MO­DE­LOS DE SI­MU­LA­CIÓN COMPU­TACIO­NAL DE IN­CEN­DIOS

Con los Mo­de­los de Si­mu­la­ción Compu­tacio­nal de In­cen­dios (MSCI) se bus­ca re­pre­sen­tar de ma­ne­ra sim­pli­fi­ca­da los fe­nó­me­nos que tie­nen lu­gar en un in­cen­dio. Se tra­ta de rea­li­zar una idea­li­za­ción de la reali­dad pa­ra que, de una for­ma fá­cil, se pue­da ana­li­zar

PQ - - DIALOGOS - Por Ju­lia Ma­ro­to Je­fe de Pro­yec­tos del Gru­po CE­PRE­VEN

L a si­mu­la­ción compu­tacio­nal de in­cen­dios, que se ba­sa en mo­de­los ma­te­má­ti­cos, tie­ne al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes de­bi­das a la na­tu­ra­le­za for­tui­ta del mis­mo ( que ha­ce que exis­tan gran can­ti­dad de es­ce­na­rios po­si­bles) y a la com­ple­ji­dad de los fe­nó­me­nos que tie­nen lu­gar. Es­tos son com­bus­tión, mez­cla tur­bu­len­ta, flu­jos mul­ti­fá­si­cos, et­cé­te­ra. Ade­más, arras­tra, de­bi­do a la idea­li­za­ción rea­li­za­da, una se­rie de erro­res que se de­ben te­ner en cuenta a la ho­ra de ana­li­zar los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos. Por un la­do, es­tán los erro­res co­no­ci­dos; es de­cir, aque­llos que se in­tro­du­cen de ma­ne­ra cons­cien­te en el mo­de­lo de­bi­do a la ne­ce­si­dad de ha­cer apro­xi­ma­cio­nes fí­si­cas, re­don­deos en los cálcu­los compu­tacio­na les, con­ver­gen­cia ite­ra­ti­va y dis­cre­ti­za­ción es­pa­cial. So­bre es­tos erro­res se tie­ne co­no­ci­mien­to y es po­si­ble es­ta­ble­cer en qué me­di­da los re­sul­ta­dos del mo­de­lo se ven afec­ta­dos por ellos, de for­ma que po­de­mos es­for­zar­nos en mi­ni­mi­zar­los adecuadamente uti­li­zan­do por ejem­plo ma­yo­res o me­no­res ta­ma­ños de cel­da, ade­cuan­do los ma­te­ria­les, et­cé­te­ra. Por otro la­do, es­tán los erro­res que po­dría­mos con­si­de­rar ‘ pe­li­gro­sos’, que son los erro­res no co­no­ci­dos, in­tro­du­ci­dos en el mo­de­lo por el di­se­ña­dor, bien sea por des­co­no­ci­mien­to del fe­nó­meno del in­cen­dio, sus efec­tos e in­ter­ac­cio­nes o sen­ci­lla­men­te por ig­no­ran­cia de las cues­tio­nes de pro­gra­ma­ción. En este sen­ti­do, re­sul­ta fun­da­men­tal dis­po­ner de los co­no­ci­mien­tos só­li­dos del fe­nó­meno fí­si­co que tie­ne lu­gar y uti­li­zar el mo­de­lo de ma­ne­ra ho­nes­ta y ri­gu­ro­sa. En cual­quier ca­so, una vez de­fi­ni­dos los fi­nes del mo­de­lo de­be rea­li­zar­se un pro­ce­so de va­li­da­ción que per­mi­ta de­ter­mi­nar el gra­do en que tan­to el mo­de­lo co­mo los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos su­po­nen una re­pre­sen­ta­ción fiel de la reali­dad.

LOS MO­DE­LOS DE CAM­PO SON MU­CHO MÁS DETALLADOS, PE­RO RE­QUIE­REN UNA CA­PA­CI­DAD COMPU­TACIO­NAL MÁS ELE­VA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.