Pro­tec­ción quí­mi­ca.

Con­si­de­ra­cio­nes pa­ra los EPIs en el ma­ne­jo de pro­duc­tos pe­li­gro­sos.

PQ - - SUMARIO - Luis Ortega. Res­pon­sa­ble de DuPont Pro­tec­ti­ve Tech­no­lo­gies pa­ra España y Por­tu­gal

Los pro­duc­tos quí­mi­cos pue­den re­pre­sen­tar un ries­go en mu­chas eta­pas de su ci­clo de vi­da, des­de la fa­bri­ca­ción has­ta su uso fi­nal, y en al­gu­nos ca­sos mu­cho tiem­po des­pués. El enor­me es­pec­tro de quí­mi­cos que se uti­li­zan en la in­dus­tria, agri­cul­tu­ra, sa­ni­dad y mu­chos otros sec­to­res ha­ce par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil mi­ni­mi­zar los ries­gos que es­te ti­po de pro­duc­tos pue­den plan­tear. Uti­li­za­dos en mu­chas apli­ca­cio­nes dis­tin­tas, en mu­chas for­mas dis­tin­tas y en una in­men­sa va­rie­dad de lu­ga­res, los quí­mi­cos re­pre­sen­tan un ob­je­ti­vo des­con­cer­tan­te de en­tor­nos po­ten­cia­les de ries­go, que van des­de las ins­ta­la­cio­nes de fa­bri­ca­ción, la­bo­ra­to­rios, ta­lle­res de pin­tu­ra o tra­ba­jos de man­te­ni­mien­to has­ta plan­tas de ener­gía nu­clear, lu­ga­res de re­cu­pe­ra­ción, ins­ta­la­cio­nes mé­di­cas y si­tua­cio­nes de res­pues­ta an­te emer­gen­cias. Es­tos pro­duc­tos tam­bién son ca­pa­ces de oca­sio­nar da­ño a las per­so­nas en mu­chas for­mas di­fe­ren­tes: le­sio­nes por con­tac­to directo con la piel, in­ha­la­ción de hu­mos, va­po­res o pol­vo, in­ges­tión ac­ci­den­tal... La di­ver­si­dad de apli­ca­cio­nes y de es­ce­na­rios de ries­go de­ri­va­das de ello ha­cen que sea esen­cial lle-

LA DI­VER­SI­DAD DE APLI­CA­CIO­NES Y DE ES­CE­NA­RIOS DE RIES­GO HA­CEN QUE SEA ESEN­CIAL LLEVAR A CA­BO UN ANÁLISIS SISTEMÁTICO DE RIES­GOS AL EVA­LUAR Y SE­LEC­CIO­NAR EL EPI ES­PE­CIAL PA­RA UN OB­JE­TI­VO DE PRO­TEC­CIÓN QUÍ­MI­CA

var a ca­bo un análisis sistemático de ries­gos al eva­luar y se­lec­cio­nar el equi­po de pro­tec­ción in­di­vi­dual (EPI) es­pe­cial pa­ra un ob­je­ti­vo de pro­tec­ción quí­mi­ca. Cla­ra­men­te no es su­fi­cien­te con­fiar só­lo en la in­ter­pre­ta­ción de nor­mas ge­né­ri­cas de la in­dus­tria o li­mi­tar­se a cum­plir “mí­ni­mos le­ga­les” al se­lec­cio­nar el EPI de pro­tec­ción quí­mi­ca. Uno de los pro­ble­mas es que exis­te una va­rie­dad in­men­sa de protecciones dis­po­ni­bles en ca­da cla­si­fi­ca­ción de pres­ta­cio­nes de los dis­tin­tos equi­pos eu­ro­peos. Otro pro­ble­ma es que el ni­vel teó­ri­co de pro­tec­ción que ofre­ce un EPI ra­ra­men­te se con­si­gue en la prác­ti­ca, si lo ha­ce al­gu­na vez, y que el ni­vel real de pro­tec­ción pue­de re­sul­tar muy di­fí­cil de ga­ran­ti­zar. Co­mo re­sul­ta­do, los pro­fe­sio­na­les de la se­gu­ri­dad de­ben in­da­gar más allá de es­tas me­di­das no­mi­na­les y ver la “fo­to com­ple­ta de se­gu­ri­dad” al te­ner que to­mar “to­das las me­di­das prác­ti­cas que sea ra­zo­na­ble” pa­ra pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res fren­te a una ex­po­si­ción in­ne­ce­sa­ria a ries­gos quí­mi­cos. Es­to sig­ni­fi­ca que, ade­más de pro­por­cio­nar la pro­tec­ción per­so­nal téc­ni­ca ade­cua­da, los es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad de­ben te­ner en cuen­ta fac­to­res ta­les co­mo el con­fort y el ajus­te al usua­rio, la com­pa­ti­bi­li­dad de los dis­tin­tos com­po­nen­tes del EPI, fac­to­res de man­te­ni­mien­to y al­ma­ce­na­mien­to, etc. al eva­luar so­lu­cio­nes al­ter­na­ti­vas de EPI.

El gran re­to de se­lec­cio­nar un EPI

El EPI es la úl­ti­ma ba­rre­ra de pro­tec­ción per­so­nal fren­te a los ries­gos quí­mi­cos. Co­mo tal, su­po­ne una me­di­da de se­gu­ri­dad crí­ti­ca que no pue­de ver­se com­pro­me­ti­da. Sin em­bar­go, se tien­de en ge­ne­ral a es­pe­ci­fi­car un EPI in­fe­rior, su­pe­rior o in­clu­so equi­vo­ca­do, lo que ha­ce que los tra­ba­ja­do­res se vean so­me­ti­dos a ries­gos in­ne­ce­sa­rios y se pro­duz­can fa­llos de­bi­do a que re­sul­ten da­ña­dos, al mal man­te­ni­mien­to o al uso equi­vo­ca­do. Es­to ha­ce que la se­lec­ción del equi­po de pro­tec­ción quí­mi­ca sea una ta­rea com­ple­ja. La es­pe­ci­fi­ca­ción in­co­rrec­ta de ro­pa de pro­tec­ción pue­de po­ner en pe­li­gro al per­so­nal o cuan­do me­nos afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a su pro­duc­ti­vi­dad. Pa­ra com­pli­car aún más las co­sas, al­gu­nos de los ries­gos que pre­sen­tan de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos quí­mi­cos no son ne­ce­sa­ria­men­te per­ci­bi­dos de in­me­dia­to. Las con­se­cuen­cias de la ex­po­si­ción a de­ter­mi­na­dos quí­mi­cos pue­den ma­ni­fes­tar­se va­rios años des­pués, mu­cho des­pués del mo­men­to en que se en­cuen­tran. Por ello, de­be po­ner­se mu­cho cuidado en la es­pe­ci­fi­ca­ción de la ro­pa de pro­tec­ción ade­cua­da fren­te a ries­gos co­no­ci­dos o pre­vis­tos. El uso de EPIs (a me­nos que sea obli­ga­to­rio) de­be ser de­ter­mi­na­do por la eva­lua­ción de ries­gos de la ac­ti­vi­dad o en­torno de­ter­mi­na­do y de­be in­cluir con­ce­der la con­si­de­ra­ción de­bi­da al asun­to esen­cial del con­fort del usua­rio. Los EPI que son di­fí­ci­les de po­ner o qui­tar, in­có­mo­dos de llevar, que li­mi­tan los mo­vi­mien­tos o que res­trin­gen in­de­bi­da­men­te las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les cho­ca­rán con la re­sis­ten­cia del usua­rio. Se­lec­cio­nar un EPI acep­ta­ble pa­ra el usua­rio pue­de ser tan im­por­tan­te o, in­clu­so más di­fí­cil, que se­lec­cio­nar la es­pe­ci­fi­ca­ción téc­ni­ca apro­pia­da.

Ven­ta­jas y li­mi­ta­cio­nes de los EPIs

Quie­nes es­pe­ci­fi­quen ro­pa de pro­tec­ción de­ben ser cons­cien­tes de las li­mi­ta­cio­nes de las nor­mas téc­ni­cas exis­ten­tes. Por ejem­plo, el mar­ca­do eu­ro­peo CE sig­ni­fi­ca que la ro­pa de pro­tec­ción quí­mi­ca cum­ple unos re­qui­si­tos mí­ni­mos de­ter­mi­na­dos y que cum­ple con una de las seis cla­si­fi­ca­cio­nes CEN o “Ti­pos” de pren­das. Sin em­bar­go, el am­plio aba­ni­co de pres­ta­cio­nes de los dis­tin­tos ti­pos de pres­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca que dos tra­jes de pro­tec­ción del mis­mo “ti­po” pue­den ofre­cer ni­ve­les de pro­tec­ción muy dis­tin­tos. Del mis­mo mo­do, las cla­ses EN de pe­ne­tra­ción, que dan in­di­ca­ción de la re­sis­ten­cia a la per­mea­ción a lo lar­go del tiem­po, se mi­den en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio y só­lo pue­den dar in­di­ca­ción

UNO DE LOS PRO­BLE­MAS ES QUE EXIS­TE UNA VA­RIE­DAD IN­MEN­SA DE PROTECCIONES DIS­PO­NI­BLES EN CA­DA CLA­SI­FI­CA­CIÓN DE PRES­TA­CIO­NES DE LOS DIS­TIN­TOS EQUI­POS EU­RO­PEOS

de pres­ta­cio­nes en la prác­ti­ca. Siem­pre de­be re­co­no­cer­se que el ni­vel teó­ri­co de pro­tec­ción que se su­mi­nis­tra en cir­cuns­tan­cias con­tro­la­das pue­de va­riar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de la pro­tec­ción que se con­si­gue en con­di­cio­nes reales de uso y que ca­da ex­po­si­ción a un ries­go, ca­da ac­ti­vi­dad la­bo­ral y ca­da en­torno de ries­go son di­fe­ren­tes. Por ejem­plo, dis­tin­tas con­fi­gu­ra­cio­nes de lu­ga­res de tra­ba­jo, plan­ta o equipamiento, ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les, prác­ti­cas de tra­ba­jo o fac­to­res in­di­vi­dua­les. Por es­tas ra­zo­nes, es esen­cial el con­se­jo de un pro­fe­sio­nal cuan­do se eva­lúe y se se­lec­cio­nen tra­jes de pro­tec­ción pa­ra en­tor­nos pe­li­gro­sos. Ade­más, la nor­ma CEN y otras cla­si­fi­ca­cio­nes pres­tan po­ca aten­ción, cuan­do pres­tan al­gu­na, a la er­go­no­mía, y no su­mi­nis­tran a los com­pra­do­res o es­pe­ci­fi­ca­do­res de EPI nin­gu­na in­di­ca­ción so­bre el ni­vel de con­fort de un equi­po pa­ra el usua­rio.

¿De quién es la res­pon­sa­bi­li­dad?

Es res­pon­sa­bi­li­dad de la em­pre­sa di­se­ñar pues­tos y pla­ni­fi­car mé­to­dos de tra­ba­jo que sean se­gu­ros y re­eva­luar los pues­tos y pro­ce­di­mien­tos co­mo res­pues­ta cuan­do cam­bian las con­di­cio­nes, co­mo pue­de ser la ocu­rren­cia de nue­vos ries­gos. No obs­tan­te, las res­pon­sa­bi­li­da­des no ter­mi­nan con el em­pre­sa­rio. Los em­plea­dos de­ben ser for­ma­dos y edu­ca­dos pa­ra que acep­ten la res­pon­sa­bi­li­dad de iden­ti­fi­car las si­tua­cio­nes de ries­go y pa­ra que to­men las pre­cau­cio­nes de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rias. Es­to in­clu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad de uti­li­zar los EPI su­mi­nis­tra­dos de for­ma co­rrec­ta y ser cons­cien­tes de su uso, sus li­mi­ta­cio­nes, su vi­da útil y su desecha­do co­rrec­to.

La con­ve­nien­cia del con­se­jo pro­fe­sio­nal

La se­lec­ción op­ti­ma de un EPI pre­ci­sa un cri­te­rio só­li­do, un pro­fun­do en­ten­di­mien­to de los ries­gos a que se en­fren­ta y un co­no­ci­mien­to de­ta­lla­do de los prin­ci­pios de pro­tec­ción per­so­nal, de las nor­mas téc­ni­cas y de las pres­ta­cio­nes de los equi­pos de pro­tec­ción. Con­sul­tar con el fa­bri­can­te de EPI es esen­cial pa­ra com­pren­der la pro­tec­ción per­so­nal que nos su­mi­nis­tra, y pa­ra ase­gu­rar­nos de que la se­gu­ri­dad no se po­ne en ries­go. A me­nos que sea una si­tua­ción re­pe­ti­ti­va, no es su­fi­cien­te con con­fiar en elegir bu­zos de pro­tec­ción (o cual­quier otro EPI) de una pá­gi­na web o por me­dio de una do­cu­men­ta­ción sin ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal. La se­lec­ción óp­ti­ma y más se­gu­ra de pro­tec­ción per­so­nal re­quie­re un cri­te­rio só­li­do, una com­pren­sión a fon­do del ries­go y un am­plio co­no­ci­mien­to de los prin­ci­pios de pro­tec­ción per­so­nal, de las nor­mas téc­ni­cas y de las pres­ta­cio­nes de los equi­pos de pro­tec­ción per­so­nal. En es­te con­tex­to, DuPont po­see una am­plia ga­ma de ro­pa de pro­tec­ción y accesorios ade­cua­dos pa­ra ope­ra­cio­nes de ma­ni­pu­la­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos que in­clu­yen el des­ta­ca­do Ty­chem® 4000S, di­se­ña­do pa­ra el má­xi­mo con­fort en en­tor­nos pe­li­gro­sos, y el nue­vo bu­zo Ty­vek ® 800J, op­ción que pro­por­cio­na re­sis­ten­cia a pe­tró­leo, par­tí­cu­las y cho­rro pre­su­ri­za­do de quí­mi­cos de ba­se acuo­sa, to­do ello en una có­mo­da pren­da con pro­tec­ción ti­po 3 trans­pi­ra­ble y de gran con­fort.

Se­lec­cio­nar un EPI acep­ta­ble pa­ra el usua­rio pue­de ser tan im­por­tan­te, o in­clu­so más di­fí­cil, que se­lec­cio­nar la es­pe­ci­fi­ca­ción téc­ni­ca apro­pia­da.

No es su­fi­cien­te con con­fiar en elegir bu­zos de pro­tec­ción (o cual­quier otro EPI) de una pá­gi­na web o por me­dio de una do­cu­men­ta­ción sin ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.