Rai­ders of the Bro­ken Pla­net

El es­tu­dio es­pa­ñol crea­dor de la sa­ga Castle­va­nia: Lords of Sha­dow re­gre­sa con un jue­go de dis­pa­ros que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo re­vo­lu­cio­nar el gé­ne­ro.

Playmania - - NOVEDADES -

Mer­cur­yer­cury Steam,Steam el es­tu­dio que re­vi­ta­li­zó la sa­ga Castle­va­nia y nos brin­dó el shoo­ter de te­rror Je­ri­cho, re­gre­sa con un jue­go de ac­ción y aven­tu­ra que le da una vuel­ta de tuer­ca al gé­ne­ro. Po­dre­mos ju­gar tan­to en so­li­ta­rio co­mo en coope­ra­ti­vo, pe­ro a la vez en com­pe­ti­ti­vo. Un con­cep­to nue­vo que cues­ta en­ten­der al prin­ci­pio por­que, pre­ci­sa­men­te, la ori­gi­na­li­dad es su me­jor ba­za.

En un ``Pla­ne­ta Ro­to'' el aleph lo es to­do. Y, cla­ro, es el ob­je­to de de­seo de un gru­po de in­de­sea­bles (los Rai­ders) y de una gran fac­ción enemi­ga que bus­ca ha­cer­se con el te­so­ro. Se tra­ta de una sus­tan­cia (ins­pi­ra­da en la ``es­pe­cia'' de Du­ne) que se usa co­mo com­bus­ti­ble y que, al in­ge­rir­la, otor­ga ha­bi­li­da­des so­bre­hu­ma­nas. Sin em­bar­go, con­su­mir­lo tam­bién ha­ce que nues­tro per­so­na­je se es­tre­se si rea­li­za de­ma­sia­do es­fuer­zo y,y al ha­cer­lo,ha­cer­lo se­rá vi­si­ble a tra­vés de las pa­re­des, al­go con gran im­por­tan­cia en el mul­ti­ju­ga­dor. Pe­ro no es lo úni­co ori­gi­nal del jue­go, su mo­de­lo de ne­go­cio tam­bién re­quie­re ex­pli­ca­ción. Po­de­mos des­car­gar el pró­lo­go del jue­go gratis y ha­cer­nos con la cam­pa­ña pro­ta­go­ni­za­da por Ha­rec, uno de los Rai­ders, por 9.99 €. Y es que la obra de Mer­cury Steam ten­drá cua­tro cam­pa­ñas que po­dre­mos com­prar de for­ma in­di­vi­dual, o en un pa­que­te por 39,99 €. Ca­da una cuen­ta una his­to­ria con prin­ci­pio y fi­nal, pe­ro to­das ter­mi­na­rán en un fi­nal co­mún. La pri­me­ra ya es­tá dis­po­ni­ble (Alien Myths) y nos de­ja ver tan­to a los di­fe­ren­tes Rai­ders co­mo su in­no­va­dor sis­te­ma ju­ga­ble. Po­dre­mos ju­gar la cam­pa­ña en so­li­ta­rio (y sin co­ne­xión) eli­gien­do al Rai­der que que­ra­mos, aun­que se in­di­ca­rá cuál es el más ade­cua­do para ca­da mi­sión. Ca-

da una cuen­ta con su pro­pia es­ce­na de in­tro­duc­ción, ob­je­ti­vos, je­fes y even­tos, pe­ro tam­bién po­dre­mos ju­gar con otros tres ami­gos en coope­ra­ti­vo on­li­ne. Las re­com­pen­sas para per­so­na­li­zar a nues­tro Rai­der en es­te mo­do, se­rán ma­yo­res. La cam­pa­ña es en­tre­te­ni­da en so­li­ta­rio, pe­ro la esen­cia es­tá en el coope­ra­ti­vo ya que, en cual­quier mo­men­to pue­de unir­se a la par­ti­da un quin­to ju­ga­dor.

El an­ta­go­nis­ta só­lo tie­ne un ob­je­ti­vo: fas­ti­diar­le la fies­ta a los Rai­ders. Se tra­ta de otro ju­ga­dor hu­mano que con­ta­rá con un ejér­ci­to de enemi­gos con­tro­la­dos por la IA y vi­das in­fi­ni­tas, por lo que ha­brá que sa­car­le par­ti­do a to­das las me­cá­ni­cas que Mer­cury po­ne a nues­tra dis­po­si­ción. La prin­ci­pal es el dis­pa­ro y las co­ber­tu­ras, pe­ro para re­car­gar las ar­mas ne­ce­si­ta­re­mos aleph, y eso só­lo lo con­se­gui­re­mos aca­ban­do con los enemi­gos cuer­po a cuer­po. Po­dre­mos gol­pear, aga­rrar y es­qui­var en un es­ti­lo de lu­cha con equi­li­brio de pie­dra, pa­pel, ti­je­ra que nos obli­ga­rá a es­tar muy aten­tos de­bi­do a su gran di­fi­cul­tad, pe­ro que tam­bién es muy gra­ti­fi­can­te de­bi­do a lo in­no­va­dor que re­sul­ta. A ni­vel vi­sual, be­be de di­fe­ren­tes co­rrien­tes ar­tís­ti­cas y es in­ne­ga­ble el gran tra­ba­jo rea­li­za­do por Mer­cury tan­to en ci­ne­má­ti­cas co­mo en el di­se­ño de per­so­na­jes. Se tra­ta de una su­per­pro­duc­ción in­die con un atrac­ti­vo apar­ta­do au­dio­vi­sual y un mo­de­lo de ne­go­cio arries­ga­do, pe­ro que per­mi­ti­rá rea­li­zar cam­bios en el nú­cleo del jue­go se­gún el feed­back de los ju­ga­do­res. Ve­re­mos có­mo evo­lu­cio­na en las si­guien­tes cam­pa­ñas, pe­ro es­ta es ori­gi­nal y di­ver­ti­da. Y ya só­lo eso se agra­de­ce.

Cues­ta creer que una mez­cla ju­ga­ble tan am­bi­cio­sa y po­co con­ven­cio­nal fun­cio­ne con tan po­cas fi­su­ras.

Ca­da Rai­der cuen­ta

con un di­se­ño muy mi­ma­do, ca­ris­ma y ha­bi­li­da­des úni­cas.

Un gru­po de ca­rro­ñe­ros que no se ha­bla­rían ni en bro­ma ten­drán que unir­se en una aven­tu­ra úni­ca.

Vi­sual­men­te, cum­ple de so­bra gra­cias a mu­chos efec­tos, un gran di­se­ño y ci­ne­má­ti­cas muy ela­bo­ra­das.

Para con­se­guir mu­ni­ción ha­brá que sa­lir de la co­ber­tu­ra y en­fren­tar­se a los enemi­gos a pu­ñe­ta­zos. Ha­brá que ga­nár­se­la.

El jue­go no es fá­cil y mo­ri­re­mos mu­cho. Ten­dre­mos tres vi­das y una úl­ti­ma opor­tu­ni­dad que nos ser­vi­rá para re­car­gar el con­ta­dor.

Ca­da mi­sión tie­ne a sus Rai­ders ade­cua­dos. Sus ha­bi­li­da­des mar­ca­rán la di­fe­ren­cia de­pen­dien­do del en­torno y los enemi­gos.

Las mi­sio­nes tie­nen di­fe­ren­te es­truc­tu­ra. Unas pi­den que aca­be­mos con un je­fa­zo, otras que de­fen­da­mos di­fe­ren­tes pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.