho­ra, y, so­bre to­do, cli­ma­to­lo­gía di­ná­mi­ca. Es­to ya es­ta­ba en la pri­me­ra en­tre­ga, pe­ro se ha me­jo­ra­do so­bre­ma­ne­ra, es­pe­cial­men­te por lo que res­pec­ta a los char­cos, que ge­ne­ran aqua­pla­ning. Ca­da dis­ci­pli­na tie­ne una nor­ma­ti­va y ca­da co­che cuen­ta con sus pro­pias fí­si­cas. En ge­ne­ral, el con­trol es bas­tan­te sa­tis­fac­to­rio, so­bre to­do con vo­lan­te, pe­ro nos ha pa­re­ci­do al­go peor que en la pri­me­ra en­tre­ga por cul­pa del con­trol de es­ta­bi­li­dad, que es­tá mal im­ple­men­ta­do. Si qui­ta­mos esa ayu­da, el co­che se vuel­ve in­go­ber­na­ble cuan­do ace­le­ra­mos al sa­lir de las cur­vas; si la ac­ti­va­mos, “se aho­ga” y re­sul­ta de­ma­sia­do fá­cil me­ter­lo en ve­re­da. Es im­po­si­ble ha­cer de­rra­pes sos­te­ni­dos.

En cuan­to a mo­dos, se ha rehe­cho la Tra

yec­to­ria, mu­cho más con­sis­ten­te aho­ra, y se ha po­ten­cia­do el on­li­ne. La IA se pue­de con­fi­gu­rar en­tre 120 niveles, lo que ha­ce que la cur­va de di­fi­cul­tad sea pro­gre­si­va y que cual­quier pue­da dis­fru­tar del jue­go, a lo que se aña­de la exis­ten­cia de va­rias ayu­das. Grá­fi­ca­men­te, pue­den jun­tar­se has­ta 32 co­ches en pis­ta, y efec­tos co­mo la ilu­mi­na­ción noc­tur­na y la llu­via son es­pec­ta­cu­la­res. A po­co que os gus­ten los jue­gos de co­ches, Pro­jec­tCARS2 es un si­mu­la­dor im­pres­cin­di­ble, que sien­ta cátedra con prác­ti­ca­men­te to­do lo que ha­ce so­bre el as­fal­to.

Es un si­mu­la­dor im­pres­cin­di­ble, que sien­ta cátedra con prác­ti­ca­men­te to­do lo que ha­ce so­bre el as­fal­to.

Más y me­jor es lo que ofre­ce Pro­jec­tCARS2, el si­mu­la­dor más com­ple­to que tie­ne PS4, de le­jos.

Hay 189 co­ches, en­tre ellos va­rios Fe­rra­ri, Lam­borg­hi­ni y Pors­che, tres mar­cas que ha­cen su de­but en la sa­ga.

Ca­da dis­ci­pli­na tie­ne cier­tas

pe­cu­lia­ri­da­des ju­ga­bles y nor­ma­ti­vas: karts, IndyCar, pro­to­ti­pos, rally­cross, GT3...

No hay un edi­tor para per­so­na­li­zar los co­ches, pe­ro a cam­bio, hay in­fi­ni­dad de di­se­ños, tan­to reales co­mo fic­ti­cios, en­tre los que ele­gir.

La at­mós­fe­ra es muy con­fi­gu­ra­ble: po­de­mos co­rrer en cual­quier es­ta­ción del año y eso re­per­cu­te, por ejem­plo, en la ve­ge­ta­ción.

El mo­do Foto per­mi­te pau­sar la ac­ción en cual­quier mo­men­to y sa­car ins­tan­tá­neas li­bres, co­mo si ma­ne­já­ra­mos un dron vo­la­dor.

La cá­ma­ra in­te­rior se ha re­mo­de­la­do y só­lo muestra el vo­lan­te de re­fi­lón, lo cual ge­ne­ra una sen­sa­ción in­có­mo­da. Era me­jor an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.