ARK: Sur­vi­val Evol­ved

¿Qué se­ríais ca­pa­ces de ha­cer para pros­pe­rar en tres enor­mes is­las ha­bi­ta­das por di­no­sau­rios y des­co­no­ci­das tri­bus hu­ma­nas?¡Bien­ve­ni­dos a ARK!

Playmania - - NOVEDADES -

Tras más de dos años en fa­se de ac­ce­so ade­lan­ta­do, la ver­sión fi­nal de ARK:Sur­vi­val

Evol­ved lle­ga a PS4, una pla­ta­for­ma que, a prio­ri, re­sul­ta ideal para la aven­tu­ra que nos pro­po­ne: so­bre­vi­vir, en so­li­ta­rio o for­man­do cla­nes a tra­vés de in­ter­net, en un in­hós­pi­to mun­do abier­to mar­ca­do por las in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas, las tram­pas mor­ta­les y... ¡pla­ga­do de di­no­sau­rios!

La su­per­vi­ven­cia, en su ver­tien­te más ex

tre­ma, es el eje so­bre el que gi­ra el jue­go. Pe­ro an­tes de me­ter­nos en ha­ri­na de­be­mos rea­li­zar dos im­por­tan­tes ac­cio­nes: crear un per­so­na­je con el sen­ci­llo edi­tor y ele­gir en cuál de los tres ma­pas dis­po­ni­bles que­re­mos ju­gar. Ca­da uno de ellos es­tá di­vi­do en zo­nas se­gún su pe­li­gro­si­dad, pe­ro ya os ade­lan­ta­mos que nin­gu­na de ellas es sen­ci­lla, so­bre to­do al prin­ci­pio. Y es que “na­ce­mos” ca­si des­nu­dos, sin ob­je­tos y con el mí­ni­mo ni­vel, lo que se tra­du­ce en que prác­ti­ca­men­te to­do pue­de ma­tar­nos en un sus­pi­ro. Y lo ha­cen, creed­nos que lo ha­cen. Pe­ro só­lo así, ca­yen­do y vol­vien­do a le­van­tar­nos (per­dien­do nues­tros ob­je­tos, pe­ro con­ser­van­do la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da) con­se­gui­mos nues­tro pro­pó­si­to: apren­der de los erro­res y evo­lu­cio­nar, al­go que ha­ce­mos en dos “ra­mas”: por un la­do, su­bien­do de ni­vel para me­jo­rar nues­tros atri­bu­tos fí­si­cos y apren­der nue­vos es­que­mas (en­gra­mas) y, por el otro, “craf­tean­do” to­do ti­po de ma­te­ria­les. Las po­si­bi­li­da­des en es­te sen­ti­do son ca­si in­fi­ni­tas y, de­ce­nas de ho­ras me­dian­te, pa­sa­mos de fa­bri­car ru­di­men­ta­rias he­rra­mien­tas de ma­de­ra y pie­dra, a cons­truir com­ple­jas edi­fi­ca­cio­nes en las que re­fu­giar­nos, ves­ti­men­tas que nos pro­te­gen de

los ele­men­tos o ar­mas de fuego, co­mo po­ten­tes ri­fles. To­do ello, sin per­der nun­ca de vis­ta nues­tra ali­men­ta­ción, can­san­cio o po­si­bles en­fer­me­da­des. Es­ta gran li­ber­tad al­can­za sus co­tas má­xi

mas cuan­do ju­ga­mos on­li­ne. En sa­las de has­ta 70 ju­ga­do­res, po­de­mos co­la­bo­rar (o com­pe­tir) con otros su­per­vi­vien­tes para crear asen­ta­mien­tos, ata­car a otros cla­nes, de­fen­der­nos de los di­no­sau­rios o, in­clu­so, lle­gar a do­mes­ti­car a al­gu­nas de es­tas bes­tias. No os lo va­mos a ne­gar, do­mi­nar un T-Rex para ca­bal­gar­lo mien­tras dis­pa­ra­mos con las to­rre­tas que le he­mos ins­ta­la­do es una ex­pe­rien­cia de lo más gra­ti­fi­can­te. Por des­gra­cia, no po­de­mos de­cir lo mis­mo de otros as­pec­tos del jue­go. Ele­men­tos co­mo la in­ter­faz, ates­ta­da de me­nús con ac­ce­so po­co in­tui­ti­vo, la es­ca­sa IA de los di­no­sau­rios o la, a ve­ces, in­com­pren­si­ble ale­to­rie­dad del cli­ma (se pue­de pa­sar de he­lar­te a mo­rir­te ca­lor en se­gun­dos sin cau­sa apa­ren­te) echan por tie­rra la ex­pe­rien­cia. A es­to hay que su­mar un apar­ta­do téc­ni­co cla­ra­men­te irre­gu­lar; los en­tor­nos, la ilu­mi­na­ción o el di­se­ño de las cria­tu­ras es­tán bien tra­ba­ja­dos, pe­ro las ani­ma­cio­nes son ro­bó­ti­cas y el ren­di­mien­to, po­bre, con es­can­da­lo­sas y fre­cuen­tes ra­len­ti­za­cio­nes, in­clu­so en PS4 Pro. Sus desa­rro­lla­do­res han ase­gu­ra­do que to­dos es­tos erro­res se sol­ven­ta­rán en el fu­tu­ro a tra­vés de par­ches, pe­ro, de mo­men­to, ahí es­tán y no se pue­den pa­sar por al­to. De to­dos mo­dos, y aún es­tan­do le­jos de ser per­fec­to, ARK:Sur­vi­va­lE­vol­ved es ca­paz de ofre­cer una ex­pe­rien­cia úni­ca, desafian­te y de una du­ra­ción des­co­mu­nal. ¡Y eso no es mo­co de dino!

Re­co­lec­tar ma­te­ria­les, ca­zar, cons­truir re­fu­gios, co­no­cer a otros ju­ga­do­res... es­te es nues­tro día a día en ARK.

Los tres ma­pas es­tá di­vi­di­dos en zo­nas muy di­fe­ren­cia­das. Ca­da una tie­ne una apa­rien­cia y una di­fi­cul­tad dis­tin­tas.

De no­che to­do se com­pli­ca aún más. La tem­pe­ra­tu­ra ba­ja, la vi­sión es re­du­ci­da y, si ha­ce­mos fuego, so­mos fá­ci­les de de­tec­tar.

Grá­fi­ca­men­te, el jue­go es muy “bo­ni­to”, pe­ro las ra­len­ti­za­cio­nes son cons­tan­tes y no nos li­bra­mos de al­gu­nos “bugs”.

La in­ter­faz es muy en­go­rro­sa. Y en­ci­ma no po­de­mos pau­sar para ges­tio­nar el in­ven­ta­rio, lo que nos de­ja ven­di­dos en oca­sio­nes.

Ca­zar es la me­jor for­ma de con­se­guir ali­men­to. Eso sí, siem­pre ten­dre­mos que co­ci­nar la car­ne an­tes de in­ge­rir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.