IN­GE­NIE­RAS, PRO­TA­GO­NIS­TAS DEL FU­TU­RO

Las mu­je­res no lle­gan al 25% del alum­na­do en las uni­ver­si­da­des po­li­téc­ni­cas, una ci­fra muy ba­ja si te­ne­mos en cuenta las previsiones de la UE, que apun­tan a que el sec­tor tec­no­ló­gi­co va a ne­ce­si­tar un gran nú­me­ro de ti­tu­la­dos en Cien­cia, Tec­no­lo­gía, In­gen

PQ - - INGENIERIAS - Por Sa­ra Gó­mez Doc­to­ra in­ge­nie­ra por la UPM Di­rec­to­ra del pro­yec­to ‘Mu­jer e In­ge­nie­ría’ de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría

La in­ge­nie­ría, una de las pro­fe­sio­nes más va­lo­ra­das y de­man­da­das del mun­do por su ex­ce­len­te pro­yec­ción de fu­tu­ro, no pue­de te­ner un por­cen­ta­je tan ba­jo de mu­je­res ni se­guir con una ima­gen tan mas­cu­li­na. Este mun­do glo­bal, cada vez más tec­ni­fi­ca­do y en el que el ra­zo­na­mien­to téc­ni­co y cien­tí­fi­co no es­tá lo su­fi­cien­te­men­te va­lo­ra­do, no pue­de de­jar­nos fue­ra a las mu­je­res. Al con­tra­rio, de­be­mos ser pro­ta­go­nis­tas del fu­tu­ro. Con este re­to la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría ha pues­to en mar­cha el pro­yec­to ‘Mu­jer e In­ge­nie­ría’, que ten­go el honor y la sa­tis­fac­ción de di­ri­gir, pa­ra atraer el ta­len­to fe­me­nino a nues­tras es­cue­las de in­ge­nie­ría, re­for­zar a las alum­nas que ya cur­san es­tos es­tu­dios y vi­si­bi­li­zar a las pro­fe­sio­na­les que ejer­cen en em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, ani­mán­do­las a ejer­cer co­mo au­tén­ti­cas lí­de­res tec­no­ló­gi­cas. El pro­yec­to “Mu­jer e In­ge­nie­ría”, ade­más, es in­clu­si­vo: con­si­de­ra­mos fun­da­men­tal que ni­ños y ni­ñas es­cu­chen des­de pe­que­ños el mis­mo dis­cur­so en re­la­ción a la igual­dad de ca­pa­ci­da­des

“HA LLE­GA­DO EL MO­MEN­TO DE EM­PE­ZAR A ROM­PER ES­TE­REO­TI­POS Y MI­TOS”

en­tre hom­bres y mu­je­res. De igual for­ma, que los di­rec­ti­vos y man­dos de las em­pre­sas com­pren­dan la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver el li­de­raz­go fe­me­nino en tec­no­lo­gía. Los me­ses trans­cu­rri­dos des­de que em­pe­za­mos, en oc­tu­bre del año pa­sa­do, el in­ten­so tra­ba­jo rea­li­za­do y com­par­ti­do por to­do el equi­po de la Real Aca­de­mia, la im­pli­ca­ción de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, ins­ti­tu­cio­nes y em­pre­sas, y los re­sul­ta­dos que ya te­ne­mos evi­den­cian la ne­ce­si­dad de es­ta ini­cia­ti­va que es­tá sien­do apa­sio­nan­te y re­ve­la­do­ra.

Problema de di­fí­cil so­lu­ción

Co­mien­zo es­ta re­fle­xión con­tex­tua­li­zan­do este im­por­tan­te problema, com­ple­jo, de di­fí­cil so­lu­ción, que hay que abor­dar con va­len­tía y de­ci­sión pa­ra que de­je de ser­lo en el me­nor pe­rio­do de tiem­po po­si­ble. Han si­do mu­chas ho­ras de­di­ca­das a do­cu­men­tar­me y a es­cu­char a los dis­tin­tos agen­tes so­cia­les pa­ra ha­cer­me una idea lo más fi­de­dig­na po­si­ble de su al­can­ce, cau­sas, con­se­cuen­cias y po­si­bles so­lu­cio­nes. En este ar­tícu­lo quie­ro com­par­tir con us­te­des al­gu­nos de los da­tos y do­cu­men­tos que han pa­sa­do por mis ma­nos, ade­más de dar­les mis pro­pias opi­nio­nes.

La pri­me­ra re­fe­ren­cia que com­par­to se pu­bli­có en sep­tiem­bre de 2013 y es par­te del re­su­men y de las con­clu­sio­nes de la co­mu­ni­ca­ción ‘La Edu­ca­ción tec­no­cien­tí­fi­ca: iden­ti­fi­ca­ción mas­cu­li­na ver­sus des iden­ti­fi­ca­ción fe­me­ni­na ’, que fue pre­sen­ta da en el ‘IX Con­gre­so Internacional so­bre la in­ves­ti­ga­ción en di­dác­ti­ca de las cien­cias’, en ese año en Gi­ro­na. Sus au­to­res, Ma­ría Ál­va­rez-Li­res, F. Ja­vier Ál­va­rez-Li­res, Azu­ce­na Arias Co­rre ay J. Fran­cis­co Se­rra­llé Mar­zoa, de la Uni­ver­si­dad de

“LAS MU­JE­RES NO TE­NE­MOS QUE SER BUE­NAS, TE­NE­MOS QUE SER PERFECTAS PORQUE LOS ERRO­RES NOS SUE­LEN COSTAR MÁS CA­ROS QUE A LOS HOM­BRES”

Vi­go, rea­li­zan, en mi opi­nión, un es­tu­dio ri­gu­ro­so y apor­tan mu­chas lu­ces a este problema. Pa­ra em­pe­zar, evi­den­cian que el ac­ce­so de las mu­je­res a los es­tu­dios de in­ge­nie­ría es­tá mar­ca­do por al­gu­nas de­ci­sio­nes pre­vias a su in­gre­so en la uni­ver­si­dad. Aun­que en este pe­rio­do, el 27,6% de mu­je­res elige fí­si­ca, el 77,2% química y el 17,9% di­bu­jo téc­ni­co, la ma­yo­ría de ellas no op­tan por rea­li­zar es­tu­dios de in­ge­nie­ría cuan­do ac­ce­den a la uni­ver­si­dad. Las chi­cas nie­gan abier­ta­men­te la in­fluen­cia del en­torno en sus elec­cio­nes, aun­que sin em­bar­go ad­mi­ten que el 67,9% de sus com­pa­ñe­ras, el 68,3% del pro­fe­so­ra­do, el 32,1% de las ma­dres y el 32,3% de los pa­dres no con­si­de­ran las ingenierías ade­cua­das pa­ra ellas. El 51,5% afir­ma que en los cen­tros edu­ca­ti­vos sí se orien­ta a los chi­cos ha­cia es­tu­dios de in­ge­nie­ría, pe­ro no a las chi­cas. Tam­bién po­nen so­bre la me­sa te­mas co­mo que a ellas les han da­do mu­ñe­cas y co­ci­ni­tas, pe­ro no jue­gos de cons­truc­ción co­mo a sus her­ma­nos; per­ci­ben ade­más dis­cri­mi­na­ción en el mun­do la­bo­ral.

La vi­sión de ellas…

Este i nte­re­san­te es­tu­dio apor­ta tam­bién las dis­tin­tas vi­sio­nes que tie­nen ellos y ellas acer­ca de con­si­de­rar la in­ge­nie­ría co­mo una al­ter­na­ti­va pa­ra su desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Se­gún las mu­je­res, se dan las si­guien­tes cir­cuns­tan­cias:

• Su en­torno - pro­fe­so­ra­do, com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros y fa­mi­lia- con­si­de­ra que se tra­ta de es­tu­dios y pro­fe­sio­nes no ade­cua­das pa­ra ellas.

• Se au­to­eva­lúan co­mo fal­tas de ca­pa­ci­da­des pa­ra cur­sar una in­ge­nie­ría y las que po­seen no son va­lo­ra­das por el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ni por la so­cie­dad.

• Es­tán so­me­ti­das a un pro­ce­so de de­te­rio­ro de la au­to­es­ti­ma, no se les fa­ci­li­ta su iden­ti­fi­ca­ción con este ti­po de es­tu­dios; al con­tra­rio, se las con­du­ce ha­cia otras sa­li­das pro­fe­sio­na­les en las que sí pue­dan al­can­zar éxi­to.

• Su en­torno les asig­na la res­pon­sa­bi­li­dad de los cui­da­dos en el ám­bi­to fa­mi­liar.

• Su ex­pe­rien­cia tec­no­ló­gi­ca pre­via, en el ám­bi­to do­més­ti­co, no es va­lo­ra­da o es in­vi­si­ble.

• Con­si­de­ran que sus igua­les no han apor­ta­do na­da re­le­van­te en es­ta ma­te­ria, los mo­de­los fe­me­ni­nos bri­llan por su au­sen­cia y los que las aco­ge­rán en la uni­ver­si­dad se­rán hom­bres.

• Ten­drán pro­ble­mas pa­ra ser con­tra­ta­dos en las em­pre­sas.

… y la vi­sión de ellos

En con­tra­po­si­ción, las cir­cuns­tan­cias que ex­po­nen los hom­bres son las si­guien­tes:

•Su en­torno-pro­fe­so­ra­do, com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros y fa­mi­lia- con­si­de­ra que se tra­ta de es­tu­dios y pro­fe­sio­nes ade­cua­das pa­ra ellos.

• To­das las cua­li­da­des que se su­po­nen in­he­ren­tes al tra­ba­jo in­ge­nie­ril, las atri­bu­yen in­me­dia­ta­men­te a su se­xo y a su per­so­na.

• La res­pon­sa­bi­li­dad de los cui­da­dos se con­si­de­ra co­sa de mu­je­res.

• Su ex­pe­rien­cia pre­via en ma­te­ria de tec­no­lo­gía es ade­cua­da.

• En los cen­tros edu­ca­ti­vos se les orien­ta ha­cia esos es­tu­dios.

• Sus igua­les han rea­li­za­do im­por­tan­tes lo­gros en este ám­bi­to, les aco­ge­rán en la uni­ver­si­dad y tie­nen mo­de­los mas­cu­li­nos en abun­dan­cia.

• Con­tra­tar a un in­ge­nie­ro va­rón es lo ha­bi­tual. Son cuan­tio­sos los es­tu­dios, tra­ba­jos y ac­cio­nes que des­de ha­ce mu­chos años y en mu­chos lu­ga­res dis­tin­tos se es­tán ocu­pan­do de es­tu­diar y pa­liar la es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el mun­do de la in­ge­nie­ría. Cada vez son más evi­den­tes las ne­fas­tas con­se­cuen­cias que tie­ne la es­ca­sa pre­sen­cia de las mu­je­res en cien­cia e in­ge­nie­ría. Y, sin em­bar­go, se­gui­mos re­pro­du­cien­do erro­res que abo­can a nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes a no plan­tear­se es­tos es­tu­dios co­mo una al­ter­na­ti­va en su desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Du­ran­te mu­chos años las mu­je­res fui­mos ex­clui­das de la edu­ca­ción su­pe­rior, pe­ro en este mo­men­to en Es­pa­ña más de la mi­tad de nues­tros es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios son mu­je­res. Y sin em­bar­go in­sis­to co­mo al co­mien­zo de este ar­tícu­lo, su pre­sen­cia en es­tu­dios de in­ge­nie­ría no lle­ga al 25%. Es­tá más que de­mos­tra­do que la fal­ta de mu­je­res en cien­cia y en in­ge­nie­ría nos per­ju­di­ca a to­dos, pe­ro no so­mos ca­pa­ces de in­cor­po­rar a una par­te im­por­tan­te del ta­len­to fe­me­nino a es­tas ma­te­rias.

Ha lle­ga­do el mo­men­to de em­pe­zar a rom­per es­te­reo­ti­pos y mi­tos, pa­ra que nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes es­tu­dian­tes no es­tén con­di­cio­na­das en sus elec­cio­nes aca­dé­mi­cas. Por ello des­de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría es­ta­mos coor­di­nan­do al má­xi­mo de agen­tes so­cia­les, cuan­tos más me­jor, en una ac­ción es­tra­té­gi­ca pa­ra di­sol­ver la ‘bre­cha de gé­ne­ro’ en in­ge­nie­ría. Con el pro­yec­to ‘ Mu­jer e In­ge­nie­ría’ nos he­mos pro­pues­to que las ci­fras re­fle­ja­das en el es­tu­dio de 2013, y que se man­tie­nen en la ac­tua­li­dad, ex­pe­ri­men­ten cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos y se re­vier­ta la vi­sión que nues­tras ni­ñas y jó­ve­nes tie­nen de la in­ge­nie­ría. La RAI cuenta ini­cial­men­te con el res­pal­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, co­mo el Ins­ti­tu­to de la Mu­jer y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Las uni­ver­si­da­des Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y Car­los III de Ma­drid se han su­ma­do al pro­yec­to y es­ta­mos en pro­ce­so de in­cor­po­rar a nue­vos so­cios uni­ver­si­ta­rios tan­to en Ma­drid co­mo en otras co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Tam­bién son muy nu­me­ro­sas las em­pre­sas que es­tán fi­nan­cian­do el pro­yec­to y cada día con­ta­mos con nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes. Des­de es­ta tri­bu­na agra­dez­co a to­dos ellos su ayu­da e im­pli­ca­ción pa­ra re­sol­ver un problema que nos afec­ta a to­dos.

A par­tir del ‘De­ce­nio de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Mu­jer: Igual­dad, Desa­rro­llo y Paz’, 1976-1985, en el que se dio par­ti­cu­lar im­por­tan­cia al pa­pel que las mu­je­res desem­pe­ña­ban en cien­cia y tec­no­lo­gía, este te­ma ha con­ti­nua­do in­tere­san­do a mu­chos agen­tes, sin que has­ta la fe­cha ten­ga­mos re­sul­ta­dos lo su­fi­cien­te­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos. Cuan­do en 2000 se adop­tó a la igual­dad de gé­ne­ro co­mo uno de los ocho Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo del Mi­le­nio (ODM), la di­men­sión de gé­ne­ro en cien­cia y tec­no­lo­gía se con­vir­tió en el cen­tro de aten­ción. Exis­ten es­tu­dios que, en mi opi­nión, de­mues­tran un ses­go de gé­ne­ro. Cuan­do an­te ex­pe­dien­tes idén­ti­cos de hom­bres y mu­je­res, los re­sul­ta­dos son que los de los hom­bres son eva­lua­dos me­jor que los que lle­va­ban nom­bres de mu­jer, o cuan­do se les con­si­de­ra me­nos pre­pa­ra­das pa­ra abor­dar es­tu­dios de este ti­po, es evi­den­te que es­ta­mos de­mos­tran­do este ses­go. En mi ex­pe­rien­cia he po­di­do con­tras­tar una y otra vez, en ca­be­za aje­na y pro­pia, que las mu­je­res nos en­con­tra­mos con ‘al­gu­nos’ obs­tácu­los más que los hom­bres en el desa­rro­llo de nues­tra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Ten­go una bue­na ami­ga, tam­bién in­ge­nie­ra, que afir­ma con ro­tun­di­dad que las mu­je­res no te­ne­mos que ser bue­nas, te­ne­mos que ser perfectas porque los erro­res nos sue­len costar más ca­ros que a los hom­bres. In­vi­to a lec­to­ras y lec­to­res a que re­fle­xio­nen so­bre es­ta afir­ma­ción y sa­quen sus pro­pias con­clu­sio­nes. Sin du­da con­tras­tar y dis­cu­tir los re­sul­ta­dos, des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, ten­dría su va­lor. Los mo­ti­vos pa­ra de­fen­der la pa­ri­dad en to­dos los ám­bi­tos van más allá de la ima­gen y de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Pa­re­ce que el ses­go de gé­ne­ro cues­ta di­ne­ro y vi­das. Es al­ta­men­te co­no­ci­do que en los úl­ti­mos años del pa­sa­do si­glo fue­ron re­ti­ra­dos del mercado nor­te­ame­ri­cano diez me­di­ca­men­tos, ocho de ellos re­pre­sen­ta­ban un ma­yor ries­go pa­ra la sa­lud de las mu­je­res. Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que des­pre­ciar el ta­len­to fe­me­nino ha pro­du­ci­do y si­gue pro­du­cien­do cuan­tio­sas pér­di­das en las em­pre­sas. Lon­da Schie­bin­ger, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, di­rec­to­ra del pro­yec­to Gen­de­red In­no­va­tions, des­ta­ca la im­por­tan­cia del gé­ne­ro en las in­ves­ti­ga­cio­nes y en la in­no­va­ción afir­ma que su ses­go con­du­ce a per­der opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y, por tan­to, de di­ne­ro en el me­jor de los ca­sos y, en el peor, a la pér­di­da de vi­das. Ter­mino es­tas re­fle­xio­nes con el fir­me con­ven­ci­mien­to de que la es­ca­sa pre­sen­cia de mu­je­res en la in­ge­nie­ría afec­ta a nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes, a nues­tra in­no­va­ción y en de­fi­ni­ti­va a nues­tro pro­gre­so. Con mi más sin­ce­ro agra­de­ci­mien­to a Elías Fe­re­res, pre­si­den­te de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría, por ha­ber­me da­do la opor­tu­ni­dad de di­ri­gir el pro­yec­to ‘ Mu­jer e In­ge­nie­ría’, com­par­to con él la fir­me ne­ce­si­dad de con­tar con in­ge­nie­ras e in­ge­nie­ros por igual en es­ta ma­ra­vi­llo­sa pro­fe­sión que cons­ti­tu­ye el prin­ci­pal mo­tor de desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co. Les ani­mo a unir­se a no­so­tros.

La pre­sen­cia de la mu­jer en es­tu­dios de in­ge­nie­ría no lle­ga al 25%.

La in­ge­nie­ría es una de las pro­fe­sio­nes más va­lo­ra­das y de­man­da­das del mun­do por su ex­ce­len­te pro­yec­ción de fu­tu­ro.

Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que des­pre­ciar el ta­len­to fe­me­nino ha pro­du­ci­do y si­gue pro­du­cien­do cuan­tio­sas pér­di­das en las em­pre­sas.

Sa­ra Gó­mez, di­rec­to­ra del pro­yec­to Mu­jer e In­ge­nie­ría, jun­to a Elías Fe­re­res, pre­si­den­te de la Real Aca­de­mia de In­ge­nie­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.