LA QUÍ­MI­CA, FIEL ALIA­DO DE LA AU­TO­MO­CIÓN

Tres cuar­tas par­tes de los ma­te­ria­les uti­li­za­dos en la fa­bri­ca­ción de au­to­mó­vi­les y otros vehícu­los de trans­por­te son pro­duc­tos quí­mi­cos. A con­ti­nua­ción, un re­su­men de sus prin­ci­pa­les apli­ca­cio­nes en di­cho cam­po de ac­ti­vi­dad.

PQ - - EXPOQUIMIA 2017 - Mó­ni­ca Alon­so mo­ni­ca.alon­so@au­to­re­vis­ta.com

S egún los da­tos apor­ta­dos por la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial de la In­dus­tria Quí­mi­ca Es­pa­ño­la (Fei­que), más de 200 mi­llo­nes de to­ne­la­das de plás­ti­co cir­cu­lan en los vehícu­los ac­tua­les sus­ti­tu­yen­do ma­te­ria­les pe­sa­dos y per­mi­tien­do re­co­rrer igua­les dis­tan­cias con me­nor gas­to de com­bus­ti­ble e im­pac­to me­dioam­bien­tal. La quí­mi­ca es­tá pre­sen­te en to­dos los ele­men­tos que in­te­gran un au­to­mó­vil. De los com­bus­ti­bles, lu­bri­can­tes y adi­ti­vos al cau­cho de los neu­má­ti­cos, de la pin­tu­ra me­ta­li­za­da a los ma­te­ria­les ce­rá­mi­cos, o de la fi­bra de car­bono a los múl­ti­ples po­lí­me­ros y com­po­si­tes que los ha­cen más li­ge­ros, efi­cien­tes, du­ra­de­ros, eco­ló­gi­cos, si­len­cio­sos y có­mo­dos. A es­tos nue­vos ma­te­ria­les ela­bo­ra­dos gra­cias a la quí­mi­ca, que per­mi­te el mo­vi­mien­to de más de 800 mi­llo­nes de vehícu­los a dia­rio, les pro­por­cio­na tam­bién an­ti­oxi­dan­tes, agen­tes an­ti­des­gas­te, in­hi­bi­do­res de co­rro­sión y es­ta­bi­li­zan­tes al ca­lor. Por su par­te, los sis­te­mas de cli­ma­ti­za­ción se ba­san tam­bién en lí­qui­dos re­fri­ge­ran­tes crea­dos por la quí­mi­ca, co­mo son los hi­dro­flu­ro­car­bu­ros, mien­tras que la ex­ce­si­va ri­gi­dez de los asien­tos y su in­co­mo­di­dad se aca­ba­ron con la apli­ca­ción de es­pu­mas de po­liu­re­tano, tam­bién uti­li­za­das co­mo ais­la­mien­to tér­mi­co y acús­ti­co. Ade­más de en los fa­ros, que se fa­bri­can con po­li­car­bo­na­to, la quí­mi­ca tam­bién tie­ne mu­cho que ver con la pro­duc­ción de las fi­bras sin­té­ti­cas que re­cu­bren los asien­tos, me­jo­ran­do tan­to su re­sis­ten­cia co­mo su du­ra­bi­li­dad. En la ac­tua­li­dad, los au­to­mó­vi­les con­tie­nen unos 100 kg de me­tal. La par­te de plás­ti­co en el pe­so de un co­che, que con­tie­ne cer­ca del mi­llar de pie­zas de es­te ma­te­rial, ha pa­sa­do de cons­ti­tuir el 3 al 14% en só­lo dos dé­ca­das. Uno de los efec­tos más be­ne­fi­cio­sos de la sus­ti­tu­ción de ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les por plás­ti­cos ha si­do la re­duc­ción de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, ya

LA PAR­TE DE PLÁS­TI­CO EN EL PE­SO DE UN CO­CHE HA PA­SA­DO DE CONS­TI­TUIR EL 3 AL 14% EN SÓ­LO DOS DÉ­CA­DAS

que la dis­mi­nu­ción del pe­so ha ido in­cre­men­tan­do pro­gre­si­va­men­te la efi­cien­cia de los au­to­mó­vi­les, de mo­do que hoy se pue­den re­co­rrer mu­chos más ki­ló­me­tros con un me­nor con­su­mo. Con­si­de­ran­do que exis­ten cer­ca de 800 mi­llo­nes de au­to­mó­vi­les en el mun­do, el aho­rro to­tal de pe­so es de 208 mi­llo­nes de to­ne­la­das. De he­cho, gra­cias a los plás­ti­cos y a otros avan­ces quí­mi­cos, se cal­cu­la que un vehícu­lo ac­tual ge­ne­ra el 10% de la con­ta­mi­na­ción que ge­ne­ra­ba en 1950. Se­gu­ri­dad La se­gu­ri­dad es uno de los cam­pos en los que los pro­duc­tos quí­mi­cos pro­por­cio­nan tec­no­lo­gías ca­da vez más avan­za­das. El air­bag, que an­te los im­pac­tos fron­ta­les re­du­ce el ries­go de muer­te en un 30%, de­be fun­cio­nar en cen­té­si­mas de se­gun­do. Fa­bri­ca­do con una fi­bra quí­mi­ca sin­té­ti­ca co­mo el ny­lon, un de­tec­tor de im­pac­to ac­ti­va su in­fla­do me­dian­te una reac­ción de bo­ro y ni­tra­to só­di­co, que pro­vo­ca la ex­pan­sión dentro de la bol­sa de un gran vo­lu­men de gas ni­tró­geno. Por su par­te, el cas­co, que evi­ta un ter­cio de los fa­lle­ci­mien­tos y un 65% de las le­sio­nes ce­re­bra­les en mo­to­ci­clis­tas, cuen­ta con un ca­pa­ra­zón de ma­te­rial ter­mo­plás­ti­co o de po­lí­me­ro re­for­za­do con fi­bra de vi­drio, una pan­ta­lla de po­li­car­bo­na­to y una es­pu­ma in­te­rior de ma­te­ria sin­té­ti­ca re­cu­bier­ta por un te­ji­do de con­fort. En cuan­to a las pas­ti­llas de freno, sue­len es­tar fa­bri­ca­das a par­tir de una mez­cla de car­bono y ke­vlar, mien­tras que el lí­qui­do de fre­nos in­cor­po­ra una ba­se de gli­col. Por úl­ti­mo, y de ca­ra al fu­tu­ro, tras los neu­má­ti­cos con ani­llos de po­liu­re­tano pa­ra man­te­ner­se ro­dan­do tras un pin­cha­zo ya se es­tán desa­rro­llan­do air­bags ex­te­rio­res pa­ra pro­te­ger a los pea­to­nes en ca­so de co­li­sión. Pin­tu­ra y ca­rro­ce­ría Otro as­pec­to fun­da­men­tal de la in­dus­tria de la au­to­mo­ción en el que la quí­mi­ca tie­ne mu­cho que ver es en la du­ra­bi­li­dad, que en el ca­so de la pin­tu­ra aña­de una fun­ción es­té­ti­ca. Las pin­tu­ras mo­der­nas que pro­por­cio­na la quí­mi­ca no se em­pe­za­ron a apli­car en es­ta in­dus­tria has­ta los años 70. A par­tir de en­ton­ces me­jo­ra­ron sus pres­ta­cio­nes de re­sis-

GRA­CIAS A LA QUÍ­MI­CA CON­TI­NÚAN EVO­LU­CIO­NAN­DO LOS CA­TA­LI­ZA­DO­RES, LA TRAC­CIÓN HÍBRIDA, LOS CO­CHES ELÉC­TRI­COS O LAS PI­LAS DE COM­BUS­TI­BLE

ten­cia a las agre­sio­nes ex­ter­nas, tan­to cli­ma­to­ló­gi­cas co­mo quí­mi­cas, e in­clu­so me­cá­ni­cas. Gra­cias a la pin­tu­ra se li­mi­ta la co­rro­sión de los vehícu­los. En la ac­tua­li­dad, se es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas me­nos con­ta­mi­nan­tes a los di­sol­ven­tes y una de ellas es la pin­tu­ra al agua, que pue­de exis­tir gra­cias a la con­tri­bu­ción, de nue­vo, de la quí­mi­ca. Exis­ten tam­bién aca­ba­dos en pin­tu­ras, tan­to pa­ra in­te­rior co­mo ex­te­rio­res, a ba­se de ter­mo­plás­ti­cos (TPU), que aparte de ser fo­to-re­sis­ten­tes du­ran­te to­da la vi­da útil del vehícu­lo, cuen­tan con una ma­yor re­sis­ten­cia a los ra­ya­dos, los efec­tos del sol y las in­cle­men­cias at­mos­fé­ri­cas. En cuan­to a las ca­rro­ce­rías, des­ta­can las gal­va­ni­za­das. Tam­bién con ob­je­to de pro­te­ger las par­tes me­tá­li­cas con­tra la co­rro­sión, los cons­truc­to­res su­mer­gen los cha­sis en di­fe­ren­tes ba­ños que uti­li­zan un pro­ce­di­mien­to elec­tro­lí­ti­co pa­ra re­cu­brir ca­da par­te de la cha­pa con otra de fos­fa­to de zinc. Es­tos

ba­ños apor­tan una pri­me­ra pro­tec­ción y per­mi­ten una me­jor ad­he­ren­cia de las ca­pas si­guien­tes. Ma­te­ria pri­ma pa­ra el co­che del fu­tu­ro Con el ob­je­ti­vo de fa­bri­car co­ches ca­da vez más sos­te­ni­bles y se­gu­ros, la quí­mi­ca pro­por­cio­na tam­bién pro­duc­tos y tec­no­lo­gías ca­da vez más in­no­va­do­ras. Gra­cias a ella con­ti­núan evo­lu­cio­nan­do los ca­ta­li­za­do­res, la trac­ción híbrida, los co­ches eléc­tri­cos o las pi­las de com­bus­ti­ble. La tec­no­lo­gía de la na­noes­truc­tu­ra­ción fa­ci­li­ta el en­sam­bla­do de los po­lí­me­ros a es­ca­la na­no­mé­tri­ca, con lo que se ob­tie­nen ma­te­ria­les pa­ra las di­ver­sas apli­ca­cio­nes en­ca­mi­na­das a re­du­cir el pe­so del vehícu­lo y sus emi­sio­nes.

UNO DE LOS EFEC­TOS MÁS BE­NE­FI­CIOS DE LA SUS­TI­TU­CIÓN DE MA­TE­RIA­LES TRA­DI­CIO­NA­LES POR PLÁS­TI­COS HA SI­DO LA RE­DUC­CIÓN DE EMI­SIO­NES CON­TA­MI­NAN­TES

Otro de los cam­pos de in­ves­ti­ga­ción son las ca­rro­ce­rías de fi­bra de car­bono y mez­cla de re­si­nas po­li­mé­ri­cas que pue­de al­ma­ce­nar y des­car­gar energía con ma­yor ra­pi­dez que las ba­te­rías con­ven­cio­na­les, su­mi­nis­tran­do la energía que re­quie­re el au­to­mó­vil con ma­yor efi­ca­cia. La in­ves­ti­ga­ción pa­ra con­se­guir ca­rre­te­ras más se­gu­ras y sos­te­ni­bles ca­pa­ces de dis­mi­nuir la tem­pe­ra­tu­ra del as­fal­to pa­ra pro­por­cio­nar el aho­rro ener­gé­ti­co, la dis­mi­nu­ción de emi­sio­nes y la cap­ta­ción de ga­ses no­ci­vos de los tu­bos de es­ca­pe son otros de los cam­pos don­de se es­tá avan­zan­do con la ayu­da de la quí­mi­ca. Ade­más, tam­bién se es­tán es­tu­dian­do com­bus­ti­bles co­mo el GLP ( Gas Li­cua­do del Pe­tró­leo), el hi­dró­geno, el syn­fuel y otros bio­com­bus­ti­bles a tra­vés de mi­cro­al­gas, o el uso de carburantes al­ter­na­ti­vos co­mo el Au­to­gas, que son ya una reali­dad, o la apues­ta por el re­ci­cla­je cons­tan­te de los re­cur­sos. És­te es el ca­so de los neu­má­ti­cos pa­ra la pro­duc­ción de as­fal­tos, que per­mi­te re­uti­li­zar más de 10.000 to­ne­la­das de re­si­duos al año.

Un as­pec­to fun­da­men­tal de la in­dus­tria de la au­to­mo­ción en el que la quí­mi­ca tie­ne mu­cho que ver es en la du­ra­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.